El chico de la radio

Ese sábado fue increíble, si el mas grande de todos los sábados, desde muy temprano, me aliste para ir a la a la estación de radio venia el ídolo del momento, José Joaquín, un cantante que con solo oírlo uno se trasportaba a otro mundo, cuando llegue pensando que era el primero me tope con un mundo de gente, ya había bastante publico en espera del joven cantante, que llegaría cerca de las 11 de la mañana, todos los que íbamos llegando nos registrábamos en una lista en la cual elegirían a uno para entrar a la cabina y saludar de cerca a JJ me anote sin ganas la lista era muy larga pero bueno lo enteraría, quien anotaba era un chico, moreno, delgado, pero amplio pecho y grandes espaldas, un poco mas bajo que yo, su gorra cubría su rapado cráneo, eso Asia que sus ojos se vieran enormes, al anotarme me sonrió, y me ofreció quedarme cerca de el así al menos lograría estar unos momento cerca de JJ yo acepte, total nada perdía, y así trascurrió el tiempo y mas y mas llegaban, tantos que se entorpeció el trafico vehicular, de vez en vez me miraba y me sonreía, por medio de su radio pidió le llevaran refresco, yo me saboree uno, un rato mas tarde recibió dos bolsas con comida y refrescos voltio me miro y me ofreció una yo titubee pero la acepte comí y bebí, no se como pero el se acerco tanto a mi que sentí su cuerpo muy pegado al mío, me produjo un extraño escalofrió, en ese momento JJ llego causando un marasmo de gritos y aplausos el entro pasando junto a nosotros, de una tómbola saco una ficha en la cual estaba el nombre del ganador a la entrada de la cabina, si fue una joven de las que llego al final, justo cuando llego a nosotros el la tomo y me tomo de la mano, empujándonos hacia dentro, no se porque pero yo me deje llevar, si el chico de la radio me metió sin haber ganado, y pude entrar junto a JJ el cual se porto algo cortante con nosotros, pero bueno, no podíamos decir nada, el era el astro del momento, nos obsequio poster, y gorras, su secretario nos dio camisetas y discos, bueno ya tenia algo autografiado de JJ eso era mucho para mi, el chico de la radio o mejor diré Miguel, nos condujo hacia la saludad la chica iba feliz, y yo también, de repente el me tomo la mano y me retuvo, la joven salió, yo me quede dentro de la estación el me condujo a una oficina, y me pidió le esperara, sentí muy cerca de mi sus labios, su aliento a sabor cola inmundo mi nariz, y bajando la mirada le dije que si, me senté y me dispuse a esperar, desde ahí vi como salía JJ y se alejaba, después de 20 o 25 minutos, Miguel vino a buscarme, me pregunto mi nombre yo le tímidamente le dije < Carlos Manuel> el sonriendo por respuesta sonreí, me pidió le siguiera, se despidió de todos, ya en la salida, el gerente le indico que le tocaba trabajar, esa noche de la una a las 6 de la mañana, el dijo sonrió maliciosamente, y jalando una bolsa en la no sabia en ese momento que llevaba, me tomo la mano y salimos a un pasillo grande del interior del edifico ya en el me condujo sin soltar mi mano hasta elevador, esperamos que llegara y le abordamos solo éramos nosotros, marco el ultimo piso o sea la azotea y se acerco a mi tanto que me cohibió y me tomando mi cintura me llevo a su boca, poniendo en mis labios los suyos y dejando un gran beso que me hizo temblar, a mis 16 años nadie me había besado así, a los gay los dizque hombres no nos besan, solo nos toman para satisfacer sus necesidades de hombres, pero el me beso, fue un beso hermoso, lleno de sensaciones, y me trasmitió una gran seguridad, tanto que me recargue en su pecho, como si le conociera de siempre, nos separamos por que el marco el primer piso, y después volvimos a besarnos, llegamos así al primer piso y salimos a la calle, el me llevaba de mano, yo no me sentía mal al contrario, tenia confianza, al llegar a la calle, me condujo a un volwagen, le abordamos y sin decirme nada emprendió el camino, no sabia a donde iría, pero me sentía seguro, el me daba seguridad, salimos de la ciudad, y llegamos a un pueblo pequeño después de mas de media hora de camino, entro en un terreno donde al fondo había una casa, me dijo sonreí, y baje del carro, nos recibió una señora bajita y bastante llenita, el la llamo mamita, pensé que era su mamá después , entere, que había sido su nana, nos ofreció de comer comí con el me senté junto a el terminada la comida, la regordeta mujer se despidió diciendo que volvería mañana que recogiera todo y lo dejara ella lo asearía temprano, el sonrió cuando ella se fue mi corazón latía al mil por ciento, cuando el se acerco, no niego que tuve miedo, desde que perdí con mi padrino, nunca había estado con nadie, sabia que era gay pero no tenia amistades, ni gay ni bujas, así que al sentir que me abrazaba, me sentí apenado, el me hablo diciéndome cosas lindas, después me condujo al la recama donde penetre con miedo, sabia que había llegado el momento, pero tenia temor, de no saber responder a un niño tan lindo, el fue muy paciente y me condujo con gran habilidad, por los caminos del amor, así toda esa tarde me hizo una y otra vez de el primero sentí que me partía en dos grite y llore, pero el me calmo con besos y caricias, lo que si sentí como algo terrible después fue tan hermoso, que quise seguir siendo de el hubo besos y caricias, hubo ternura, y termina y volvía besarme, acariciarme, ese tarde, sin serlo me sentí toda una mujer, la mas amada de todas, cansados de tanto amarnos nos dormimos abrazados, despertamos por que su cel., anuncio con la alarma la hora de despertar, eran las 10 de la noche sentí pánico, me había olvidado de casa de seguro me regañarían y hasta me golpearían conociendo a mami sabia que Hera capaz de eso, y mas, el sonrió y me pido calma, me dijo que le había avisado a mi mamá que había ganado un premio que consistía en acompañar a JJ a la próxima estación de radio y que volvería noche, mi madre le había dado permiso para mi, así entre al baño y nos amamos nuevamente y nos besamos, después de bañarnos el se vistió y volvimos a abordar el auto y emprendimos el camino a la ciudad, todo el solitario camino me llevo abrazado con una mano conducía y con la otra me atapaba, me sentía muy bien con Miguel, pensaba que todo seria solo esa tarde y me resignaba, ya en la ciudad me llevo a cenar tacos y ante de llevarme a casa, me beso, y me dijo >amor esta tarde, supe que desde ahora serás siempre mío, y sabes te quiero, y acéptame como pareja, anda di que si> le respondí que si, y el por respuesta me abrazo y me beso, me dejo en la puerta de mi casa, y me entrego el bolsa negra que saco de la radio, entonces supe que eran discos playeras y algunas otras cosas, tenemos ya 5 años juntos mis padres le respetan y le estiman, yo estoy a punto de terminar mi carrera, el Miguel es el más amoroso de los maridos, y el mas lindo de los hombres, le amo, y se que el me ama, si somos sin serlo un matrimonio, mis padres me aceptan y le aceptan, juntos no se cuanto tiempo mas estaremos, pero el que sea lo viviremos con intensidad

Leodobar,

Publicado en: Relatos eroticos gays

Deja un comentario