Amor tras un accidente

Soy un chico de 35 años, trabajo de enfermero en un hospital de Madrid.

Un día nos llego una chica de un accidente de trafico, estaba muy grave por lo que entro en coma.

Es una morena escultural de largas piernas, pechos hermosos y cintura de avispa, vaya una mujer espectacular.

Después de 6 meses en coma empezó a recibir cada vez menos visitas, yo en mis ratos libres, no muchos, empece a leerle cogiendo su mano, hablaba con ella como si me fuera a responder, le contaba mi día a día.

Yo me hacia cargo de bañarla todos los días, pasaba la esponja con agua tibia por todo su hermoso cuerpo, luego la secaba e hidrataba con crema.

Cuando llevaba un año, mas o menos en esa situación, me había encariñado mucho con ella, es mas, me sentía atraído por ella físicamente y alguna vez me masturbaba, pensando en nosotros dos, follando como locos.

Una mañana durante el baño, al pasar mi mano entre sus piernas, me pareció notar que se movía, muy poco, pero me pareció notar un espasmo, estuve mas atento y cuando eche su crema volvió a pasar, meti mi mano entre sus piernas y ella se mordió el labio.

Me fui corriendo a llamar a su medico, para explicarle lo que había sucedido, estando el allí me mando volver hacerlo, no respondía a ningún estimulo, solo a ese, entonces me mando acercar mi mano a su coño rasurado y esta vez no solo se mordió el labio, si no, que apretó también las sabanas.

El medico, entonces decidió ponerla sola en una habitación, e ir intentando despertarla así, retirando sedacion, poco a poco y con estímulos sexuales.

Esto era un secreto entre el y yo por supuesto, cada día, avanzábamos un poco mas, hasta acabar entre sus piernas lamiendo su coño sonrosado, cada vez que pasaba mi lengua, se mordía el labio apretando las sabanas, yo, como comprenderéis, estaba muy cachondo, teniendo que parar para no pasarme.

Esa noche me fui a casa, a la mañana siguiente, cuando entre, estaban todos locos de contentos.

La chica que llevaba año y medio en coma, se había despertado, me alegre mucho, pero por otro lado sabia que nunca volvería a tocar de aquella manera su cuerpo.

Seguí cuidando de ella unas semanas mas, hasta que paso a planta y se fue.

El día que le daban el alta, fui a despedirme de ella, cuando ya me iba cogido mi mano, diciéndome, gracias, yo sorprendido le pregunte que porque, a lo que ella respondio que sabia porque le sonaba tanto mi voz y se le erizaba la piel cuando la tocaba.

El medico le explico todo, yo le dije que lo sentía, pero solo respondía a esos estímulos, ademas solo conmigo.

Ella se levanto para cerrar la puerta, se giro diciéndome que quería sentir, siendo consciente, aquello que la había despertado de un coma profundo.

Yo me acerque para besar sus labios, era la primera vez que ellos me respondían, retiro su camisón dejándolo caer, pegando su cuerpo desnudo al mio.

Era increíble tenerla entre mis brazos, comenze a besar sus hermosos pechos, ella gemía de placer, me decía que no dejara de hacerlo.

Ella tocaba mi polla súper dura, arrodillándose ante mi, la saco de mi pantalón para chuparla, como nunca antes me lo habían hecho.

Fue la mejor mamada de mi vida, como la cogía, lamia, succionaba, el ritmo, todo era perfecto.

Yo no podía dejar de tocar sus pechos erectos, notando como rozaban mis huevos cuando la metía hasta el fondo en su hermosa boca.

Le mande parar para no correrme, se recostó en el borde de la cama, abrió sus piernas, suplicándome se lo comiera todo, así lo hice, comencé a lamer su húmedo coño.

Metía mi lengua hasta donde podía, para luego sacarla pasándola con rapidez por su clítoris, no dejaba de gemir.

Se coloco a 4 patas en el borde de la cama, dándome la espalda, lamí todo su culo, sus nalgas, sin dejarme nada.

Ella tocaba su clítoris sin parar, estábamos súper cachondos.

Entonces me pidió que la follara, así lo hice, se la metí hasta el fondo, cogiéndola fuerte por las caderas, ella se movía también, por lo que no tardamos mucho en corrernos, gemíamos de placer.

Ella se corrió antes, para luego correrme yo, echando todo mi semen sobre aquel hermoso culo.

Fue espectacular e inolvidable, dos años mas tarde estábamos viviendo juntos, y a día de hoy, ahí estamos juntos, disfrutando el uno del otro, gracias a ese accidente.

Publicado en: Relatos de pareja

Deja un comentario