desde los catorce con mi tio

Me llamo Paola y esta es mi historia.
Es complicado decir esto ante gente desconocida, pero es más difícil decircelo a mi propia hija. Ella es joven todavía, pero ya esta creciendo muy rápido y está tomando bastante experiencia en temas que en nuestros tiempos eran tabú.
Lo que pasa es que ella, de quince años apenas, se ha estado acostando con quien supuestamente es su padre. Tanto él como ella creen que comparten sangre, y están bastante enamorados, tanto que a veces me siento culpable. Pero ese no es su verdadero padre. Ella nació de mi acto infiel con mi propio tio.
Verán, es que todo inició cuando tenía catorce y esos temas comenzaban a hacerse cada vez más presentes en nuestra sociedad. El sexo estaba en boca de todos los chicos, y también de algunas chicas un poco aventureras como yo. Hablabamos de lo que encontrábamos en la tele y revistas, porque no había internet, y muchas veces, de lo que llegábamos a hacernos cuando veíamos a alguien más. Pero yo quería llegar a un nuevo nivel, y quise empezar a hacer lo que podíamos encontrar en la televison pasada la media noche.
Y por azares del destino llegó la oportunidad de hacerlo con mi tio cuando él se mudó con su joven, pero molesta esposa al otro lado de la calle. Ella era y sigue siendo modelo, y una adicta al sexo, igual que mi tio, pero trabajaba mucho más que él, así que muchas veces llegaba tarde por sus deberes modelasticos. Ella estaba completamente enamorada de mi tio, tanto que hasta nos sigue dando envidia su relación. Su clave es la confianza. La cual les permitía coger con otros. Pero no entendía hasta qué punto llegaba eso.
Yo siempre he sido bonita, y trato de ejercitarme para seguir teniendo el cuerpo que tanto me ha gustado toda mi vida y que fue lo que atrajo a mi tio en primer lugar. Todo inició un día que mis padres no estuvieron en casa, así que llamé a unos amigos, y a los amigos de sus amigos, para hacer una fiesta. Entre cerveza y otras cosas, de las cuales solo me gusta la primera de ellas, hubo un poco de escandalo, y mi tio fue a ver qué pasaba. Yo me había quitado la blusa, sí, estaba un poco loca a esa edad, y les decía cosas seductoras a los chicos de más edad hasta que mi tio me encontró. Era solo uno, y no podía controlar la fiesta él solo, así que me alejó de todos y me llevó a mi habitación.
Yo le decía cosas como “qué pasa tio? No te gustan las chelas? Tomate una o dos”, pero parecía estar muy poco amigable esa noche. Entonces vi que tenía el paquete un poco marcado. Y le dije “ay, que bonita se te ve parada”, y me le acerqué para agarrarla, pero e´l me alejó y me preguntó que si estaba loca, que él era mi tio. Entonces me quité el bra, que todavía traía y me empecé a agarrar los pezones. “ya te las enseñé, ahora tu la verga” y sabía que la tenía bien parada, pero él no quería ni intentarlo. Así que lo abracé, ya no puso resistencia, y empecé a acariciarle la verga por encima del pantalón. “Yo sé que quieres”. Entonces me empujó con susficiente fuerza para lanzarme hasta la cama y dijo “quieres ser una perra? Pues será mi perra” y se bajó el pantalón para que se viera su verga. Me tomó del pantalón y me atrajó hacia sí. Yo me arrodillé y empecé a agarrarla, y después a chupársela torpemente. Él solo dijo que necesitaba practicar más, pero que era buena. Entonces empezó a moverse hacia adelante y hacia atrás, como si estuviera cogiéndome por la boca. Yo trataba de sorber y lamer, pero él lo hacía con más fuerza.
Entonces me levantó de los brazos y me puso en la cama. Me jaló los pnatalones y me quitó los calzones, no sin antes guardárselos en el bolsillo.
Eres muy puta para tu edad” se van a enojar tus papar contigo. Y me la metió tan de pronto que hasta me dolió. Grité, pero no quise detenerlo, le parecía gustar. “Eres virgen verdad? Bueno, eras”, y siguió y siguió. Yo lo sujetaba con las piernas, y no pudimos aguantar mucho. Ambos terminamos, primero yo y después él.
Yo estaba ebria de placer y de alcohol, sé que era muy joven, pero me gusta el alcohol, aunque jamas bebo sola. Me quedé dormida por un rato, y cuando desperté, muchos ya se estaban llendo a sus casas, pero otros ponían la fiesta mas intensa, en especial lo que eran mucho más mayores que yo. Mi tio me ayudó a recoger a la mañana siguiente, a cambio de una mamada, que di con mucho gusto en la cocina, y eso que aun había quienes seguían de la fiesta, esos que se quedan tam borrachos que hasta se quedan dormidos.
Desde ese entonces hemos cogido bastante seguido. Así fue durante siente años, hasta que me casé con un muchacho llamado Alberto. Él es bueno y responsable, y durante mucho tiempo estuvimos muy enamorados, tanto que al coger con mi tio, había veces en las que pensaba en él para poder excitarme más. El dia nuestra boda, mi tio quiso ir a felicitarme en privado. Yo todavía estaba en pijama y no estaba vestida con el vestido todavía. Así que me quité el pantalón y los calzones, y me dio una mamada que jamás olvidaré. Chicos, si ustedes quieren conquistar a alguien, denle una mamada, una buena relación debe tener mamadas mutuas, recuerden eso. Despues me levantó y me cogió como nunca antes, tan fuerte, que hasta creí que mi puchita seguiría roja para cuando a mi esposo le tocara hacer su deber.
Despues tuve a mi hija, nueve meses después. En secreto hice la prueba de paternidad. Y mi tio es su padre. Pero eso fue hace quince años, y mi hija sé que ha estado cogiendo con su aparente padre por el mero morbo de que es su padre cuando en realidad no lo es. No sé como decírselo. Pero la verdad, me excita mucho pensar en que puedan tener hijos. Es raro decirlo, pero mi hija me excita.
Bueno, eso es todo por ahora. Los nombres fueron por completo cambiados para evitar problemas. Si quieren hablar conmigo, les dejo una dirección que inventé para esto Brendy1love@gmail.com

Publicado en: Relatoseroticos

Deja un comentario