Amor virtual

Estando un día sola en casa,  mi chico me envió un wasap.

Después de un tiempo sin vernos, ya que esta fuera trabajando, el tema era sexual, entonces decidimos llamarnos por teléfono.

Empezó preguntándome, que llevaba puesto.

A lo que yo le respondí, que un corpiño de encaje negro con ligero y medias de liga y su tanga negro.

El estaba en boxer tirado sobre su cama pensando en mi.

Empezo a pedirme cosas como:

Humedecete los dedos y pásalos suavemente por los pezones, imaginándote que es mi lengua.

Yo lo hacia cerrando los ojos imaginando que era el, era muy excitante puesto que escuchaba su voz.

Yo le pedía que se tocase el cuello, también humedeciéndose los dedos, para imaginarse que era mi lengua.

La cosa estaba que ardía.

Yo no dejaba de pasar mis manos por todo mi cuerpo, pasándolas por encima de mi tanga, sobre mi coño súper húmedo de excitación.

El me decía:

Estoy metiendo mi mano en tu tanga, para notar como te pones mas y mas húmeda.

Yo imitaba lo que el decía.

Le pedí que humedeciera su mano, para agarrar su polla imitando que entraba y salia de mi boca, húmeda por mi saliva.

Así, llego un momento en que yo estaba en mi cama, con las piernas totalmente abiertas, tocándome y acariciando mis pechos, acariciando mi coño húmedo de excitación, mientras el estaba en su casa, meneandosela al mismo tiempo, oyendo nuestros gemidos por teléfono.

Use un poco de lubricante para simular su lengua húmeda sobre mi coño, mientras me decía, como me lo comía todo.

El se tocaba los testículos y agarraba su polla meneandola con fuerza, siguiendo mis instrucciones también.

Al cabo de un rato, me mando colocarme a 4 patas para penetrarme.

En esa posición, mis pezones rozaban las sabanas, pareciendo ser acariciados por el.

Yo me penetraba con los dedos, sacándolos súper húmedos, para moverlos con fuerza, con rapidez sobre mi clítoris para correrme.

El me decía:

Venga nena, córrete, dámelo todo.

Así lo hice, teniendo un orgasmo fantástico.

Luego continué con el.

Diciéndole como se la estaba chupando, como pasaba mi lengua y la metía hasta el fondo, al mismo tiempo que se la meneaba.

Pidiéndole al mismo tiempo, que se corriera en mi cara, que me diera todo su semen.

El gimiendo, no dejaba de decir :

Si te lo voy a dar todo, es todo para ti, no derrames ni una sola gota.

Al cabo de unos minutos, estaba gimiendo como un poseso, gritándome, tómalo, tómalo.

Su orgasmo habia llegado tambien.

Luego hablamos de ello riéndonos por lo que había pasado y lo fantástico que había sido.

La distancia no fue problema, para poder, mantener nuestro amor virtual.

Sobre nosotros

Iniciándome en el mundo del blogging desde mi blog erotismo24h.com compartiendo relatos eróticos, que espero os sorprendan y os gusten.

Publicado en: Relatos virtuales

Deja un comentario