El mecanico

Un desafortunado incidente con el coche camino al trabajo, se volvió en un polvo al pie de la carretera con el mecanico.

Se me paro el coche por lo que llame a la grúa, al rato llego el mecanico, un chico alto, rubio con acento de afuera.

Yo vestía una escueta falda roja ajustada acompañada de una camisa blanca.

Estaba revisando el coche mientras manteníamos una conversación muy animada.

Cuando cerro el capo del coche, me empezó a tocar las caderas comentando lo estupendo que seria follar conmigo allí mismo.

Me quede un poco parada pero le seguí el juego.

Apoye mis manos en el capo, sacando mi culo muy sugerentemente hacia atrás para que lo rozara con su polla, que yo notaba como se ponía cada vez mas dura.

El no dejaba de decirme las ganas que tenia de metermela y sentirla dentro de mi.

Yo muy receptiva no dejaba de moverme rozándome contra el.

Empezó a elevar mi falda al mismo tiempo que tocaba mis pechos aprovechando para desabrochar mi camisa.

Pasado un rato me gire para besarlo, nos besamos mientras yo tocaba su ya dura polla por encima del pantalón.

Los pocos coches que pasaban nos pitaban, alguno bajaba la ventana diciendo, Dale lo suyo, o la suerte que tenia, no se si lo decían por el o por mi.

Me hecho sobre el capo del coche y empezó a lamer mi húmedo coño.

Estaba muy cachonda y a pie de carretera follando con el tío de la grúa, le pedí que me la metiera , cosa que hizo muy gustoso.

Me encanto sentirla tan dura dentro de mi.

Mientras follaba mi coño húmedo, no dejaba de decirme lo que le gustaba, sentir como se ponía cada vez mas dura y yo mas húmeda.

Yo estire mi mano para tocar mi clítoris necesitaba correrme ya.

El acariciaba mis pechos que asomaban por la camisa, pidiéndome que no parara. que me corriera con el dentro para sentir como caía todo por su polla dentro de mi.

Aumento el ritmo al igual que yo me masturbaba .

Allí mismo ni desnudos ni vestidos me corrí pidiéndole que no parara que mas fuerte mas rápido.

El estaba súper excitado por eso nada mas acabar de correrme yo, me pidió que se la chupara, me incline ante el y empece a chupársela.

Se apoyo en el coche, yo lamia sus testículos al mismo tiempo que no dejaba de menearsela, luego la metía y sacaba de mi boca cambiando el ritmo una vez, otra mas , así sucesivamente hasta que ya no aguanto mas.

Se hecho para atrás en el capo diciéndome, me corro, me corro.

Deje que se corriera en mi boca, gemía como un loco. note como todo su semen corría por mi garganta sin perderse nada, ni una gota.

Los coches seguían pitando. pero no nos habíamos ni enterado.

Luego subimos el coche a la grúa para llevarlo al taller.

Cuando llegamos, nos despedimos como si nada de aquello hubiera pasado

Sobre nosotros

Iniciándome en el mundo del blogging desde mi blog erotismo24h.com compartiendo relatos eróticos, que espero os sorprendan y os gusten.

Publicado en: Relatos de pareja

Deja un comentario