Mi sobrinita me hace pajas

Cosas que ocurren sin pensar

Esto ocurrió hace 2 años. Yo tengo veintitantos años y mi sobrinita tenía 13. Resulta que…, yo iba por su casa, ella por la mía, coincidíamos en casas de parientes, etc… (lo normal en el caso de un tio y su sobrina), sin que sospecháramos lo que sucedería un día. Pero ese día…

Normalmente, en las reuniones familiares, yo solía estar con los “mayores”, o sea, mis padres, mis hermanos, mis cuñados…, y los pequeños, mis sobrinos, pues jugando o a sus cosas. Mi sobrina me solía pedir el móvil, un smartphone (un iPhone) para jugar, hacer fotos, trastear… Luego tenía que revisar en el móvil si me había descolocado algo… pero, en fin, yo le dejaba el móvil y me dejaba tranquilo (es que, siempre que nos veíamos, me pedía el móvil porque se aburría. Incluso a veces me obligaba a jugar con ella a algún juego del móvil). Y, ese día, al ir a buscarla a la habitación donde estaba para pedirle el móvil y verla, me pegué un susto porque me acordé de que no había cerrado “algunas” páginas web en la aplicación Safari del iPhone… y mi sobrina las estaba viendo en el momento en que la vi en la habitación. Podéis imaginaros qué páginas web eran… Es lo malo del móvil… que, si no cierras esas páginas, cuando vuelves a abrir la aplicación, aparecen las que estaban cargadas… o sea, que mi sobrina estaba viendo unas páginas porno en el móvil. Yo no sabía si pegarla un susto y echarla una bronca o quitarle importancia y aquí no había pasado nada. Opté por lo último… me acerqué a ella sin hacer ruido y:

Yo: Hola. ¿qué estabas viendo?
Ella: ¿Yo?, nada….
Yo: Jejeje (me reí y ella también empezó a reírse, viendo que yo me había dado cuenta de lo que veía). Te he pillado viendo guarreridas en mi móvil
Ella: “Guarreridas” tuyas, que yo no las he buscado.

Cogí el móvil y estaba una foto del primer plano de una polla de un tío que chupaba una tía. Pensé en hacerme el graciosito para que mi sobrina no se sintiera avergonzada, y así empecé a comentar la foto, y la siguiente.

Yo: Hala, vaya fotos que estabas viendo. Jejeje, parece que a la tia esa le gusta chupar…… pollas (entre cortar la broma y llevarme el móvil o seguir bromeando viendo fotos, decidí lo último sabiendo que ni ella diría nada y yo no iba a decir nada. Pero el seguir viendo fotos porno hizo que me calentara y…….. los cuerpos cavernosos de mi pene empezaron a llenarse de sangre, jejeje. Podía haber cortado y haberme pasado a otra cosa…, pero no lo hice)
Ella: Y es bastante gorda
Yo: Ya… en las fotos porno todo es gordo, las pollas, las tetas, jajajaja. No sé si habrás llegado a este vídeo (en una de las páginas web había un enlace a un video. Lo puse. Era de un minuto, pero se veía de todo)
Ella: No, esa página no la había visto

Lo dicho… mi polla estaba creciendo dentro de mi pantalón… y pasó por mi cabeza ciertas ideas… buffff. Antes, tenía que asegurarme.

Yo: Tu no digas nada de que estamos viendo un video porno, ¿eh?
Ella: Nooo. Y no digas tú nada tampoco.
Yo: Nada. Esto es un secreto.

Me lancé… Primero, de forma sugerente:
Yo: Bufff, este video y estas fotos me han calentado…. Jajajaja….. (dejé pasar unos pocos segundos eternos, y continué hablándola). Mira como tengo la entrepierna (y la señalé mi paquetón con mi polla palpitando bajo el pantalón con esos espasmos que da una polla en erección cuando está retenida). Está viva, ¿a que sí?
Ella: Jijijiji (reía ella nerviosa). Sí que está vivo. Hay algo que se mueve ahí dentro, jijijiji.
Yo: ¿Quieres verla?……. (pasaron unos segundos…., y mi sobrinita no decía ni que sí ni que no, así que volvía hablar yo). ¿Has visto alguna vez una polla tiesa?
Ella: mmm, bueno…. sí….. mira… (me señalaba el móvil)… en internet…
Yo: Digo de verdad, no en el ordenador
Ella: En clase alguna vez, algunos chicos del cole, jejejejeje
Yo: Jejejeje, como es eso?
Ella: No…. que alguna vez he visto de lejos como algunos de mi clase se pajeaban en el cine del cole… pero de lejos, ¿eh?
Yo: Vale, vale. O sea, que algo has visto pero de lejos.mmmmm. ¿Y quieres verlo más de cerca?
Ella: Bueno (ya no tardó tanto en pensárselo). ¿La tuya?
Yo: Sí…, que la tengo tiesa. Entonces, ¿sí?
Ella: Sí

Yo no quería obligar… así que, según me dijo que “sí”, pues empecé a desabrocharme el pantalón y me quedé en gayumbos, donde se notaba mucho más la polla erecta. Me hice de rogar unos segundos mirándola a ella y…. zas, me bajé los gayumbos mostrando mi pene erecto. Me fijé en la cara de ella, emocionada y nerviosa al mismo tiempo.

Yo: No voy a decir nada de esto y tú tampoco. A diferencia de los compañeros de tu cole, no diré nada. Es un secreto para ti. Así puedes ver una polla de cerca sin problemas. Tócala, agárrala y verás.

Agarró mi polla

Ella: Esta caliente… y dura
Yo: … como un palo.

Agarré su mano con mi mano mientras me sujetaba el pene y empecé a mover su mano hacia arriba y hacia abajo de mi polla. Despacito. Luego dejé que ella siguiera el movimiento y me fuera pajeando lentamente
Yo: Sigue así… ¿Qué te parece mi polla?
Ella: Bien, jeje (lo decía nerviosilla entre sonrisas). Esto ya no te cabe bajo el pantalón

Mis huevos se bamboleaban mientras ella me pajeaba. Se fijó en ellos. Yo le explicaba cosas fisiológicas del sexo masculino, los huevos, el semen, la eyaculación, etc… El móvil ya lo teníamos abandonado, porque mi polla había absorbido toda la atención de mi sobrina (la situación era un poco tensa por mi parte. Mi sobrina de 13 años y yo, que la sacaba más de 10 años… en una habitación y pendiente de oir pasos para subirme corriendo gayumbos y pantalones por si se acercase alguien. Vaya panorama…)

Al rato, la dije:
Yo: Hazlo un poco más deprisa. Cuando vaya a salir la leche te aviso. Suelo notar cuando sale de mis huevos hacia la polla, y creo que ya falta poco….. ….. …… …… ¿Viste en el video como la tia se bebía la leche de la polla?
Ella: Sí
Yo: La leche de hombre es nutritiva, tiene proteínas, sales minerales… (aquí me intentaba tangar a mi sobrina poniendo las virtudes del semen, jajajaja, a ver si picaba)

Y, tras un rato, la avisé que ya me subía el semen por la polla y…………….zasssssssssss, un buen corridón. Ella se quedó entusiasmada, y yo corriendo intenté limpiarlo…. chupando donde había caído. Jejeje, la decía “que buena está”, cuando chupaba su mano manchada de semen.
Yo: ¿Te gustó mi polla?
Ella: Sí, jeje………
Yo: Otra vez te dejo que me hagas una paja otra vez (decía “te dejo”, cuando quien lo deseaba más era yo). Yo no voy a decir nada y tú tampoco, así que mi polla está disponible para cuando quieras.
Ella: Sí, jejeje…

Me vestí corriendo y cogí el móvil.

Nos seguimos viendo otros días… pero no se daban las circunstancias para que yo “le ofreciera” mi polla y mi leche (que hubiese un poco de intimidad). Le dejaba el móvil para que jugara o que hiciese lo que quisiera con él (me convenía tenerla contenta). Hasta que un día, en su casa, sus padres tuvieron que irse a un recado. La guiñé un ojo que ella supo entender. Cuando estuvimos solos la dije que si podía hacerme una paja…. Y me dijo que sí. Más cómodos, en el salón, me bajé los pantalones y ropa interior, y mostré mi pene flácido, una buena ocasión para enseñarla como va creciendo un pene cuando se pone en erección. Me agarró el pene, me bajó el prepucio asomándose el glande, y eso bastó para que empezase a crecer mi polla hasta ponerse completamente erecta. Sin ningún miedo a que nadie nos pillase, me empezó a pajear

Yo: ¿Te acuerdas de lo que te dije de la leche?
Ella: ¿El qué?
Yo: De lo rica y sana que es… aunque no me sale tanto como de las vacas, jajaja
Ella: Sí, jejeje
Yo: ¿Quieres probarla como las tías de las fotos porno? (ahí mi sobrina se lo pensó unos segundos…. pero no decía que no). Si está buena…. Bueno, la verdad es que está un poco sosa… pero no sabe mal, y tiene muchas vitaminas y proteínas (jajaja, yo vendiendo el producto). Mira, dame un besito en la punta (tenía el glande rojo oscuro, hinchado, lleno de sangre, brillante, a punto de caramelo).

Me besó la punta del glande.

Yo: Sí. Así. Mira, por aquí sale la leche (le señalaba la rajita por donde sale). Cuando vaya a salir, métete la punta en la boca para que no se salga la leche. Mira, hazlo así:

Abrió la boca, y metí mi glande en ella. Me lo lamía… Me hacía una buena paja, y de vez en cuando me chupaba el glande…… Cuando me fui a correr, la avisé, y ella actuó en consecuencia: abrió la boca y, para adentro mi polla que empezó a escupir leche a mansalva. Se salió un poco pero la mayor parte se lo tragó

Ella: …….. está caliente (no dijo otra cosa)
Yo: Sí. Está un poco sosa, pero…. bueno…… es alimenticia.

Me salió un borbotón de leche de la punta de la polla, y ella sin decir nada me dio un lametón sorbiendo ese goterón de leche. Me gustó su iniciativa, jajaja.

Ya no narro más que me ha salido el relato muy largo. Solo contar que la chica se fue lanzando…. pero nunca quiso participar del sexo (tampoco se lo pedía. No quería forzar sino que estuviera a gusto). Solo me pajeaba y me chupaba, pero siempre vestida y sin participar sexualmente. Incluso una vez me hizo desnudarme completamente (desnudo todo, hasta descalzo. La tuve que hacer caso. Fue una sensación extraña, ella totalmente vestida y yo totalmente desnudo), me estuvo viendo el agujero del culo y me metió un tubito por allí (yo controlaba, claro, no vaya a ser que fuese peligroso o que no me gustara). En fin, que durante 5, 6 o 7 veces, fui el experimento anatómico masculino de mi sobrinita, con la consecuencia de que siempre me deslechaba y me dejaba vacío de semen. Nunca me pidió ni tomó la iniciativa de hacerme una paja (era yo quien decía a ella si podía…… y siempre me decía que sí), así que, llegó un momento en que dejé de pedir que me hiciera unas pajas y….. aquello acabó. Han pasado dos años y… si se lo pidiera, a lo mejor me diría que sí. Pero ya no se lo voy a pedir. Ha crecido más desde entonces y aquella experiencia “ilustrativa” se acabó. Con esa experiencia, ella aprendió cosas nuevas (como es un cuerpo masculino y cómo reacciona) y yo la “ayudé”, jejeje.

Publicado en: Relatos porno

Almita fue mi lolita

Finalmente quiero relatar mi historia inédita, una aventura con la sobrina de mi exesposa.

Hola a todos los que escriben y leen estos relatos, tengo tres años de leer en este sitio y ahora me toca compartir mi experiencia con la sobrina de mi exesposa. Debo también decir que esto sucedió hace ya 6 años aproximadamente.

Díganme Leonardo, de 51 años cuando esto sucedió, ahora tengo casi 57 años y estoy separado desde ese entonces de mi ex-esposa.

En ese año, teníamos una granjita con mi esposa, donde residíamos. Eran unas cinco hectáreas en el área rural. Nuestros únicos dos hijos ya habían formado hogares y estábamos solos los dos. Fue cuando la hermana de mi exesposa nos envío a Alma una jovencita de recién cumplidos los quince años, de tez muy blanca, ojos acaramelados, piernas y brazos largos y delgados, un rostro muy bonito, un traserito compacto, casi sin caderas, alta y muy delgada, pesaría unas 100 libras. La habían enviado para seguir sus estudios en la ciudad, la granja está a unos 15 minutos en bus para la ciudad.

Mi situación, como la de muchos hombres a los cincuenta años, poco sexo con la esposa, una vez al mes posiblemente, pero yo siempre he sido cachondo, no solia ser infiel a mi esposa por mis principios, pero la que siempre fue desmotivada para el sexo después de sus cuarenta era mi esposa, además había engoradado como vaca en los últimos años, me parecía poco atractiva para el sexo, aunque tenía otros valores importantes, quiero dejar claro eso. En mi caso, desde que presté servicio militar, he hecho ejercicio y salí correr muchos años después, por lo tanto no era gordo, tenía aún definido los musculos de mi torso, piernas y brazos.

Pero vamos al grano. La relación con Almita fue subiendo de tono cada semana, ella estaba muy pegada a mi y charlábamos mucho. Y debo decir que en un arranque de celos de mi esposa, injustificadamente, me echó de nuestra habitación, pensé que con la llegada de Almita a la casa eso terminaría, pero no fue asi, lo único que logré fue darle mi habitación a su sobrina y quedarme en un sofá cama en la sala. Varias veces en la noche Almita llegaba conmigo a charlar, llevaba puesto su ropa de dormir, que solo era una blusa holgada y corta, que apenas le llegaba a sus muslos, la chica me hacía tener una erección viéndola con su cuerpo delgado y sus piernas muy sexys. Ella se recostaba conmigo o platicábamos sentados, varias veces, por lo corto de su blusón, le vi su braguita y eso me ponía caliente. Tuve varias erecciones asi, por un lado estaba feliz que mi pene respondiera a esos estimulos, yo creía que ya no podía tener erecciones duras y duraderas.

Las últimas charlas con Almita, mi esposa no se daba cuenta de eso, el tema fue sobre sexualidad, me di cuenta que la chica era muy despierta en eso y que conocía bien ciertos temas, inclusive más que yo.
En una de esas, me puso la mano sobre mi paquete, solo tenía puesto una pijama de pantalón muy delgada. –Don Leo, déjeme ver su pene?-, me dijo Almita.
-Cómo?, eso no esta bien que me pidas Almita!-
Ella respondió –por qué no?, si eso es normal o tiene algo de malo?- me respondió y preguntó.
-Pues..pues..no lo creo..- Me dejaba pensando. Ella apretaba mi paquete ya erecto con una de sus manos.

-Uyy que grande es Don Leo!- me decía apretando mi bulto.
-Y haz visto muchas?- le pregunté, por lo que me había dicho.

-No muchos..pero el suyo si es grande- me dijo Almita.

Luego de eso, se despidió de mi y me dejó una gran erección. Por primera vez en varios años me tuve que masturbar para poder dormir esa noche.

Las tocadas de mi bulto en la noche por parte de Almita se volvieron frecuentes, y me parecía que ella era del tipo calentahuevos. En una noche, ella me comenzó a tocar el bulto como siempre, pero yo ya no me quedé pasivo, le toqué sus muslos (estábamos sentados en el sofá-cama) y subi mi mano lentamente, siempre charlando, y logré llegar a su cuquita (sobre su calzoncito delgadito) y pude palpar sus labios vaginales, su vello púbico también; ambos nos pegamos una tremenda calentada, porque ella estaba excitándose y me apretaba más fuerte el tronco de mi verga que estaba dura como nunca, yo sentí húmedad en su braguita, la pude sentir en las yemas de los dedos. Además hubo un momento en que ella dejó de hablar y se concentró en la tallada que yo le estaba dando en su cuquita, ella se puso de pie de improviso y salió casi corriendo de la sala, yo supongo que estuvo a punto de tener un orgasmo o lo tuvo.

Luego de eso, la morbosidad entre ambos fue aumentando cada noche, porque era en las noches donde todo eso sucedía, de día pues lo más que llegábamos era abrazarnos efusivamente o ir de la mano. Hasta que una noche, estábamos tan excitados los dos, que yo me fui bajando el pantalón de mi pijama y luego el calzoncillo y mi erección salió libre, ella no se inmutó, sino la tomó de tronco y me comenzó a pajear con su delgada mano, al principio lo hacia muy mal, pero poco a poco fue mejorando, yo estaba que explotaba en su mano, pero me aguanté un buen rato, finalmente mi verga comenzó a dar explosiones de semen, tenía muchos años que mi verga no lanzaba tan lejos mi venida, Almita me la soltó y se fue, yo acabé haciéndome la paja hasta que mis huevos quedaron vacíos y yo dejé de gemir de gusto.

Las semanas siguieron y nuestros encuentros aumentaron en número, ella seguía pajeandome la verga y yo acariciando su chuchita sobre su braguita. Pero todo iba en aumento, en una ocasión cuando me estaba llevando a mi climax, metí mis dedos dentro de su calzoncito y pude palpar piel a piel sus cuquita, la acaricié toda y localizando su clítoris empecé a acariciarlo suavemente, ella se fue excitando tanto, que esa noche ella tuvo su orgasmo frente a mi, me tomó del brazo fuerte y emitió un chillido que crei iba a despertar a mi mujer, luego de varios segundos, ella se desplomó en la cama y mis dedos estaban llenos de sus juguitos vaginales.

Luego de esa noche, como dos días después, ella llegó del colegio, no me acuerdo el por que mi mujer no estaba, yo estaba leyendo en un sofá, ella con su traje de colegio (camisa blanca, falda a la rodilla de cuadros, calcetas blancas y zapatos tipo mocasina), se fue donde yo estaba y se montó sobre mis piernas de frente a mi, es decir con sus muslos abiertos dejando mis piernas en medio. Y sin pensarlo mucho Almita me buscó la boca y comenzamos a darnos un delicioso beso, que empezó con labios, y segundos después eran nuestras lenguas las que se juntaban y entrelazaban.

Por la posición de ella fue fácil buscar su cuquita, metí mis dedos entre su braguita y comencé a acariciar su chuchita al ritmo de nuestros besos, empezamos a agitarnos en el sofá, mis dedos jugaban con sus labios vaginales y con su clítoris, de repente, casi sin pensarlo, le hundí un dedo en su cuquita, me fui lentamente, porque no sabía si era virgen o no. Mi dedo se fue hundiendo en su apretado coño, no palpé ningún obstáculo en su chuchita, no era virgen Almita, asi que lo meti todo y empecé a pajearlo, metiendo y sacándolo, al principio lento, pero luego mi dedo entraba y salía muy rápidamente, los gemidos de ambos, pero más de ella, llenaron la sala, Almita se recostaba sobre mi hombro, dejando mis labios a un lado yo le besaba su cuello y sus mejillas, y finalmente ella emitió su chillido acostumbrado, mi dedo se llenó de su eyaculación vaginal. Luego ella se desmontó y salió casi corriendo a su habitación.

En mis dedos quedó impreso el olor de su chuchita, todo el resto del día no me lavé mi dedo para sentir su aroma de mujer, y en la noche me sirvió para darme una monumental masturbada.

El fin de semana, mi mujer salió al mercado a hacer compras. Yo estaba en el establo, cuando Almita se presentó en su blusón, se miraba deliciosa la chiquilla, piernas blancas y sus ojos coquetos en todo momento, me dijo que tomaria una ducha, pero no dentro de la casa, sino a la par de un pequeño arroyo que había dentro de la propiedad, me dijo que si yo quería podía ir con ella. Ella se marchó, luego la vi a la distancia llevar agua en un blade, toalla y jabón. Luego de diez minutos no pude aguantar y me fui casi corriendo a donde ella estaba.

Ella estaba desnuda totalmente, me escondí entre los arbustos, tenía un lindo parche negro adornando su cuquita, sus senos eran pequeños, pero de linda forma, con un pezón diminuto. Era la primera vez que la vi desnuda. Ella rápido me vió y me hizo señales que me acercara, ahora la vi de cerca, era una princesa, luego dándome el jabón y una toalla, me dijo que le hechara agua y la restregara la espalda, me puse atrás, sus nalguitas eran rosadas en algunas partes. Le enjaboné su cuerpo por atrás, le acaricié sus nalgas sin jabón y luego a pesar que estaba mojada, la abracé por atrás, yo estaba que me moría de calentura, con una erección tremenda. La abracé y acaricie sus senos por primera vez, luego bajé mi manos a su sexo y con ambas manos acaricié su cuquita, por el jabón que tenía mis dedos pude meterle casi sin problemas dos dedos en su chuchita, ella gemía y yo le besaba el cuello y las mejillas, ella levataba sus brazos para asirse de mi cabeza, después de un rato, metiendo mis dedos en su chuchita, la llevé a un tremendo orgasmo con mis dedos, ella chilló, gimió todo lo que pudo, yo a diferencia de otras noches, no la solté hasta que terminó su corrida. Luego ella se puso una toalla y aún con jabon se fue de regreso a la casa.

Como verán las cosas iban subiendo de tono cada vez más. Y dos noches después sucedió. Como siempre ella llegó conmigo, nos empezamos a tocar y a besar de lengua. Mis dedos dentro de su chuchita y su mano alrededor de mi verga, pero esta vez, la tomé de la cabeza y la fui colocando sobre mi verga erecta, su boca quedó a centímetros nada más de mi dura carne. Ella entendió mi mensaje y comenzó a besar y lamer mi verga, lo hizo unos minutos, su lenguita pasaba por todo mi tronco, luego metió mi glande entre sus suaves labios y comenzó a mamar como una becerrita. Mi mujer tenía unos años sin hacerme un oral. Y ahora allí estaba Almita sacándome gemidos, los cuales tenía que silenciar, para que no se escucharan en el silencio de la noche. Vaya que mi mujer tenía el sueño pesado, siempre lo ha tenido.

Yo la tomé de la cabeza y se la movia arriba y abajo, para que metiera y sacara mi verga de su boquita, ella entendió nuevamente, y se puso a mamar mi verga con un rico mete-saca. Mi glande apenas cabía en su boquita. Me olvidé de su cuquita por un instante para degustar ese rico oral que me daba ella. Le anuncié que estaba por correrme, pero ella no hizo caso, siguió como mamando más profundo y finalmente me corri en su boquita, ella soltó mi verga un momento, pero luego volvió a metérsela en la boca, Almita se comió todos mis mecos. Me preguntó que era eso, luego de todo, le dije que los hombres sacamos en un instante jugos que ella sacan durante todo el tiempo que están con un hombre, una explicación estúpida, pero suficiente.

Le dije que yo también quería tener contacto con su cuquita con mi boca, como ella había tenido conmigo, la coloqué en el sofá cama, le quité su braguita y hundiéndome en su chuchita, comencé a darle una tremenda mamada de coño, mis muchos meses de abandono sexual quedaron atrás, le lamí desde su clítoris hasta la redondez de su ano, ella me jalaba los cabellos y tomaba mi almohada para morderla con la boca, todo para no gemir y chillar como ella acostumbraba, no se cuanto tiempo estuve en su cuquita chupándola y lamiéndola, pero si bastante, lo suficiente para sentirla correrse un par de veces en mi boca, me tomé todo lo que salió de sus entrañas.

Increiblemente para mi, mi verga estaba de nuevo dura, jamás me imaginé que pudiera hacerlo a mis años, pero ahora se que lo que me faltaba siempre es motivación o calentamiento, mi verga estaba como en mis mejores años. Me fui subiendo sobre el cuerpecito de Almita, de paso le quité su blusón, ahora estaba completamente desnuda, me mamé sus pequeños senos y apreté sus pezones con mis labios, pero los dejé para colocarle mi verga en su cuquita, ella cerró sus ojitos, como si supiera que venía. Mi verga colocada por mi mano, comenzó a penetrar su intimidad, su suave chuchita se abrió para dar paso a mi dura carne, empujé para que siguiera metiendo en su vagina, sentí lo estrecho de su cavidad, pero con mi calentura y sus juguitos vaginales, me permitió metérsela casi toda, luego me puse a martillarle mi verga en su cuquita, ella gimió y para apagar sus gemidos, la empecé a besar en la boca al tiempo que le bombeaba mi verga en su interior.

Le levanté las piernas para mejorar la penetración y asi metérsela hasta el cabo. Ella chillaba, gemía, me metía sus uñitas en la espalda, pero yo no dejaba de cogérmela, para ser primera vez nos acomplamos muy bien. Sentí como sus uñitas ya no me arañaban sino se hundieron en mi costado, era señal que ella estaba teniendo un enorme orgasmo, sentí como se mojaba de su chuchita, le martillé más rápido, eso me hizo llegar y sin sacarla me corri dentro de su vagina, hasta que mi verga dejó de explotar adentro de ella la saqué. Nos quedamos un rato yo encima y ella abajo, besándonos. La verdad es que yo no temia dejarla embarazada, porque durante mi vida tuve problemas con preñar a mi mujer, por eso solo tenemos dos hijos, al parecer mi liquido seminal es normal, pero la cantidad de espermatozoides es poca, por lo que tuve que estar en tratamiento para concebir los dos hijos que tengo.

Luego de esa noche, Almita y yo nos volvimos locos por el sexo, a la menor oportunidad teníamos sexo, o sea que no solo de noche. Cuando mi esposa visitaba a sus amigas, por la distancia entre las casas, siempre era más de una hora, nos entregábamos Almita y yo. Lo hacíamos en el sofá-cama casi siempre, nos desnudábamos, nos dabamos un rico sexo oral, le enseñé a dar y recibir al mismo tiempo, o la 69 que le dicen. Luego la penetraba en su chuchita, comenzamos a descubrir entre los dos diferentes posiciones. La ventaja de hacerlo antes de la noche es que podíamos gemir y chillar todo lo que quisiéramos, mientras que en la noche había que silenciarnos. Y aunque parezca aumentado, siempre tuve buenas erecciones teniendo sexo con Almita, bien dicen que la mejor viagra, es un buen calentamiento y caricias antes de la penetración. Inclusive le llegué a echar dos polvos casi seguidos a Almita cuando había tiempo.

Los encuentros en las noches siempre fueron mis preferidos, le enseñé a Almita mis dos poses preferidas, ambas son la mujer arriba del hombre, una de frente y una de espaldas, en ambas ella cabalgándome la verga y siempre terminé dentro de su cuquita.

De lo único que me arrepentí fue no cogerla por su traserito, solo se lo dedie, es decir le metí varias veces medio dedo en el culito mientras le chupaba su cuquita, pero ella me decía después que le dolía su culito; a pesar de eso en dos o tres veces, mientras me la cogía en estilo perruno, le saqué la verga de su chuchita y se la puse en el ojete de su culito, pero lo más que pude meter fue mi glande, pero la chiquilla me lo sacó al rato diciéndome que de dolía mucho.

Cogimos por varios meses asi con Almita, nos volvimos expertos amantes, aprendimos a satisfacer a la pareja, a pesar que ella era un jovencita, pero la intuición femenina es tremendamente cierta. Primero mi exesposa evitaba dejarnos solos, luego ella quiso tener sexo conmigo una noche en el sofá-cama y les confieso que no pude tener una erección, ella me mamó la verga mientras me decía que hiciéramos la paz a nuestra confrontación, pero ni asi se me paró la verga, eso le dio a ella desconfianza.

Y cierta vez que mi esposa nos dijo que iría a visitar a una amiga y que llegaría para la cena. Nos pusimos con Almita a comernos a besos primero, total no había prisa, luego le quité su camisa del colegio y le mamé sus pechitos y sus pezoncitos, luego ella se hincó y yo sentado en el sofá, me dio una deliciosa mamada de verga, luego le dije que se subiera al sofá sobre mi verga y comenzó a cabalgarme, los gemidos de ambos eran subidos de tono. Luego la puse subida en el sofá hincada con el trasero afuera y me puse a darle una cogida tipo perruna, me tomaba de su cintura y se la metía hasta que mis huevos rebotaran en sus nalguitas. En eso estábamos cuando de pronto abren la puerta, era mi exesposa, quien con gritos nos insultó, sobre todo a mi. Almita salió corriendo desnuda a su habitación. Casi llegamos a golpes, bueno para que contar todo eso.

Luego ella citó a su hermana, ella me amenazó, luego se fue de la casa mi exesposa y me puso claro una demanda. Almita regresó a su lugar de origen, se que le pusieron un psicólogo que le metió en la cabeza que yo había tenido toda la culpa y que Almita era la victima. Nunca más pude ni hablar con Almita, hasta el día de hoy.

Que es de mi?. Bueno luego de eso, tuve varias mujeres, ya no tan jóvenes como Almita, pero ahora que sabía que si estaba apto para seguir teniendo buenas relaciones sexuales buenas. Tuve buenos encuentros sexuales, sin compromisos, pero nunca tan elaborados ni tan buenos como con Almita, que ya debe ser una mujercita hecha.

Publicado en: Relatoseroticos

Mi dulce tía margarita

Mi dulce tía, la tía con la que mantuve relaciones cerca de unos 2 años.

Yo tenia 15 años en ese tiempo, y era un joven un poco pervertido, interesado en las mujeres guapas sin mas rodeos esta es la historia.

Unas vacaciones de verano, mis padres estaban decididos a tomar un viaje ellos 2 solos, pero tenían el pendiente de dejarme solo, tenían el miedo que me fuese a suceder algo, en fin decidieron llamar a una prima de mi madre, a mi tía Margarita, no la conocía muy bien, solo la había visto una vez, y eso hace mas de 5 años.
Cuando todo quedo bien, mis padres marcharon hacia al aeropuerto, y alrededor de una media hora llego la susodicha tía, cuando abrí la puerta y vi, quede pasmado, tenia un cuerpo de diosa, un par de hermosos pechos grandes, una cintura deslumbrante que mas de un hombre se ah de haber perdido en ellas, unas caderas divinas, y un culo enorme que se notaba mas por el pantalón ajustado que llevaba. Cuando paso charlamos, pero no dejaba de mirar e imaginarme ese cuerpo, me lo imagine en una cama, desnudo, y mojado, fantasías de chavales como yo.

Al anochecer me fui a mi cuarto, y mi tía al que le correspondía. Esa noche no dejaba de pensar en ella y ese divino cuerpo, divino que para sus 45 años era un cuerpo perfecto para la edad. Así que le dedique una paja, la cual disfrute mucho, cuando termine fui por papel al baño y de paso orine. De regreso vi la puerta del cuarto donde dormía ella semi abierta, me entro la curiosidad de entrar para verla y sobre todo ver su hermoso cuerpo. Al entrar me llevo con la sorpresa de que esta destapada, vistiendo solamente un brasier, color rojo, rojo pasión por así decirlo y una tanga negra, ella estaba de espaldas, por lo cual pude ver ese culo rebosar entre esa diminuta tanga, aquella imagen aún esta en mi mente, esa imagen me puso a mil.

Al despertar mi tía me llamo para ir a desayunar, al llegar me quede pensando en la imagen de la noche anterior, pero trate de no darle importancia, a medida que mas hablaba con ella, mas confianza le tomaba, confianza necesaria para llegar a hablar sobre el sexo, le pregunte que si tenia pareja, y ella me respondió, con un no, respuesta con la cual me sorprendí, mas de un hombre debe volverse loco con ese cuerpo, y le platique sobre eso, y ella reacciono un poco tímida, yo también me puse tímido ante la charla. Mi tía dijo que iba a tomar una ducha, al instante pese en la abertura del baño que daba al patio, le dije que estaba bien que tomara su ducha, al instante fui hacia el patio, a mirar a mi tía, al ver por esa abertura, vi como se desnudaba poco a poco, algo que me puso a mil, ver ese cuerpo desnudo fue algo que nunca olvidare en mi vida, ver esos pechos colgando, y ese culo al aire, me puso a mil, y verla tocarse sus partes, fue simplemente excitante, cuando salio de la ducha, fui directamente a mi cuarto a matarme a pajas.

Después de unas horas mi tía me llamo, y me dijo que porque me estaba espiando en la ducha, automáticamente se me creo un nudo en la garganta, ella incistia pero esta vez me dijo que ella sabia que la estaba viendo, y que se tocaba para mi, para que viera el ”show” , me pregunto, que que le gustaba de ella, y me dijo que fuera sincero, y lo fui, sabia que algo andaba bien, le dije que el culo, que su culo era divino y que me volvía loco, me dijo que si quería verlo, mi respuesta automáticamente fue, si, se quito el pantalón y me dijo que lo tocara, que era mio que hiciera con el lo que quiera, cuando lo vi quede asombrado, tener tan cerca esa belleza, lo agarre, lo saboree, lo manipule a mi gusto, hasta que me dijo que le enseñara mi polla, accedí bastante ”agusto” frente a la situación, tenia la polla a mil, cuando la vio mi tía se asombro,
”Que gran polla te cargas hijo, quiero que eso este dentro de mi culo”

Esas palabras me pusieron a mil al momento, le quite la tanga y comenzó el ”mete y saca” por ese hermoso culo, como a los 15 minutos le llene todo el culo de leche, mi tía gritaba de placer y me dijo que se quería comer mi polla, se volteo y la tomo y la manipulo a su gusto, la puso por sus pechos, en su cara la metía y sacaba de su boca, sus labios eran gruesos, lo que hacia las mamadas un placer de dioses.

Cuando estaba a punto de correrme, le avise, y mijo con una voz de orgasmo que quería la leche, que se la diese, como la puta que es, me corri sobre su cara y gritaba de placer, después hiso que le lamiera el coñito, el cual tenia un sabor delicioso.
Hablamos, ella me dijo que cuando quisiese podría ir a su casa a tener sexo como locos, que me podría llevar sorpresas. En la noche nos duchamos juntos, nos tallamos, jugábamos, teníamos sexo como locos, a todas horas. Hasta que mis padres llegaron, pero eso no fue el fin, ya que pidió permiso a mis padres para que me fuese con ella a su casa a ”charlar” como los buenos ´”tía y sobrino” que somos.

Cuando llegamos, la misma historia sexo como locos.
Cuando me iba a marchar, me dijo que la siguiente vez que fuese me iba a preparar una sorpresa, lo que me dejo con una intriga, hasta que supe la sorpresa, pero eso lo contare después…..

Publicado en: Relatos porno

Jugando con fuego, sexo con una adolescente!

Estimados amigos lectores, relato lo que me está pasando con una chiquilla muy caliente

Soy Daniel de 34 años, casado hace tres años, con un hijo. Mi complexión es delgada, de 1.78 mt de estatura, fogoso en el amor, me encanta el sexo anal y lo he practicado con cuanta novia tuve y ahora con mi esposa Perla. Por la situación económica imperante, además de dar clases en algunas preparatorias, desde hace un año decidí también dar clases particulares.

Asi fue como conocí a Rosaura, una preciosa adolescente de 15 años (aunque con su cuerpo bastante desarrollado parecía de unos 18), cabello castaño claro, algo rellenita, tez blanca, ojos verde oscuro, lindas piernas menuditas. Rosaura venía de una familia bastante solvente económicamente. Rosaura era de tan bello rostro que creo que mi esposa tuvo algo de celos solo de verla. Nadie podía imaginar que detrás de esa carita bonita existía una ardiente adolescente.

Iniciamos las clases, a ella la atendía de 5 a 6 de la tarde, en un curso que solo le daba a ella. Casi siempre vestía de corto, es decir, faldas o vestidos cortos, sus piernas menudas era atractivas, con pantorrillas gruesas y un lindo y parado trasero. A pesar que debía comportarme con seriedad, con Rosaura me costaba hacerlo, ya que ella era muy amigable, simpática y extrovertida. Además con ese cuerpo de pecado, no tardaba en erectarse mi amigo que estaba debajo de mi trusa.

Durante las clases particulares, entablábamos conversaciones con temas como música, moda, novios y últimamente de sexo, que era un tema que, era evidente, que a Rosaura le atraía mucho. Las semanas previas, yo notaba un interés de ella hacia mi y hacia mi vida. Preguntas como -Oye profe, estas casado felizmente?-, -Profe, le gusta como me queda este vestido?-, -Profe? Ha pensado en mi?- -Profe, ayer lo soñé, sabe como?-.

Este tipo de insinuaciones fue poco a poco despertando el morbo en mi, aunque luego yo mismo me corregía, diciéndome que no me metiera con una menor, porque lo lamentaría.
Sin embargo, cierto día al finalizar la asesoría, Rosaura me dijo que los días sábado acostumbraba ir a la discoteca con sus amigos, pero su novio no iba a estar, me preguntó si podría ser su pareja esa noche. Yo casi temblaba para responderle, en un alarde de valor le dije que si, pero que como hacía ella para entrar en una discoteca, si era menor, ella me dijo que el dueño era amigo de la familia y que no había problema por eso. Asi que quedé con ella ese sábado.

Estuve nervioso los días previos. Y si algo salía mal?, y si mi esposa se enteraba?, Si alguien me veía alli con ella?. Esas dudas me estresaban. Nunca había hecho algo semejante. Le había dicho a mi esposa que iría a jugar naipes con mis amigos, en la casa de uno de ellos. Así que salí casi a la hora fijada. Llevaba unos jeans ajustados, para no parecer fuera de moda, una camisa tipo polo y pasé comprando unos condones a una farmacia por si acaso.

Llegué a la discoteca, había ruido estruendoso de la música, definitivamente me sentía extraño, era otra generación diferente a la mia. Entré y me ubiqué en la barra, pedí una cerveza, las luces centellantes no me dejaba ver bien y buscar a Rosaura. Por fin la vi en una mesa, acompañada de otras dos chavalas y un joven. Llegué y saludé a todos, Rosaura se paró y me dio un beso casi en la boca, lo cual me hizo sonrojar un poco. Me tomó de la mano y me llevó de una vez a la pista de baile. Para mi suerte había música salsa y merengue, que son dos tipos de música que sé bailar casi bien.

Mientras bailábamos, pude ver a Rosaura, estaba muy bien pintada de la cara, con una sombra azul en sus ojos, una blusa pegada a su torso, con un escote que hacía lucir sus dos lindos senos juveniles. Su falda era una mini tipo jeans color celeste, sus zapatos de poco tacón eran sin taloneras. Se veía más bella que de costumbre. Mientras yo la abrazaba para darle vueltas y bailar, pude por primera vez tocar su piel y apretarla contra mi pecho, sentí sus duros senos estrujarse contra mi. Mi pene estaba despertando y amenazaba con endurecerse en mis pantalones. En cierto momento, quedé abrazado a ella por detrás, mi paquete se pegó a su generoso trasero y ella se frotó contra el. Yo la abracé por debajo de sus senos y por la diferencias de estatura, pude ver casi todos sus senos, Rosaura no llevaba sujetadores. Mi pene se erectó sin remedio. Era imposible que ella no lo sintiera en sus nalgas.

A partir de allì, nuestros movimientos fueron provocativos. La cantidad enorme de gente en la pista de baile nos servía de cortina para esconder ese cachondeo. De allí vinieron las rolas románticas, ella se prendió de mi y su cabeza la puso en mi pecho, sentí sus senos, mis nerviosas manos la tomaron primero de la cintura debajo de la espalda. En un momento, ella despegó su cabeza de mi pecho y me susurró, aún con todo ese ruido, que yo le gustaba mucho, nuestras miradas se quedaron fijas, yo hice mi cabeza hacia abajo y ella hacia arriba, resultado, nuestros labios se unieron, primero apretándose uno al otro, pero luego fue ella la que deslizó la punta de su lengüita entre mis labios, no tardé más que un segundo en corresponderla, mi lengua se pegó a todo lo largo de su lengua. Nuestros labios se pegaron al máximo para darle más espacio a los apéndices bucales enardecidos.

Mis manos, casi por inercia y por lo caliente de la situación, las coloqué en la parte alta de sus glúteos, recorrí una parte con la punta de mis dedos, seguí bajando atrevidamente hasta casi tomar cada nalga con cada mano. A nuestro alrededor había varias parejas besándose o bien abrazados, nadie se fijaba, para mi suerte, en nosotros, pero había mucho riesgo. –Oye!, vamos a afuera un rato-. Ella estuvo de acuerdo, salimos y la llevé a mi automóvil, tipo sedan, vidrios polarizados. Nos metimos atrás, rápidamente seguimos besándonos como adentro en la pista de baile.

Puse mi mano derecha en sus senos, primero acariciando por encima de su blusa, pero en pocos minutos, la meti por debajo de su blusa y acaricie sus senos piel a piel. Eran tersos como la seda, sentí rapido el bultito de sus pezones ya erectos, los palpé con la punta de mis dedos una y otra vez. Ella emitía respiros muy profundos, la chavala se estaba excitando. Levanté su blusa y movi mis labios hacia sus senos, los besé varias veces y luego los fui apretujando por parte con mis labios, hasta llegar a sus ahora voluminosos pezones. La luz que nos daba de los postes del alumbrado era suficiente para ver toda su hermosura juvenil.

Si bien es cierto que Rosaura estaba muy excitada, lo podía oir por sus gemidos y su respiración acelerada, yo también estaba con una erección que me empezaba a mojar la trusa y me estaba volviendo loco. Mientras me comía sus dos deliciosas montañas de carne, esa misma mano que había utilizado para acariciarlas, la puse en sus carnosos muslos y sin miseria acaricie su chuchita sobre su braguita. Creí que ella se molestaría por eso o algo asi, pero Rosaura abrió sus piernas para permitir que mis dedos tocaran toda su vulva por arriba de su braga. Noté de inmediato que estaba mojada la tela de su ropita interior, el líquido era viscoso, no había duda que eran sus líquidos vaginales que lubricaban sus chuchita.

Dejé de mamar sus senos y regresé mis labios a su ávida boca, metí mis dedos dentro de su braguita y luego entre sus labios vaginales, quedé sorprendido de la cantidad de lubricante vaginal que ella ya había echado. Me mojó todos los dedos, se antojaba introducirle un dedo en su chuchita, así lo hice, nunca había metido un dedo en un sexo tan caliente como el de Rosaura. Sus gemidos aumentaron de volumen. Ella me tomó con su mano la mía, y fue ella la que llevó el ritmo de la dedeada que yo le daba a su cuquita. Incluso la emoción me hizo insertarle otro dedo a la par del primero en su candente vagina. Ella gimió fuerte y exhaló aire cuando sintió mi otra falange en su interior.

-Vamos a otro lado- me dijo Rosaura entre susurros excitados.

Sin salir del automóvil, solo me brinque hacia el sitio del conductor y a toda velocidad salí a la autopista buscando el motel más cercano. Al cabo de cinco minutos, por fin lo encontré, era de aquellos auto-moteles, donde puedes entrar a la habitación con todo y auto y bajas las persianas eléctricas y quedas dentro. Bajamos del automóvil, luego de pagar en una ventanilla, subimos unas gradas, que terminaban en una puerta, la habitación estaba totalmente alfombrada, tenía jacuzzi, espejos por doquier y en el centro una enorme cama.

Nos empezamos a besar y ella nuevamente entre susurros me decía que le hiciera el amor. La cargué en mis brazos y la acosté en la orilla de la cama y siguieron los besos húmedos, alli tendida le quité la blusa, sus senos juveniles eran perfectos, los mamé lentamente, quería disfrutar al máximo mi primera infidelidad, Rosaura gozaba al màximo cada caricia con mi boca y lengua que yo le daba en sus blancos senos y en sus rosados pezones. Mis manos también trabajaban en recorrer sus piernas, llegaba a sus muslos y hurgaban su cuquita sobre su braguita. Con una mano y con su ayuda le fui quitando su braguita, al fin salio por sus pies, o sea que solo me quedaba su minifalda.

Mi boca bajó de sus senos a su vientre, le hice unos círculos con la lengua en su ombligo, Rosaura volvió a gemir. Mis labios chupando todo a su paso siguió bajando, en eso pude sentir sus primeros vellos púbicos depilados, que eran pequeñas astillas en mi lengua, lamí todo a mi paso, abrí sus piernas, ella ayudó también, seguì bajando y ahora pude sentir el olor a hembra mojada y caliente, la punta de mi lengua se colocó encima del botoncito de su clítoris y le di pequeños toques, la pequeña se retorció en la cama y tomando de los cabellos me quiso quitar de su vulva, pero su fuerza era mìnima.

Mi lengua no se detuvo, siguió bajando por su entrepierna y se metió por entre sus labios vaginales, alli estaba húmedo y caliente, sus líquidos viscosos fueron limpiados por la saliva de mi lengua. Rosaura dijo algunos monosílabos en sus gemidos y quiso cerrar sus piernas con mi cabeza en medio. Ahora yo use mis manos para separar de nuevo sus muslos. Luego metí mis manos debajo de sus nalgas, para levantarle su chuchita varios centímetros sobre la superficie de la cama, con ello tuve mejor acceso a su cuquita mojada por mi saliva y de paso ahora mis lenguetazos podían llegar hasta el hoyito de su culo. Cuando le toque con la punta de la lengua su orificio anal ella se retorció en la cama y más que gemido emitió un quejido de excitación.

Palpé lo arrugado de su ano, le hice también pequeños círculos como lo había hecho con su ombligo, subí un poco la vista para verla retorcerse en la cama y la vi como con sus manos apretaba las sabanas y como mordía con sus dientes su labio inferior de su boca. La chavala estaba gozando a plenitud su primer orgasmo.

Le seguí comiendo su chuchita por otros minutos más, hasta que ella rompió el encanto pidiéndome que la penetrara. Pero yo tenía otros planes. Me quité la ropa completamente, incluyendo los calcetines. Le terminé de quitar su mini, quedando como dios nos trajo al mundo. Ella aún estaba acostada, subi a la cama de rodillas y con la verga apuntando el techo de la habitación, le dije que quería que me lo mamara primero, ella acomodándose de lado acercó su boca sin usar las manos y con una sonrisa en sus labios comenzó a lamer lo largo de mi tronco, lo hacía con mucha gracia y me miraba con sus traviesos ojos claros. Luego abrió su boca al máximo y engulló una buena de mi verga. Ahora ella me hizo temblar cuando sacaba y metía mi nabo en su boquita, al parecer a ella le gustó hacerme gemir y me comenzó a hacer una deliciosa mamada de verga. Se notaba que tenía cierta experiencia en esos menesteres. Tanto que estuvo a punto de hacerme pasar del punto de no regreso, pero interrumpí su rica chupada, ella sabía que lo que yo quería ahora era cogerla.

Rosaura se acomodó de nuevo boca arriba y me abrió las piernas invitándome a poseerla ya, me fui acomodando entre sus piernas, las levanté con mis brazos y guiando mi verga la puse en su chuchita y se la dejé ir. Ella gimió y sus manos me tomaron por los costados, no dejó de arañarme en la acción, mi pene erecto se iba metiendo en su lubricada gruta, iba abriendo las paredes calientes de su intimidad, ella me jaló hacia sus labios y la última parte de mi verga se la metí con nuestras lenguas retozando en mi boca. Luego vino el rico mete-saca, primero lento, dándole tiempo para que se dilatara por dentro su cuquita, la fricción de su vagina con mi verga era deliciosa, me hacía gozar lo indescriptible. Nuestros gemidos armonizaban mientras nos hundíamos en el más rico placer carnal. No tardó ella en alcanzar su clímax, lo pude sentir por la forma en que me apretó con sus uñitas y cerrando los ojos emitió un par de largos chillidos.

Después de coger rico de esa forma por varios minutos, la estuve variando, es decir, le levantaba una pierna sobre mi hombro o bien me levantaba para cogerla casi hincado con sus piernas en mi torso, esta última me permitía ver como entraba y salía mi duro tronco de su chuchita colorada, la cual ya estaba dilatada y completamente impregnada de sus líquidos vaginales y claro de algunos lubricantes pre-seminales mios. En eso veo que Rosaura comienza como a tener como ataques y se retuerce en las sabanas, la chavala rápidamente llegó a su segunda corrida.

Nuevamente me detuve y no quise venirme, utilizando como pretexto el cambio de posiciones en la cama, tuve tiempo para que mi verga no pasara el punto de no retorno, también gané tiempo besándola en los labios, ella correspondió. Puse una mano en su chuchita y era exagerado la cantidad de líquidos vaginales que tenían sus labios vaginales y el interior de su vagina. No me costó meter uno y dos dedos en su cuquita con tanta lubricación. No pude aguantar la curiosidad y al sacar los dedos de su vagina los llevé a mi boca y saboree el más íntimo y sabroso de los néctares de este mundo, el sabor agridulce de las corridas de una mujer.

Le pedi que se pusiera en la posición perruna o sea en cuatro, pero sosteniéndose en la parte frontal por sus codos y no por sus manos (que es la forma personal que me gusta), de esta forma su lindo trasero blanco y en forma de corazón quedaba empinado. La chavala tenía un rico culo, no cabía duda de eso, fue difícil no darle una lluvia de besos y lamidas antes de cogerla, asi que le comí sus dos nalgotas, las abri y lamí de nuevo el circulo de su culito, no era mi afición lamer culos, pero ese en particular era un sabroso platillo.

Luego de comerle su trasero, me coloqué atrás como corresponde y la penetré, de dos empujones mi verga quedó metida hasta lo más profundo de su vagina. Ella gimió cuando se sintió penetrada. Luego la tomé de sus caderas y me dispuse a cogerla bombeando mi verga en su interior. Creo que esta pose me gusta por que además de penetrarla, tiene acceso a tocar y apretar sus nalgas, y a su tersa espalda y puedes hurgarle su orificio anal. Y eso hice, con la punta de mis dedos le acariciaba su ano mientras le bombeaba mi verga.

Su ano se fue dilatando poco a poco, luego de pocos minutos podía meterle la punta de mi dedo en su culito, otros pocos minutos más ya le entraba medio dedo y Rosaura contoneaba sus caderas como cogiendo mi dedo en su ano. Eso me animó a cambiar de dedo y le puse el dedo medio de mi mano y se lo clavé en el interior de su culito, ella también lo recibió con contoneos y gimiendo. Eso me hizo dudar sobre la virginidad de su culito. Me animé a meterle también el dedo índice a la par de dedo medio y ella lo aceptó entre gemidos y movimiento de su trasero.

Asi que sacando mi verga de su vagina, con suficientes líquidos vaginales viscosos, me empiné un poco más sobre el trasero de ella y poniendo la punta de mi nabo en su esfínter empujé fuerte y el cabezón de mi glande abrió de par en par su bello ano, ella se quejó más no hizo nada por detenerme. Mi verga abrió su recto lentamente, sentí lo apretado de su caverna sobre mi tronco, como si lo estuviera ahorcando. Finalmente ya no seguí empujando porque casi la totalidad de mi verga estaba en su recto. Lo rico de coger por el culo, es que no necesitas bombearlo mucho, lo apretado de su interior te da placer sin siquiera moverte. Pero, como buen varón, siempre queremos más la empecé a culear lentamente primero y rápidamente después. Rosaura ahora mordía las sabanas con sus dientes y ante la venida de su orgasmo se dejó caer en la cama de bruces, al parecer estaba excitada o fatigada.

Tuve que bajarme hacia ella, quedando de una posición perruna a una posición invertida del misionero, es decir sobre ella, pero boca abajo. La culié un rato más ahora con el objetivo de correrme, le martillé duro mi verga en su recto y luego de unos tres minutos dándole, por fin mi esperma se liberó y salió con fuerza, rápidamente de la hendidura de su ano salió mi leche blanca, la cual bajó por la raya entre sus nalgas, como pequeños ríos de semen.

Luego de descansar y asearnos, abandonamos el motel rumbo de nuevo a la discoteca, habrían pasado unas dos horas y media desde que salimos de allí. Rosaura se reunió con su amigos y yo me despedí de ella con un rico beso.

Esa fue la primera vez infiel. Ella siguió llegando a mi casa por sus clases particulares y aprovechaba cualquier momento solos para darme algún beso húmedo. Tardamos exactamente tres semanas para volver a vernos fuera de la casa y volvernos a entregar en un motel. Yo sé que estoy jugando con fuego, ella es una menor, soy casado, tengo un prestigio que cuidar, pero por el otro lado que rica esta esa chiquilla, me vuelve loco en la cama.

Publicado en: Relatos porno

Una Noche Con Cande (Mi Primita Calentona)

HOLA ME LLAMO NICO,SOY DE CORDOBA, Y HOY LES VENGO A CONTAR LA RELACION ENTRE MI PRIMA CANDELA Y YO

Bueno; es la primera vez que escribo relatos;anteriormente estaba viendo muchos de ellos y como a nadie me atrevo a contarle lo sucedido con mi prima, me siento muy cómodo; podiendolo compartir con ustedes. Bueno. esto paso hace un mes, yo me llevaba y me llevo muy bien con mi prima, siempre viene a mi casa los fin de semanas, y si es posible los días feriados, bueno, yo tengo 15 años y mi prima 10 . por lo que siempre cuando venia jugaba en mi computadora o se ponia a jugar con los pocos juguetes que quedaron cuando yo era pequeño. mi madre aun los conserva por mas que yo ya no este en esa edad. bueno! vamos al caso, como a principio de año estaba la moda “wachiturra” a mi prima le atraia mucho bailar y mover las caderas y todo eso,ella es algo rubiesita,no del todo pero tiene el pelo algo castaño,una boquita hermosa,y unos ojos claritos muy bellos tambien! un martes,se vino ella solo con la mochila bien cargada de ropa, mi tía habló con mi madre si candela se podía quedar unos días porque mi tía tenía que hacer tramites para mi primito de 2 meses, ok..y como mi casa no es muy amplia, yo solo tengo un hermano de 23 años que el ya no vive acá, solamente está mi habitación y la de mis padres. pasamos la tarde con mi prima y algunas tias de parte de mi papá…candela entretenida en la computadora como siempre,jugando juegos y escuchando musica…tipo 11 de la noche…mis padres ya se duermen, es algo muy extraño porke yo sigo despierto hasta unas horas mas tarde y mi prima también…por lo que el aburrimiento me llevó a la cama… y mi prima por temor a quedarse sola vino tambien a acostarse,yo era muy inocente, nunca se me cruzó lo que iva a pasar con ella, al irme a acostar ella tmb vino y me tiré un colchón al piso para dormir yo en el mismo y dejarla en mi cama a ella pero no quizo,decidió que me acostara con ella porque le daba miedo, yo me acosté boca arriba y me abrazó dejandomé una pierna por encima mío, empezó a hablarme de sus “chicos” del colegio y yo no le prestaba mucha atención. como todos los niños siempre tienen esas aventuritas a su edad y en un momento me sorprendo cuando me dice, vos sos hermoso nicolas,no tenes novia? era muy raro que actuara así y le respondí con la verdad diciendolé que no! a lo que me contestó, entonces puedo ser tu novia a escondidas? yo riendomé le dije que es algo inútil porque es mi prima y me siguió insistiendo y no me pudo convenser… al pasar unos minutos en silencio, mi prima se tira arriba mío como si estuviieramos por cojer y se abalanza hacia mi pecho apollando su cabeza en el y dandomé un abrazo muy tierno? y me dijo, quiero ser tu novia nico, y yo le expliqué tanto y pareció que no me escuchó,luego de un rato comenzó a darme besitos en mis mejillas, yo savía que ella era muy inocente, luego de eso se volvío a recostar en mi pecho y comenzo a besarlo, suavemente, eso me dió como un cosquilleo, y se empezó a reir,aprovechandosé de mis gustos,comenzo a lamerme por todos lados! eso hizo que la verga se me ponga bn dura, y para disimularlo le prendí la tele para que mirará algo, se acostó del lado de los piés mirando la televisión y a cada rato volteaba y se acerkaba a mí a preguntarme cualquier cosa que pasaba en la tele, en unas de esas preguntas se da vuelta y apolla su mano en mi verga, la tuvo ahí unos 5 segundos y la sacó, dsps siguió con lo mismo pero esta vez dejaba su mano apollada en ella, cuando le digo, cande, porque dejas tu mano en mi cosa? y me dice que? y le vuelvo a preguntar, porque dejas tu mano en mi cosaa??? y aproposito se acerka a mi lado y me apreta la verga,como haciendo un esfuerzo para poder abalanzarse sobre mí y me dijo nuevamente,no te escuché bien! y no aguanté la calentura de poder tocarle esa colita redonda que tiene! a lo que actué de esta forma: con mi mano tomé una nalga de ella y le dije, te gusta que te toque la colita así? -no tiene nada de malo! metí mi mano por debajo de su pantalon y no tenía puesta ropa interior ni nada de eso, lo que hizo que me exitara mas, tomé mi mano y con el dedo meñique y anular mande mis dedos en su rayita y con el resto de mi palma y mis otros dedos tomé su nalguita y le dije…y ahora ? -emm…esta bien! a mi no me molesta, a vos te molesta que te toke tu bichito? pensando rapidamente, yo ya pasé por ocaciones como estas y siempre salgo victorioso, le dije, no me gusta que me lo token pero si que le hagan otras cosas… -como que?! contestó mi prima…. yo: como cuando le dan besitos, o cuando nalguitas como las tuyas se deciden a jugar con el, Mi prima largando una sonrisa sorprendida me dijo: estoy aburrida, puedo jugar con tu bichito? si te gusta sí,pero que vas a hacer con el? -nada,solo kiero besarlo, ya que vos no queres ser mi novio , el será el mío,! yo le contesto: bueno,yo no kiero ser tu novio pero kiero que tus nalguitas sean mis mis novias, mi prima onestamente me dijo,hacé lo que quieras con ellas…! eran apenas las 00:30 de la noche y me estaba acariciando mi verga muy suavemente, yo tocaba su colita por debajo de su pantaloncito corto, cuando le dije, porke no te sacás el pantalón mejor? y me dijo bueno si kerés vos….pero vos tmb sacate el tuyo! los 2 nos desnudamos del todo, yo le saké su remera y ella me desvistió a mi tambien! estaba muy caliente, mi verga estaba a mil! no daba mas y la empezé a besar, ella me siguió la corriente, movía su lengua para ambos lados , yo trataba de entenderla pero era absurdo! mientras nos besabamos tomé su colita con mis dos manos,apretandolás hacia mí y le dije,queres chupar mi bichito? y me dijo bueno pero enseñame como se hace,! le dije que abra su boca lo mas que pueda,y que la deslize hasta bajo muy suavemente.la iva indicando, al principio era media torpe, y dsps fué mejorando de a poco, mientras hacía su intento yo le decía: “sos mi wachiturrita no” y me decía si, soy tu wachiturrita! y eso me ponía a mil!!! cuando no aguanté y nos pusimos en 69 , yo le dije que lo chupe mientras yo jugaba con su conchita rica, se la empezé a chupar con todas mis ansias, y ella gemía muy bajito con mi berga en su boquita, todavía no estaba caliente del todo, le dije que inclinara su cuerpo,dejandolá en 4,,,le dije que iva a probar su culo con mi bichito, que le iva a doler un poco, que en el caso de que si no aguantaba se lo sacaría de inmediato, no dudó en responderme y alegremente me dijo que sí…la puse en cuatro,tomé un poco de gel lubricante que tenía en mi cajón, puse bastante en mi verga, y en su culito tmb, y con un dedo empezé a gozar de su cola rica,,,,yo no veía la hora de que mi pene estara dentro de esa colita virgen de mi primita, y le pregunté : te duele? -no! me molesta un poco pero vos seguí xq me gusta! …continué pero esta vez con 2 dedos..fuí abriendo mas su culo hermoso,mandé 3,y mi prima como que se kejaba traté de enviarlos un poco profundo y muy lentamente,cuando me di cuenta … Mis 3 dedos estaban dentro de su culito redondo,! candela, te duele la colita? un poco primito! pero me molesta mucho, saké mis dedos y era hora de mi gran bergota, le dije que solo le metería la cabezita del bicho, con lo que respondio solamente con su cabeza diciendo que sí. yo apoyé mi verga en ese culito tan rico y quería acabár ahí dentro, se me cruzaban 1000 cosas por la cabeza pero me veía llenandole toda la colita de leche! cuando de rrepente escucho a mi mama que se levanta y abre su puerta ruidoza! nos tapamos rapido los 2, mi mama entró al baño,luego salió y unos 10 minutos mas tarde,continuamos con mi primita! me dijo que le estaba ardiendo un poco la colita, a lo que me sentí culpable, le dije si quería tomar leche del bichito y me dijo muy alegre que sí, bueno! vos chupalo y chupalo hasta que el te de lechita! y me dijo bueno dale…pero bien chupadito he! mi prima empezó a cabezear como ninguna otra! parecía una actriz porno bien pendejita! solamente se tragaba un poco mas de mi cabeza pero era suficiente para mi satisfacción! yo la tomaba de la nuca y la jalaba un poco mas, y así estuvo como 20 minutos chupando y chupando sin kejarse, solamente reclamaba su lechita, y en el momento del acto le digo: hay va a salir tu leche calentita …empezó a chupar mas alegré y le dije: esperá que yo te la doy, le dije que se arrodillara , y abra su boca,comenzé a masturbarme muy rapido porke estaba demasiado caliente y mi wachiturrita con esa cara de perrita hermosa me exitaba aún mas, y le digo dale q ahí viene ! bueno ! y en ese momento sacó su lengua, para queee!!! eso me explotó del todo,! largué como 10 chorros de semen en su cara, aproximadamente 7 en su bokita y 3 en su mejilla y frente, se trago toda la lechita sin reclamar nada, y me dijo: es saladita! le contesté que sí y que se tomé lo poquito que quedaba chorreando en mi verga, pasó su lengua por todos los restos de semen que quedaban en mi pene y me estaba poniendo cachondo de nuevo, me dejó la verga bien brillante sin una manchita de semen,yo al ver eso me sorprendí y mi verga volvía a pararse,cuando me pidió que quería mas lechita, no tardé en respondérle , le dije q la chupara de nuevo,sin molestias,ella hizo su trabajito :) yo me tiré y cerré mis ojos y sentía ese calorcito en mi verga,mientras le tocaba la rajita a mi wachiturrita hermosa! Comenzó a azotar mi pene contra su lengua y yo me sorprendía , porke esas son cosas que solo las chicas grandes saven, hacía cosas similares , pero que eran inútiles,! supongo que era de pura casualidad, cuando le dije que me venía de vuelta con la lechita ella volvió a sacar su lengua pero esta véz le di menos leche, y se la tragó igual,! yo ya estaba muerto del sueño,mi prima no se dormía mas! eran ya las 2:00 am y seguía sin sueño, cuando empezé a quedarme dormido profundamente, mi prima se puso a mirar tele, me dormí y al parecer de unos 10 minutos me levanto sintiendo un peso en mi cintura, y era mi prima, apollada con su cola hermosa sobre mi pene! y le dije , que haces cande? nada! estan hablando tus pompitas con mi novio! yo me preguntaba, como hacía para pararme tanto la berga,sentía que se me iva a kebrar de tanta calentura, y eso que ya me había tirado 2 acabadas, le dije que se moviera un poco, se me dió la idea de que baile wachiturro arriba mío! que mueva mucho sus caderitas , sus roses hacían por poco mas que yo me venga de nuevo, y ver a mi primita como se le sacudía el pelito uffffff!!! ya era inexplicable! era todo una perrita ! aunke ya savía moverse y ambas cosas más ! siguió con su meneadera y le dije que quería meterle el bicho nuevamente,pero esta vez se lo iva a meter muy poco, ella se kedó pensando y aceptó la propuesta con la condición de que se lo haaga con toda la suavidad que pueda sacar de mí! yo ya me estaba viniendo de nuevo y mi mayor reto era acabar en su colita ,le metí solo mi cabeza y empezé con el mete saka, en el medio de tantos movimientos le fuí enterrando mi verga mazomenos hasta la mitad, cuando ella me dijo: falta mucho? ya termino! Yo no tenía muchas ganas de moverme por más que esté cojiendome a mi prima o a quien sea, me gusta terminar las cosas trankilo y en un lugar, opté porque ella me haga un caballito! le dije que saltara muy suavemente y comenzó a reirse, en sus torpes intentos,solamente veía ese culito redondo y blankito! me avalanzé hacia adelante, la puse en 4 patas y le dije que yo la montaba ahora! empezé a darle las embestidas de mi verga muy rapidamente ,no kería que terminara esto en este instante, candela muy molesta me hace una pregunta: -ya terminás de jugar primito? tengo mucho sueño! no le contesté nada y su voz roncosa me calentó mas todavía y llené toda su cola de semen,,,,nunka sentí otro mejor polvo, que buena prima, me hizo uno de mis días mas felices en esa noche…chupé todo mi semen de su colita dejandolá bien limpita y nos acostamos los 2 a dormir, le dije que esto no se lo contara a nadie, que solamente quedara entre nosotros 2 y sonriendomé con su carita de angel me dijo que iva a ser un secreto de los 2 para toda la vida, la besé y nos kedamos dormídos los 2…! Días despues, mi prima se dormía muy temprano, y yo solamente la tocaba…hasta que mi tia pasó por mi casa a buskarla,tomó sus cosas…y me dió un besito y un abrazo muy fuerte diciendomé que me amaba! eso me llegó al corazón pero no se compara mucho con le que vivimos esa noche inexplicable!! antes de ayer mi prima vino a quedarse a dormir,saviendo que situación ivamos a pasa los 2 juntos,por desgracia, mi madre se enojó con mi papa porque se puso muy ebrio y lo mandó a dormir a mi pieza, a penas se podía mantener en pie jajaja es costumbre de el igual! todos los días con mis vecinos! le tiré el colchón y yo me dormí con mi primita, esta vez sin hacer nada, solamente me tocó mi verga por encima de mi pantalón y se durmió muy rapidamente, si vuelvo a tener otra noche, se las contaré aquí mismo! muchas gracias y espero sus comentarios…!!!!!

Publicado en: Relatos porno

suegra masoquista

mi suegra creía tener el control de cualquier hombre hasta que se topo conmigo

De un acto de defensa surgió lo inesperado cuando a escasos tres meses de casado mi suegra que es una mujer sumamente dominante con sus hijos pretendió hacer lo mismo conmigo por lo que aprovechado que su hija no estaría toda esa semana en casa

Fue a decirme que tenía que hacer y que no con mi vida teniendo como respuesta un váyase al diablo y fue entonces que pretendió bofetearme golpe que esquive hábilmente pero ella no logro detener el golpe que le di de respuesta y fue tan certero que le revente la boca dejándola completamente desconcertada y no le di tiempo de reaccionar la tome del cabello y con fuertes movimientos moví en todas direcciones su cabeza al tiempo que gritaba frente a su cara que a mí me iba a respetar que yo no soy como su difunto esposo ni sus hijos a los que mantiene dominados y como no tenia respuesta de su parte en varias ocasiones le pregunte a gritos si le había quedado claro quien tiene el control en esa casa

Acto seguido la lance sobre la cama en espera de su reacción ante mi actitud agresiva la que por supuesto no tengo con mi esposa y su respuesta por un instante me dejo sin habla, hay cabron que chinga me has puesto yo pensé que ya no existen hombres que dominen a las mujeres todos los que conozco parecen niñas haciendo lo que las mujeres quieren y piden por eso soy dominante aprovechándome de ello pero tú eres distinto por tal motivo quiero pedirte que por favor finjas ser mi pareja ordenándome hacer cualquier cosa que se te ocurra y yo tenga que acatar dócilmente ya que es la más grande fantasía que tengo, lleno de morbo le ordene desnudarse por completo y el ver que estaba dudando levante mi brazo amenazando con golpearla entonces su reacción si fue rápida cubriéndose con sus brazos dice si papito ahorita me quito la ropa pero ya no me golpees mas y en cuestión de segundos quedo desnuda frente a mí que al ver su peluda vagina mi verga de inmediato se puso dura y aprovechando el dominio que tenia sobre ella me baje el pantalón y mostrándole mi erecta verga le ordene que me diera una buena chupada lo que de inmediato comenzó a hacer,

Pude notar en su rostro el placer que le provocaba chupar mi verga ya que primero paso su lengua por todo el glande luego por toda ella para liego irle tragando poco a poco hasta que toda ella estuvo dentro de su boca en ese instante llevo una mano a su peluda vagina para acariciarse y fue en ese momento que me dije a mi mismo hay pinche vieja de verdad que estas caliente solo te hacía falta un buen golpe pera que te saliera lo puta que eres y su voz me regreso a la realidad cuando dice hay papito no aguanto más estoy bien caliente ya méteme la verga no me hagas sufrir mas pero mi respuesta no fue la que ella esperaba ya que con voz imperativa le ordene callar y continuar chupando hasta que me corriera en su boca y viera como se iba a tragar hasta la última gota de mi semen y así continuo chupando entre gemidos y sin dejar de acariciarse la vagina y cuando estuve listo saque la verga de su boca la que mantuvo abierta y pude ver claramente como mis potentes chorros de semen caían dentro de ella y luego de tragarlos me mostro su boca abierta para que comprobara que en realidad se había tragado todo

Continuo chupando mi verga hasta que recobro por completo la rigidez así que procedí a clavarla pero no como ella pretendió ya que intento montarse hice que colocara sus manos en una mesa y se inclinara con las piernas bien separadas y así le fui hundiendo la verga acompañado por sus gemidos y sus suaves movimientos de caderas y después de un rato y ya bien ensartada tuve la genial idea de golpear con las palmas de mis manos sus exquisitas nalgas y no fueron golpes fuertes pero a ella eso le éxito ya que comenzó a pedir más diciendo así papi dame mas pero más fuerte y fui intensificando la fuerza de mis golpes pero ella continuaba pidiendo mas y mas a pesar de que ya sus nalgas mostraban la violencia de mis golpes y estaba por no continuar con eso cuando ella cuando ella emitió un gran gemido mientras todo su cuerpo se convulsionaba con el más grande orgasmo que había presenciado, sus fluidos bañaron mis bolas otro tanto escurría por sus piernas pero lo más abúndate caía al piso.

Ya repuestos y parados a media sala ella comenta hay cabron esta es la mejor cogida que me han dado en toda mi vida un macho como tu es lo que siempre había querido pero tú ya tienes dueña a lo que yo sabiéndome dominante le digo, que eso no te preocupe tu vas a coger conmigo cada vez que yo quiera ó ya sabes a qué atenerte así que a coger de nuevo y luego a limpiar este desastre ese día le di tres veces y la cuarta fue por el culo que por cierto mantenía virgen y le gusto tanto que una semana más tarde pidió que por ahí fuera el inicio, ha y me quedo claro que es masoquista ya que pide golpes mientas cogemos

Publicado en: Relatos porno

Una madre tiene un acccidente erótico con su hijo

Como comenzar a contar una historia cuando sucedió de verdad. Mi nombre es Jimena, tengo 39 años, estoy separada hace ya unos dos años y vivo con mi único hijo Sergio.
Con una breve descripción quiero ubicarlos en espacio y tiempo antes de entrar en el corazón de la historia que me obligó casi como un desahogo a compartirla. Soy de tez blanca, practico deportes desde muy joven y tengo un cuerpo, en cuanto a las formas, espectacular, casi el culpable de mi separación. Trabajo en una oficina a pocos minutos del lugar donde vivo con mi hijo, los días transcurren monótonos. Mi hijo Sergio, tiene 19 años, es alto y deportista como era el padre, completo sus estudios, así que decidimos tomarnos unas vacaciones donde el festejaría el fin de sus estudios y yo trataría de romper con la monotonía.

Yo y mi hijo teníamos una relación normal, de madre e hijo, nunca tocamos temas del tipo sexual en ninguna conversación, seguramente por una influencia familiar católica, sólo mi imaginación volaba, yo era consiente que era por calentura, desde mi separación no volví a tener sexo con nadie. Mi imaginación me llevaba a soñar con mi hijo teniendo sexo en las formas más diversas, pero nunca me imagine lo que pasó. A mi hijo no lo vi desnudo desde que era chico, sólo podía imaginar sus formas y eso era suficiente para masturbarme de las más diversas formas.
En cuanto a mi hijo, yo no notaba ninguna reacción especial respecto a mi cuerpo, yo suponía que estaría acostumbrado a cuerpos más jóvenes, así que me mostraba normal, hasta a veces con poca ropa en casa, no tratando de provocarlo, sino porque me excitaba mostrarme.

Mientras estaba en casa, espera a estar sola para masturbarme. Mi marido a modo de broma en los primeros años de matrimonio me regalo un consolador al que yo aparente no dar importancia delante de él, pero lo gastaba cuando él no estaba. Siempre lo guardé bien, casi lo escondía, especialmente a los ojos de mi hijo. Después del divorcio lo usaba a diario y muchas veces pensando en mi hijo. Era mi juguete favorito, entraba y salía entre mi ano y mi vagina.

Fuimos de vacaciones a una casa que mi hermana que tenía a las afueras de la ciudad, no era muy grande pero había pileta, era para pasar unos días tranquilos. Teníamos una habitación donde dormía mi hijo y otra en donde dormía yo. No se me paso por la cabeza llevar mi juguete, creo que por vergüenza o pensando tontamente que no lo necesitaría.
Los primeros días transcurrían normales, yo usaba un biquini normal, pero mi cuerpo de todas formas se mostraba en todo su esplendor. Ver a Sergio en traje de baño, me excitaba, después de salir del agua el glande del pene parecía tallado, esa cabeza mojada me terminaba mojando.
Mi cabeza al igual que mi cuerpo volaba, las primeras dos noches el dedo aliviaba mi calor, pasaba una o dos horas metiendo y sacando el dedo de mis agujeros, no aguanta mi excitación pero después me dormía.

El tercer día la cosa empeoro, por no decir gracias a Dios. Sergio nadaba en la pileta mientras yo estaba en una de las orillas tomando sol. En el momento en que se levantaba desde el agua parta salir de la pileta, por la rapidez con que lo hacia, se deslizo hacia abajo el traje de baño unos centímetros, los suficientes como para saltar el obstáculo que suponía la cabeza del pene y de repente y casi como saltando quedo expuesto ante mi mirada su pene, colgaba como un badajo a forma de un hermoso péndulo. La imagen fue de unos segundos hasta que Sergio volvió a subir su traje de baño, pero fueron los suficientes para fijar esa imagen en mi imaginación. Mi hijo me miro y yo con una sonrisa mostré indiferencia, disimulando mi calentura, mostrando que ver una pija para mi era algo normal. Sergio sonrojado, fue a su habitación a cambiarse para seguir con el día.

Mi cabeza desde ese momento fue un volcán, no podía sacarme ese pene de mi recuerdo, podía describir cada milímetro, gracias al agua de la pileta el brillo lo transformaba en mármol, detallando cada vena. Cenamos y luego nos fuimos a dormir, sería el comienzo de una larga noche.
Ya en la cama comencé a jugar con el dedo, mi clítoris reventaba de tanto tocarlo, luego siguió mi culo, entraba y salía primero uno y luego dos dedos de mi ano, el calor no cedía sólo se incrementaba.

Pasó una hora, luego dos y la excitación no pasaba, necesitaba mi juguete. En la locura pensé en objetos de remplazo y se me ocurrió usar un pequeño desodorante que usaba todos los días cuya forma asemejaba un pene. Comencé con mi vagina, entraba y salía y mis jugos lo lubricaban facilitando el ritmo. Después mi desesperación lo llevo a mi ano, y hay comienza la historia.
La forma de la tapa del desodorante facilitaba la entrada, casi los quince centímetros desaparecían en el culo, estaba en la gloria. Entraba y salían luego de un rato de repetir los movimientos saco el desodorante de mi culo y me doy cuenta que falta la tapa. En ese momento un frio corrió por mi cuerpo, que haría. Comencé a tratar de sacar la tapa introduciendo un dedo, pero no llegaba. Pasaron los minutos y después las horas, la desesperación y la vergüenza comenzaron a apoderarse de mi persona. Como saldría de la situación si la tapa no salía. Desnuda en la cama y ya cansada de pensar llegaban los primeros rayos del sol a la ventana. Solo pensaba en una solución y estaba en la otra habitación.

Ya como a las nueve de la mañana siento movimientos en la habitación de mi hijo, y luego lo escucho pasar por el pasillo. Pasan los minutos y mi vergüenza es creciente, pero estoy decidida.
Luego de un rato mi hijo golpeando a la puerta pregunta.
Sergio – ¿Maaa, te pasa algo?
Jimena- No hijo.
Sergio – ¿Pero porque no te levantas?
Jimena- Buee, me siento mal.
Sergio- ¿Pero que te pasa? ¿Puedo pasar?
Jimena- Hee, si

En ese momento Sergio abre la puerta y me encuentra toda tapada con una sabana, y la cara toda colorada de la vergüenza.
Jimena- Hijo me pasó algo, pero me da vergüenza decirlo.
Sergio- ¿queres que llame a un médico si es algo grave?
Jimena- no, no puedo me moriría, vos me podrías hacer un favor muy grande
Sergio- si ma, no hay problema, que te pasó.
Jimena- pero quiero que sea un secreto.
Sergio- no voy a decir nada, te lo prometo.

Yo comencé llorar. Y mi hijo se acercó a la cama para consolarme.
Jimena- hijo yo soy tu madre pero también una mujer. Comencé a masturbarme y me pasó algo malo.
Sergio- eso es normal, que te lastimaste. Le puedo avisar a la tía para que te ayude.
Jimena- No Sergio esto es grave.
Sergio- pero que puede ser grave.
Jimena- bueno, me introduje en el ano un desodorante y la tapa me quedo adentro, no la puedo sacar y quiero que me hagas el favor de sacarla. Perdoname Sergio yo no hubiera querido que pases por esto pero me da mucha vergüenza.

Mientras yo lloraba a Sergio la cara se le ponía roja, no se si de la excitación o de la vergüenza. Después con la vos entrecortada me dijo.
Sergio- no hay problema yo te voy a ayudar te tratare como si fuera un médico, no tengas vergüenza y no llores.
Jimena- Gracias hijo eres un amor.
En ese momento me pregunto.
Sergio- ¿como querés que te ayude?
Comencé a perder la vergüenza y a explicar mi idea.
Jimena- bueno, me voy a dar vuelta y vas a mirar en mi cola si puedes ver donde está la tapa, si quieres puedes tomar una linterna para poder ver mejor.
Sergio- voy a buscarla y vengo.

En ese momento salió de la habitación y pude ver un bulto en el pantalón, lo que indicaba la excitación que tenia, yo en ese momento comencé a excitarme y a entrar en calor.
Llego mi hijo con la linterna en la mano, yo me pongo de costado y levanto la sabana, le muestro mi cola, marcada por mi posición, casi como la maja desnuda. Se acercó ya con la linterna prendida apuntando la entrada de mi ano, colocó su cara a unos 30 centímetros, estaba segura que sentía mis olores, y eso me excitaba. Luego él me dijo con la voz entrecortada.
Sergio- ma, no puedo ver nada, el agujero esta muy cerrado.
Trate de separar los cachetes de la cola hasta que le dije.

Jimena- Sergio si querés y no te da asco podes meter los dedos y mirar adentro.
Sergio- como me va a dar asco ma, yo quiero ser tu doctor y te quiero cuidar.
Iluminando con la linterna en la boca en ese momento comenzó a meter un dedo y luego otro, transformado la redondez del ano en un pequeño avalo, por donde podía entrar la luz. Luego me dijo.
Sergio- veo algo de color celeste muy en el fondo. ¿Qué querés que haga?
Jimena- trata de meter un dedo para ver si llegas a tocarla.
Sergio- bueno, avísame si te duele.
En ese instante me pasaron mil cosas por la cabeza pero siempre tenían que ver con sexo. Estaba muy excitada pero no lo podía demostrar. Sergio comenzó a meter el dedo índice en el ano casi empujando pero no llegaba.
Sergio- No toco nada. Que hacemos querés que llame al médico.

En ese momento pensé y se me ocurrió una idea media arriesgada pero podría resultar.
Jimena- Hijo, si querés podemos probar una cosa, sé que te va a parecer arriesgado pero te podes negar si sientes asco.
Sergio- nunca me puede dar asco voy a hacer todo lo que quieras y va a quedar entre nosotros. Vamos dime.
Jimena- bueno. Quiero que metas la mano por la vagina y trates de tocar la tapa, la vas a sentir como un bulto medio duro. Primero te tienes que untar la mano con vaselina o alguna crema para que pueda entrar más fácil. En ese momento Sergio asintió en silencio y comenzó el trabajo. Empezó a meter la mano con dificultad pero después de unos minutos ayudado por la crema y principalmente por mis jugos pudo meter la mano, sólo se le veía la muñeca, era un fisting como el de las películas porno, jamás me hubiera imaginado que me lo estuviera haciendo mi hijo. Luego de un rato me dijo.

Sergio-siento algo duro, pero no se mueve, ¿Qué hago?
Jimena- Bueno, hijo tendremos que hacer algo más, tienes que meter la otra mano en el ano y agarrar la tapa mientras la empujas con la otra, yo voy a empujar como cuando hago caca, trabajando en conjunto vamos a tener suerte y te lo voy a agradecer toda la vida. Te va a costar un poco más meter la mano en el ano, pero lubricando bien tiene que entrar, si me duele y empiezo a gritar, no tengas miedo seguí empujando hasta que entre.
Terminadas las explicaciones mi hijo comenzó con la mejor caricia que yo haya recibido en la vida.

Yo eran pasadas las doce del medio día, casi un maratón que comenzó el día anterior. Sergio se untó bien las dos manos con crema y que mejor dicho que manos a la obra.
Primero la mano izquierda entró con relativa facilidad en la vagina, comenzó a moverla hasta encontrar nuevamente la protuberancia que indicaba la posición de la tapa. Luego comenzó el trabajo más duro pero el que resulto más agradable, entró el primer dedo en el ano de la mano derecha, luego el segundo, el tercero, haciendo fuerza el cuarto, yo ya comenzaba a gritar, pero mi hijo obediente continuaba, pero el ano se resistía al pulgar, el dedo gordo parecía gigante y dolía, en eso Sergio paró y me preguntó.
Sergio- ¿Qué hago, sé que duele mucho, querés que siga?
Yo casi ciega por la excitación contesté.
Jimena-Siii, aunque grite, aunque salga sangre, no me hagas caso ya falta poco.

En ese momento Sergio pareció que tomo coraje y comenzó a no tenerme lástima, a tratarme como un objeto de su deseo. Puso la punta del pulgar y sin escuchar mis gritos comenzó a hacer presión hasta que después de unos minutos la mano entró en su totalidad en el ano, en ese momento quedé en silencio, lo peor o mejor dicho lo mejor había pasado. Mi hijo con su cara transformada, casi inundado por la satisfacción del trabajo hecho y por la excitación que le provocaba haber ensartado a su madre con una mano por adelante y la otra por atrás, dijo.
Sergio- ¡Ya está! ¿ahora que hago?
Jimena- Gracias hijo, ahora trata de agarrar la tapa y la ayudas con la otra mano desde la vagina.
Comencé a sentir la mano como se movía dentro del culo era casi un parto de excitación, hasta que exclamo.
Sergio-¡Ya la tengo!

En ese momento comenzó a retirar la tapa muy despacio, estaba como pegada, yo ayudaba empujando como si estuviera cagando la vida. Yo empujé, él tiró hasta que llego el momento en que un ruido inundo la habitación, fue el ruido seco como el descorche de una botella, en el mismo momento sacó su mano izquierda de mi vagina, empapada y brillosa, como su pene cuando lo vi en la pileta. La mano que acababa de salir de su ano haciendo el escandaloso ruido traía como premio la tapa ya no de color celeste sino un marrón brillante, al igual que la mano de Sergio, pero igual él festejo nuestro premio.
Sergio-¡Ma mira, acá está ¡ Espera que ahora te limpio.

En eso Sergio se separa de mí y se retira con la tapa en la mano hacia el baño, yo no podía decir nada del agotamiento, el olor a mierda y sexo inundaba la habitación, podía ver que mi hijo había eyaculado varias veces mientras trabaja mi cola por que el pantalón corto que llevaba estaba todo mojado en su delantera. Luego de unos minutos entra nuevamente con una toalla y un recipiente con agua y comienza a limpiarme toda la cola, despejarla de la mierda que salió y chorreo por mis piernas, secó y limpio también mi vulva casi con la maestría de un profesional.
Sergio- Ma, el ano te quedo un poco más grande y lastimado, te sale un poco de sangre. Te pongo la tolla hasta que pare la sangre.
Jimena-Gracias hijo después si podes lo curamos.

Los días que siguieron Sergio me miraba la cola y le ponía una crema en el ano para que no se infectara, un ritual que se repitió durante el resto de las vacaciones dos o tres veces por día, la excusa nos excitaba en forma cómplice y silenciosa a los dos.
Espero que les haya gustado.

Publicado en: Relatoseroticos

Me convertir en amante de mi hijo minusválida en un viajo que hicimos los dos juntos y solos

Descubrir el placer del morbo gracia a una tercera persona, con mi hijo después de ser fiel a mí marido por primera vez, desde que nos casamos le fui infiel con nuestro hijo minusválido y aun sigo siendo infiel con mi hijo.

Hola amigos me llamo Ángela y tengo 46 años ojos azules piel muy morena aun que no soy negra cabello un poco mas por debajo de los hombros blanco grandes senos mido 1,72.

Estoy casada y con un hijo minusválido llamado Javier de 22 años lo tuve a los 24 años
Desde entonces yo me he encargado de él mi marido solo ha pasado algunos ratos con el. El año pasado mi hijo tomo una decisión de marcharse a una residencia de minusválido entonces hecho la solicitud y pasado unos meses le vino aceptada en septiembre tenia que ingresa, la carta que le mandaron decía que tenia 60 días para preparar sus cosas pero yo pensé que 40 días tenia bastante así que hace un viaje el y yo solo de 20 días mi marido lo preparo todo en Marbella buscó un hotel bien adaptado para minusválido hicimos las maletas y nos fuimos.

Al llegar al hotel al mismo tiempo también llegó una señora también con un chico en silla de ruedas, entramos en el hotel y pedimos las llaves de la habitación y subirnos a llevar las maletas cuando entramos en la habitación mi se extraño mucho al ver una cama solamente y me dijo mama ¿donde vamos a dormir?, ahí mi amor en esa cama, ¿vamos a dormir juntos?, pues si que pasa no confía en mi, si mama pero es que me dar un poco de vergüenza, no pasa nada mi amor.

Dejamos en la habitación las maletas y bajamos a recepción a ver el resto del hotel, vimos a la señora y al chico en silla de ruedas Javier se acerca a él: hola me llamo Javier ¿y tu como te llamas?, Antonio, esta mi madre Araceli, hola y le di dos besos, por detrás de Antonio se acerco una mujer exclamando ¡hola, hola! Antonio dijo esta loca es mi madre Jesús, ella le dio un tortazo en el hombro ¡oye niño un respecto a tu madre! Jajá hola como estáis besando a Javier y después a mi. Jessy, bonito hotel verdad Yo, si y muy bien adaptado para minusválidos Antonio con lo difícil que es encontrar algo para nosotros pues mira hacemos tenido suerte, La hora de almuerzo llegó y entramos en el comedor y buscamos una mesa para cuatro, nos sentamos cogimos la carta de menú y lo leímos después de un rato vino el camarero, que desean primero pidieron ellos y después nosotros, nos lo trajeron y mientras comíamos note una química muy especial entre ellos dos se comían a besos con la mirada mutuamente y se hacían carantoñas parecían una pareja de enamorados, sinceramente me sentir incomoda por la situación, terminamos de comer y nos levantamos de la mesa Jessy le pregunto a Antonio que quería hace y el le respondió vamos a la habitación a jugar un rato, y fueron no sin antes despedirse, cuando se fueron pensé para mi misma a sabe que tipos juego juegan estos.

Nosotros también nos fuimos a nuestra habitación mi hijo se puse los auriculares para escuchar música de repente oigo unos gemidos de placer proveniente de la habitación de a lado como si estuviesen haciendo sexo claro que Javier estaba escuchando música y no podía oír nada a mi me estaba excitando esos gemidos las voces parecían de Jessy y de Antonio pero me negaba a creer eso no podía ser ellos, aun que yo había leído algunos relatos eróticos entre madre e hijos empecé a imaginarme a mi y a Javier dándole rienda suelta a nuestra pasión me sentir atemorizada por la sensación tan morbosa que experimente que salir corriendo a refrescarme el rostro pasado un rato Javier dejo de escuchar música y nos dispusimos a dar un paseo por el paseó marítimo salimos de la habitación al mismo tiempo que ellos de suya. Hola dijo Jessy Hola respondí yo ¿A dónde vais? Jessy. A dar una vuelta Yo aahh como nosotros Antonio podemos darla los cuatro juntos Javier si esa es una buena idea

Nosotras nos miramos mutualmente Jessy jajaja pues ya esta decidido dimos un paseo muy bonito después nos sentamos en un especie de club nosotras dos sentamos en una mesa y los chicos se fueron a una mese de villar, Jessy, no sabíamos que fuéramos vecinas Yo, ni yo jaja oye Jessy tu hijo nunca te ha dicho que quiere marcharse a una residencia, Jessy, si Yo, ¿y Por que no se a ido? Jessy, algunos minusválidos creen que la gente siempre van a sus aire hacen lo quieren, y piensan que en una residencia van a poder hacerlo, Yo, pero se equivocan Jessy, exacto Yo, ¿como le hiciste que cambiara de opinión?, Jessy, con sexo Yo ¿con sexo? Jessy, si probablemente pienses una guarra pero hago sexo con el Yo, ¿y cuando empezaste hace sexo con el cambió de opinión? Jessy, si Yo, y este medio día lo habéis hecho Jessy, si Yo, os oí Jessy, ¿Javier también nos oyó? Yo no el estaba escuchando música, ¿como fue la primera vez? Jessy ¿tienes ordenador? Yo aquí no en mi casa si. Jessy mi hijo si después si podemos vamos y te enseño una cosa, Yo vale.

Entre esta conversación llegaron los chicos, vámonos que hay un partido de baloncesto en una cancha que esta al lado del hotel y lo queremos ver, Pues vámonos dijimos nosotras pagamos las consumiciones y volvimos al hotel ellos se quedaron viendo el partido y nosotras subimos a la habitación conecto el ordenador y Internet busco la pagina y me saco su relato mira este es mientras lo lees yo voy a por unos refrescos, y lo leí. Ella ¿ya as acabado? Yo Si Ella ¿Qué te a parecido? Yo me he excitado igual que cuando escuche los jaleos de placer de tu hijo Ella entonces hazlo, Yo ¿pero como sé yo que él lo desea? Ella ponte ropa sexy que te vea semidesnuda camina con sexualidad cuando pase delante de él ¿traes bikini? Yo si Ella pues póntelo, ligártelo y después lo que llevártelo al huerto Yo jajaja que mala eres Jessy Jessy además yo creo que Javier se muere por ti la forma de mirarte de hablarte, Yo ¿entonces por que se quieres ir de mi lado? Jessy te quiere poseer como hombre como macho seguro que se masturba pensando en ti pero ver que no puede y por eso se quiere ir Yo ¿y por que no me lo pide? Jessy no sé quizás le de vergüenza o le de miedo tu reacción o será tímido Yo, no tímido precisamente no es Jessy no sé tu lo sabrás que eres su madre.

Pasaron un par de días, y una madrugada me despierto el movimiento de algo duro y caliente contra mi trasero y una pierna de Javier sobre mi cadera estaba utilizando mi trasero para masturbarse estaba diciendo perdonarme mama pero no puede aguantar mas sin hacer el amor con tigo aun que sea de esta manera, yo lloré no por miedo ni por pena si no por rabia por no haberme dado cuente de lo necesitaba mi hijo, lo deje hasta que tuvo un orgasmo tremendo mientras que estaba teniendo el orgasmo presionaba muy fuerte su pene contra mi trasero me imagino que así obtendría mas placer cuando finalizó se que quedo dormido y yo me fui al baño a llorar límpiame el esperma de mi hijo y a masturbarme. A la mañana me desperté cuando el recuerdo de lo que había pasado la noche anterior miré a Javier y pensé mi niño ya tiene necesidades de hombre, necesidades que yo estaba dispuesta a satisfacer pero una duda rondaba mi mente hizo aquello por propia iniciativa o influido por algo que le había dicho Antonio, empezó a despertar me miro, y le sonreír Yo buenos días mi amor, Él buenos días mama, Me levante vamos perezoso, se levantó y fue al baño y después fui yo oye Javier que parece esos dos El ¿Antonio y Jessy? Yo si claro El muy libres Yo ¿muy libres? Él si viven los dos solos y hacen lo quieren Yo ¿Qué hacen? Él Antonio no me lo ha dicho solo me dicho que se lo pasa muy bien los dos juntos Yo ¿de verdad no te ha dicho que hagan algo especial?¬, El no ¿algo como que? Yo no, nada dejarlo, prepararte que vamos a bajar a comer. En el comedor ya estaban ellos dos llegamos nosotros Yo Buenos días Jessy ¿que tal habéis pasado la noche? Yo bien y vosotros Jessy bien. Nos sentamos a la mesa y comimos cuando terminamos de desayunar Javier miró a Antonio me a compañas a hace una cosa y Antonio le dijo vale vamos y salieron los dos del comedor nos quedamos las dos solas en la mesa Yo, oye jessy Jessy, dime Yo esta noche mi hijo hizo hago que no me lo esperaba Jessy ¿Qué hizo? Yo masturbarse con mi culo se acerco a mi me puso una pierna encima de mi cadera y empezó a flotar su miembro viril en mi culo y decía perdonarme mama pero no puede aguantar mas sin hacer el amor con tigo aun que sea de esta manera, Jessy ¿y te excitaste? Yo oooooh dios siii Jessy ¿y ahora que? Yo voy hacerlo Jessy espera ¿Por qué lo vas hacer? ¿Por qué te excitar la idea de que tu hijo te deseé o para haber si cambia de idea sobre marcharse a una residencia? Yo me excita la idea de házmelo con mi hijo, mi amor, mi niño, mi pollón Antonio volvió sin Javier ¿Mi hijo? Ha subido a la habitación a hacer una cosa, me extraño y subir a la habitación entre y lo primero fue un ramo de rosas rojas precioso con el cual había una tarjetita que ponía esta prohibido amarte como te amor pero no me importa te seguiré amando así hasta que me llamar del infierno, entre en la ducha el estaba sentado en una silla de ducharse y nos quedamos mirando mutuamente me acerque a él despacio admirando lo guapísimo que estaba húmedo cogí la cara y lo besé en ese momento su pene se puso en erección se lo cogí y empecé a acaríciaselo , Javier dejo de caer la cabeza en la pared seguir masturbándolo hasta que se corrió mama hummm… él me cogió la cabeza y me besó apasionadamente.

Él ha sido mejor orgasmos que he tenido en mi vida, Yo pues partir de ahora tendrás todos los quieras ahora vamos a dar un paseo el paseo marítimo yo y tu solo como amantes por que es lo seremos a partir de este momento Y nos besamos con pasión y lujuria. Salió de ducha y se vistió y salimos a dar un largo paseo por el paseo marítimo cuando ya llevamos un buen rato paseando me senté en un banco él se puso a mi lado sentado en su carro, Yo, oye Javier necesito hacerte una pregunta Él, venga Yo, pero necesito que seas sincero Él lo seré Yo ¿Por qué te quieres ir a una residencia? Él ¿quieres que sea sincero? Yo si cariño ya te lo he dicho, Él pues vale, algunas noches oigo a papá y a ti haciendo el amor y me excito desearía ser él Yo ¿Por qué no me lo has dicho? Él ¿para que? Yo no lo se quizás hubiéramos encontrado una solución entre los dos Él no sé si la hay, Nos levantamos y seguimos paseando. La hora del almuerzo llegó y entramos en el comedor su mirada cabizbaja me hizo comprender que las charla que había tenido con él no había servido para mucho ya era hora de pasar a la acción terminamos de comer y subimos a la habitación él se puso los auriculares pero yo no estaba dispuesta a dejarlo así, entre en el servicio me puse un body rojo y me acerque a él, él estaba con los ojos cerrados lo besé y los abrió Yo hola guapo ¿Qué parece este body? Él sinceramente lo me gusta mas lo de adentro Yo ah si pues entonces me lo quito así lo hice ¿mejor así? El no decía nada solo se tocaba la bragueta existentemente me arrodille frente a él le quite la mano de la bragueta y baje los pantalones y allí estaba su pollon duro y caliente se lo agarre con firmeza se lo frote un poco con la mano, te amo mami, y yo a ti hijo y empecé a hacerle una mamada, mamaaaaaaaa sigue sigue por dios con su manos puesta en mi cabeza me saque su pene de la boca y empecé a lamerle los testículos sin dejar de flotar su pene, mama que me corroooo, eso eso es cariño dame tu lechecita y unos chorros enormes esperma salieron de polla la cual latía con mucha violencia la cara de mi hijo reflejaba un placer máximo el orgasmo termino, y mi hijo se echo abajo del sofá tendió en él suelo yo me tendí a su lado Nos miramos y nos sonreiremos él se puso encima y empezó a besarme todo el cuerpo de pies a cabeza nos dimos la vuelta y me puse encima de él de espalda a su cara y puse su punta del prepucio en la puerta de mi cuevita y empujé con toda mi fuerzas hasta metérmela mientras recorría su polla una y otra vez con mi vagina hacia lo mismo con mis manos en sus testículos me lleve un buen rato así hasta mi hijo me dijo que se iba entonces puse una mano en sus testículos y pude nota como le salía su leche de sus cojones.

Cuando descansamos un rato nos duchamos juntos entre besos y caricias y nos vestimos y bajamos de la habitación la tarde trascurrió normalmente.. La noche llego después de de una tarde normal. Cenamos, y le pregunte a Javier, ¿Qué quiere hacer?, esta noche, mi hijo me contesto nada, ver la tele un rato, entonces subimos a la habitación Javier se desnudo y se quedo en calzoncillo, y puso en el suelo. Yo me fui al cuarto de baño a desnudar deja la puerta entre pues él quería echar un vistazo aun que después de aquella siesta no me quedaba mucho que oculta de mi cuerpo y me puse una combinación sin nada debajo y salí del cuarto de baño me senté en un sofá a leer una revista él me miraba de reojo estuvo así un rato hasta que decidió acercase a mi gateando. Cuando llego a mi empezó a lamerme los muslos, yo le acariciaba la cabeza y abrí las piernas lo que él deseaba tanto, y empezó a lamérmelo, a cuatro patas Mientras que yo me abría la rajita para pudiese lamerme por dentro, el metía la lengua muy dentro de mi, jamás pensé que mi hijo tuviese la lengua tan larga, yo con dos dedos de una mano abrí mi rajita para que pudiese meter bien la lengua me estuvo lamiendo hasta que me provoco un orgasmo ummmm que ricoooooo después.

Se puso sobre sus rodillas con sus brazos apoyado en lo brazos del sofá besamos un beso largo y apasionado con su cara entre mis manos, yo deslice una mano sobre pecho, hasta llegar hasta llega a su miembro viril que estaba duro y caliente. El me rompió las bragas con una fuerza descomunal que yo nunca vi en él, yo acerque mi trasero al filo del sofá y puse su pene en la entrada de mi vagina y empujo fuerte puede sentir como golpeaban sus testículos en mi culo una y otra vez, su rostro reflejaba un placer inmenso, El mismo que yo sentía empezó a lamerme un pezón sin deja de moverse mientras yo con la voz entre cortada de placer le pedía que no fuese a la residencia que a partir de aquellos momentos él y yo seriamos muy felices, en esos momentos sentir palpitar a mi hijo dentro de mi no no me iré de tu lado mamaaaaaaaaa mi amooorrrrrrrrr, el cuerpo de Javier se movía a mismo ritmo que su orgasmo, la eyaculación fue tremenda que provoco mi orgasmo cuando termino se dejo de caer en mis pechos, yo le dije: si te quedas en casa ya buscare la manera de hace esto contigo a menudo.
Mis queridos lectores ahora os toca a vosotros, decidir si este relato es verdad o no.

Publicado en: Relatos porno

Casi todas las mujeres ” Nos Masturbamos” pero es el secreto mejor guardado

Si,Si, todas alguna vez no nos hemos podido aguantar, y una tonteria cualquiera nos lleva a pecar en solitario.

Yo aquel día fuí de compras con mi Tia Carmen que es la hermana pequeña de mi Padre, y solo tiene diez años más que yo o sea rondara los cuarenta y muchos, despues de pasear toda la tarde por las tiendas más glamurosas de la Ciudad, la lleve en coche a su casa, nos depedimos y me fuí a casa, durante el trayecto no paraba de pensar en las conversaciones intimas que habiamos sostenido durante el paseo.

Carmen aprovechaba cualquier escusa, para sacar el tema de las relaciones intimas que ella vivia, yo tambien le confese algo sobre las mias, ya que hace más de cinco años que vivo sola por motivos incopatibilidad con mi ex.

Al llegar a casa me quiete la ropa de calle y me quede en bragas, me sente en un sillón del salón y reclinandome en el, opte por llamar a Carmen y ahi empezo TODO…

DIGA contesto Carmen.

HOLA, SOY MARI ¿YA HAS GUARDADO LO QUE HAS COMPRADO?

ME LO ESTABA PROBANDO, PERO NO TE PREOCUPES “TENIA MUCHAS GANAS DE HABLAR CONTIGO”

PUES YO TAMBIEN, DURANTE TODO EL VIAJE, HE ESTADO PENSANDO CONTIGO Y LO BIEN QUE LO HEMOS PASADO LAS DOS JUNTAS, LO TENEMOS QUE REPETIR.

¿LO HEMOS PASADO BIEN? NO.

MUCHO Y ME HA GUSTADO COMPARTIR CHISMORREOS CONTIGO.

CARIÑO QUE NO SON CHISMORREOS, SON COSAS QUE NOS PASAN A LAS MUJERES LO QUE PASA QUE NO LO DECIMOS A NADIE.

EN ESO TIENES MUCHA RAZON CARMEN, A TODAS NOS PICA Y NOS LLORA CUANDO MENOS TE LO PIENSAS Y SI TE ALIVIAS, TE LO PASAS PIPA. Y LA QUE DIGA QUE NO “MIENTE”.

Y ADEMAS, QUE HAY DE MALO UTILIZAR TU CUERPO Y TU SEXUALIDAD COMO TE DE LA GANA.

¿HAZ CENADO YA?

NO, ESTA NOCHE NO CENARE PARA GUARDAR LA LINEA, DESPUES DE LA MERIENDA QUE HEMOS DEGUSTADO

NI QUE LO DIGAS, TODO ESTABA MUY BUENO ¿NO? YO TAMPOCO PENSABA CENAR, PUES CUANDO TENGO UN KILO DE MAS SE ME PONE EN LAS TETAS Y YA TENGO BASTANTES.

PUES A MI SE PONE EN EL CULO, PERO NO SEAMOS TONTAS, MUCHAS QUERRIAN TENER LO QUE NOSOTRAS TENEMOS A NUESTRA EDAD.

BUENO, A MI ME GUSTARIA TENER QUINCE AÑOS MENOS.

PERO QUERIDA, SI ESTAS BUENISIMA, SOLO HACE FALTA VER COMO TE MIRAN POR LA CALLE Y NO SOLO LOS HOMBRES.

TU QUE ME MIRAS CON BUENOS OJOS CARMEN, PERO LOS AÑOS NO PASAN EN BALDE.

PUES EN CONFIANZA SI QUE TE MIRO Y A FONDO.

LO HE NOTADO, PERO ME PARECIAN COSAS MIAS, PERO SI TU ME LO DICES ME ALAGA QUE TE GUSTE TANTO COMO PARA DESNUDARME, CON LA MIRADA.

¿ Y TE GUSTA SENTIR QUE CALIENTAS A OTRA PERSONA, CON TUS ANDARES Y CON TUS INSINUACIONES?.

¿CREES QUE ESTA TARDE, ME HE INSINUADO?

PUES CLARO QUE TE HAS INSINUADO Y SABIAS QUE TE COMIA CON LA MIRADA, Y TE HA GUSTADO MARRANA.

CARMEN POR QUE NO NOS DEJAMOS DE TONTEAR Y HABLAMOS CLARO ¿TE PARECE BIEN?

CARIÑO ESTABA DESEANDO QUE CUANDO LLEGARAMOS A MI CASA TE QUEDARAS UN RATITO.

¿PORQUE NO ME LO HAS PEDIDO TONTITA? YO ME MORIA DE GANAS DE VERTE ESE CULO QUE TODA LA TARDE ME HA ATRAIDO Y AUN AHORA NO ME LO PUEDO QUITAR DE LA CABEZA.

PUES YO ESTOY SENTADA ENCIMA DE EL MIENTRAS HABLO CONTIGO, ¿PORQUE NO TE VIENES A CASA Y LO DISFRUTAS COMO TE VENGA EN GANA?

PUES, EN UN CUANTO ME VISTA VOY PARA AHI.

¿TE PUEDO HACER UNA PREGUNTA?

PREGUNTA LO QUE TU QUIERAS CARMENCITA.

¿TE HA BAJADO ALGUN “CHUP”? MIENTRAS HABLABAMOS.

HEMOS QUEDADO EN NO MENTIRNOS ¿NO? PUES MIENTRAS HABLAMOS ME LA ESTOY HACIENDO APRETANDO LAS PIERNAS Y NO PARA DE BAJARME.

PUES HAZME UN FAVOR CARIÑO, NO TE LAVES Y DEJALO LLORAR A SU ANTOJO, Y NO TARDES QUE NO PUEDO PARAR DE DARME Y MIS DEDOS YA EMPIEZAN HA ARRUGARSE DE LO MUCHO QUE SUELTO.

A los veinte minutos yo entraba en casa de Carmen, ella se resguardó detras de la puerta del piso ya que iba desnuda del todo con su triangulo negro por los pelos rizados que lo adornaban, sus pezones estaban erizados y oscuros.

Entramos en el salón donde deje el bolso y la chaqueta, Carmen se acerco a mi y me acaricio la espalda y sus manos me agarrarón las nalgas atrayendome hacía ella, yo me deje hacer ya que estaba deseando ser tocada por aquella mujer.

Me dio la mano indicandome que la siguiera hasta su “suite” me quede de pie esperando sus indicaciones, me desabrocho la blusa y solto mi sujetador, mis grandes pechos se apoyarón en mi estomago por el peso, ella rozó mis pezones duros por la calentura que tenía.

TUMBATE EN LA CAMA AMOR, DEJA QUE MAMA TE QUITE ESAS BRAGUITAS SUCIAS Y TE LAS LAVE CON MI BOCA.

Esa confesión me trastoco del todo y me deje hacer lo que ella quisiera, la vi de pie con sus hermosos muslos mojados por el flujo que soltaba sin parar, busco el refuerzo de mis bragas y lo olio en profundidad, despues se lo colocó entre sus labios y empezo chuparlo con una voracidad desaforada.

Se lo metio dentro de su boca y mientras lo lamia su saliva lo impregnaba, lo aguantaba dentro de boca lasciva con su mano derecha, mientras su compañera estaba enterrada en su entrepierna peluda y guarramente mojada, su olor a hembra llego a mi pituitaria y ese olor me indujo a excitar a Carmen como una puta, me abrí los labios de mi coño para que ella viera lo que tenia entre las piernas, mientras los abria me rozaba el clitoris y me pajeaba descaradamente al sentirme deseada.

Ella al ver mi intención dejo las bragas al lado de mi cara, y arrodillandose coloco su cara entre mis piernas y fué avanzando hasta llegar a la puerta meada de mi cueva peluda, lentamente empezo a lamerla en profundidad y cada vez más rapido y llevandome a tener una eyaculación que chorreo su boca y su cara, el liquido vaginal le regalimaba por todas partes y ella
sacando su lengua se relamia con aquellos jugos intimos.

Yo me quede aturdida y me deje masturbar por aquella mujer que queria más y más…

De pronto y con las cara oliendo a mi, se colocó a mi lado y me beso cariñosamente mi boca semi abierta y deseosa de su
lengua, ella empezo a follarmela lentamente metiendola y buscado su compañera humeda, al fin se encontrarón empezando
una danza lasciva y lujuriosa, en fin una morreada a fondo.

¿ESTAS SATISFECHA MARI?

MUCHO, ME HAS LLEVADO A LA GLORIA MARRANA, COMO ME LO HAS COMIDO!

PUES YA SABES, AHORA TE TOCA A TI COMERME MI MEADERO PELUDO.

CARMEN EXCITAME TOCANDOTE PARA MI GUARRA Y PONME A CIEN.

Yo me ladee un poco para dejarle sitio y me quede mirandola de cerca, ella empezo a pellizcarse los labios colgantes de su
chocho, mientras con la otra mano buscaba su agujero trasero y tambien peludito, gemia como una perra en celo y decia
obcenidades que me pusierón cachonda a tope y me hicierón perder el control pudico que aún tenía.

Carmen levantó las piernas dejando a mi vista su regatera intima.

COMEMELO TODO PUTA, DAME GUSTO Y ENGUARRATE CON LO QUE TE ENSEÑO.

Yo no dije ni palabra y pase a los hechos, saque la lengua y me amorre sobre aquel manjar delicioso que me ofrecía, olia a
a chocho a culo y a sudor intimo que hizo que perdiera mis compostura humana y dejara salir mi inclinación animal libre de
escrupulos y tabues.

Yo no podía hablar tenía la boca inundada de sus flujos oloroso y espesos, sololamente LAMIA Y LAMIA SIN PARAR.

SIGUE ZORRA DALE GUSTO A TU PUTA Y DEJA SALIR LO GUARRA QUE ERES.

Ella empezo a moverse alocadamente restregandose sobre mi cara, o sea que se estaba pajeando sobre mi.

De pronto me estrujo cerrando sus opulentos muslos, dejando mi cara prisionera de sus intimidades, mientras yo absorvia
lo que soltaba ella se quedo rigida y quieta, eyaculando un chorro enorme sobre mi aprisonada cara.

Yo aquella meada de liquidos internos me hizo perder el mundo de vista, y me quede acomodada entre sus pelos y muslos
mientras mis manos penetraban mi chocho y mi ano dilatados totalmente.

Despues de rato en silencio, ya que ella no hablaba por la relajación y yo no podía por la presión muscular.

¿AUN ESTAS VIVA CARIÑO?

VIVA Y SATISFECHA POR TODO LO QUE ME HAS DADO MARRANA.

¿TE HA GUSTADO ESTAR CON EL CULO QUE TANTO DESEABAS?

HA SIDO FANTASTICO.

¿Y A SIDO COMO TE IMAGINABAS?

SIGO DICIENDO QUE TIENES UN CULO DIVINO Y ME GUSTA COMO HUELE Y COMO SE ABRE PUTA.

PUES SI QUIERES, TU PUTA TE HARA TODAS LAS COSITAS QUE TU QUIERAS.

¿TODAS? MIRA QUE ME HAS PUESTO MUY GUARRA Y YA NO ME IMPORTA NADA DE NADA.

POR MUY GUARRA QUE SEAS, YO TAMBIEN LO SOY Y EN EL SEXO NO TENGO LIMITES, TODO VALE.

CARMEN, LAMEME LOS PEZONES Y LAS AXILAS TENGO MUCHAS GANAS Y ESO ME PONE MUY CACHONDA.

Carmen empezo lo deseado por mi, su lengua buscaba mis axilas sudadas y las lamia con deseo, cuando tenia los labios
mojados pasaba a lamer mis pezones erizados y los mojaba con una mezcla de sudor y saliva, empezarón a empinarse y
parecia que me iban a explotar, Carmen dejo de lamer y empezo a chupar duramente, mis axilas no paraban de sudar y
eso la hacia enloquecer.

MARI ¿ESTAS DISFRUTANDO?

ESTOY SALIDA CARMEN Y QUIERO MASSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

CARIÑO COMEME LOS BAJOS QUE TE VOY A DAR UN REGALO INTIMO QUE TE VA A GUSTAR GUARRA.

Yo me coloque delante de su raja peluda y ella levantó las piernas cogiendose por los tobillos y espero con deseo que la
hiciera mia con mi lengua y mis labios, introduje mis boca entre sus labios vaginales y los mordia suavemente con delirio
ella gemia y chillaba DAME MAS COMETELO TODO PERRA, MI CHOCHO Y MI CULO ES TUYO DISFRUTALO.

De pronto Carmen y sin previo aviso solto una enorme meada, chorreandome totalmente mi cara pero mi boca no dejo de
chupar y lamer con avidez y un deseo irrefenable sin importarme lo que salia a chorro, muy al contrario lo saboreaba porque
era de la mujer que se había unido a mi y habiamos sido una sola.

En fín es paradogico pero ocurrio así, una tarde de compras nos llevo a hacer aflorar nuestros instintos escondidos pero que
a todas las mujeres nos cuesta tanto dejar salir, que son relaciones inmorales “puede” pero como dijo una persona famosa
cuando se cierra la puerta de la habitación todo vale.

En fechas proximas, espero volveros a contar cosas de nuestra relación, que entre Carmen y yo aún sigue, esta noche le contare a Carmen que os he escrito.

Hasta la proxima.

Publicado en: Relatoseroticos