Abusando de la novia drogada de mi hermano

Esto me ocurrió hace 8 meses cuando estuve viviendo con mi hermano en Cancún Q.Roo durante una temporada mientras terminaba mis estudios de ingeniería en ese estado, ya que por un intercambio académico fue testigo de una experiencia un poco perversa pero difícil de olvidar.

Mi hermano me recibió de maravilla, me llevaba 5 años de edad, llevaba mucho tiempo de no verlo y nos dio gusto estar juntos y recordar viejos tiempos de diversión, cuando solíamos jugar fútbol, ver tele, pelear, salir, en fin, muchas actividades que habíamos realizado años atrás. También me presento a una mujer que lo acompañaba, yo supuse que era su amiga, pero una semana después me dijo que era su pareja y que ella vivía con él en el departamento que por cierto era de nuestros padres, pero no quería que se enteraran éstos últimos ya que Amanda era hija de una conocida de nuestra mama, el cual habían tenido un problema serio en el pasado y no quería causarle un disgusto a nuestra madre, ya que era algo muy especial, en fin, yo le comente que no había problema y que también ella se pudiera quedar a vivir en el departamento, total este era algo amplio y mi cuarto tenía todo lo que una habitación puede tener.

Amanda casi de la misma edad de mi hermano era una mujer muy pero muy atractiva, no era de mi tipo aclaro, ya que a mí me gustan mujeres con traseros grandes, pechos grandes, ya sabrán, con mucha carne y mi cuñada Amanda ero muy guapa pero diferente, tenía un cuerpo de topmodel; una cara muy particular con rasgos muy finos como si fuese una mezcla entre libanes e israelí o algo así; de piel clara, tenía una silueta muy delgada, unos hombros que le daban un toque femenino espectacular, alta, un cuello muy delgadito, con ojos cafés oscuros, nariz respingada, senos puntiagudos, trasero bien proporcionado, piernas torneadas, en fin, quitándole el rostro que sin embargo era muy bello, fácilmente tiene el mismo cuerpo que cualquier supermodelo. Ella era de carácter muy suave, al principio casi no intercambiábamos palabras pero poco a poco fuimos relacionándonos mejor. Prácticamente vivíamos los tres en el departamento y ellos siempre llegaban juntos ya que trabajaban en una empresa de Telefonía muy conocida y yo solo asistía a la escuela por las mañanas.

Pasaron semanas y me empecé a dar cuenta que mi hermano y Amanda hacían muchas fiestas los fines de semana, ya sea en la casa o en otra, pero los fines de semana siempre estaban en su mundo y muy difícil los veía. Uno de esos días en el que estaba solo en casa de mi hermano entre a su recamara para buscar las llaves de la puerta del patio y encontré algo muy interesante en una cajita misteriosa, la abrí y encontré una bolsa con un buen de marihuana, a parte tenia jeringas, ligas y en general, material con parecido a sustancias peligrosas… en ese momento pensé; parece que a mi hermano y al parecer a mi cuñada les encantaba drogarse, eso me saco mucho de onda pero a la vez me puse feliz ya que me podía unir a sus fiestas ya que a mí me encanta mucho la marihuana y no sabía dónde conseguir debido a que no era de ese rumbo.

Me las ingenie para que en una de sus fiestas que una vez organizaron en la casa me pudiera quedar con el pretexto que estaba estresado por la universidad, cuando ya se habían ido sus amigos y solo estaban ellos en la parte de atrás de la casa, me les acerque y note que Amanda tenía un cigarro y sin pensarlo la mire y le pedí que me diera un tanque, ella voltio a ver a mi hermano y en fin casi se lo quite de la mano y les di unos buenos tanques. Mi hermano se quedó un poco asombrado y le dije que no se preocupe estoy muy acostumbrado, en fin ese fue un buen preámbulo para que mi hermano mi cuñada y yo pasáramos ratos increíbles en las tardes cuando regresaban del trabajo.

Al poco tiempo Amanda salió dos semanas de vacaciones de la empresa y para ese entonces ella ya se llevaba muy bien conmigo, ambos no nos contuvimos y pasábamos muy buena parte del día fumando y debes en cuando metiéndonos unos honguitos, la verdad ya ni a la escuela iba, había retomado esa vida de fiesta a la cual había renunciado, bueno o por los menos había mesurado un poco. Acordamos no decirle nada a mi hermano para que no se molestara en que no iba mucho a la escuela, total yo le decía Amanda que tenía todo bajo control, era muy bueno en la escuela, y efecto pasábamos mucho tiempo juntos drogándonos, ella se la pasaba muy bien conmigo y yo con ella y la verdad no sé cuándo fue el momento justo de que empecé apreciar la belleza de Amanda un poco fuera de lo normal. Amanda de por si era muy sexy y lo que se ponía le quedaba muy bien y con tanta confianza que tenía empezaba a vestir de una manera muy liberal, usaba muchos vestiditos muy cortos donde se le apreciaba el contorno de su figura, la forma de sus diminutas tangas, se le notaban los pezones puntiagudos que se transparentaban en su blusa; no usaba sostén y en varias ocasiones cuando estábamos juntos dándonos un toque se inclinaba y dejaba ver sus pezones rosaditos sin querer, sus piernas a menudo muy descubiertas dejando ver la suavidad de sus pantorrillas, sus piernas, ufff, me empecé a masturbar muchas veces en el baño pensando en su figura y los momento que retenía de ella durante el día.

La empezaba a morbosear demasiado, incluso cuando se bañaba o salía a comprar cerca, entraba al cuarto y buscaba su ropa interior, que la verdad era muy variable, encontraba muchas tangas, braseares, hasta juguetes sexuales, en varias ocasiones revisaba su computador portatil y le robaba fotos en prendar interiores, en fin, cantidad de cosas que hacía a mi mente volar a situaciones que eran peligrosas e indecorosas. Cuando estábamos juntos fumando y escuchando un buen jazz o regué a veces se recargaba hacia mí ocasionando que mi verga creciera considerablemente a la misma provocando una sensación de cogérmela desesperadamente. La marihuana hacia que crezca esa sensación!!

Me sentía mal porque ella me miraba con mucho cariño, con respeto, era la verdad muy buena onda conmigo, que en ocasiones me sentía muy mal por lo que hacía. En una ocasión me ofreció unas pastillas que parecían éxtasis pero me dijo que era otra cosa y mucho mejor, pero con la condición que no se lo diga a mi hermano ya que no le gusta que se tome mucho de esas pastillas, en fin nos las tomamos y nos pusimos muy alocados, ese día nos quedamos dormidos y me desperté con una resaca en la cabeza y muy asustado, ya que pasamos mucho tiempo en nuestro mundo y al mirar el reloj ya faltaba poco para que mi hermano regresara, en fin me levante y puse todo en su lugar, me lave la cara y al regresar al cuarto me quedo tiempo para poder contemplar la belleza de mi cuñada Amanda. Estaba profundamente dormida ya que se había metido otras cosas ya que ella era de otro nivel para las drogas y después de pensarlo tanto no me contuve y empecé acariciarla, desde sus pies hasta sus muslos, mis dedos la acariciaban muy lento, poco a poco observe que ni siquiera lo sentía de lo dormida que estaba, le fui subiendo hacia su cintura el vestido azul que traía, observando su tanguita negra que tenía puesta, mirando cómo le cubría esa flor que a pesar de estar cubierta daba a la imaginación como seria si no tuviera la misma, era espectacular la vista, el tiempo se detuvo, me empecé a sentir muy caliente por dentro, nunca había sentido una excitación así, una sensación rara en el estómago, sabía que era malo lo que hacía pero a la vez era imposible dejar de hacerlo, acerque mis labios hacia sus piernas, respiraba ese aroma a mujer, lo recorría hasta llegar a su vientre, me detuve y trate delicadamente con los dedos alzar la tanga para poder ver esa conchita, lo hice; podía ver esa rajita preciosa sin ningún bello, tanta era mi lujuria que deje de ver si ella se despertaba o si mi hermano llegaba, después de unos segundo regrese su tanga en su lugar y me limite a jugarle su conchita sobre su tanguita así estuve como un minuto hasta que mejor le regrese el vestido en su lugar la tape con una sábana y me fui a mi cuarto muy impactado por lo que había vivido.

Ya había pasado una semana de las vacaciones de Amanda, solo le quedaba una semana y como lo ocurrido fue en un viernes, no vi a mi cuñada hasta el lunes que ella se quedó en la mañana y mi hermano se fue al trabajo. Me fui a la escuela sin hacer mucho ruido, ya que aunque no lo crean sentía pena por lo ocurrido a pesar que ella ni tenía idea que su cuñadito era un perverso y aprovechado. Ya estando en clase como al medio día me manda un mensaje diciéndome que me salga de clases que tenía mucha sed y quería tomarse unas chelas conmigo, sin pensarlo pero con cierto nerviosismo y cosquilleo en la panza, me quite de la escuela y fui con Amanda. Compramos dos canastillas en la tienda de la esquina y no les miento, ni el señor de la tienda le quitaba los ojos del escote que llevaba Amanda, dejando ver los volcancitos que querían salir de su blusa escotada que traía, un short muy cortito y ajustado que dejaba ver sus piernas muy bronceadas ya que el fin de semana se fue con mi hermano a una playa cosa que me conto durante las cervezas que compartíamos. Quedamos algo cimbrados por las cervezas y en son de broma le dije que nos echáramos un cigarrito y se prendió con la idea y debido a que faltaba tiempo para que llegara mi hermano preparamos con una manzana unos toques y la pasamos de lo mejor, la agasajada que me daba con mi cuñada era increíble, bailábamos, nos empezábamos acariciar, era una sensación mágica la que sentía con la novia de mi hermano y ella le agradaba nuestra complicidad.

Esa misma noche mí hermano me comento que el día siguiente iba tener que viajar a la ciudad de Campeche y no iba a poder regresar la noche siguiente, por lo que me dijo que no deje sola Amanda y que si ella sale que la acompañe. Esa noticia me hizo empezar a planear la manera de aprovechar esa situación para poder complacerme con mi cuñada o por lo menos fracasar en el intento. Mi hermano la mañana siguiente se despidió de nosotros y nos quedamos solos, ella siguió durmiendo un rato más y al despertar me comento que quería ir a la playa con una amiga que si yo iba a ir o que si me quedaría, ella me dijo que mi hermano le comento que a donde ella fuera, yo estuviera presente y enseguida se sonrió un poco sarcástica dándome a entender que no quería que yo fuera. Eso me molestó y le dije:

-yo voy a ir contigo quieras o no, yo te voy a cuidar.
-Ella me dijo cuidar de que, si estoy más grande que tú, además es mi carro y yo llevo a quien yo quiera.
-Le conteste, está bien como tu desees y me fui molesto.
Una hora después ella entro a mi cuarto y me dijo:
-Vámonos, busca tus cosas
– le dije que no quería ir
-ella me comento que no esté con mariconeras y que busque mi ropa..

Estaba molesto pero reacciones y me fui con ella, en el camino ella me dijo que iremos solos, pero con una condición, que no le dijera a mi hermano lo que vería ese día. Yo le dije que cuando la he dejado mal y ella solo sonrió.

Estuvimos en la playa, fumamos, nos relajamos, nos hachamos unas chelas, estaba en el cielo con las playas del mar caribe, estaba en un paraíso con una vista espectacular, cerveza, marihuana y una hermosa mujer a mi lado y más hermosa se puso cuando entramos al agua y ella se quitó su short dejando ver su cuerpo en traje de baño. Pasamos la tarde muy bien y de regreso ella paso a un lugar un poco raro, me dijo que me quedara allí y tardo como 15 minutos, me comento que había comprado un poco de heroína que esa era la cosa que no quería que se entere mi hermano..
Llegamos al departamento y ella me dijo nos vemos mañana me dio un beso en la mejilla y se fue y me dijo no te invito porque es malo para los bebes, se rio y se metió a su cuarto. Yo estaba muy cansado y busque algo de cenar y me fui a bañar y de pronto mientras me bañaba empecé a pensar de que mi cuñadita se iba a poner un buen pase y podría aprovechar para acariciarla, ya que cuando estábamos en la playa por más que quise no vi entrada para acercármele, ya que ella no se ha fijado en mi por ser su cuñado o de plano no le llamo la atención.

Paso un rato más y decidí entrar a su cuarto con el pretexto de que necesito la llave de atrás, pero mi sorpresa fue encontrarla solo con el traje de baño que llevo a la playa recostada en un sillón bien pasada de drogada, solo llevaba puesto ese diminuta tanga de esas que se ajustan con amarres a los lados.
Yo plasmado con el panorama, estaba muy consciente de que era mi última oportunidad de contemplarla o incluso hacerle un poco más y así fue.

Me acomode a un lado de ella y aprecie que no estaba dormida, estaba muy apendejada y se dio cuenta de que entré pero no me decía nada, solo se me recostaba y se reía. Yo aprovechando la circunstancia, comencé acariciándole despacito el vientre, deslizando mi mano por todo su ombligo por unos minutos, hasta que de repente baje mi mano hacia su conchita y empecé frotar mis dedos sobre su bikini, me excito cuando ella me correspondió abriéndome un poco las piernas, acomodándose para el faje y dándome esa entrada, me abalance hacia ella besando con mi boca su cuello, con mi mano busqué desesperadamente su sostén quitándoselo con mucha agilidad y ansiedad para poder mamarle esos pezones puntiagudos, disfrutaba cada segundo de cómo le pasaba toda la lengua sobre sus tetas hasta morderles los pezones, estaba muy perdido por el placer que yo tenía, mi lengua se deslizo hacia su vientre bajando hasta su bikini y como estos tenia amarres por los lados, no se me hizo difícil quitárselo, para poder mirar esa conchita hermosa que tenía, era una conchita muy pequeña, los labios de su vagina estaban hermosos, muy rosaditos y unidos.. con mi lengua se los separe para poder introducirla por todo su ser, para esa altura ya estaba muy mojada su concha, sentía el sabor de sus jugos, era un mangar, no me cansaba de deslizar mi lengua en un sube y baja y de repente le daba vuelta por su clítoris, lo seguía haciendo de manera cíclica como un robot, de repente con mis labios besaba sus labios vaginales o succionaba su clítoris, toda mi boca se comía ese coñito, de arriba abajo, de un lado de otro, me emocione aún más, cuando sentí sus manos como me apretaban la cabeza hacia su ser haciendo más presión hacia su concha, sentí que le estaba gustando.

Después de tanto besarle su coño, la cargue y la lleve a la cama con mucho trabajo, la pude acostar muy pegada al borde de la cama, y continúe besándole su coño por un rato más, subí poco a poco, hasta apoderarme de sus tetas de nuevo, mis labios se cansaron de tanto besar y succionar esas tetitas hermosas con sus pezones bien parados y rosaditos y mejor busque sus labios y era hermoso sentir como ella me besaba y correspondía a mis besos, podía sentir como nuestras lenguas se unían una a otra saciando esa necesidad que había llevado a su límite.. Excitado por la situación me empecé a quitar toda la ropa, no tenía ningún problema ya que no había nadie en la casa, la tenía solita para mí, y al sentir mi verga libre, lo único que se me ocurrió fue pararme a un costado de la cama y poner mi verga frente a sus labios, en un principio como que no quería o se perdía por el efecto de la droga, pero le frotaba mi verga en sus hermosos labios, hasta que empezó abrir la boca debido a la presión que ejercía mi salchicha y de pronto se la metió a su boca muy delicadamente ayudándose con su mano.. Como que si se acordara de cómo se mama una verga empezó a dar unas cátedras de cómo se disfruta un trozo de verga, era espectacular la sensación, ya me quería venir y solo veía como se jalaba mi verga más hacia su boca, hasta que ya no le entraba más, me quería venir pero me controlaba y la sacaba de su boca, para luego volvérsela a meter y que ella siguiera chupándola, la volvía a sacar y ni chance me daba y se la volvía a meter. De pronto con mi mano alcanzaba a meterle los dedos dentro de su vagina y también le frotaba su culito, ella bien entretenida con mi verga hasta que de pronto se la quite y me puse en posición para cogérmela, desesperado y muy excitado, me subí a la cama, me puse hincado muy cerca de su concha, le alce las piernas y se las puse sobre su cuerpo para que mi verga quedara por encima de su conchita, después de frotarla lentamente en su conchita empecé a metérsela hasta el fondo, la sensación era increíble, lo caliente su coño me hacia estremecer de placer, por cada embestida que le proporcionaba sentía mas húmeda su concha, sentí que el tiempo se detuvo por un instante, una temperatura alta me invadía sobre el cuerpo, mi verga se hinchaba por las fuertes y rítmicas embestidas que le daba.. Por ratos sacaba mi herramienta de su cueva para descansar y no venirme y era lindo sentir sus manos en busca de mi verga para volvérsela introducir ella misma.. así le estuve dando como 5 minutos hasta que se la saque y la quise poner de perrito, ella como que se perdía y no cooperaba, entonces la ayude y la coloque de perro y no bueno, ver ese panorama era para volverse loco, mis ojos contemplaban una silueta de mujer perfecta, muy bien arqueada la espalda.. en mi corta vida siempre me ha gustado estar con mujeres muy exuberantes con muchas curvas, pero jamás había tenido la oportunidad de tener a una mujer con cuerpo de modelo en un ángulo tan excepcional.. y en efecto puse mi boca sobre su concha de nuevo y empecé a mamársela de arriba hacia abajo metiendo hasta el fondo mi lengua y para de ultimo comerme ese agujerito delicioso que nada mas veía como se dilataba, con mis manos trataba de abrirle todo lo posible su culito y con mi lengua se la metía hasta donde podía, era muy delicioso, pare por un momento y sin pensarla tanto se la metí con fuerza por su conchita, la penetración era profunda, cada envestida que le daba hacia retumbar la cama, estaba endemoniado, nunca en mi vida sentí tanta perversión y placer, pero no quería venirme un su concha, ya me estaba cansando de aguantarme cada rato, que decidí sacársela y decidí que la mame de nuevo. Me acomode al borde la cama y su boca quedaba en dirección de mi verga, la jale un poco hacia mí para que mi verga quedara ajustada a sus labios y poder metérsela en su boca. Me costó trabajo de nuevo pero después de un rato retomo el sentido y empezó a mamármela con mucha intensidad y yo dispuesto a terminar en esta ocasión. Después de un rato no me contuve más y saqué mi polla de su boca, con una mano la sostuve de la cabeza y con la otra sostuve mi cañón dejándole caer con mucha presión mi leche sobre su cara, gran cantidad de leche estaba sobre su cara, boca, ojos, nariz, etc. Pero ella volvió a encontrar mi verga y se la llevo a su boca, esa imagen nunca se me olvidara de mi mente, como la leche que emanaba de mi verga y de su cara se la metía a la boca para hacerla desaparecer.

Después de haber terminado, empecé a regresar a mi estado normal y me empecé a sentir muy mal por lo que había ocurrido, limpie la cama como pude, limpie con cuidado la lechita que tenía por su cara y su cabello, desaparecí evidencia como pude. Amanda está bien dormida, me bañe porque estaba bien sudado y regrese a ver Amanda, está muy dormida, me recosté con ella en su cama y la empecé acariciar con cariño. Después de unos minutos y con las nalgas de lado mi verga empezó a tener otra erección y decidí penetrarle una vez más, aprovechar la situación, ya que seguramente nunca la volveré a tener. Lubrique mi verga con saliva y se la metí muy despacio, le estuve dando muy suave y con muchas ternura, tenía su cuello sobre mi boca que sí que mientras la envestía suavemente, le besaba su cuello, hasta que no aguante más saque mi verga y explote afuera.

Me levante muy cansado le limpie por donde callo mi leche y comencé a ponerle su bikini, me costó trabajo y tiempo pero lo hice sin que se despertara. Me fui a mi cuarto a dormir y al día siguiente cuando me levante, me sentí muy pero muy mal.

En la tarde Amanda me hablo para que almorcemos y decirme que se siente mal que necesitaba un tipo de droga, la acompañe a comprarla, volvimos y se encerró en su cuarto, cuando llego mi hermano, discutieron, porque se veía muy mal mi cuñada y mi carnal me pregunto qué había pasado y le dije una mentirita para que Amanda no quedara muy mal. En fin, no sé si Amanda se dio cuento de lo que paso, pero dejo como un mes de drogarse conmigo, ya después empezamos pero solo fumábamos un poco y solo cuando estaba mi hermano.

Transcurrió el tiempo de mi intercambio y ya calmadas las cosas una semana antes de que regrese con mis papas, Amanda me mandó un mensaje de texto dejándome muy helado; diciéndome exactamente: Alfonzo antes de que regreses con tus papás tenemos que hablar? pero nunca hablamos de nada y hoy Amanda fue una aventura que yo perversamente disfrute, pero a la vez me siento mal porque hice algo que como hombre deja mucho que desear. Hasta la fecha mi hermano aún sigue con ella y por lo que me dice mi hermano creo que quiere comprometerse, pero como tiene miedo por los problemas familiares que representaría, en fin yo ruego para que nunca se casen y no viva con ese remordimiento cada vez que la vea.

¿Qué piensas de esto?

Publicado en: Relatoseroticos

Deja un comentario