Empece como ya tenia costumbre, con el potro y acabe “desvirgando” a la potrita

Hola amigos, este es mi primer relato, les dire que es totalmente real y ahora pueden pensar lo que quieran. Espero que les guste, dejen su comentario y segun vea escribire otras experiencias. Un Saludo.

Hola practico la zoofilia desde hace algo mas de dos años y esta es una de mis historias que me han animado a publicar. Si les gustan dejen sus comentarios ya que tengo otras muchas historias y si lo desean puedo publicarlas todas.

Yo trabajaba en unas cuadras y vivía en una casa que había al lado, pues una tarde tras terminar mi jornada estaba aburrido , de modo que decidí hacer una visita a mis caballitos, en esa finca yo ya tenia enseñado a un potro de un año a deja que le tocara como yo quisiera, así que entre en su cuadra empecé a hablarle y acariciarle el cuello y a no mas tardar fui asta sus ingles donde empecé a masajear sus huevos. Al ser tan joven apenas tenia, era muy chicos y los tenia apretaditos, entonces el sabiendo a lo que iba empezó a dejar ver su polla rosadita y negra. A veces era un poco rebelde, ya que no la sacaba al toarle y tenia que ponerle el chocho de una yegua, o meter yo los dedos en una y restregárselo por el hocico.

Con solo un añito estaba súper espabilado el tío, cuando lo normal es que sea a partir del año y medio cuando empiecen los potros a interesarse por las yeguas. Bueno entonces seguí masajeándole los huevos ,ya que por lo visto le encantaba , cuando tubo la polla bien fuera, empecé con una mano a masturbarlo y con la otra seguía en los huevos, ( al notar la polla del potrito, que seria potrito , pero el hijo puta que pedazo de polla tenia para tener solo un año. Claro que era un caballo alemán y esos caballos suelen ser muy grandes, el potro tenia una polla como ya quisieran tenerlas algunos caballos de raza española, no es que desprecie a estos caballos ni mucho menos, este era muy gracioso pues tenia un lunar justo en la punta de la polla, después era rosadita con otros lunares negros y a un poco menos de la mitad era completamente negra), cuando note la polla dura me metí la cabezota en la boca y empecé a mamársela, ummmm que rico como le sabia es un sabor adictivo.

La polla es dura, pera a la vez blandita, tiene como una capa por fuera blandita, por dentro esta súper dura, palpitante, y la cabezota es blanda. Yo estaba súper caliente, mi polla no me cabía en los calzones, una mano estaba en sus huevos, y otra recorriéndole toda la polla. Mi boca estaba tragándose la cabezota y parte del falo, saque mi boca y empecé a besársela, por todo el falo y lamérsela , después le chupaba solo la parte de arriba de la cabeza, eso le hacia que la cabezota se le hinchara. Estuve así masajeándole los huevos, masturbándole, besándole, lamiéndome y mamándole. Le mame bien la cabezota y cuando vi que se hincho, me la metí en la boca entera con todo el falo que podía, y al notarla caliente y húmeda en mi boca, masturbe ese rico pene con mis dos manos desde la base asta donde tenia la boca, y empezó a eyacular, empezó a echar chorritos preexamínales los cual escupí en su polla, para después extendérsela por el falo.

Así me era mas fácil mastúrbalo, ya que las manos se deslizaran mejor, mientras hacia esto mi boca ya estaba llena de su polla y seguí masturbándolo, tragando el semen que hecho. Al ser un potro tan joven, que nunca había estado con yeguas, pues en vez de eyacular de golpe, echaba chorrito a chorrito y es como si tuviera barios orgasmos seguidos, aunque en realidad solo era uno, cuando ya me canse de mamar y tragar lo solté, inmediatamente su pene se encogió bastante, señal de que el al menos estaba satisfecho. Yo tenia la polla a cien y pensé en pajearme, pero me acorde de una potrita de dos o tres meses que estaba en las cuadras, y se dejaba tocar perfectamente muy confiada yo nunca había follado a ninguna yegua, esa iba a ser mi primera vez.

Cogí un cajón y entre en su cuadra, estaba con la madre pero esta me miro y siguió a lo suyo, yo aun tenia el sabor del semen y el de la polla del potro en boca. Me acerque a la pequeña y empecé a acariciarle el cuello y después la grupa, poco apoco mi mano fue bajo su cola y empecé a tocarle por encima, el chochito pequeño y apretadito, metí un dedito y empecé a masajearle el clítoris, cosa que ella dio a entender que le gusto echando la cola a un lado. Yo estaba a cien!!!!! Ana potrita de solo dos o tres meses y que se excitaba!!Yo pensaba que solo podía follarme a yeguas adultas cuando tuvieran celo , pero allí tenia a una “niña”, una jovencita que le gustaba lo que le hacia, al ser pequeña y no tener celo estaba mojadita pero muy poco, de modo que salí de la cuadra, fui al cuarto a por un bote de aceite de baby Jonson, ese de los bebes y entre de nuevo. Esta vez solo le metí la mano bajo la cola y ella sola, antes de tocarle el chochito, me hecho la cola al lado. Yo cogí el bote, le eche bien de aceite en el chochito, le metí un dedo, después otro, los hundía bien y masajeaba bien su clítoris.

No pude aguantar mas, la putita aguantaba mis dedos juntos dentro de su vagina, así que, me baje los pantalones del todo y mi polla salio como un resorte vertiendo ya liquido pre seminal, (esto que voy a decir podéis creerlo o no) la potrita me miro, ya que yo estaba con la otra mano tranquilizándola, acariciándole el cuello y el hocico, cuando vio mi polla se acerco, a mirar y olerla! yo me asuste pensando que la iba a morder, confundiéndola con una zanahoria o algo pero va y me da un lengüetaza! y le gusto pues me dio dos o tres lamidas! que casi me hicieron correrme, pero solo me lamió eso, dos o tres veces, después supe que mi liquido pre seminal como el de cualquier tío, es saladito y a los caballos le gusta la sal,(esta parte es la que pueden creer o no, pero créanme, es cierta como todo este relato)

Yo ya que si no me podía aguantar, cogí el cajón, lo puse tras la potrita, me subí y abrí con mis dedos su rajita, y allí estaba, por fuera era negra y suave y por dentro se veía rosita. Sin esperar mas, se la clave ,la metí poco a poco , cuando le metí la cabeza de mi polla, ella hizo intento de quitarse, pero la sujete por las caderas y se la termine de meter dentro limpiamente, ella trato de soltarse pero yo la tenia agarrada, y tenia que gustarle pues de a ver querido, podría haberse escapado. yo no lo podía creer, había “desvirgado” a la potrita, su chochito estaba muy caliente y tan apretado que me hacia algo de daño, pero no me importo.

Estaba tan caliente, que empecé a bombear, poco a poco, la potra al principio se resistió, pero al darme cuenta, la potra estaba empujando hacia atrás, casi me tiro del cajón, poco a poco, cogimos ritmo, cuando yo embestía ella se echaba atrás y cuando la sacaba se estaba quieta. Fue algo maravilloso!! yo estaba muy caliente y no tarde en correrme, ella se quedo quietita, al notar como mi semen se vertía dentro. Le saque mi polla, yo tenia las piernas temblorosas, tenia pensado de irme, pero cuando lo estaba haciendo, la potrita ve que la estoy mirando, va y hecha la cola a un lado!! eso me calentó de nuevo, ya que me estaba pidiendo mas! Y no me gusta dejar a mi “pequeña” sin algo que quiere. Entre y me la volví a follar, y ella se dejo, como la primera vez, moviéndose igual cuando bombeaba.

Desde entonces, cuando entraba en la cuadra, ella me echaba la cola al lado, pero yo tenia que trabajar y no siempre podía hacerle caso, pronto aprendió que solo podía “jugar” con ella cuando yo entraba y llevaba el cajón y/o metía mi mano bajo su cola. Desde entontes me la folle muchas veces, también me empecé a follar a una potrita de un año que tenia por entonces sus primeros y quería probar un chocho bien lubricado y caliente, pero eso es otra historia , aparte que la potrita no siempre se dejaba a veces tenia sus días malos como todos. Bueno esa es mi historia, ¿os a gustado? Pues dejen comentarios y escribiré mas si lo desean.

Un saludo.

Publicado en: Relatos porno

Deja un comentario