CALENTURAS FAMILIARES

Desde muy pequeño fui muy precoz, y mas adelante nunca me negaba a algo por prohibido que fuera, fui creciendo y poco a poco se redujo mi actividad, ya con familia y deberes, nada era igual

sin embargo una tarde todo cambio, me quede con un sobrino de mi esposa, con quien platicaba de todo, era muy despierto, me tenia mucha confianza, habia cosas que solo yo sabia, esa tarde toco el tema sexual, me sorprendio con una lluvia de preguntas, me confio que ya miraba porno en la internet y que pues, se masturbaba, aun que no era ni puberto, en fin continuo detallando cosas que a su edad ni yo mismo pensaba

despues de un rato me pidio algo inusual, que si me masturbaba delante suyo, me sorprendio, pero despues de tanta platica sexual, yo estaba medio morboson, y mi pene igual, lo pensaba y el insistia, me dijo que el haria lo mismo, total acepte, estabamos completamente solos y tardarian horas antes de regresar, sintiendose en confianza, nos fuimos al cuarto de visitas donde dormian el, su hermanito y su madre, aun que ruborizado, se desnudo y yo lo imite, me miraba entero, tomo un frasco de aceite para bebe, se aplico un poco en el pene y comenzo a masturbarse, visiblemente emocionado, yo lubricaba bastante, asi que no tenia necesidad, se masturbaba mirandome hacerlo, lo que me sorprendio fue que apenas unos minutos despues el mismo con sus piernas levantadas encogidas se metio un dedo, gimiendo, se dedeaba mientras se masturbaba, yo tambien ya ardia, note que ya usaba dos dedos, me confio que un amigo se lo habia recomendado y que era delicioso, unos minutos mas me confio que incluso su amigo lo dedeaba mientras el se masturbaba y luego el se lo hacia igual

para ese momento mi verga estaba como roca y mojada completa, me masturbaba suavecito, le pregunte si me dejaba ayudarle, apenas y lo penso, se coloco de espaldas parando las nalgas, con lo aceitoso que tenia el ano, no fue dificil meter mis dedos, el muy caliente suspiro de gusto, comence a dedearlo mas y mas, gemia intensamente, sentia como apretaba mis dedos, hasta que caliente como nunca le saque mis dedos y se quedo esperando, con el culito al aire y el ano abierto, escurriendo de aceite, me acerque y coloque mi glande, empuje abriendolo apenas un poco mas, lejos de reclamar jadeo como perra en celo, se la meti despacio pero con fuerza, escuchando ahullar de gusto, le asote las nalgas, se quejaba riquisimo, excitado le dije que ahora seria mi putita personal, enseguida dijo que si entre gemidos, se entrego mejor que cualquier puta que antes hubiera cogido, su infantil culo me acogia tan rico que apenas podia contener la leche, lo sujete de su breve cintura y comence a cogermelo mas rapido y fuerte, hasta las lagrimas le salian pero gritaba de gusto y no dolor, con frases propias de peliculas porno -asi, rompeme el culo, dame lechita, aahhh, si tiito si, dame duro- y yo como bestia en celo lo ensartaba hasta levantarlo de la cama, senti que llegaba mi leche, me vine como caballo, senti que echaba leche como nunca, me quede quieto disfrutando el momento

unos minutos despues, su viciosa sonrisa de satisfaccion decia todo, su culo abierto brillando de mi semen y aceite, saque mi pene aun medio erecto, y se acerco lentamente y me beso los huevos, dandome una lamida riquisima, tan rica que se me movio el pene parandose un poco, vi sus ojos brillar, no espero nada, se inco y se engullo mi verga, dandome un bestial placer, con poca experiencia pero mucho deseo mamo y mamo, hasta conseguir mantener mi ereccion, me miro risueño, sin decir palabras se dio la vuelta apoyando su carita en la cama y parando sus nalgas, me acerque y lo ensarte con enorme placer, entre sus gemidos y jadeos

despues de esa tarde, se volvio mi putita personal, me busca seguido y pienso disfrutarlo sin escrupulos, hasta que se acabe

saludos

satiro_2009@live.com

Publicado en: Relatos porno

Deja un comentario