Bragita con sorpresa

Soy una chica explosiva que siempre me ha gustado sorprender a mi novio y probar cosas nuevas, así que un día me puse una bragita con sorpresa, pero cuando llegó, la sorpresa me la dio a mi.

Vino con una compañera de trabajo tenía que terminar un trabajo.

Se sentaron en el sofá y yo frente a ellos con un vestido corto, al principio no sé porque me miraba tanto, pero pronto me di cuenta, ella se dio cuenta de que llevo una bragita con sorpresa, que son aberturas en los sitios importantes.

Todo lo contrario de sentirme incómoda me gustó y ella se levantó y se sentó a mi lado, empezando a acariciarme los muslos, mi marido se quedó de piedra, pero no parecía disgustarle, ella siguió subiendo sus manos por mis muslos, a la vez que me besabas.

Yo me dejé llevar, empecé a acariciarle los pechos, estaba muy excitada, me subió el vestido y empezó a meter sus dedos por los agujeros de mi bragita con sorpresa, hechos para masturbarme.

Mi marido sorprendido, se empezó a tocar sus partes mirándonos, ella se puso de rodillas entre mis piernas y empezó a comerme el coño.

Yo la cogí por la cabeza, la apretaba hacia mí, para qué me metiera toda su lengua en mi coño húmedo, mi marido se acercó con la polla fuera y súper empalmado y me la metió en la boca y empecé a chupársela a la vez que le acariciaba los huevos.

Cuando mi marido la tenía súper dura, se puso detrás de la chica, la cogió por las caderas, y se la metió entera, ella soltó un gemido de placer y siguió comiéndome el coño.

Después la chica se echó en el sofá, mientras mi marido, encima de ella, se la estaba follando y yo me puse frente a mi marido y encima de la boca de la chica, para que me comiera el coño, aunque no lo sabia hasta ese momento, me volvía loca ver a mi marido follándose a otra.

El se inclinó para chuparme los pechos, a la vez que empujaba como un toro para meterla entera a la compañera, ninguno de los 3 podía aguantar más, primero se corrió su compañera con la espalda arqueada y mi marido la siguió inmediatamente después.

La sacó y se adelanto un poco hasta quedar a un palmo de mi  y se corrió en sus pechos, mientras me miraba fijamente, yo al verlo súper excitada no pude evitarlo y me corrí en la boca de ella, fue la primera vez, pero no la última, hubo más reuniones de trabajo que te contaré en otro momento.

Sobre nosotros

Iniciándome en el mundo del blogging desde mi blog erotismo24h.com compartiendo relatos eróticos, que espero os sorprendan y os gusten.

Publicado en: Relatos de trios

Deja un comentario