Amantes por un día

Quiero contarles un relato erótico con el cual fuimos amantes por un día.

Soy una mujer felizmente casada y con hijos, nunca había sido infiel a mi marido, pero las cosas se torcieron.

Un día estando en mi trabajo, apareció uno de mis compañeros con su mujer y un portátil bajo el brazo.

Yo no sabia de que iba el tema, me mandaron sentarme para enseñarme como el entraba en una casa de mujeres de buena vida, prostitutas vamos, yo no daba crédito, lo habían grabado para luego colgarlo en Internet.

Mi mundo se desmorono en aquel momento, volaron teléfonos por la ventana, creia que llevaba una vida perfecta, cuando en realidad era una mierda.

Seguí viviendo con el un tiempo, pero la cosa iba a peor, hasta que un día cogí mis cosas y a mis hijos y me fui de alquiler.

Estaba muy hundida, pero seguía adelante con mi vida.

En ese transcurso de tiempo había un compañero que sabia todo, siempre estaba ahí, empece sin darme cuenta a sentir algo mas por el.

Un día hablando, el me dejo ver que también sentía lo mismo, pero estaba casado, con hijos también, por lo que me eche para atrás.

Pero a veces las cosas no se pueden evitar y los destinos están ahí.

Salimos de cena de empresa, todos los compañeros/as, después nos fuimos de copas, ya sabéis copa va copa viene, el y yo estuvimos hablando toda la noche, riéndonos, pasándolo bien, bailando.

Cuando llego la hora de ir a casa, se me ocurrió decirle que si se venia conmigo, me pregunto varias veces, que si lo había entendido bien, yo le dije que si, por lo que no dudo en arrancar el coche en dirección a mi casa.

Nada mas cerrar la puerta con llave, nos besamos apasionadamente sobre el armario de espejos que hay en el pasillo, en ese momento sabia que había hecho bien en decírselo.

Me dirigí al baño para darme una ducha rápida, despues de toda la noche por ahí, cogí de mi cajón un picardias negro de encaje muy mono, para ponérmelo cuando saliera.

Salí del baño con el picardias puesto, el estaba tumbado en la cama, se quedo boquiabierto al verme.

Me acerque hacia el, que se sentó en el borde de la cama, para besarle, ya no paramos, nos comenzamos a besar, el pasaba sus manos por mis caderas, por mi trasero, para luego subirlas por mi espalda cuando besaba mis pechos, yo le iba desvistiendo entre besos y abrazos.

Cuando llegue a su entrepierna, desabroche su cinturón con mis dientes, mientras bajaba suavemente su cremallera con mis manos.

Le iba a estallar, metí mi mano liberando su polla dura como un garrote para llevármela a la boca, en cuanto comencé a chupársela se le fue un gemido de placer, el no dejaba de tocar mis pechos, de jugar con mis pezones, cosa que me encanta.

Nos tumbamos uno al lado del otro, besándonos apasionadamente, nuestras lenguas se entrelazaban, intercambiándose nuestros fluidos.

Yo me coloque encima de su cabeza, mirando para sus pies, haciendo un 69, volvi a meter su polla en mi boca, el volvió a gemir, pero al mismo tiempo que lamia mi coño súper húmedo, debido a lo cachonda que estaba, yo también gemía, al tiempo que seguía chupando su polla, que ademas era enorme.

Me pidió que parara, nos tumbamos en la cama, comenzó a besarme de arriba a bajo, para relajarnos un poco, entreteniéndose con mis pezones, con mis muslos, con mis pies, no se dejo absolutamente nada.

Luego abrió lentamente mis piernas, para volver a lamer mi coño que roció con un liquido de fresa, que maravilla sentir aquella lengua húmeda y caliente sobre mi coño mas caliente aun.

Yo no dejaba de gemir por lo que comenzó a introducir sus dedos en mi vagina, yo retorcía mi cuerpo mordiéndome el labio inferior, es una manía muy mía que suele gustarles bastante, la verdad.

Como no quería correrme aun, cerré mis piernas, le indique que se sentara en la cama y lo espose al cabecero de la cama, me subí encima de el e introduje su polla dentro de mi, el no podía hacer nada, yo llevaba la situación.

Comencé a mover mis caderas de un lado a otro, de adelante a atrás, le ofrecí mis pechos para lamer, cuando se entusiasmaba, se los volvía a retirar.

Yo mientras cabalgaba sobre su polla, no dejaba de decirle que me follara, el cada vez mas excitado, me pedía que lo soltara, que quería cogerme por las caderas, abrazarme, tocar mis pechos.

Lo solté y entonces me cogió fuertemente por las caderas, para empujar una y otra vez, lamia mis pechos como un loco, mientras me decía:

-Te gusta así, así quieres que te folle.

Yo le decía que si, que no parara, el me decía que me corriera, ya no podía evitarlo, estaba en un punto sin retorno, comencé a gemir, me apoye sobre los pies, en vez de en las rodillas para cabalgar mas rápido y que la penetración fuera mas profunda, me agarre al cabecero de la cama y seguí cabalgando hasta correrme encima de su polla.

Nada mas terminar de tener mi orgasmo, me cogió por la cintura, me coloco al borde de la cama a cuatro patas y metiendo su polla de nuevo dentro de mi comenzó a follarme de nuevo.

El estaba muy excitado, todavía no se había corrido y yo aun muy sensible puesto que acababa de correrme.

Me cogió por mi larga melena tirando hacia atrás, follándome sin parar, mientras azotaba mis nalgas con su otra mano, enseguida note como sus jadeos, sus gemidos aumentaban, yo empujaba también mis caderas para que entrara mas adentro.

Yo volvía a estar súper excitada, eche mano a mi clítoris y mientras el me follaba desde atrás como un loco, yo agitaba mis dedos sobre el para volver a correrme.

Su orgasmo llego enseguida, note como la sacaba y todo su semen caía caliente sobre mi espalda, yo no dejaba de agitar mi clítoris, por lo que también me corrí de nuevo.

Después de follar frenéticamente, nos dejamos caer en la cama rendidos.

Pero la magia se rompió cuando sonó su teléfono.

Era su esposa para saber si estaba bien, en ese momento me di cuenta de que no estaba bien.

No volvió a suceder, fuimos amantes por un día, pero seguimos siendo compañeros y nos llevamos genial, nunca mas hablamos del tema, como si nada hubiera pasado.

Sobre nosotros

Iniciándome en el mundo del blogging desde mi blog erotismo24h.com compartiendo relatos eróticos, que espero os sorprendan y os gusten.

Publicado en: Relatos de pareja

Deja un comentario