Con un amigo

Tengo un amigo de hace muchos años, salí un día de fiesta con mis amigas y nos encontramos con el.

No habíamos quedado, pero fue casualidad.

Se quedo con nosotras, yo llevaba un corto vestido negro con gran escote delante y detrás.

No dejaba de decirme lo guapa que estaba, he de decir que había perdido mucho peso, siendo verdad que estaba mas guapa.

Hacia un tiempo ya, que me sentía atraída por el, evitando verle por miedo a perder nuestra amistad, una de mis amigas me decia que se lo dijera, que hablara con el, pero yo no me atrevía.

Nos fuimos a bailar y a tomar algo por ahí, la noche iba pasando, bebíamos, bailábamos, lo estábamos pasando genial.

En un momento de la noche, le dije que un dia anterior casi le digo de hechar un polvo de amigos, El me dijo que como no se lo había dicho.

Luego me dijo que le besara, le bese, fue extraño, pero agradable a la vez, besaba muy bien, entonces decidimos marcharnos juntos a un hotel.

Yo estaba muy cortada, por lo que el tomo la iniciativa.

Nada mas entrar en la habitación comenzó a besarme, pasaba sus manos por mi espalda al mismo tiempo que me iba quitando el vestido, yo desabrochaba su camisa besando su torso, el besaba mis pechos, pasando su cálida lengua por mis pezones, haciendo que se pusieran erectos.

Entonces me pidió, que nos ducháramos juntos.

Nos duchamos juntos, no dejaba de besarme los labios, los hombros, toda mi espalda, luego alargo su mano para empezar a tocar mi coño súper húmedo, al mismo tiempo que yo tocaba su polla dura y muy suave.

Cuando salimos de la ducha, nos fuimos a la cama, comenzó a lamer mis pezones, mientras tocaba mi coño rapado y yo su polla, me moría de ganas, de que me la metiera una y otra vez.

Se coloco detrás de mi, acostados de lado en la cama, elevo mi pierna, sujetándola con uno de sus fuertes brazos, metiéndomela sin esperar a nada mas.

Me estremecí al sentirla entrar, me excitaba mas todavía sentir como se ponía tan dura dentro de mi, estaba tan cachonda que tocaba sus testículos, para luego pasar mi mano por mi clítoris sacudiéndolo fuerte, para ver si me corría.

El se dio cuenta y me recostó boca arriba, abriendo mis piernas para lamer mi coño, pasaba su lengua de arriba abajo poniéndome mas cachonda, luego succionaba mi clitoris y soltaba para volver a lamer, mis gemidos iban en aumento el siguió chupando, lamiendo, moviendo su cabeza de un lado a otro de tal manera que arquee mi espalda sujetando su cabeza entre mis piernas, diciéndole que me corría, me dijo que me dejara llevar y me corriera, fue un orgasmo inolvidable.

Luego le puse boca arriba, para empezar a chupar su polla, pasaba mi lengua para luego meterla en mi boca hasta lo mas profundo, se la chupaba sujetándola con firmeza, moviendo mi mano con rapidez masturbandole, no dejaba de gemir y decirme que no parara.

Yo estaba super excitada de nuevo, de chupar su polla dura, el tocaba mis pechos.

Cuando estaba a punto de correrse, me tumbo boca arriba se metió entre mis piernas, penetrándome hasta el fondo.

Me follaba con fuerza, no dejábamos de gemir, me agarraba a su espalda, sus nalgas, no dejaba de embestirme una y otra vez, su polla no dejaba de entrar y salir de dentro de mi coño húmedo y excitadisimo.

Entonces me volví a correr, se dio cuenta y me decía, córrete, córrete, que yo me corro contigo.

Así fue, entre jadeos, gemidos y el sudor de nuestros cuerpos, nos corrimos los dos, se corrió dentro de mi,  dejándome sentir entrar todo su semen, mientras yo me corría sobre su polla, gimiendo de placer, juntamos los fluidos de nuestros cuerpos, fundiendonos en un beso interminable.

Luego nos duchamos para dormir juntos, en toda la noche no dejo de besar mi espalda y mi cuello.

Fue una noche inolvidable, con un amigo inolvidable, al igual que fantástica.

Sobre nosotros

Iniciándome en el mundo del blogging desde mi blog erotismo24h.com compartiendo relatos eróticos, que espero os sorprendan y os gusten.

Publicado en: Relatos de pareja

Deja un comentario