Cabalgata magica

El año pasado por estas fechas, para ser exactos el día de la cabalgata, tuve mi cabalgata magica.

Estaba viéndola con unos amigos y a mi derecha había un chico guapísimo, alto con ojos negros .

Me parecía muy atractivo y apetecible, pero tenia un niño sobre sus hombros, lo que me hizo pensar que estaba casado, pero pasado un tiempo el niño lo llamo tito.

Eso me hizo decidirme hablar con el.

Lo típico, que guapo el niño, que tiempo tiene, cosas así, para entablar una charla.

Cuando acabo la cabalgata dejo al niño con sus padres y nos dirigimos hacia donde guardaban las carrozas puesto que era de la organización.

Cuando llegaron todos y después de revisar unas cosas nos quedamos allí solos.

Me apoyo en una carroza toda llena de confeti, empezando a besarme apasionadamente al mismo tiempo que me abrazaba por la cintura, pasando sus manos alrededor de ella.

Yo le besaba también, tocando su musculada espalda hasta llegar a sus nalgas, volviendo luego a subir.

Cuando quise darme cuenta el estaba lamiendo mis pechos, mis pezones se pusieron erectos al sentir su lengua húmeda jugueteando con ellos, al mismo tiempo que yo besaba su pecho y tocaba su polla por encima del pantalón.

El muy excitado, me decía que iba a estallar el pantalón.

Entonces me decidí a bajar su cremallera para dejar salir su polla dura y sonrosada.

Me arrodille delante de el para chupársela.

Comencé pasando mi lengua todo lo larga que era, para luego meterla en mi boca succionando al mismo tiempo que tocaba sus huevos y movía mi mano meneandosela con firmeza.

Entonces el se retiro, me tumbo sobre la carroza, bajando hacia mi coño súper mojado con caricias.

Paso su lengua haciendo que se me escapara un gemido de placer, lo que le indico que me gustaba e hizo que se animara aun mas.

Yo tocaba su cabeza entre mis piernas, estaba tan excitada que le pedí hacer un 69.

Se coloco sobre mi, mientras el seguía lamiendo mi coño súper húmedo, yo lamia su polla, meneandola al mismo tiempo.

En ese momento me empezó a sacudir mi clítoris de un lado a otro con gran rapidez hasta hacer que me corriera gimiendo de placer, pidiéndole mas, que me follara.

Entonces me tumbo en la carroza, elevo mis piernas hasta reposarlas en sus hombros.

Me pidió que cogiera mis nalgas separandolas un poco y sentí como metía su polla en mi culo abriéndolo hasta el limite, yo gritaba, gemía de placer, pidiéndole mas, que me follara mas fuerte.

El me decía córrete otra vez, te voy a dar lo tuyo y seguía metiendola y sacándola de mi culo.

Yo junte mis nalgas para que lo notara mas prieto, no tardo en correrse dentro de el, dejando salir todo lo que llevaba dentro.

Luego nos duchamos alli mismo para seguir recogiendo las cosas.

Repetimos alguna vez pero no fue igual que el día de mi cabalgata mágica.

Sobre nosotros

Iniciándome en el mundo del blogging desde mi blog erotismo24h.com compartiendo relatos eróticos, que espero os sorprendan y os gusten.

Publicado en: Relatos de pareja

Deja un comentario