Aprovecho que mis tíos discuten para follármela

Mi relato comienza con una pequeña descripción de las personas involucradas en este relato, para empezar mi nacionalidad no creo que importe mucho, tengo ya cumplidos mis 17 años, soy alto casi de 1.90, un poco moreno, con ojos negros, un cuerpo atlético con músculos ya formados y por qué no decirlo, con un aparato nada despreciable de 21cm por 5 cm y mi tía es una señora con dos hijos, de 39 años, que mide 1.70 y que a pesar de haber tenido dos hijos está muy bien conservada, me refiero a que tiene unas piernas que quitan el aire a cualquiera, un culito muy parado y carnoso, ( fruto del gimnasio al que ya también asisto), unos senos aunque un poco grandes pero tentadores.

Todo empezó en el sábado 18 de marzo del 2000 después de la fiesta de mi cumpleaños en la que yo fui descubierto por mi tía teniendo sexo con mi novia. Eran las 11:30 de la mañana y tenía que estar en el aeropuerto a la 1 de la tarde, porque mis viejos se iban de viaje por razones de negocios. Yo mientras duraba el viaje iba a estar hospedado en casa de mi tía, lo que me hacía tener mucha más vergüenza por lo pasado la noche anterior.

Cuando ya se fueron mi tía dijo viéndome a la cara “vamos a la casa”y yo no estaba en posición de decirle nada. Una vez en su casa bajé las maletas y las llevé a un cuarto desocupado que queda frente al de mis tíos y ella me dijo te espero en la sala para hablar de lo ocurrido.

Cuando bajé la noté mucho más calmada y hasta me hizo una broma que al principio no me causó gracia pero de todas formas me reí.

Comenzó a decirme las típicas de viejos que eso era normal y que yo tenía la edad para empezar a tener relaciones sexuales con mi enamorada pero que tendría que usar algún preservativo, seguía hablando y yo no le prestaba mucha atención sino que veía sus enormes tetas de las cuales podía ver sin problema alguna la línea de origen ya que ella llevaba una blusa un poco escotada. Seguía hablando cuando de pronto me preguntó ¿Te gusta lo que ves? Y no lo respondí, entonces vio que me sentía un poco incómodo ya que mi aparato comenzaba a crecer de forma impresionante, entonces se desabrochó un botón de la blusa que me puso a cien y me dijo recuerda lo que hemos hablado acerca de las relaciones, y yo asentí afirmativamente moviendo la cabeza, pero la verdad es que no había prestado atención a nada por que estaba concentrado en sus enormes pechos, mi tía se levantó y se fue yo tenía la pinga crecida al máximo y estaba a punto de reventar, entonces me fui al baño y me eché una paja a salud de mi tía, mientas mi tía me decía que no se iba a ir al gimnasio ya que tenía que arreglar la casa para una reunión que había en la noche, entonces yo decidí no irme y quedarme ahí. Mi primo, el mayor, estaba pasando unos días en un paseo a causa de fin de año y mi primo pequeño estaba encargado en casa de la abuela porque mi tía no quería que interrumpiesen nada, me dijo (y ahora lo entiendo), entonces yo me puse a ver la televisión.

Casi sobre la hora mi tía comenzó a arreglarse y me pidió que le viera el vestido que más me gustara, le escogí un blanco que no necesitaba sujetador y que la falda le llegaba a los tobillos pero tenía una abertura en los lados que dejaba ver sus piernas. Cuando se lo llevé ella me miró con una cara de sorpresa y cogió el vestido riéndose.

Eran las 8:30 de la noche y los invitados comenzaron a llegar entonces mi tía me pidió el último favor diciéndome “el irresponsable de tu tío todavía no llega así que puedes por favor servir cosas de picar en la mesa y uno que otro ron mientras yo hago de anfitrión”, yo le dije que bueno y ella me sonrió. Pasado un tiempo más llegó mi tío por la puerta de atrás un poco borracho ya que se había ido a tomar unas copas con unos colegas, entonces le vio mi tía y le dijo que bajara a saludar y como él no se acordaba de la reunión se enojó y le mandó al diablo a mi tía que sólo lo oyó y se fue. Casi a las 10 de la noche ya se habían ido todos los invitados y sólo quedaba una pareja muy anciana la cual estaba dividida en dos: los hombres tomando (claro mi tío estaba más borracho) y hablando de fútbol en una sala pequeña mientras en la sala grande estaban las dos mujeres conversando de cosas sin importancia.

Cuando al fin se fueron mi tío cambió su cara y parecía el mismo demonio que iba contra mi tía, entonces los dos se pusieron a pelear pegando unos gritos que me despertaron y no me dejaban dormir, entonces me puse a ver la televisión mientras se callaban. Cuando subieron al cuarto todavía seguían peleando y mi tía le dijo a mi tío “Borracho de m. lárgate a dormir a otro cuarto”, y él se rió y le dijo “lárgate tú, esta es mi casa y es mi cama”, entonces mi tía al ver que no podía discutir con un ebrio cogió su camisón para dormir y se metió al baño a cambiarse, cuando mi tía salía del cuarto vio que yo estaba espiando lo que pasaba y ella entonces entró a mi cuarto y me dijo que estaban pasando por esos meses por una situación terrible en su matrimonio, y atiné a preguntar mientras veía sus piernas bajo el camisón “¿pelean a cada rato?” entonces me dijo que sí, y sin que yo se lo pidiera me dijo que en años no tenía relaciones con su esposo y que ella necesitaba, entonces mi pene se hinchó hasta más no poder y sentía cómo me iba a reventar mientras mi tía me contaba eso. Entonces ella al ver cómo mi respiración estaba alterada, algo sospechó y se fue al cuarto que queda al lado del mío, mi tío se había quedado dormido, y yo ya me dormía cuando de pronto sentí un gemido y me acerqué a ver que paraba ¡¡¡Era mi tía masturbándose!!!, su lengua mojaba sus labios, sus manos recorrían su cuerpo deteniéndose en sus grandes tetas, pezones rosados y perfectos… untando sus dedos en el almíbar, de un postre sobre la sábana; los cubría enteros, sus pezones estaban tan erectos que parecían piedras puntiagudas… bajaba su cabeza y jadeaba; su lengua entraba y salía… sus caderas se contorneaban y sus largas piernas bajaban de la cama…para abrirse por completo… a la vista quedaba una concha roja, húmeda y brillante…palpitaba, sus dedos se instalaron en ella y como manos de un amante perfecto la tocaba… suave y lento, presionando y rozando… su clítoris estaba dura… crecía y su color resaltaba, sus gemidos eran exquisitos, su cuerpo entero subía y bajaba, su lengua no paraba… el sudor se reflejaba en su piel… estaba caliente, extasiada…su cabeza hacia abajo, su concha chorreaba… mojada , rica, brillante y dispuesta, sus movimientos eran más fuertes, sus dedos penetraban su concha caliente cada vez más fuerte… su mano tomó un falo de látex… duro y grande… lo rozó en sus tetas suaves y mojadas… su lengua lo mamaba incansable… lo llevó a su concha y lo metió duro… sus gemidos eran fantásticos, su placer me estremecía… su jadeo me producía éxtasis, al punto de bajarme el bóxer y comenzarme a masturbar en la puerta de su habitación sin que ella lo notara.

Cuando me corrí solté un suspiro de gusto y en ese momento mi tía se dio cuenta de mi presencia y se paró yo salí corriendo y ella al salir del cuarto y ver el semen en la puerta, el piso, la entrada se dirigió a mi cuarto y me vio despierto y me dijo “masturbándote a mi salud”, mientras veía su cuerpo desnudo que no se había molestado en cubrir cuando salió del cuarto, al ver ella el bulto que se veía en mi cama me destapó y vio que no tenía bóxer porque de la prisa no pude ponérmelos y ella vio cómo de mí todavía salía el semen que no había salido por completo así que inclinándose me pegó una mamada que me excitó de una forma sorprendente mientras me mamaba con la otra mano me daba un suave masaje en las bolas, en tanta mamada me corrí en su boca que inmediatamente se llenó y al no poder tragar toda mi leche la votaba por los lados de la boca y mi leche le llegaba hasta el pecho y ella se comenzó a masturbar en mi presencia, yo me incorporé y le comencé a lamer mientras con mi mano buscaba su concha totalmente depilada y que despedía un olor a sexo impresionante, mientras le lamía ella me acariciaba el pelo y me decía:

Espeeeeeera, noooooooo, paraaaaaahhhhhhhh, y trataba de separarme, cuando lo logró le pregunté “¿no te gusta?” a lo que me respondió con la respiración bastante cortada y casi sin voz ” no es eso sino que soy tu tía y podría ser tu madre”, entonces yo le dije “para empezar no eres mi vieja, así que disfruta”, y ella otra vez dijo que NO mas enérgica, entonces le pregunté la razón de aquel mame y respondió “es que al verlo tan grande no me controlé y exploté, además ya te había contado la situación así que tienes que entenderme”, entonces se sentó en la cama para despedirse con un rico beso en la boca en el cual yo traté de meter mi lengua pero encontré ya una boca cerrada por lo que se fue.

No podía dormir así que fui a su cuarto a ver si ella estaba dormida, cuando entré sentí que de un salto se sentó y me dijo que saliera de su cuarto, mientras yo excitado más y totalmente erecto me acercaba al borde de su cama, me senté y ahora yo noté su respiración agitada, entonces di el primer paso y me lancé a jugar con su clítoris que ya estaba grande y dura, ella me dijo que me detuviera y tras unos forcejeos logré que se relajara y disfrutara tras unas cuantas caricias en su cuevita y una mamada en su botón oí un aaaaahhhhhhh que no pudo callar mi tía y sentía mi mano cómo se mojaba en su interior.

Metí otro dedo más y los dos dedos que estaban dentro de ella comenzaron a hacer un mete y saca lento que aprovechaba para ir acariciando todo su interior que latía cada vez más fuerte y me mojaba cada vez más. Con mi lengua fui recorriendo todo su cuerpo deteniéndome en su ombligo y hacer en él una especie de penetración con mi lengua, cada vez se oían los gritos desesperados hasta que escuché un leve “¡¡¡Haaaazme looooohhh que quieraaahhhaahhhs que hoooohoooy sohhhooohy tuyaaaaahhhh!!!”, esa fue mi luz verde para tener todo a mi disposición sin que me pusiera trabas, entonces seguí mi camino a sus senos los cuales lamía alternadamente mientras mi mano formaba círculos en su vagina y mi aparato rozaba su muslo.

Subí un poco más para besarle en la boca y encontré ahí una lengua juguetona que buscaba más sexo así que me di la vuelta y empezamos un 69 espectacular que tras unos minutos me corrí en su boca con la diferencia de que esta vez se lo tragó todo mientras yo succionaba todos sus jugos y metía la lengua tanto en su vagina como en su trasero que era virgen (me lo contó meses después) eso al parecer le produjo un orgasmo largo que la hacía gemir y decir estupideces que en vez de cabrearme me excitaban sobremanera y más aún cuando me dijo “méteme”, orden que fue cumplida en el acto y un vez ahí en su entrada sentía cómo salían los jugos y un calorcito. Empujé todo lo que pude y entró casi toda por que ella gritó no sé si de satisfacción o qué pero sabía que de ahí en adelante debía hacerlo más despacio, entonces comencé un mete y saca lento pero con mucho cariño ya que se trataba de mi tía, y así entró todo y yo aumentaba el ritmo y ella más gritaba cuando me corrí por última vez dentro de ella ya que caí rendido y le di un beso en la boca con pasión y ella me dijo que estaba cansada y que “mañana continuamos”, entonces le sobé las tetas y me fui no sin antes darle un gran beso apasionado y me fui a dormir yo también rendido.

Publicado en: Relatoseroticos

Deja un comentario