En la biblioteca de la universidad

Hola espero que estén bien. Este relato que les contaré me sucedió hace unos años cuando asistía a la universidad. Por lo regular tenía horario mixto tomaba clases en la mañana y en la tarde, los martes era el día que tenía la mayoría de clases en la mañana y la última era de 8 a 10 de la noche, cuando terminaba mi clase a las 4 pm me iba a estudiar a la biblioteca, por lo regular me iba al último piso pues siempre estaba solo y no había tanto ruido, un día vi a un chico se me hizo atractivo, ese día no le hablé sólo lo observaba, el también a mi, al siguiente martes lo volví a ver no cursábamos palabra pero nos veíamos solamente, el martes siguiente, sabía que lo volvería a ver así que me fui muy provocativa, me puse un brasier de encaje azul de media copa, una blusa en v que el escote estaba muy pronunciado, se me veían unos senos gigantes, me puse unos jeans apretados en donde se marcaban mis caderas. Así qué llego la hora esta vez iba decidida a hablarle, pero cuando llegue no lo vi. Me senté en el lugar de siempre y ya estaba desesperada pues eran las 5 y el no llegaba. Por fin lo vi llegar se sentó donde siempre y me vio y sonrió, en ese momento levanté mi mano y lo salude, el muy cortes fue a saludarme y a presentarse, se llama Hector y estudiaba química, platicamos y el no dejaba de ver mis senos y de reojo le vi que su bulto se estaba parando. Dieron las 8 y nos tuvimos que ir cada quien a su clase, me pidió mi número de teléfono, y se lo di, esa noche me llamo y platicamos nuestras pláticas subían de tono y con su voz me ayudaba a masturbarme, para el viernes me volvió a llamar y platicábamos de todo un poco, y de repente saco al tema lo sexual, yo cada que me llamaba me imaginaba como me iba a coger y siempre terminaba desnuda y con la cama húmeda, ese día no fue la excepción pero esta vez había un plus que estaba sola en casa, así que platicaba con el y me masturbaba estaba tan caliente que se me escapo un gemido y me pregunto que hacía, con mucha pena le dije que nada, el algo pícaro me dijo ” eso mmmmmmm se escucho tan rico que sonó a un orgasmo” yo le dije que había escuchado mal, pero el seguía y mi temperatura se elevaba más, después me comento que que ricas bubis tenía, ese comentario me hizo explotar y le dije que también su bulto se veía rico.
Empezamos a tener sextel me encantaba que me dijera que me iba a coger rico por puta, estuvo riquísimo tuve orgasmos repetidos y mi cama quedo empanada.
Y llegoel martes y esta vez me puse una falda de mezclilla y una blusa de tirantes sin bra y una tanguita chiquita negra, al llegar el ya estaba ahí en el lugar donde yo me sentaba le salude y me beso, me metió la lengua muy rico y me empece a humedecer con ese beso, me dijo que me veía muy bien, me senté a lado de el pero de lado de la pared, comenzamos a hacer nuestras tareas como lo habitual, de pronto comencé a sentir su mano dentro de mi falda así que descruce los pies y me abrí de piernas para que tuviera un mejor acceso su mano llego a mi vagina y la comenzó a frotar, hizo a un lado mi tanga y empezó a jugar con mi clítoris, ya estaba súper mojada, se acercó a mi oído y me dijo que lucha más rica y jugosita ya quería este momento, lo bese y era mi turno le baje el cierre y lo saque por el hoyito del bóxer y se lo empecé a mamar estaba a mil, empece a sentir el líquido rico que salía del pene, le desabroche el pantalón y le baje un poco el bóxer ese pene era grueso y muy grande estaba delicioso, como pude le saque los huevos y se los empecé a mamar, el mientras bajaba mi blusa para masajearme los pechos, los dos estábamos muy exitados, le pedí que paráramos y me levanté como a buscar un libro en el último estante el fue atrás de mi me inclino como sí buscará un libro y me lo metió, fue un entra y sale muy rico yo estaba a mil, pero no podía jadear como perra por k nos escucharían, me voltio y me recargo contra la pared y me volvió a envestir, lo tenía de frente el mordía mis pezones, uno luego el otro, me besaba y ya no podía estaba que escurría. Le pedía que pararara y así lo hizo por que ya se iba a venir, me lo metió en la boca y se lo mame salió un leve gemido de su parte, y en chorro de su pene, me lo trague muy rico toda su lechita, y me beso. Metió su mano en la falda y de un jalón me quitó mi tanga.
Se la llevo para masturbarse y olerla, y después de esa cogida tuvimos otras en un salón, en las canchas y en un pasillo.
Era súper cachondo y ya les contare las otras. Espero que les gusté.

Publicado en: Relatoseroticos

Deja un comentario