Encuentro lesbico en la sauna

Somos dos chicas que somos amigas y algo mas, os quiero relatar un encuentro lesbico en la sauna, ocurrido hace un tiempo.

Un día decidimos ir a la sauna de un gimnasio, estábamos allí tumbadas, yo veía como el sudor salia de todos y cada uno de sus poros, también de los míos.

Salimos para darnos la ducha de agua fría, no pudiendo evitar arrimarme a su cuerpo demasiado, por lo que no pudimos aguantar calentarnos, suerte de que no había nadie mas en la sauna.

Cuando volvimos a entrar comenzamos a besarnos, nuestros pechos se rozaban con nuestros pezones totalmente erizados a consecuencia de la ducha fría.

Llevamos muchos años juntas, pero la pasión no se ha acabado, ademas con nuestros juguetes evitamos la rutina, pero ahí no teníamos ninguno.

Ella se puso delante de mi besándome muy apasionadamente, yo sentada en el banco alto delante de ella, tocaba sus pechos mientras nos besábamos.

Apoye mi espalda contra la pared de la sauna, subiendo mis piernas al borde del banco, ella muy sensualmente, me dijo lo cachonda que la ponía, en ese momento se puso entre mis piernas comenzando a lamer mi coño súper húmedo mientras hurgaba con sus dedos en el provocandome mas aun.

Yo sujetaba su cabeza contra mi coño para que no parara de hacerlo.

Ella miraba hacia arriba encontrándose con mis ojos mirándola fijamente con picardia.

La cosa se ponía cada vez mas caliente, me puso de pie frente a ella, beso todo mi cuerpo, lamió mi coño elevando mi pierna para luego darme la vuelta, continuo lamiendo mis nalgas, cogiéndome por las caderas, enseguida note su lengua pasando por mi hermoso culo, me inclino hacia delante separando mis nalgas para pasar su lengua por mi ano.

Era muy excitante, lo humedecía con su lengua para luego introducir uno de sus dedos en mi culo, al tiempo que con otro estimulaba mi clítoris, yo estaba muy excitada, sacaba mi culo hacia atrás para provocarla, ella se elevaba y tocaba mis pechos rozando sus pechos contra mis nalgas.

Entonces me gire, la puse contra el banco de la sauna y comencé a besarla con mucha pasión, lamia sus pechos pasando mi lengua por sus pezones, chupándolos succionandolos, ella gemía de placer, yo comencé a bajar por su abdomen para llegar a su coño, eleve su pierna a mis hombros y comencé a lamer su coño, ella se estremecía, notaba su coño humedecido, yo metía mi lengua en su coño hasta lo mas hondo, luego la sacaba pasándola por su clítoris al tiempo que agitaba fuertemente su clítoris.

Entonces ella me pidió que me tumbara en uno de los bancos de la sauna y se coloco encima de mi haciendo un 69 para lamer mi coño al tiempo que me ofrecía para comer el suyo.

Yo lamia su coño, ella lamia el mio, agitaba mi clítoris con mucho ritmo, cada vez estaba mas excitada por lo que cada vez comía el suyo mas apasionadamente, ella movía sus caderas de atrás alante y de un lado a otro, se ponía mas hacia delante de manera que yo podía pasar mi lengua por sus hermosas nalgas pasándola luego por su culo, humedecía su culo con mi lengua, luego lo masajeaba con mis dedos, ella estaba súper excitada por lo que me atreví a meter uno de mis dedos en su culo.

Soltó un gemido de placer por lo que comencé a lamer su coño de nuevo al tiempo que metía uno e incluso dos de mis dedos en su culo, ella lamia mi coño, succionaba mi clítoris para luego soltarlo, estábamos las dos súper cachondas, nuestros coños chorreaban y queríamos corrernos ya.

Ella me pidió que no parara, que pasara mi lengua mas rápido y mas fuerte, así lo hice, ella no dejaba de gemir y mover sus caderas al tiempo que lamia y lamia mi coño.

Yo no podía mas, comencé a aumentar el ritmo por lo que ella me seguía haciendo lo mismo, las dos emitíamos sonidos medio apagados por tener nuestros coños en la boca de la otra.

Nos corrimos gimiendo de placer, nuestros coños chorreantes en la boca de la otra, nos relajamos, después nos duchamos mas relajadas, pero aun cachondas, besandonos apasionadamente.

Mas tarde cuando abandonamos el centro, uno de los chicos de la entrada nos dijo que había bajado a mirar la temperatura de la sauna y que había visto un bonito espectáculo, dos hermosas mujeres practicando sexo, se fue para dejarnos tranquilas.

No lo habiamos ni visto, en nuestro encuentro lesbico en la sauna, de lo bien que lo pasamos.

Publicado en: Relatos Lesbicos

Deja un comentario