El enfermero insaciable

Deciden conocerse mas profundamente… y se reunen en un apartamento.

Hace algunos años trabajaba yo en Monclova Coahuila y conoci en un bar a un tipo muy atractivo, osote, chaparrito pero panzon y muy peludo, usaba gafas muy gruesas, pero tenia una sonrisa, una barba y una voz que incitaban a tratarle.

Era muy sencillo, muy campechano y cordial, invariablemente vestia su albo uniforme de enfermero y, una noche tomando unas copas decidimos conocernos mas profundamente y le invite a mi departamento. El chaparrito barrigon era una maquina de mamar y chupar culo.

Que deliciosa noche pase con el. Nos integramos tanto que casi iniciamos una relacion de pareja. Nos veiamos todos los dias. Cogiamos todos los dias. Su verga aunque no muy larga, quiza 15 cm. era regordeta y cabezona, sus huevos eran especialmente hermosos, muy grandes y peludos, su culito…. hummmmmmmmm…rico y receptor.

Platicabamos mucho, me dijo que quiza estaba enfermo, pero que no llenaba de verga, que le encantaba encajarse en el culo todo lo que fuera verga o lo que se le pareciera.

Con el supe de los dildos, las vergas de latex, el uso de zanahorias, pepinos, velas y otros artilugios que servian como desechables penes…. sin embargo, y pese a la frecuencia con que lo utilizaba, su culito era estrecho y muy caliente….. le di muchisimas cogidas, nos dimos tremendas y excitantes mamadas de verga y de culo….. fue delicioso compartir mi vida con el durante dos años….. Era casado y su mujer lo adoraba, tenia dos hijas a las que prodigaba amor y cariño, pero cuando estabamos en intimidad, se tornaba un maestro de la cogida.

Me mamaba extraordinariamente mi gruesa verga, la besaba, se la metia toda en la boca hasta la garganta, lamia mis huevos, me chupaba el culo…. era tremendo el enfermero insaciable.

En una ocasion que le metia mi verga nada despreciable, 18 cm. bien dura y cabezona, me dijo que tenia ganas de mas y entonces se levanto fue por un pepino gordo de unos 25 cm. y lo chupo, lo unto de abundante saliva, me pidio que le metiera la verga estando el tirado de espaldas en la cama, me pidio que al mismo tiempo tratara de introducir el pepino…. lo hice con algo de miedo….. miedo, es la palabra, porque yo jamas habia hecho algo asi, empuje mi verga y empuje el pepino y aquel culo goloso los recibio juntos….Pujaba, gritaba y me pedia mas, decia “Por favor, metelos juntos, dale, dale, duro……que rico…. no me los vayas a sacar, llename de mecos, inundame el culo con tu leche, papacito…. eres un amor, cogeme doble, cogeme doble……que rico”.

Esa ocasion su culo quedo tremendamente abierto, el pepino y mi verga sangraban copiosamente. El se fue a la ducha, se lavo perfectamente, se unto una pomada antiinflamatoria, vino a mi verga, me la lavo, me la volvio a mamar y se bebio mi otra dosis abundante de leche blanca, cremosa y de olor fuerte y concentrado…..

Una ocasion mas, me pidio cuando le tenia mi verga ensartada en ese goloso culo que le orinara dentro… me empezo a hablar de la lluvia, de las cascadas, de lo rico que seria sentir liquido abundante y caliente en el culo y yo…. excitado almaximo empece a soltar mi orina que fue muy abundante….el gozaba porque lo decia a gritos….. fue tremenda la experiencia.

Deje de verlo alla por 1985, pero se que vive y sigue cogiendo a tope con todo el tipo que se atreve a tratar de llenar ese insaciable culo de enfermero.

Publicado en: Relatos eroticos gays

Deja un comentario