Disfrutando del sexo

Soy una chica que le gusta disfrutar mucho del sexo y no tengo medidas en cuanto a eso, mientras me guste y nos lo pasemos bien.

Salgo mucho sola de copas, pero rara vez acabo sola.

Tropecé con un grupo de chicos y uno me llamaba la atención y empecé a arrimar mi cuerpo a el, insinuándole lo que buscaba, le rozaba al pasar y pasaba mis manos por su pecho y nalgas.

No tardo en coger la indirecta, me agarro por la cintura empezándonos a besar.

No sabíamos donde ir y en la discoteca había unos sofás en un lugar oscuro y hacia allí fuimos, dando rienda suelta a nuestra imaginación.

Creo que nunca había usado tantos cambios de postura con una sola persona, el pasaba sus manos y lengua por mis pechos, labios, hombros, mientras estaba sentada sobre el.

Luego me giro y mientras el estaba sentado con las piernas juntas y estiradas, me senté sobre su polla y me incline hacia delante agarrando sus tobillos, esa elevación de mis caderas me permitía botar sobre ella como me apeteciera con total libertad.

En la misma postura me pidió que subiera mi tronco para poder pasar sus manos por mi sexo y senos mientras me penetraba.

Lejos de sacarla de dentro de mi, me pegue a su pecho y subí mis piernas en el sofá, mientras le dejaba acariciar mis pechos y besar mi espalda, no dejaba de botar sobre ella sin cesar.

Enseguida me quito y me sentó en la parte superior del respaldo del sofá y paso una pierna mía por su hombro y comenzó a chupar mi coño sin piedad y con mucha habilidad.

Como no podía parar de gemir y el no quería que acabara todavía, me sentó en el apoyabrazos y me inclino para apoyar los brazos en una mesa que había detrás.

En esa postura me penetro abriendo mis piernas y elevándome por los glúteos, para perfeccionar la penetración, sentir su polla dura moviéndose con tanta fuerza dentro de mí, me tenía como loca.

A continuación me puso a cuatro patas, mientras me follaba por detrás me acariciaba los pechos y el clítoris, allí totalmente desnudos, me corrí sin poder dejar de gemir, como una poseída.

Me puse a chuparsela al mismo tiempo que con mi mano la meneaba con firmeza, cada vez mas rápido, cuando me di cuenta que se acercaba su orgasmo me retire un poco y seguí masturbándolo dejando mi boca abierta para recibir todo su semen, se corrió en mi boca dejándome tragar todo lo que llevaba dentro.

Luego nos dimos cuenta que había gente mirando nuestro polvo, pero nos dio igual, por que estábamos disfrutando del sexo.

Sobre nosotros

Iniciándome en el mundo del blogging desde mi blog erotismo24h.com compartiendo relatos eróticos, que espero os sorprendan y os gusten.

Publicado en: Relatos de pareja Etiquetado con:

Deja un comentario