El ladronzuelo

Finalmente fui abriendo ese culito, podía sentir como sus paredes se abrían más y más hasta que logre metérselo por completo sintiendo mis testículos chocar con sus bellas nalgas, suaves y gordas.

Casi todos los fines de mes con dos de mis compañeros de trabajo vamos a tomarnos una copa antes de irnos a casa, ambos son casados por lo que siempre bebemos una sola. El caso es que aquella noche Francisco estaba de cumpleaños, por lo que bebimos 4, más un champán que yo regale. Ya serían como las 11.30 cuando francisco bastante mareado dijo que debía retirarse y con Tomás mi otro compañero, le metimos en mi auto y le fuimos a dejar a su casa. Posteriormente deje a Tomás en la suya y me fui a mi casa. Cuando entre en mi cuadra había uno de mis vecinos en la calle, el cual me hizo señas para que me detuviera:

¡¡¡Hola Gustavo, como estas!!!

¡¡¡¡Porque no pasas y bebemos una copa!!!

Quise explicarle que ya de copas había tenido bastante, pero, ante la reiterada invitación acepte y entre en su casa. Su mujer llamada Clara enseguida nos sirvió un par de whiskys. Me lo bebí rápidamente para irme, pero, mi vecino no quería que me fuera tan rápido, por lo que fueron 3 los tragos, los que me dejaron pisando entre nubes. Finalmente le dije que me iba, pero que iba dejar el auto en su casa, que al día siguiente lo iba a buscar:…¡¡Claro amigo, Fernando mi hijo lo entra!..¡¡Mañana lo vienes a buscar!!!!

Le entregue las llaves y me fui como pude para mi casa. Me costo un poco meter la llave en la puerta hasta que logre hacerlo. Ya la segunda puerta no la veía, por lo que opte por entrar por detrás, por la puerta de la cocina que no es tan complicada para abrirla.

Rodeé la casa hasta que justo cuando iba llegando a la puerta de la cocina, aparece un muchacho, de no más de 20 años, desde dentro con mi computadora personal en la mano. Como pude me lancé sobre él, cayendo ambos en el césped, pegándose el muchacho en la cabeza con una de las patas de la mesa de la terraza que es de fierro.

Al parecer el golpe lo aturdió porque quedo allí inmóvil. No sabía que hacer, llamar a la policía, o ver al muchacho como estaba. Acerque mi oído a su corazón para cerciorarme que estuviera bien, y en efecto respiraba, a pesar de mis copas pude también darme cuenta que el muchacho estaba pasado a alcohol e imagino que hasta drogado.

Como pude lo levanté y lo entré en la casa, acostándolo en mi cama, para posteriormente amarrarlo a la cama de pies y manos. Luego fui a recoger mi computadora para probarlo, constatando que no le había pasado nada.

Luego fui a mi habitación para ver al chico, él cual estaba ya despertando del golpe y se quejaba. Al verme se aterrorizo:¡Por favor, no llames a la policía!..¡No soy un delincuente!

Cálmate le dije, quiero que me expliques porque lo hiciste. Me explicó que tiene un grupo de amigos que se juntan para beber y drogarse muy cerca de allí y justamente ese día le tocaba a él llevar el trago y las drogas y como no pudo conseguir el dinero, uno de ellos le dijo que asaltara mi casa, que siempre estaba sola y que seria fácil robar.

Pero te equivocaste, le dije, ahora voy a llamar a la policía para que pagues por lo que hiciste. El muchacho se puso a llorar pidiendo que no lo hiciera, que sus padres le matarían, porque eran muy estrictos, y que ni siquiera sabían en que cosas andaba él. ya mas sereno, le dije que no llamaría a nadie, a lo que él me contesta:¡¡¡Te hago lo que tu quieras!!!!! ……….¡¡¡¡Pero, luego me dejas ir!!!

Dude un momento que debía hacer, pero en fin comencé a desatarle los brazos. Con los cuales me abrazo fuertemente y me dijo:..¡¡¡¡Si quieres te la chupo!!!!

Inmediatamente se me quitó lo mareado y le miré, guapo, rubio, 1.75 aproximado, con un paquete prominente y unos ojos que me miraban delirantes, y le dije que no debía hacer nada, solamente jurarme que no lo volvería a hacer.

¡¡¡¡¡No quiero que esto se quede así!!!!…¡¡¡¡De alguna manera tengo que pagar!!!!

Y comenzó a tocarse el paquete sin dejar de mirarme. Obviamente que mi verga reacciona:..¡Acércate, quiero tocarte!!!!..Me acerque a él de rodillas, y enseguida me agarro el paquete e inmediatamente me bajó el cierre del pantalón. Dijo llamarse Andrés y que tenia 19 años, que vivía muy cerca de mi casa:..¡¡Que grande la tienes, y gorda!!!

Mi verga como saben mide 21, y bastante gruesa:..¡Nunca he chupado una tan grande!!!!

Finalmente me bajó los pantalones y comenzó a besarme la cabeza del glande haciendo que diera un gemido entre cortado, para posteriormente tragársela por completo, con tanta facilidad. Era exquisito ver como se la tragaba con gran maestría como si ya hubiera practicado bastante.

Estuvo así por un rato prodigándome placer mientras que intentaba con su otra mano desabrochar su pantalón, por lo que decidí ayudarle, y tras quitarle mi pene de su boca le agarre el paquete para posteriormente bajarle el cierre y tras luchar con sus calzoncillos logre zafar su verga, no tan grande, pero, si muy gorda de su prisión y le comencé a masturbar mientras le besaba esos labios gruesos, que hasta ese instante no me había percatado tenia. Prontamente tras desatarle los pies empezamos a besarnos apasionadamente, mientras que nuestras manos luchaban por dejar nuestros cuerpos desnudos con la mayor brevedad.

Sus manos desataban mi cinturón y las mías hacían lo mismo con él, hasta que logramos hacerlo haciendo que nuestras vergas duras como palo se juntaran, acariciándose rozándose mientras nuestras manos seguían en la tarea de desnudarnos lo antes posible. Continuamos ambos de rodillas en la cama con los pantalones a media pierna; nuestras camisas abiertas totalmente permitían a nuestros cuerpos tomar contacto con la piel del otro.

Así seguimos por un rato hasta que él se acostó sobre mí y con su boca comenzó el anhelado descenso desde mi boca, pasando por mi cuello, mi pecho, mis tetillas, mi vientre, mi pelvis, hasta que se detuvo totalmente a escasos dos centímetros de mi miembro.

Yo miraba ansioso, esperando sentir su boca tibia tomar contacto nuevamente con mi glande. Me encontré con su mirada, su sonrisa y su rostro que con expresión infantil me preguntó:…..¡¡¡¡¡Te gusta, como lo hago!!!!

No le dije nada solo sonreí, lo que dio pie a que Andrés, lamiera, chupara y mordiera mi verga provocándome un tremendo placer. Hasta que no aguanté más y tras terminar de quitarnos la ropa entre ambos, iniciamos un fabuloso 69, colocándome sobre él.

Me encantó estar sobre aquel muchacho, enterrándole completamente mi verga en su boca, mientras que la mía saboreaba sus jugos excitantes. Rodeé con mi boca el contorno de su glande, rosado, percibiendo con mi lengua su sabor salado agrio, que delicia……………

Posteriormente tras unos minutos le dije que nos separáramos o acabaría en ese instante:

¡¡¡¡Quieres metérmelo!!!!

Estas seguro le dije:

¡¡¡Si quiero pero hazlo con cuidado, es mi primera vez!!!!

No pude aguantar la risa, como burlándome de él:

¡¡¡¡Crees que soy tonto, se nota que eres bueno pa´l pico!!!

En serio me dijo, yo solamente he pajeado y chupado las vergas de mis amigos cuando no tengo dinero para comprar droga y alcohol:……¡¡¡¡Esta será la primera vez!!!

Le dije sino quieres hacerlo, no me molestare, además que no pienso entregarte a las autoridades, con lo bien que te haz portado. Andrés insistió diciendo:

¡¡¡¡Siempre hay una primera vez!!!

¡¡¡¡Y quiero hacerlo contigo, me daría vergüenza con mis amigos!!!!

¡¡¡¡¡Desde hace un tiempo tengo curiosidad y quisiera probar!!!

No me hice esperar, le tire boca abajo en la cama y le comencé a besar, pasando mi verga dura por sus nalgas, haciendo que se estremeciera. Bese su cuello, bajando por espalda hasta llegar a sus hermosas nalgas, las que devoré metiendo mi lengua en su prieto orificio. El cual se fue dilatando tras meterle un par de dedos que lo hacían gemir del gusto hasta que ya pensé estaba preparado le dije:…¡¡¡¡Puedo metértela ahora!!!

¡¡¡¡Hazme tira el culo si quieres, aprovecha que estoy caliente!!!

Moje un poco mas su orificio anal y me eché un poco de lubricante que tenia en mi mesa de noche, y cuando estiré mi mano para coger un condón el se voltea y me dice:

¡¡¡¡Quiero que mi primera vez sea al natural!!!…….¡¡¡¡Supongo que no tienes SIDA!!!

No le dije, pero mejor lo hacemos con preservativo:….¡Sin condón o sino me lo dejamos hasta aquí!!!!

Para esos instantes ya estaba demasiado caliente y no insistí, confiando en que no me estuviera mintiendo.

Me coloque bastante lubricante y le repase su culo, para posteriormente intentar penetrarle. Fui abriendo suavemente sus nalgas, mientras que él se quejaba deliciosamente lo que incentivaba a que siguiera:

¡¡¡¡Hazlo de una vez, que estoy caliente!!!!

¡¡¡¡Mételo todo, que se siente tan rico!!!!

Finalmente fui abriendo ese culito, podía sentir como sus paredes se abrían más y más hasta que logre metérselo por completo sintiendo mis testículos chocar con sus bellas nalgas, suaves y gordas.

Me lo culie suavemente por un par de minutos haciendo que él gimiera mientras yo me daba el gran gusto de sentir un culito sin el molesto condón. Luego de un rato el mismo comenzó a mover su culo haciendo que yo le apretara muy fuerte la cintura y le comenzara a clavar más rápido mi verga, haciéndolo gritar del gusto hasta que él me dijo que me detuviera.

Me levanté y él me dijo que me pusiera de espaldas en la cama y acto seguido acomodo su culo en mi bien lubricado falo, enterrándoselo por completo, iniciando una de las más bestiales cabalgadas que me han hecho.

Gemíamos ambos como locos mientras que Andrés se masturbaba como un loco cabalgando sin parar…….¡Ya no puedo mas, voy a acabaaaaaaar!!!!!

Y me vine dentro del, inundando su canal rectal con gran placer, produciéndome grandes espasmos que él aprovechaba para saltar mas violentamente sobre mi verga.

Finalmente ya liberado de mi semen, Andrés comenzó a jadear presuroso y sin aviso lanzó su leche sobre mi cara, pecho y abdomen, dando gritos de placer.

Luego se levanta y me pone su verga en mi boca para que se la limpie, no sin antes recoger con ella el semen que tenia en mi cara e hizo que saboreara con gran gusto su néctar.

Luego de eso nos quedamos tirados en la cama admirando nuestros cuerpos mientras nos tocábamos suavemente:…….¡¡¡¡No quiero que se lo cuentes a nadie!!!!

No te preocupes le dije esto quedara entre nosotros, no sabes el placer que me has dado, ese culito que tienes esta muy bueno.

¡¡¡¡Si quieres otro día vengo!!!!!

Preferiría que no, porque tendría que pagarte y no quiero contribuir con tus vicios.

Al instante tomé mi billetera y le pasé un poco de dinero y le dije que se lo daba solamente para que no tuviera problemas con sus amigos, pero que pensara en buscar ayuda, porque esa vida que estaba llevando no estaba bien.

Finalmente ambos nos duchamos y me lo volví a culiar bajo el agua terminando de partirle el culo con gran placer para ambos.

Luego se vistió y nuevamente me dijo que no se lo dijera a nadie que seria un secreto entre ambos, que él era muy hombre y que no quería que nadie se burlara de él. Le dije que no había problema además que yo no conozco a sus amigos, pero, él insistió en algún día podríamos encontrarnos en algún lugar. Ya para tranquilizarlo le juré que no lo haría.

Desde ese día he procurado dejar bien cerrada la puerta de la cocina, en cuanto al muchacho le he visto un par de veces en la calle solo. Me saluda a la distancia con la mano pero, nunca se me ha acercado.

Si les gusto este relato les invito a escribirme

Publicado en: Relatos eroticos gays

Deja un comentario