En la oficina

Hola a tod@s, gracias por sus comentarios y mensajes acerca de mi relato anterior, hoy les contaré lo que me paso hace algún tiempo.
Trabajaba como secretaria de un empresario muy conocido en la ciudad, cerca de la oficina exigen otros negocios, ahí conocí a un muchacho muy apuesto, me gustaba, y me había propuesto conocerlo.
Un día se acercó y me saludo, me dijo que le interesaba conocerme y seguido de esto me pidió mi número celular y de lo di con mucho gusto.
Comenzamos a mandarnos mensajes y ahí me dijo que estaba casado, pero eso no me importo, yo no buscaba algo serio con el, me atraía de una manera muy excitante.
Yo le hice saber eso, y el me dijo que tampoco buscaba algo serio conmigo, sino algo… Casual.
Al día siguiente, yo tenía dos horas para salir a comer, así como el, yo tenía llaves de la oficina, ya que yo abría y cerraba el negocio, por lo que le dije que lo retaba a que llegara a la oficina y me diera un beso, el acepto y en menos de 10 minutos el estaba en la oficina, ese día no había salido a comer, me había quedado esperando pacientemente.
Cuando llego lo deje pasar y cerré la puerta, hablamos tan solo unos minutos cuando comenzó a besarme, eran unos besos apasionados, increíbles que me hacían desear más, (Cabe ser mencionado que soy la clase de mujer que si recibe un muy buen beso se excita tanto que no necesita lubricación), comenzó a tocarme, abrazarme, agarraba mis nalgas (Que para decir verdad son algo grandes y es lo que muchas veces hace que los hombres me volteen a ver) eso me prendía aún más.
Me recargo en mi escritorio, se colocó atrás de mi y comenzó a besarme & me hacia sentir su pene erecto en mis nalgas, yo estaba demasiado excitada, regrese a verlo de frente y comencé a quitarle la camisa, el comprendió que era lo que quería y comenzó a bajarme el pantalón, me coloco nuevamente dándole la espalda y puso su rico pene en la entrada de mi conchita, me moví hacía el, para hacerle saber que estaba lista, el la metió & comenzó a cogerme, me gustaba la forma en la que lo hacia, me agarraba las tetas y me besaba el cuello.
Después de un rato saco su pene & yo me moví de lugar, fui al frente del escritorio & me senté sobre este, el se puso al frente de mi & me volvió a meter su rico pene, yo estaba muy mojada, no necesitaba más que me siguiera cogiendo. Levanté las piernas & comencé a sentir algo que realmente nunca había sentido ¿Sería acaso que esa tarde sería la primera vez que yo sentiría un orgasmo sin estimularme a mi misma? El siguió cogiéndome hasta que sentí algo muy rico y le pregunte:
-¿Que pasa si término primero?
El solo sonrió y dijo
-¡Nada, mejor aún!
Siguió cogiéndome hasta que sentí un orgasmo que recorría todo mi cuerpo, jamás había sentido algo así, era sensacional.
Después, nos dimos cuenta de que no teníamos mucho tiempo, pues tenía que abue la oficina, el me dio un beso, se despidió & yo abrí, con una sonrisa tan grande como la que tengo en estos momentos mientras recuerdo y siento como me voy mojando.

Espero les gusté, tratare de contarles más de mis aventuras.

Publicado en: Relatoseroticos

Deja un comentario