con mi familia en ibiza

Ese año los estudios se habían dado bien, por lo que las vacaciones serían de toda la familia, cosa que hacía ya dos años que por diversos motivos no ocurría.

Antes de seguir quiero presentarme. Me llamo Dani, tengo 18 años recién cumplidos y voy a pasar a la Universidad. Mido 1,78, soy el más alto de la familia, un poco más que mi padre y que mi hermana, que son los siguientes. Mi madre es la más bajita de todos. Peso 65 kilos y me mantengo en buena forma, ya que salgo a correr casi todos los días. Tengo el pelo claro, sin llegar a ser rubio, ni mucho menos. Por otro lado están mis padres, Rubén, mi padre, de 47 años, arquitecto de un importante estudio y mi madre, Natalia, de 45, que trabaja en un colegio, como profesora de niños de 10 a 12 años. Mi padre mide 4 cm. menos que yo y la forma que tiene es bastante mala, ya que todo el deporte que practica es por la tele. Mi madre, como digo la más bajita de todos mide 1,69, por lo que tampoco es lo que se dice una mujer baja.

Su pelo natural es claro y el que lleva ahora, por el tinte, rubio. Ella si que se mantiene en un poco mejor forma que mi padre, ya que muchos días me acompaña en mis carreras por la ciudad. Es muy extrovertida y entre sus amigas tiene fama de ser la más lanzada de todas. Por último está mi hermana, Paula, que es un año mayor que yo. Ella ya está en la Universidad y este año los estudios le fueron muy bien, sin suspender nada, por lo que nos pudimos ir todos de vacaciones a la playa, a Ibiza. Mi hermana es como mi padre de alta, delgada y con un buen par de tetas, herencia materna, que también las tiene. Ese año las vacaciones durarían dos meses. Mi padre solo estaría el mes de Julio con nosotros, pero mi madre, mi hermana y yo estaríamos Julio y Agosto.

Bueno. El día señalado para la salida, cogimos el coche y fuimos desde Madrid a Valencia, al ferry que nos llevaría a la Pitiusa mayor. Tras poco más de 6 horas de viaje en un ferry bastante cómodo llegamos a la isla de descanso. Mis padres habían alquilado un apartamento ya que para los 4 era lo más cómodo…para todos menos para mi, ya que al tener dos dormitorios, uno era para mis padres, otro se lo quedaba mi hermana y a mi me tocaba dormir en el sofá-cama del salón. Lo bueno es que tendría la tele para mí. Como es lógico el apartamento estaba cerca de una playa, Figueretas, al lado de Ibiza, pesa a todo tenía piscina en el complejo, por si no te apetecía bajar a la playa. Subimos las cosas del coche y salimos a comprar comida y esas cosas. Regresamos, lo colocamos y salimos a dar una vuelta por la ciudad de Ibiza. La verdad es que había un ambientazo impresionante. Nosotros era la primera vez que íbamos a la isla, ya que siempre nos quedábamos en la zona de Valencia o Alicante. Esa noche decidimos cenar algo por ahí y volvimos pronto a descansar del viaje.

Al día siguiente, tras desayunar, como es lógico tocaba playa. Cogimos las toallas, sombrilla y demás y recorrimos el corto trayecto desde el apartamento hasta la orilla del mar. Al llegar plantamos la sombrilla y extendimos las toallas. Todavía era temprano, pero los primeros días de playa solíamos bajar a las horas donde el sol no es muy fuerte. Nos pusimos protector solar de un factor más o menos alto y nos tumbamos en las toallas. Mi madre y mi hermana hacen topless, pero al principio de verano se nota que todavía tienen las tetas un poco más blancas que el resto del cuerpo. Ya comenté que la herencia familiar es que las mujeres tengan un buen par de melones. Son de buen tamaño, con un puntiagudo pezón que desafía la ley de la gravedad. A pesar de estar acostumbrado a verlas de esa guisa nunca deja de excitarme. Creo que debe ser el ver así a alguien conocido, ya que me pasa lo mismo con mis tías o con alguna amiga tanto mía, de mi hermana o de mi madre. Con esto no quiero decir que cuando veo a una desconocida en topless y que esté bien no me excite…si me excito mucho.

Los primeros días pasaron de esa forma, cogiendo una rutina. Al final de la primera semana ya conocíamos más o menos bien la zona. Por las noches después de cenar mis padres solían dar una vuelta, mientras mi hermana y yo íbamos a alguna de las famosas discotecas, a la que conseguíamos invitación, ya que la entrada es cara. Cuando teníamos que pagar seleccionábamos bien donde ir. La verdad es que lo que se dice acerca de las discotecas en esa zona en parte es verdad, a veces son como un supermercado de las drogas de diseño. Tienes que decir que no muchas veces. Mi hermana y yo con las copas estábamos más que contentos. Sin embargo una noche estábamos en una disco muy famosa y un tipo con pinta de estar muy perjudicado encendió un porro delante de nosotros, miró a mi hermana, se lo dio y desapareció. Ni mi hermana ni yo fumamos, así que nos hizo gracia la ocurrencia del desconocido. Nos miramos y nos reímos un poco. Cuando pensaba que mi hermana iba a tirar el porro, le dio una calada y me lo pasó

– ¡Bah! Es solo un porro, no creo que por una vez nos pase nada- me dijo mi hermana con el brazo extendido.

– ¡Vale!- lo cogí, imité a mi hermana y se lo devolví

Así estuvimos hasta que se acabó. En principio no notábamos nada, pero al final lo que nos parecía es que estábamos más relajados que lo normal, éramos felices, pero no nos encontrábamos mal para nada. No le dimos más importancia, seguimos un rato más y volvimos a casa. Al día siguiente, otra vez playa. Por la noche a la hora de cenar mi madre nos propuso ir a pasar un día a Formentera, a la que solo se tardaba una media hora en un barco rápido. Le dijimos que era una idea genial. Al día siguiente mis padres irían a informarse al puerto de Ibiza. Esa noche tocaba salir otra vez, pero el ambiente estaba demasiado pasado y volvimos pronto. Al día siguiente a la hora de comer nuestros padres nos dijeron que ya estaban informados del tema de Formentera. Habían reservado los billetes y alquilado unas bicicletas, que era lo mejor para moverse en la pequeña isla. Esa noche decidimos que lo mejor era no salir, ya que el barco salía temprano y no conviene ir con resaca de viaje. Salimos en el barco a las 9.30, y tras un trayecto de más o menos media hora llegamos al puerto de Formentera. Cogimos las bicicletas y salimos a pedalear por ahí. Nos aconsejaron que fuésemos a una playa que se llama Illetas o algo así, que no quedaba lejos del puerto. Hicimos caso y hacia allí emprendimos la marcha. Era un poco más de un kilómetro, por lo que no tuvimos problemas en llegar, incluso mi padre. La verdad es que la playa está considerada de las mejores del mundo y no me extraña. Es genial. Llevamos las bicicletas a un parking a propósito y nos fuimos a la playa. La arena te recuerda a las playas del Caribe, con un agua transparente que era genial. Nos pusimos en una zona más o menos tranquila y no obstante pudimos ver que la gran mayoría de la gente iba en pelotas

– Creo que esta es una playa nudista- dijo mi madre

– Si, eso parece…al menos visto lo visto- dijo mi padre alzando la mirada.

– Pues, entonces, donde fueres, haz lo que vieres, así que todos ¡ropa fuera!- dijo mi madre, más bien ordenó de forma suave

– Anda ya Nati…déjame tranquilo. Si te quieres poner en bolas, vale, pero a mi me dejas tranquilo- dijo mi padre sacando un libro de su mochila

– ¡Ay, Rubén, que muermo que eres, hijo!- dijo mi madre un poco desilusionada- ¿Vosotros tampoco os animáis?- dijo mi madre con una voz entre triste y decepcionada

– Yo si- dije yo, para alegría y sorpresa de mi madre, que pensaba que yo seguiría las andanzas de mi padre y preferiría ver antes que mostrar.

– Anda que…en fin, no será del tipo muermístico de papá- dijo mi hermana mirándome con cara de pocos amigos de forma cariñosa.

Para variar mi madre fue la primera en quitarse la ropa y quedarse como Dios la trajo al mundo. Aunque la había visto muchas veces en topless era la primera vez que la veía completamente desnuda. Luego, pero que no me dijeran nada fui yo el que se despojó del bañador y finalmente mi hermana, que a diferencia de mi madre, que lleva el coño arreglado, con pelo digamos que en su forma tradicional de triángulo invertido, mi hermana por su parte se lo había depilado de forma que solo existía una delgada línea de vello por encima de su monte de Venus. La verdad es que tuve que pensar en cosas que distrajeran mi mente de aquellas visiones que tenía delante de mi, a pesar de lo cual, tuve una semierección que no traté de disimular, ya que pensé que sería peor. Si bien mi hermana era más comedida en sus posturas (procuraba no abrir mucho las piernas, sobre todo si mi padre o sobre todo yo estábamos por allí), mi madre se despreocupaba de todo y tomaba el sol como le apetecía, con las piernas bien abiertas de forma que le pude ver más que bien su coño. Pasamos el día en esa magnífica playa hasta que tuvimos que volver.

El tiempo fue pasando y las vacaciones de mi padre llegaron a su fin. Un día lo llevamos al aeropuerto y nos quedamos nosotros con el coche. Volvimos a la rutina de playa, salir y pasarlo bien. Una noche mi madre nos dijo que quería salir con nosotros a una de las discos. Nos lo pasamos genial. Como supondréis mi madre tiene mucha marcha. Lo que si nos hizo fue una llamada de atención por el tema de la droga, que hasta ella se dio cuenta. Le dijimos que no se preocupase y como tenemos mucha confianza con ella le contamos lo que nos pasó con el tipo del porro. La verdad es que no le dio mucha importancia, o no quiso hacerlo. Volvimos al apartamento y al día siguiente nos levantamos algo más tarde, porque estuvimos también más tiempo del habitual. Fuimos a la playa y así unos días más. Una de las noches íbamos a salir. Queríamos ir a la fiesta del agua en otra de las geniales discotecas de la isla, cuando mi madre nos dijo que quería salir con nosotros. Le dijimos nuestros planes y solo nos preguntó como teníamos que ir. Le dijimos que ropa cómoda y bikini debajo. Nos preparamos y salimos rumbo a la marcha. Al llegar ya había muchísima gente, en una especie de piscina o bañera gigante, casi todos sin camiseta, o con ella en la mano, esperando que empezase la juerga. Muchas chicas iban con el vestido puesto. Estuvimos bastante rato bailando entre la masa de gente y unos segundos antes de empezar se hizo la cuenta atrás y con el cero empezó a salir agua de todos lados. La gente incluso llenaba los vasos con agua para mojarte. La gente empezó a desmadrarse a lo grande. La gente bailaba como poseída por la música y le agua. Las camisetas mojadas volaban por la sala. Más de una chica empezó a mostrar sus tetas, de forma voluntaria o involuntaria. La gente se lo pasaba en grande, bailando y saltando sin parar. Miré para mi hermana y mi madre que seguían muy bien el ritmo de la gente. Nos miramos y sonreímos, y seguimos bailando. En uno de los saltos pude ver como a mi madre se le salió una teta de su bikini, pero pasé de decirle nada. Se lo estaba pasando muy bien. Seguimos bailando. Cuando me giré mi hermana le estaba señalando a mi madre lo que yo no quise hacer. Mi madre al darse cuenta lo que hizo fue…quitarse el bikini y seguir bailando en topless, como otras muchas chicas del local. El personal ya no se cortaba un pelo. Tocaban lo que querían y desfasaban mucho. Mi hermana, después de ver como mi madre se quietaba el bikini, hizo lo mismo, agitando su diminuta prenda al aire. En seguida, un chico que pasaba por allí se puso detrás de ella, bailó como ella lo hacía, cogiéndole las tetas desde atrás. Mi hermana se dejaba hacer. Otro chico, un poco mayor que yo hizo lo propio con mi madre, que tampoco se quejó lo más mínimo y siguió bailando sujeta por aquel desconocido tipo. Yo viendo lo visto, me animé y los imité con una chica, creo que extranjera, rubia con ojos muy azules, a la que al principio cogí por la cintura y viendo que no pasaba nada fui subiendo hasta bailar asido a sus peras. Seguimos así hasta altas horas de la noche, que completamente mojados volvimos al apartamento. Al día siguiente nos levantamos más tarde que nunca. Fuimos a la playa, como siempre

– Respecto a lo de anoche…en fin, preferiría que no lo comentásemos con papá…igual no le sienta bien- dijo mi madre cuando estábamos tomando el sol

– Por mi ni te preocupes- fui el primero en responder

– Ni por mi- dijo mi hermana.

– Bueno, gracias…sobre todo porque ¡¡¡me lo pasé GENIAL!!!- dijo mi madre con una sonrisa en su cara

– Yo creo que todos lo pasamos bien ¿no?- pregunté

– Si…de miedo

– Estupendo, porque podríamos repetirlo…no digo la misma fiesta, pero si otra- dijo mi madre con los ojos muy abiertos. Creo que se lo había pasado más que bien

Esa tarde nos estuvimos enterando de las fiestas y decidimos ir a la de la espuma que se celebraba en tres días. Se lo dijimos a mi madre, que le pareció genial, ya que dijo que necesitaba un par de días para recuperar.

– Mañana podemos ir a otra playa…al fin y al cabo tenemos el coche y casi no lo usamos.

– Me parece una buena idea, dijo mi hermana Paula.

– Por mi, genial- no iba a ser la nota discordante.

Al día siguiente en vez de bajar a la playa, nos montamos en el coche y salimos rumbo a lo desconocido, al menos mi hermana y yo, ya que mi madre conducía y se supone que sabía adonde iba. Llegamos a una playa, menos poblada que las que suelen verse en Ibiza

– Bueno, chicos. Ayer estuve preguntando en turismo por una buena playa nudista y esta es la que me recomendaron que no estuviese masificada. ¿Qué os parece?

– Perfecta- esta vez fue mi hermana la primera que habló

– Como cuando fuimos a Formentera nos pusimos en bolas, bueno, menos el soso de vuestro padre, he pensado que es una buena idea seguir con la práctica

– Gran idea- ahora fui yo quien habló.

No pusimos a tomar el sol sin nada. Los días siguientes seguimos yendo a esa misma playa. El domingo por la tarde nos arreglamos para ir a la fiesta de la espuma, más o menos como cuando fuimos a la del agua. Salimos y otra vez la misma parafernalia. La gente esperaba que diesen el pistoletazo de salida y cuando gritaron la palabra espuma, la gente empezó a desvariar. Esta vez, casi al principio, mi madre y mi hermana en un visto y no visto tenían los bikinis en la mano, agitándolos al ritmo de la música. Si cabe la gente estaba más salvaje que el día de la otra fiesta, ya que era domingo. En algunas cosas era como un remake de la fiesta precedente, ya que en al poco de soltarse mi madre y hermana los bikini, ya tenían a sendos chicos cogidos de sus tetas bailando al ritmo desenfrenado de la música. Creo que era una especie de acuerdo o algo así, ya que cuando vi a una chica a mi lado sin bikini, hice lo propio, sin quejas de tipo alguno. Estuvimos bailando así un rato hasta que el chico que estaba con mi hermana se cansó y se fue. Al rato lo hizo la chica cuyas tetas tenía en mis manos. Casi sin pensarlo me fui donde estaba mi hermana e hice lo propio.

– Oye, enano ¿Qué haces?- fue lo primero que me dijo. “Enano” es como suele llamarme mi hermana, a pesar de ser ya más alto que ella.

– Nada que no haya hecho otro antes.

– Es verdad. Anda disfruta mientras puedas, que seguro nunca has tocado unas tetas como estas- dijo Paula riéndose

– Es verdad, como éstas, ningunas, Pau

– ¡Joder, enano, mira a mamá!- me señaló mi hermana hacia donde se encontraba nuestra madre, que estaba siendo magreada por un tipo, mientras ella apoyaba su cabeza sobre uno de sus hombros y el otro tipo la besaba en el cuello, en la cara o en la boca

Aquello si que me puso como una moto y casi sin querer empecé a pellizcarle suavemente los pezones a mi hermana, que se dejaba hacer, sin oponer resistencia. Veíamos como mamá cada vez iba más lejos, o bueno, su partenaire, de forma que una de sus manos bajaba y se metía entre sus piernas. Mi madre reía sin parar. Lamentaba no haber cogido mi móvil para hacer unas fotos. Mi hermana estaba entre el shock de ver a mamá como estaba y que su hermano le tocase las tetas. Yo diría que esto último fue lo de menos. Estábamos alucinados. Mi madre tenía una cara de vicio, de pedir acción que nunca la habíamos visto. De repente miró hacia nosotros, se despidió de su “amigo” y vino donde estábamos nosotros, que ya no “bailábamos” juntos

– Esto, yo no se que me pasó- empezó a decir mi madre

– Nada, mami, que te lo estabas pasando bien- le dije yo

– Por favor…ni una palabra- empezó a decir mi madre

– No te preocupes…pásatelo bien- le dijimos mi hermana y yo casi al tiempo

– Es que no quiero perder los papeles.

– Aquí casi todos perdemos los papeles de una u otra forma. Vamos a beber algo- fue mi propuesta.

Pedí tres copas y cuando las terminamos, ya más animados de nuevo, volvimos a la espuma. De nuevo Paula y mamá se quitaron los bikinis que se pusieron para ir a tomar la copa. Otra vez, como acción y reacción unos tipos se agarraron a sus lolas. Esta vez que quedé con una chica española, que no puso objeción a mis atenciones, solo reía y bailaba, como casi todos en el local. En el momento que el chico que estaba con mi madre soltó sus melones, le di un beso en la mejilla a la chica con la que bailaba y me fui donde estaba mi madre, que seguía con el subidón, pero más tranquila que antes. Casi temblando me coloqué a su espalda y le agarré la cintura para bailar

– Hola, mami- le dije sonriendo

– Hola, mi amor ¿Qué tal lo pasas?

– ¡Genial!- le dije mientras me movía al ritmo de la música

– ¡Estupendo!- seguimos bailando y me atreví a dar el mismo paso que con mi hermana- ¡¿Pero, Dani, qué haces soy tu madre?!- dijo mi madre, intentando separarse

– Nada, solo quería comparar cuales son mejores, ya que me dijo Paula que jamás tocaría unas tetas como las suyas

– ¿Qué le tocaste las tetas a tu hermana?- dijo mi madre

– Bueno, vaya novedad en este sitio, ¿no?- hubo un gran momento de silencio.

– Es verdad, cariño, anda ven- dijo mi madre, mientras me atraía y se puso en situación de bailar- ¿Cómo las de tu hermana, o mejores?- me preguntó guiñándome un ojo

– Hombre, tendría que comparar…la verdad es que no sabría con cual quedarme.

– Las mías son las mejores, sin duda, cariño- dijo mi madre juntándose sus tetas con las manos.

Tras la juerga, completamente empapados de nuevo, volvimos al apartamento. Al llegar, mi madre quiso reabrir la polémica

– Pau, dice Dani que mis tetas son las mejores que ha tocado- dijo mi madre en plan de burla hacia mi hermana

– Eso no se lo cree nadie…desde luego las mías son mejores, ¿o, no, enano?- preguntó mi hermana

– Ya le dije a mamá que…las tendría que comparar

– Si…como si eso fuera necesario- dijo mi hermana, con aires de superioridad

– Vamos a ver…que compare y juzgue- dijo mi madre, poniéndose en su lugar- vamos a ducharnos con agua caliente y luego en mi habitación- propuso mi madre. Nos duchamos, primero mamá, luego Pau y finalmente yo, y nos fuimos a la habitación de mi madre. Ellas llevaban la toalla alrededor del cuerpo y yo a la cintura.

Se sentaron al borde de la cama y dejaron caer las toallas, quedando completamente desnudas. Yo estaba como un flan…era una oportunidad maravillosa, jurado de tetas, las de mamá y mi hermana. Les dije que haría mis “estudios” y luego daría mi veredicto. Era un chollo, podía hacer todos los exámenes que quisiera. Las puse sentadas, de pie, con las manos detrás de la nuca, acostadas, en fin, de todas las formas posibles. Luego les palpé las tetas, desde delante, de atrás y ya en el no va más me llevé uno de los pezones de mi madre a la boca. Fue breve al principio y pasé al de mi hermana. Las dos quisieron decir algo, pero iba contra las reglas. Volví con mi madre y volví a succionar su pezón al tiempo que con la otra mano jugaba con su otra teta. Mi madre lanzó unos pequeños suspiros, supongo que de placer. De reojo vi como mi hermana se tocaba la entrepierna. Fui un paso más allá. Cambié mi boca de teta y con la mano bajé hasta la entrepierna, ahora abierta de mi madre, que ni por un momento hizo el más mínimo intento de frenarme. Cuando estaba bien excitada, me fui donde estaba mi hermana y repetí la operación, dejándola con la miel en los labios. Luego me puse entre las dos, las abracé y les dije

– ¡Ya tengo un veredicto!

– ¿Cuál?- preguntaron al unísono

– Pues las de mamá son las mejores…

– Y una mierda- dijo mi hermana mientras mi madre hacía gestos de victoria

– Espera…digo que las de mamá son las mejores en el rango de mayores de 30 años y las tuyas son las mejores en las menores de esa edad…joder, las dos tenéis unas tetas magníficas, las mejores del mundo.

Cada una cogió una de las almohadas de la cama de mi madre y empezaron a sacudirme al tiempo que se reían. Yo intentaba parar los golpes mientras soltaba carcajadas.

– eres un sinvergüenza- decía mi madre con cada golpe

– ¡Que no son las mejores!- bramaba mi hermana

Caímos en la cama, tal y como estábamos con mi madre por un lado, mi hermana por otro y yo en el centro. Las abracé contra mi cuerpo

– Gracias, cariños míos, me lo he pasado muy bien- dijo mi madre, mientras le daba un beso a mi hermana y luego al dármelo a mi, lo hizo en la boca. Un beso rápido, apenas juntar los labios.

– ¡Mamá…le has dado un pico a Dani!

– Creo que se lo merece, ¿no?

– Es verdad- dijo mi hermana, que hizo lo propio

– Gracias a vosotras dos…sois las mejores del mundo…las dos- les dije mientras le devolvía el beso a mi madre primero, pero no tan inocente como el suyo…fue un poco más ardiente, con lengua. Mi madre se quedó como queriendo más cuando la dejé para hacer lo propio con Paula. Las dos estaban como extasiadas. La primera en reaccionar fue mi madre que me volvió hacia ella y me besó de nuevo, cada vez con más pasión. Mi hermana se puso detrás de nosotros y me quitó la toalla, dejando al aire mi polla completamente empalmada.

– ¡Que alegría!- dijo mi hermana Pau al ver mi rabo

– Y que lo digas, hija- confirmó mi madre.

Nos pusimos de tal forma que mi hermana se metió mi salchicha en la boca, al tiempo que yo me acoplé para comerle el coño a mi madre. Al poco mi madre se puso a gemir como suelo escuchar cuando hace el amor con mi padre, si es verdad que cada vez la oía memos. Cuando estaba a punto de correrme se lo avisé a mi hermana, que junto a mi madre se dispuso a recibir mi corrida. Se “pelearon” por mi leche y luego juntaron sus lenguas. Aunque me acababa de correr estaba a punto de estallar. Tras asearnos un poco nos volvimos a acostar en la cama. Empecé a besar a Paula y fue mi madre la que se unió a nosotros, juntando todos nuestras lenguas. Mi madre se acostó de forma que me puse a follarla en la postura clásica del misionero, con mi hermana sentada sobre la cara de mi madre, que a su vez que comía el coño a Paula. Cuando aumenté el ritmo de mis embestidas mi madre empezó a jadear y gemir como nunca la había oído.

– Si, si, si mi amor…no pares…más rápido, mi amor, más…

– Mami…tu…no pares tampoco…sigue, que bueno, que bueno…sigue- decía mi hermana con los ojos cerrados, casi en trance

– Me voy…me voy…estoy a punto.

– Dentro…mi amor, dentro- pidió mi madre que la llenase con mi semen.

– Siii, toma- le dije en el momento que me corría. Cuando me salí de mi madre, ésta se metió mi polla en la boca y la dejó como los chorros del oro. Cuando estuvo otra vez a punto fue mi hermana la que disfrutó de mis atenciones, eso si, con un condón, que ella no tomaba las precauciones de mi madre y podía preñarse. Cuando terminamos dormimos todos abrazados.

A la mañana siguiente, casi la tarde siguiente, cuando nos despertamos mi madre fue la primera en hablar

– ¿Playa y fiesta?- dijo con un sonrisa en los labios

Mi hermana y yo asentimos.

Publicado en: Relatoseroticos

La gorda de mi suegra

Nunca me llamo la atencion mi suegra

Ahora tiene 62 años, pero ni siquiera de mas joven me resulto atractiva, siempre la he conocido entrada en carnes, aunque por las fotos antiguas que he visto, de joven estaba bastante buena.

Este verano fuimos toda la famila ha pasar el fin de semana a una casita que tienen mis suegros en el campo. Estaban todos en la piscina menos mi suegra y yo que me encontraba liado con el ordenador, ella rondaba por la casa con un vestido de verano bastante amplio, mientras limpiaba se agacho y pude ver unas enormes pero preciosas tetas, llegue a ver incluso la aureola rosada y apetitosa. Ella se dio cuenta de que yo estaba mirando sus cantaros, pero no hizo nada por apartarlos de mi vista. Yo apenas llevaba puesto un bañador, mi polla alcanzo un tamaño que la minuscula prenda no pudo ocultar, mi suegra se fijo en ella, aunque sonrojada sonrio pero salio de la habitacion.

Estuve toda la tarde fijandome en ella, resulta que lo unico que tiene gordo es la barriga, el culo lo conserba redondito y firme, las piernas todavia muy bien formadas y los pechos grandes y a pesar de la edad se mantienen bastante firmes. Vamos que estuve todo el dia empalmado a pesar de la follada que le pegue mi esposa mientras esta se cambiaba el bikini.

Por la noche mi suegra llevaba un vestido blanco que le clareaba las bragas, era tan claro que se puso sujetador, imagino que sus tetas hubiesen quedado al descubierto de no llevarlo. Despues de la cena quedo la tertulia, ella fue a lavar la vajilla, con la excusa de ir al baño para lo cual debia de atravesar la cocina onde estaba la que se habia convertido en mi obsesion, abandone la mesa.

Alli estaba, inclinada sobre el fregadero con su precioso culito pidiendome guerra, yo sentia un poco de reaparo en intentar algo, pues si me rechazaba y se lo tomaba a malas podia armrse un escandalo delante de toda la familia. Me arme de valor y aprovechando que el camino al aseo era tan estrecho que ella deberia de apartarse un poco, para pedirle paso puse mis manos en su cintura, bueno, las manos en lugar de su cintura se plantaron en sus nalgas, no solo no protesto sino que se inclino un poco mas aretando su culo sobre mi pija que al momento se puso tiesa, mis manos subieron a las enormes tetazas mientras le besaba el cuello y frotaba mi polla en su culo. La pobre mujer debia de llevar bsatante tiempo sin follar porque con un simple masaje de tetas tuvo que agarrarse al fregadero y morderse los labios para no gritar de placer, mientras una mano pellizcaba los pezones, la otra bajo en busca de su coño, sienpre por encima de la ropa, alcance su raja y con un pequeño frotamiento sobre su clitoris se corrio.

La familia estaba a diez metros por lo que la cos hubo de quedar ahi, por mi parte tuve que menearmel en el aseo para no salir al comedor con la pija tiesa.

No hace falta que os cuente que esa noche mi esposa recibio por todos sus agujeros.

Los domingos por la mañana acostumbramos a ir a desyunar al pueblo cercano, ese dia mi suegra dijo que no se encontraba bien y que no iria, yo (amablemente) me ofreci a quedarme haciendole compañia. Una vez solos no le di tiempo a nada, abri su batin y quedo desnuda, apoye su culo sobre la mesa la hice tumbarse, abri sus piernas y cuando esperaba que le metiera mi rabo se sorprendio cuando me agache puse sus muslos sobre mis hombros y comence a lamerle el chocho peludo,

muy poco me costo conseguir que soltara su zumo en mi boca, sorbi su clitoris y empezo a gemir como una cerda, me asuste porque tuvo incluso convulsiones. Me puse de pie y la contemple alli tumbada sobre la mesa, desnuda, rendida, con la mata de pelo virgen brillando mojada por su jugo, le coji las piernas por debajo de las rodillas la abri bien y de un golpe seco le clave la polla hasta el fondo, grito salvajemente pero pidio que la reventara, la segui taladrando hasta que derrame mi leche sobre su barriga.

Despues hemos seguido teniendo mas encuentros, deciros quee la puritana que solo habia follado con su marido ahora es una auntentica zorra.

Publicado en: Relatos porno

La gemela de mi esposa

Mi obsesion siempre fue la hermana de mi esposa, ya que ellas son gemelas. Este relato es como cumpli esa fantasia y de pilon aun la sigo cogiendo.

Estimados lectores, quiero compartir con uds. como cumplí mi obseción más querida, para algunos puede que la consideren enfermiza, pero quien no ha tenido alguna obseción enfermiza alguna vez.

Soy casado con Amanda desde hace 10 años, hemos criado un hijo de siete. Mi esposa es gemela, su hermana es Marisa, quien desde unos cinco años había sido mi obseción, yo quería llevarmela a mi cama y follarla y cumplir mi fantasía de cogerme a dos hermanas y siendo ellas gemelas identicas. Marisa, a diferencia de mi esposa es más liberal en todo, para hablar, para vestir y en su accionar, mi esposa es más conservadora, pero creo que su estatus de mujer casada fue lo que la convirtió, ya que de novios nos entregamos al sexo sin reparo, fueron unos magnificos polvos. Ahora su figura es un poco más gruesa que la de su hermana, quien me recuerda a mi mujer en sus mejores momentos.

Mi fantasía estaba muy lejana hace cinco años, ya que Marisa se mudó a otra ciudad. Pero hace un año y medio regresó y le pidió a mi mujer espacio en nuestra casa mientras arreglaba lo de un trabajo y la busqueda de un apartamento. Marisa en una rica hembra, de 1.70 mt de altura, trigueña, ojos avellanados, piernas largas pero bien formadas, delicioso culo parado y un par de muy buenas tetas sin ser exageradas en tamaño, como dije, asi era mi esposa cuando anduvimos de novios.

Desde el inicio nos llevamos bien con Marisa. Ella solía vestirse con ropa muy sexy, destacando sus bellas piernas y su busto parado, me gustaba tanto su look que sentía muy agradable verla por toda la casa. Cuando mi esposa no estaba cerca, le decía que era una mujer muy atractiva y que era raro que no estuviera casada (ya que tenía un poco más de treinta). Pero ella me decía que aún quería disfrutar más la vida antes de entregarse a un solo hombre. La atracción por mi cuñada comenzó a ser más fuerte, como lo era ya mi obsesión. Durante las fiestas o salidas a la disco, ya que nos llevabamos a mi cuñadita, yo la sacaba a bailar y creo que nos acoplamos muy bien, en ocasiones yo la apretaba contra mi y podía sentir su caliente cuerpo contra mi, muchas veces retregué mi voluminoso paquete contra sus nalgas y más de una vez metí mi pierna entre las suyas (todo eso bailando). Marisa se dejaba y nunca hubo una queja.

Aunque no nos deciamos nada, el lenguaje de lo que haciamos en el baile era claro. Hasta que cierta ocasión bailamos una pieza romántica, y a la mitad la apreté contra mi torso y mis labios tocaron los suyos, por un segundo nuestras lenguas se tocaron, pero rapidamente ella se desprendió de mi. Me dijo que no era correcto, que yo era el esposo de su hermana gemela, esa noche la vi muy nerviosa por eso. Como ella dormía en una habitación al lado de la nuestra, antes de despedirme de ella para pasar a dormirme, le dije al oido que yo le haría el amor a mi esposa esa noche pensando en ella. Ella me miró a los ojos sorpendida y se entró a su habitación. Más tarde le estaba pegando a mi mujer una fuerte cogida como en meses no se la daba, pensando en Marisa, me sujetaba contra la cabecera de la cama y arremetía contra el coño de mi esposa con fuerza, tanto que la cabecera golpeaba la pared, yo quería que Marisa oyera no solo los quejidos que lanzaba Amanda, sino el movimento de la cama contra la pared, y estoy seguro que ella lo estaba oyendo y pensaba que debia estarse masturbando.

A los dos días de eso, se hizo realidad mi obsesión. Mi esposa saldría con mi hijo a una actividad del colegio donde estudia. Cuando estuvimos solos con Marisa, le dije que le tenía un regalito, ya que el día de su cumpleaños número 31 (hacía un mes de eso), no le había dado nada. Y realmente era cierto, le había comprado una mini de tela jeans azul, cortisima. Se la entregué y antes que la abriera le dije que quería versela puesta. Ella abrió el presente y vió lo que era, dijo que estaba bello y que con gusto se pondría para mi. Yo me quedé en la sala de estar esperándola, pasaron diez minutos, luego veinte minutos y ella no salía, yo la esperaba con dos copas de vino. Al fin se apareció, se había cambiado totalmente, además de la mini, que apenas le llegaba donde terminaban sus nalgas, se había puesto un top, con hombros y ombligo desnudos, además se había colocado zapatos de tacón, se veía divina. Mi verga no tardó en erectarse al verla.

-Te gusta?- me dijo, preguntándo por la mini.

-me encanta!, y no solo por la mini!- le contesté.

Bebimos la copa de vino, le serví otra, luego como no tenía todo el tiempo, mi esposa se tardaría dos o tres horas más. Asi que puse el equipo de sónido y la invité a bailar allí en la sala. La música fue romántica a propósito. La envolví contra mi pecho, le susurré al oido que estaba bellisima y que yo la deseaba, pensé que me rechazaría, pero no lo hizo, eso me armó de valor. Mis manos le acariciaban la espalda y luego fui bajando hasta poner mis dos manos en sus nalgas de forma delicada. Ella no dijo nada de nuevo. Al rato me lancé a seducirla, le lamí el lóbulo de su oreja, ella reaccionó quitándo el oido. –Recuerda que somos cuñados!- me dijo alli bailando. –No me importa!-, le dije y volvi a lamer, ahora su cuello.

A los dos minutos más, mis manos ya acariciaban sus duras nalgas de forma lujuriosa. Vino Marisa y me tomó una las manos y la quitó de su nalga, al principio crei que me estaba rechazando, pero sin soltarme la mano ella la dirigió al frente y la metió debajo de su mini, -ohhh, la nena no traía bragas!, mi mano tocó su escasa pelambre y su coñito, rapidamente busqué sus labios y nos empezamos besar apasionadamente, nuestras lenguas se envolvieron en una lucha por trenzarse.

Mi mano estaba sobre su raja y mis dedos jugaban con sus labios vaginales. Seguimos allí parados besándonos y tocándonos con pasión. Dos de mis dedos exploraban su chuchita, -ohhh, la chica estaba mojadísima!-, uno de mis dedos se fue deslizando entre su vagina, Marisa se estremeció y soltó mi boca para emitir varios gemidos, entonces fui pajeando mi dedo dentro de su caliente vagina que estilaba sus jugos vaginales, con el dedo pulgar le frotaba el clítoris. Ella se abrazó contra mi con su cabeza en mi hombro, deslicé el cierre de la mini hacía abajo y la prenda cayó de su cuerpo hasta tocar el piso. Luego la fui llevando hasta el sofá, la senté sobre el y me hinqué frente a ella, mi intención era hacerle sexo oral, ella entendió perfectamente eso y subió las piernas al sofá y abrio sus piernas como una clara invitación hacia su raja.

Su sexo estaba mojadisimo, lamí sus labios impregnados de sus flujos vaginales, metí mi lengua entre ellos, inmediatamente sentí sus manos en mi cabeza como dirigiendo la mamada de coño que le daba, con ambas manos le abrí su raja, me quedé viendolo un segundo, era la copia del de mi mujer, lamí con la punta de mi lengua la entrada de su vagina y subí para acariciar su clítoris. Marisa gemía y se quejaba, era obvio que la estaba pasando de maravilla. De su clítoris fui bajando por su raja y llegué al ojito de su culo, lo lamí varias veces, ella aumentó el tono de sus gemidos. Como vi que le gustó el tratamiento a su culito, metí las manos debajo de sus nalgas y la levanté para comerle con más propiedad y mejor ángulo, Marisa comenzó a decir –que ricoo!!, sigue asi, no pares!!-.

Luego comencé a mover mi lengua de su culito a su clítoris y de regreso a su ojete. De pronto siento que sus manos sobre mi cabeza se tensan y ella emite un quejido más largo, Marisa acaba de llegar un rico orgasmo. –Ahora me toca!- me dice. La ayudo a levantarse, ella me dice que me siente en el sofá, pero antes yo me quitó el pantalón y quedo en calzones y con camisa, ya sentado ella me zafa mi ropa interior, toma mi pene con una mano, lo envuelve y se lo lleva para ponerlo entre sus labios. Luego comienza a chuparlo con ricos chupnes secos. Mientras lo hace yo me desabotono mi camisa y me la sacó. Marisa lame el largo del tronco de mi verga y termina lamiendo mis cojones, que rico tratamiento!. Mi verga esta extremadamente erecta. Luego comienza a darme una rica paja con su mano cerrada alrededor de mi verga y con mi glande dentro de su boca. Siento que algunas gotitas de semen salen de mi pene, pero ella las bebe sin mesura.

Más adelante la tengo de detener, lo que menos quiero en venirme en su boca muy apresurado. Le digo que quiero cogerla, la pongo de rodillas sobre el sofa con su torso sobre el resplado, dándome las nalgas de frente, pongo la cabeza de mi verga en su sexo y empujo para penetrarla sin dificultad, es tanto la lubricación que tiene que solo necesito de otro empujón para metersela toda, la tomo de la cintura y comienzo a bombearle mi verga en su raja, ella comienza a gemir casi inmediatamente. Sus nalgas son un agasajo a mi vista, duras, paradas, como alguna vez las tuvo mi mujer. Su vagina envuelve mi verga casi a la medida, las paredes vaginales de Marisa me la aprietan, algo diferente de una gemela a otra. Mi mujer nunca tuvo esa habilidad. Marisa llega otro orgasmo

Antes que logré llevarme al climax, mejor decido cambiar de posición a Marisa, primero ella se da vuelta y se hinca para darme otra rica rapida felación, no le importa que mi verga esté brillosa de sus fluidos vaginales. Luego la pongo horizontal ahora en el piso alfombrado de la sala y me sumerjo entre sus piernas clavándola al estilo misionero. Me apoyé con los brazos rectos sobre la alfombra para penetrarla con fuerza en su coño, ella sube sus piernas para aprisionarme los costados y moverse al mismo ritmo de la follada. Marisa de nuevo comienza a gemir, yo también emito gemidos pero de fuerza cada vez que embisto el coño de Marisa. Ella cierra los ojos para degustar mi verga entrar y salir de su vagina mojada. Nuestros gemidos llenan la sala de estar.

Nuestros cuerpos siguen fusionados y el sonido de carne golpeandose acompañan nuestros quejidos de placer. Casi estoy llegando al punto de no retorno, siento que mis cojones estan congestionados de leche, pero no quiero dejar de coger a Marisa, me recuerda a mi esposa cuando solíamos coger de novios, todo eso es ingrediente mental que me hace gozar increíblemente esta follada. Como me encanta hacerle sexo anal a mi esposa Amanda, ahora coloco los pies de Marisa en mis hombros de modo que se levanta su trasero a una altura que puedo manipular mi verga para llevarla a su orificio del culo. Ella intuye lo que me propongo, me pide con voz melosa que se lo haga despacio, ya que hace meses que no coge por el ano, con sus propios fluidos vaginales le unto su arrugado orificio, luego con la mano guió mi verga hacia su hoyito negro, luego presiono fuerte y mi glande abre su rico recto. Ella gime un poco mientras mi pene se desliza hacia adentro lentamente. Cuando ya le llevo la mitad de mi verga comienzo a bombearselo, de modo que poco a poco va quedando todo adentro.

Cuando ya todo esta adentro, comienzo a cogerla de nuevo, su recto es demasiado estrecho y yo ya estoy por venirme, por ello mis bombeos bajan de velocidad y de intensidad, ahora me dedico a acariciar y sentir cada centimetro de su culito. Marisa tiene un delicioso culito y eso me excita tanto que siento que no tardaré más de unos minutos más. Le anunció que ya pronto me vendré, ella me dice que quiere que acabe en su boca, empujo duro una, dos, tres, cuatro y mi leche ya esta por salir, se la sacó del culo y me voy rapidamente hasta su boca, ella engullé mi glande y yo comienzo a gritar mi orgasmo, un enorme chorro cae en su boca, labios y mejillas, ella lo toma con la mano y ya no deja salir más leche, toda la toma en su garganta. Mi respiración comienza a relajarse. Veo mi reloj, ha pasado una hora y media aproximadamente, el tiempo justo para terminar y asearnos antes de que venga mi mujer y mi hijo.

Por fin mi obsesión y mi fantasía estan cumplidas. Y resultó mejor, a Marisa le gustó tanto que a las dos semanas lo repetimos pero en un motel cercano, luego cinco días después de eso. Marisa sigue siendo mi amante, a pesar que ya tiene novio. Es delicioso fornicar a estas lindas gemelas. Espero no termine nunca y que nunca se entere mi mujercita.

Publicado en: Relatos porno

aprendiendo a mamar verga

hola, para mi es un tema nuevo escribir algo este relato es real y me siento segura por que se que es un foro donde no hay perjuicios y los tabues quedan a un lado, hoy en dia tengo 18 años pero mi historia se remonta a mi adolescencia cuando tenia 16 años

Que les puedo decir no soy una bellesa como muchos hombres sueñan soy una chica normal delgada,cabello negro de estatura pequeña pues solo mido 1.50 sin embargo mis tetas aunque pequeñas parescn 2 manzanas duras coronadas por mis pezones rosados.

Bueno lo que quiero contar es que una noche de tantas cuando todo parecia normal, me encontre en una situacion un poco fuera de lo normal para mi. Mi madre salio de viaje por motivos de trabajo solo quedamos en casa mi padre y yo la cuestion es que esa noche hacia un calor infernal mi padre ahun no llegaba de su empleo por lo que yo decidi darme un baño al salir solo me puse una bata transparente que tome de la comoda de mi madre debajo llevaba una pantaleta de algodon blanca me recoste en la cama y me quede dormida solo desperte cuando senti que alguien me observaba al abrir mis ojos note a mi padre junto a mi

me dio un beso y vi como salia de mi recamara me senti mal pues solo tenia puesta la bata de inmediato sali y lo alcanze al entrar a su recamara le pregunte si estaba bien a lo que me dijo si cariño sin embargo note sierta turbacion en el, y sin pensarlo me aproxime a el y le pregunte papi te sientes mal?

el me dijo no amor solo estoy cansado entonces no se por que en ese momento vinieron a mi los recuerdos de unos sueños q1ue e tenido con el,

donde estamos desnudos y el me hace el amor senti su mirada posarce en mi pues no era para menos se me transparentaba mi pantaleta y no llevava bra,

en ese momento le dije papi me dejas dormir contigo como cuando era una nena?

el contesto amor claro ben y yo me aproxime me recoste junto de el pero yo no sentia lo mismo como cuando era una niña mas bien me sentia como atraida por un hombre deseaba sentir su calor no de padre sino de hombre

al acostarme pase mi brazo por su pecho con mi mano recorri su pecho sintiendo sus vellos el no se movia solo quedo quieto yo cerre mis ojos y trate de dormir con mi brazo sobre su pecho pero no logre conciliar el sueño,

me di buelta y el siguio inmovil paso un momento ´no se como 20 minutos parecia dormir y me voltie de lado cuando senti que ponia su pierna sobre mis caderas

trate de no moverme yo seguia despierta,entonces paso su mano por mi cuerpo abrazandome senti que me temblaban las piernas pero no me movi para nada

los vellos de sus piernas tocaban mis piernas y yo senti undirme en un sueño jamas imaginado de pronto senti su mano buscar mis tetas cuando separo mi corpiño senti como acariciaba mi pequeño pezon el cual respondio de inmediato poniendose duro,

ya no pude contenerme y con mi manita busque tocar su verga la senti por encima de su boxer al contacto de mi pequeña mano lo senti estremecerse y el de inmediato me puso una mano en mis nalgas no hubo palabras solo nos dejamos llevar por el, momento me dio un veso al que correspondi con pasion dezliso su mano por mi rajita haciendome estremeser de placeres desconocidos para mi

saco mi pantaleta y con sus dedos me acaricio mi rajita metio un dedo arrancandome un quejido de exitacion no habia palabras me levanto con sus poderosos brazos sobre de mis piernas poniendo mi rajita en su boca dandome una mamada deliciosa yo me tomaba de su cabello no queria que ese momento terminara senti como me salia un liquido el cual el tomaba con ansias cuando tocaba mi pequeño clitoris me arrancaba un gritito que no podia ahogar

despues de un rato me bajo y me puso su verga frente de mi boca la tome pero solo pude meterme la punta pues la tiene gruesa y como de unos 20 c.m

sin embargo lo vi estremecerse de placer los 2 estabamos enajenados sabiamos que era algo prohibido pero no queriamos detenernos

fue el momento sublime me acosto separando mis piernas y puso su verga en mi rajita enpujandola poco a poco hasta que me la hundio toda senti todo dentro de mi me hizo gritar de dolor de placer y de saber que el mi padre me hizo mujer senti su leche rrecorrer mis entrañas senti su verga dentro de mi

me retire a mi habitacion como llegue en silencio

para algunas personas sera algo aberrante leer mi historia pero yo les pregunto yo tengo la culpa de escuchar todas las noches como gime mi madre cuando el se la coje

el es mi padre y yo su hija pero que es peor que me coja mi padre o que me coja cualquier hombre

Publicado en: Relatoseroticos

mis primos pingones

Un chico recibe la visita de dos primos y descubre que tienen tremendas pijas.

Me llamo Luis ahora tengo 38 años y les cuento lo que me ocurrió a los 14. Era verano cuando, Jaime, mi primo de 17 años, llego a pasar vacaciones junto con su hermano menor Cesar de 13 años.

Para mí fue muy lindo conocer mis primos de quienes había escuchado hablar pero no había tenido la oportunidad de conocer. A los pocos días de estar en nuestra casa, donde se hospedaron, ya teníamos una relación de mucha confianza y realizábamos los juegos normales de muchachos de nuestra edad.

Yo era muy inocente y todavía no sabia mucho de sexo y ellos si, me hablaban del tema de la masturbación, de las mujeres, la verdad es que eran muy despabilados y como yo no mostraba el mismo entusiasmo, se dieron cuenta que yo no era tan hombrecito como ellos y comenzaron como jugando a abrazarme y a meterme la mano a las nalgas.

Una tarde calurosa estábamos en casa viendo Tv entonces ellos se fueron al dormitorio diciéndome que me iban a llamar para una sorpresa. Era la hora de siesta 2.00 pm, el resto de mi familia estaba en sus dormitorios o en la terraza , yo me dediqué a ver televisión en la sala y de pronto, como no me llamaban, tuve curiosidad de ir a ver la sorpresa que me estaban preparando.

Cuando me aproximé a la habitación la puerta estaba cerrada; entonces toqué y escuché la voz de Cesar preguntando quién era. Le respondí que era yo. A los dos minutos vi que Cesar entreabrió la puerta y como mirando de manera vigilante dijo: entra, entra rápido. Cuando tenía medio cuerpo dentro de la habitación me jaló del brazo y cerró la puerta rápidamente. Entonces vi el espectáculo más impresionante que hasta ese momento hubiese podido presenciar. Estaba mi primo Jaime desnudo en la cama con sus piernas abiertas y con su pene enorme parado como un mastil, me impresiono su tamaño, tenia como 23 centímetros, la cabeza terminaba en punta y el tronco era mas ancho,y allí estaba èl blandiéndolo en el aire , agarrando su miembro viril comenzó a masturbarse mientras veía una revista porno, Cesar que estaba con truzita verde también tenia una tremenda erección levantando la tela como tienda de campaña de los boys scouts.Se echo junto a su hermano a ver la revista .metio su mano bajo la truza y la saco ¡vaya! tambien tenia una enorme pija para su edad como 18 cm . Yo no podía dejar de ver sus penes , la revista no me atraía , las vergas si y todavía no sospechaba por que razon.

Todas esas sensaciones las sentí, allí, mis primos estaban bien dotados por la naturaleza o por herencia de su lado paterno porque mi pija era chica y nuestro parentesco era por el lado materno.

De pronto Jaime se detuvo me miro sonriendo de forma extraña tiro la revista al suelo y me dijo: -primito acércate para tu sorpresa-; yo todavía estaba confundido, sorprendido y sin poder asimilar lo que estaba sucediendo acudí como un manso corderito a su lado; me dijo siéntate a mi lado. Muy tiernamente tomó mi mano y me dijo: -Tienes suerte, hoy te voy a invitar mi verga –llevo mi mano y la posó sobre ella, sentí que estaba caliente, era suave la piel y muy dura, al sentir que la tocaba se erectó más como si tuviera vida propia.

.-Juega con tu nuevo amigo- me dijo- dudé un instante, pero al verme con ese monumento a la virilidad entre mis manos un escozor agradable recorrió todo mi cuerpo y comencé a pajearlo con todo esmero. Lo vi excitadísimo me miraba y dejo escapar gemidos entrecortados de placer. Fue entonces cuando repentinamente, me tomó por el cuello y condujo mi cabeza hacia su verga..no dijo nada pero supe lo que quería Me sentí impresionado, nunca había pensado que ello me fuera a suceder. Pero de nuevo, mi voluntad no pudo resistirse a la invitación de saborear aquél manjar exquisito y delicioso, porque eso fue lo que comencé a sentír, cuando mis labios fueron succionando, primero despacio, y después de manera frenética, sentí que era la verga más divina del mundo.

Yo subía y bajaba con mi lengua por aquella vara de carne , de la base a la cabeza mientras con mi mano tocaba sus huevos enormes, después me instruyo en como debía hacerlo así que le lamí el glande de forma circular hasta provocar el éxtasis de mi primo, que gemía y me decía que nunca había sentido algo como lo que mi boquita húmeda y enloquecida le prodigaba.

Est ocurrió hace mas de veinte años y lo recuerdo como si fuera ayer .Jaime gemía y con su voz ya varonil que me estremecía me decía que siguiera que yo chupaba mejor que una puta:

– no te detengas, no te detengas… hazme venir…lo mamas muy rico-. Se la mame bastante rato y sentí que su pinga se hinchaba mas y palanqueaba mi boca fue cuando sentí ese chorro abundante y caliente llenando mi boca y luego otro y otro mas , sentí ese sabor a cloro que bajaba por mi garganta; estaba atragantado y pasando su semen varias veces , y yo no me quería separaba de su verga, hasta que le exprimí la última gota de leche de macho, leche vigorosa que venia de sus huevos , de esa fuente masculina de su ser y que en el futuro le daría siete hijos . Algunas gotas resbalaban por la comisura de mis labios y él se apresuró a recogerlas con la cabezota divina de su verga y me las metió tiernamente en la boca. Fue único e inolvidable para mi. Esa tarde solo eso hicimos con Jaime mientras el pequeño Cesar nos miraba haciéndose una paja , cuando Jaime se levanto para limpiarse se acerco a mi Cesar y frente a mi el chiquillo acabo su acto salpicándome como tres chorros de semen. Ambos se limpiaron y vistieron mientras me decían que mañana me enseñarían a coger por el culo, que ya era tiempo que tuviera un marido, salimos y en la mesa familiar ellos reian y conversaban como si nada hubiera pasado yo permanecia en silencio sonrojado y culpable ante mi familia.

La segunda vez fue al día siguiente, yo estaba en el jardin y me busco el Cesar y me dijo que Jaime me llamaba al dormitorio. Nos encaminamos juntos y el enano me agarraba de la cintura como un hombre que lleva a una mujer a un hotel para tirarsela.

Entramos y estaba otra vez Jaime encuerado igual que el dia anterior, verle otra vez despertó de pronto en mi una atracción reprimida y senti que estaba exitado ya tenia yo 14 años no era un niño asi que de pronto se desato en mi la hembra oculta que tenia . Me desvesti y como una gata golosa me abalancé sobre él y le besé el cuello, los ojos, quise besarlo pero me esquivó su boca

–no te equivoques puto, yo solo beso mujeres no a los maricas – me humillo y por eso no insistí en besarlo , pero bajé hacia su pecho, . llegué a su vientre ya muy cerca sentía el aroma de su gran verga, la que me hacía ver estrellas de felicidad.. Le agarre la pinga embelezado ahora la veia a centímetros, estaba tan deliciosa, capaz de enloquecer por su tamaño a cualquier mujer o marica .Abri mi boca al máximo y comencé a mamar la verga con desesperación, repeti todas las instrucciones de la tarde anterior así estuve mucho rato, y no se venia, yo no quería dejar de lactar otra vez su leche de macho pero de pronto me dio una palmada en las nalgas y me dijo….bien ahora te voy a inagurar el culo. Me arrodille en la cama con mis piernas juntas esperando que el tomara la iniciativa.

Me dijo que me motara sobre el dandole la espalda, obedeci , abríendo mis piernas quede montado sobre su cuerpo con mis manos apoyadas en sus piernas, senti su verga en mi espalda- Entonces me dijo:

-Pideme suplicando que te meta mi verga por el culo –

Y yo le supliqué gimiendo –Primo, primo, meteme tu verga por el culo-.me hizo repetir varias veces

Él me tomó por las caderas y me levantó ligeramente. buscó mi orificio y senti que me metia un dedo con algo graso asi me preparo un buen rato y yo gozaba con esa sensación que me subia hasta la nuca embriagandome de placer

– Es vaselina para que no te duela tanto y te entre toda – ahora ya estas preparada puta..

Abrí un poco más las piernas y el guio su mastil hasta la entrada de mi culo sentí la punta en mi orificio y me estremecí, mi anito se abrió y cerro como adivinando que eran sus últimos días de virginidad.

Puso la verga entre mis nalgas y me dijo que me moviera, yo comencé a menear el trasero y al tiempo que trataba de empujar su miembro dentro de mi ser, con solo eso mi excitación era infinita, entonces de pronto me agarro de las caderas y me puso quieto ,coloco la punta del enorme miembro en mi anito y me jalo hacia el ,la punta de la verga se abrió paso y abrió el anillo de mi esfínter haciendome gritar de dolor, ¡que dolor…sentía! Pense que de verdad me rompia el poto, ..que me partía en dos…y eso que solo habia entrado la cabeza y algo mas del cuerpo, yo sabia que su pene era mas grueso en el tronco y que el dolor seria peor, se me caian las lagrimas y sollozaba tome aire me mordí el labio…el dijo:

– ahhhh que rico huequito tienes primito cerradito y te lo estoy inagurando mmmmm, que rico- entonces me jalo mas y el vergajo se metió totalmente.

Chille como gata por el empalamiento cuando comenzó a bombearme todo el placer del mundo me cayo encima mezclándose con el dolor del desvirgue ,dolor y placer, placer y dolor que diabólica mezcla para un chico de catorce años …estaba totalmente empalado y me la metia y sacaba para que me gustara Luego se quedo quieto, alli me la dejo para que me acostumbre , yo gemia y jadeaba , estuvo asi un buen rato y comenzó otra vez a bombearme lentamente un buen rato. Después de estar echado se sento, sentí su respiración en mi oreja y ahora estaba agarrandome las tetillas y besandome el cuello, yo eche la cabeza hacia atrás y la apoye en su hombro y él rozaba su mejilla con la mía, me tenía abrazado contra su pecho y apretaba mis incipientes tetillas, que en ese momento yo quería que fueran unos senos para que él se extasiara mas .

De pronto se echo nuevamente y levantandome de las caderas saco todo su miembro pues queria sentir otra vez el gusto de penetrar a un chiquillo marica por primera vez y lo hizo volvi a gemir mientras sentía como me empalaba hasta lo mas profundo .Mi ano se abría y cerraba al paso invencible de su verga . yo me eche sobre su pecho y el me hablaba al oido diciendome que era un puto, maricon, joto , me agaro debajo de las rodillas y con sus manos abrió mis piernas, en esa pose me clavo yo estaba abierto de pierna, luego bajo sus manos acariciando mis muslos hasta llegar a mis nalgas , las apretó con pasion, las abría y cerraba para que apretaran su gran pinga, mis nalgas sudaban entre sus manos y temblorosas podían más y más caricias y penetraciones.

A veces aumentaba el ritmo de sus embestidas salvajemente y me dolia de verdad. En esos instantes le pedía que parara , y como me dolia yo sollozaba suplicandole una pausa , pero en vez de darle compasión aumentaba su ímpetu, ese ímpetu que sólo los machos que cogen tiernos mariconcitos saben imprimirle al momento de romperles y enloquecer sus culetes de dolor y placer.

Tenia el recto encendido a vergazos cuando sentí la turbulencia de su leche llenando mis entrañas,. Fue un momento divino, me hizo mujer en sus brazos y aquél sentimiento que comenzó con una simple mamada quedó sellado cuando me enseñó lo que era el amor haciéndome sentir mujer en sus brazos de hombre y cuando bajo el fuego de su verga me hizo a un lado y se fue al baño quede exhausto mirando el techo .

Cuando pense que todo habia acabadono fue asi porque me había olvidado de su hermano Cesar que había mirado todo ,Senti que Cesar se subio a la cama ahora queria satisfacerse tambien con su primo marica , se sento montado en mi pecho se acerco con su pija a mi cara y entendi lo que queria, me agarro de las manos sujetandome los brazos arriba de mi cabeza y acercando su cadera a mi cara me metio la verga en la boca me estaba jodiendo por la boca moviéndose rápido Mi boca pudo sentir que su pene se ponía aún más rígido, y luego de un rato lanzaba chorros de semen dentro de mi boca; era la primera vez que probaba el sabor del semen de Cesar y me agradó.

La siguiente tarde Cesar me pidió que le entregara mi culo , yo sabia que también quería clavármela , asi que nos fuimos al cuarto, Jaime no estaba había ido a la ciudad, nos desnudamos y me puse en cuatro patas y el atrás mio me echo la vaselina y me enfilo la verga . hubo siempre una resistencia pero por mi parte pero también yo ayudaba a que me enculara, en los momentos que empujaba para meter su pene, yo empujaba hacia atrás para facilitarle la penetración. No sé cuánto tiempo estuvimos en esa posición, por mi parte mi deseo crecia y crecia. Mi pene estaba que durito y en un momento él comenzó a masturbarme claro que le bastaban tres dedos para hacerlo porque no era ni la cuarta parte del suyo me vine un orgasmo echando gotas de semen sobre la sabana mientras mi ano le apretaba latiendo su pinga.

Y èl sintió las contracciones que le ordeñaba la pija y me dijo lo delicioso que era mi culito al apretar su pene asi ,luego comenzo un mete y saca vertiginoso, y en un momento lanza un grito de placer y me mete hasta el fondo, comenzando a eyacular abundantemente su semen con miles de espermatozoides dentro de mí intestino; igual que su hermano al pasar los años con su gran verga hizo gozar a muchas mujeres y tuvo hijos por todas partes; Pero esa tarde me la dedico a mi Fue realmente delicioso. Después permanecimos toda la tarde recostados, comentando nuestras primeras experiencia de penetración. Yo acariciaba y besaba su pene agradecido, lo miraba detenidamente sin comprender cómo había sido posible que ocurriera todo esto en una semana yo pronto yo cumpliría 15 años y el 14.

Mi primo Jaime fue mi gran macho y Cesar mi pequeño macho durante toda la adolescencia, luego a los veintitantos años se casaron y se dedicaron a las mujeres, pero a mi nunca me olvidaron, con su virilidad marcaron mi destino y me hicieron sentir hembra,marica, puto, joto y demás cosas.

Con unas amigas locas, a mis 19 años, abri un salón de peinados y así me gano la vida hasta hoy, mis amigas son gays como yo con historias similares . Cuando recuerdo a mis primos no les guardo rencor por volverme marica porque me gusto que me penetraran con sus tremendos leños; yo por mi parte los aleje de la masturbación para dedicarse a mi, me gusto pertenecerles y estar sometido a sus caprichos sexuales de adolescentes.

Publicado en: Relatos eroticos gays

Encuentro sexual con mi hijastra

Mi hijastra estaba en contra de la relacion entre su madre y yo, y el destino quiso que las diferencias quedaran en la cama.

Hola a todos los lectores de estos relatos. Mi nombre, aunque cambiado es Vicente, y quiero relatar algo caliente para todos, algo que me sucedió y aún me sucede.

Resulta que tengo 36 años, y hace unos dos años me hice novio de una mujer divorciada de nombre Raquel, ella en ese entonces tenía 39 años, es decir tenía cinco años más que yo. Raquel tiene una hija de 17 años, de nombre Isabel, pues resulta que a ella nunca le gustó mi relación con su mamá, asi frecuentemente me hacía desplantes, muchas veces ni me saludaba ni por educación, portándose muy indiferente conmigo. Pues aun con eso yo seguí mi relación con Raquel.

Ella vio mis buenas intenciones y al año de salir juntos pues decidimos casarnos, aun con el rechazo de Isabel, quien inclusive no asistió al casamiento, aún después de que su madre casi le rogó.

Bueno pasaron los meses, yo instalado en la casa de Raquel, eso no indica que ella me mantenía, sino que fue más cómodo para todos, debo decir que yo trabajo en una firma de abogados, y esa es mi profesión. Mi relación con Isabel siguió casi igual, casi no nos dirigiamos el uno al otro, sino a través de su mamá, y aprendí a vivir con eso. Isabel tiene un cuerpo alto pero delgado, su cara es preciosa, con ojos grandes y pelo negro azabache, tiene pocos senos y nalgas, pero para su figura delgada le sienta bien, sus pieras son un poco arqueadas, con forma de alicate que lejos de afearla la hacen ver muy sensual. Alguna vez la había visto en toalla o en minifaldas y la verdad es una chiquilla deliciosa, pero rara vez la vi con morbosidad.

Cierto día que Raquel había ido a visitar a su madre, pasaría todo el fin de semana en un lugar a unas tres horas de allí, me quede solo con Isabel, a quien vi salir con sus amigos en horas de la tarde. Estando sin hacer nada, llamé a unos amigos, con quienes planee salir a dar una vuelta por allí. Estuvimos bebiendo unas cervezas en un bar, viendo algún partido de futbol. Luego alguien de ellos propuso ir a una discoteca cerca de allí a oir musica y beber, asi que fuimos con tres o cuatro cervezas encima.

Logramos una mesa en la discoteca y pedimos una botella de licor, estuvimos alrededor de una hora bebiendo, de repente que oimos varios gritos y ruidos que provenian de la puerta de entrada de la discoteca, como buenos curiosos fuimos a ver y pude ver a mi hijastra Isabel y sus amigos enfrascados en una riña con otro grupo de muchachos. Habían golpes, se lanzaban objetos y pude ver que un jóven le daba un puñetazo a mi hijastra, la cual cayó noqueada al suelo, yo salí del grupo de curiosos y me invadió la ira, no solo porque era mi ahora pariente, sino por golpear a un mujer, sin avisar le dejé ir un golpe en la quijada y éste también cayó al suelo como saco de patatas, otro del grupo de ellos vino a vengarse de mi y dividimos golpes y patadas, para eso mi hijastra ya estaba sentada en el suelo y gritaba no se que. En eso logre darle un golpe en la nariz al tipo y este también cayó al suelo con sangre en la nariz.

En eso se oyé a lo lejos la sirena de una patrulla de policía, me dirijo hacia Isabel la tomó del brazo y la levanto, -larguémonos de aquí!!- le digo con voz bastante fuerte.

La metí a mi auto y rechinando las llantas salimos de allí. Ya calmados en el camino de regreso a casa, puedo ver que Isabel ésta casi ebria, habla una serie de incongruencias, maldiciendo a los del otro grupo de jóvenes con quienes era la riña, luego hubo silencio. Cuando por fin llegamos a la casa, luego de esa noche tan agitada, Isabel ésta casi dormida en el lugar del copiloto.

La entro casi cargada a la casa. La habitación más cercaana es la matrimonial, la que comparto con Raquel. La dejó encima, ella está conciente pero casi grogil. Luego ocurre lo peor, ella comienza a vomitar asi como ésta. Yo le levanto la cabeza, para que no se pueda ahogar con sus vomitos, pero hace un desastre su ropa y las sabanas de la cama. No se me ocurre mas que hacer que llevarla casi cargada al baño y que termine de vomitar. Luego, le comienzo a quitar su blusa y su pantalón que están embarrados. En ese momento puedo ver sus pequeñas pero bien formadas tetas y su lindo trasero solo cubierto por su pantaleta, su vientre plano y lindas piernas delgadas. Ella no se da cuenta de nada.

Asi en ropa interior la meto a la ducha con agua tibia para limpiarla, le paso la mano en su piel, en donde está manchada, pero aprovecho para palpar sus senos duritos y su piel tersa en sus piernas y espalda. Sin darme cuenta tengo una erección infernal. Como ella está conciente, le digo que termine de bañarse y que se quite su ropa interior, yo salgo de allí y la espero en la cama. Asi yo aprovecho también para quitarme la camisa que ésta rota en un manga por la pelea, me pongo una camiseta, me quité el pantalón y me quede solo en boxer. Isabel se tardó un mundo allí adentro, pensé que se había quedado dormida, era posible.

Asi que el sueño me venció y yo me quede dormido sobre la cama, me desperté hasta que sentí el cuerpo de Isabel envuelto en una toalla, ella se acomodó a mi lado, acurrucàndose en posición fetal. Esperé hasta que la vi bien dormida y me levanté, ya que la luz de la habitación, del baño y de buena parte de la casa estaban prendidas. Apagué las luces, cuando regresaba del baño, pude ver bien a Isabel, la toalla con que estaba envuelta era pequeña, era la de manos, por lo diminuta y asi en posición fetal dejaba ver su tierno bollito por la parte de atrás, llenito de pelitos, sus labios vaginales colorados y su lindo par de nalgas y su culito arrugadito, me quedé varios minutos viendola, es más me acerqué con mucho morbo para verle sus partes intimas más de cerca, era excitante el olor de su coñito, oliendo a jabón, su culito oscuro, lo tenía a esasos centímetros de mi rostro. Quise tocarlo o lamerlo, pero no hice nada, me recordé lo mal que nos llevabamos con Isabel y esto podría ser puntos para ella, para darle la razón.

Asi que saqué una frazada del ropero y la coloque sobre Isabel tapándole sus partes y la dejé sobre la cama, luego me metí debajo de las sabanas, siempre teniéndo a mi lado a Isabel. Me dormí profundamente.

En la madrugada pensé que tenía un sueño húmedo, con Isabel como protagonista, mi verga era mamada por ella con ricos chupones en todo mi tronco, hasta llegar a mis bolas. Era rico, mi verga crecía y crecía en su boca y ella succionaba para darme más placer. En eso abro los ojos y me doy cuenta que Isabel éstá metida debajo de las sabanas y con mi pene en la boca, chupandolo desenfrenadamente, yo solo logro verle la cabeza con sus negros cabellos y lo puedo ver porque la luz de la lampara de noche está prendida. Mi primera reacción es tomarla por la cabeza y mover mi verga adentro de su boca, es exquisito, sus labios son tersos al igual que su lengua juvenil. Además me lo hace muy bien.

Sin embargo, me entra la preocupación de lo que acontece.

-Que haces Isabel?-, ella levanta su cabeza de entre mis piernas y con una sonrisa me dice: -Quiero recompensar a mi heroe!-, siento su aliento con olor a alcohol.

-No Isabel, no!- le digo, sin hacer nada por apartarla, realmente estoy gozando esta rica felación. Asi que dejo que ella termine de chuparme la verga. Pero poco a poco mi excitación es incontrolable. Ella termina de comerse mi pija y se empieza a subir sobre mi, creo que busca meterse mi verga, pero yo le digo que aún no, la dirijo para que suba aún más con dirección a mi rostro, asi que tomo su coñito con mi boca y le comienzo a chupar su chuchita con todas mis fuerzas. Isabel tiene su monte de Venus en forma de triángulo, al parecer no le gusta rasurarse el coño, pero en ese momento lo que quiero es mamarselo, lamerlo, asi que pego mi boca y mi nariz contra su sexo y mi lengua lame entre sus pelos sus labios vaginales, rapidamente siento sus jugos intimos derramarse en el interior de su chuchuita, le paso la lengua por esos lugares y siento su sabor agridulce.

Como su cuerpo no es pesado, la levanto para pasar mi lengua de su clítoris a su culito arrugado, es una delicia, lo hago varias veces, para ese momento Isabel esta casi gritando de excitación, luego ella ayuda con movimientos de su trasero hacia delante y hacia atrás. Mi rostro después de unos minutos está completamente embarrado con sus jugos vaginales, hasta mi nariz ha tocado su bollito y su culito. De pronto un flujo eléctrico recorre el cuerpo de Isabel, se convulsiona y siento en mi boca que su sexo se ha mojado completamente, señal de un orgasmo, sus jugos revalsan su vagina.

Isabel se quita de encima, la colocó a la par mía, boca abajo, busco su cuello para chuparlo, al igual que el pabellón de sus orejas, mis manos registran su vulva y acarician su clítoris, ella sigue gimiendo, yo bajo a sus tetitas y las mamo sin recato, pongo sus pezones entre mis labios y los aprieto por turnos, ella responde con quejidos de placer. Ahora yo coloco un dedo dentro de su chuchita peluda y se lo empiezo a pajear, qué caliente está por dentro!, por fin me animo a buscar sus labios, los tomo y meto mi lengua dentro de su boca, vuelvo a sentir el aliento a licor, pero no me importa, me acomodo entre sus delgadas piernas y mi verga va ubicándose en la entrada de su coñito, empujo un poco para que mi glande quede en la entrada de su vagina. Empujo otro poco para que mi glande abra su abertura sexual y empiezo a penetrarla, lo hago lentamente porque siento que es bastante estrechito su bollito. Asi también ella cuando siente mi verga entrando me clava sus uñitas en la espalda, eso me excita aún más, en ese momento el doy un empujón más a mi verga y ésta penetra un buen tramo en su vagina, oigo a Isabel gemir fuerte y su respiración es acelerada.

Ahora empiezo a mover el pedazo de verga que tengo dentro de ella, adelante y atrás, tratando de meter más de lo que saco, de esa forma mi verga se va metiendo en su rico sexo al tiempo que ella permanece abrazada a mi cuerpo y sus uñas en mi espalda. Luego de varios minutos en eso, por fin la tengo clavada completamente, mis bombeos se vuelven más constantes y profundos, el ritmo es delicioso, mi verga entra y sale completa de su bollito, unimos nuestros gemidos, ya que yo estoy muy excitado. El vaiven de nuestros cuerpos es acompasado, como si estuvieramos bailando, mi boca busca su cuello y sus tetitas y las vuelvo a chupar con todo el morbo posible. El placer que me da su estrecha chuchita es exquisito.

De pronto siento que ella me abraza con sus delgados brazos y piernas, siento que se la tengo metida hasta el cabo, luego de unos minutos, emite una serie de quejidos, Isabel está llegando a otro nuevo orgasmo y lo está gozando. Después suelta sus brazos y piernas de mi cuerpo, le ha pasado el climax y está mas relajada ahora. Sin mucho pensar la pongo de lado en posición fetal y me coloqué por detrás en la misma posición, le levanté una de sus piernas y la penetré suavemente, esta vez entró toda hasta el fondo de su chuchita, luego le comienzo a bombear mi verga en esta posición, al tiempo que le estoy besando su cuello y la espalda, su vagina esta altamente mojada y caliente por dentro. La sigo cogiendo en esa posición de lado poro un buen rato, gozando su cuerpo delgado y la tersura de su piel contra mi pecho y mi vientre, la bombeo hasta que no puedo más, no me da tiempo ni quiero sacarla de su bollito, asi que me derramo dentro de su chuchita, gimo varias veces y verga convulsiona hasta que sale la última gota de mi semen. Asi como estamos abrazados nos quedamos fatigados y con sueño. Nos quedamos asi de lado durmiendo desnudos.

Por la mañana, al amanecer sentí cuando Isabel se despertó, se despego de mi y salió casi corriendo de la habitación, tapada solo con la frazada, yo me hice el dormido para no incidir en nada. Me bañé una hora después, limpie el cuarto, saqué la ropa sucia, tanto mia como de ella, en cuenta su ropita interior.

Ella estaba encerrada en su habitación y pasó toda la mañana en él. Le toque la puerta para llamarla a almorzar, ella bajó al comedor, hasta que la comida estuvo lista. Con su rostro sonrojado se sentó en la mesa, yo me comporte normalmente, nadie sacó el tema de la madrugada.

Como supondrán, nuestra relación cambió radicalmente. Ella es ahora atenta conmigo, su madre esta feliz por ello. A veces creo que me coquetea constantemente. Sale menos a la calle y le gusta platicar conmigo. Por mi parte, tengo sueños humedos con ella frecuentemente, inclusive despierto. Anhelo volverle hacer el amor. Penetrar ese coñito tan joven y estrecho. Y creo que ella tiene el mismo sentimiento, veo brillo en sus ojos cuando me ve de frente. Creo que es cosa de tiempo y también pondré de mi parte para que ocurra.

Publicado en: Relatoseroticos

MI JEFE ES UN DEGENERADO

Después de escribir el titulo de mi relato y haciendo un examen de conciencia creo que la degenerada soy yo.

Trabajo en una oficina donde somos diez personas en total tres mujeres y cuatro hombres y el jefe, me considero una mujer normal, es decir, sin atributos exuberantes ni belleza extraordinaria.

Un día estando en el sanitario no sé porque me llamo la atención algo que estaba en un aplique que había y observe con detenimiento y me di cuenta que era una cama espía, me llene de indignación al imaginar cual de los cochinos hombres nos estaba observando mientras nosotras hacíamos nuestras necesidades.

Cuando se me paso la indignación, me puse a pensar bueno que sentirá alguien al observar que uno está haciendo una defecación o esta orinando o se está limpiando el culo después de haber cagado. Todo esto me lleno de inquietud y curiosidad y me trace un plan, cuando entraba al baño me sentaba en la tasa y después me levantaba y ponía mi culo en dirección a la cámara y me limpiaba, salía del baño y trataba de observar cual de los hombres me miraba con curiosidad o con ojos excitados, pero ninguno se mostraba excitado.

Después tome por costumbre desnudarme completa y acariciarme, pero nada, nadie me hacía ninguna observación, mis compañeras antes me criticaban que por qué me demoraba tanto en el baño, a lo cual no le paraba bolas.

Un dia decidi ir mas lejos, me lleve un consolador y me encerre en el baño, tenia bastante miedo de lo que iba a hacer, no solo porque el que había puesto la cámara me viera sino que yo gimo demasiado cuando tengo un orgasmo y me daba miedo de que alguien me escuchara, sin embargo no se porque razón iba decidida a brindarle un show al miron. Me meti en el baño me desnude, cogi el consolador y lo comencé a pasar por mis pezones que estaban duros, por mi ombligo, lo recorría por toda mi raja y lo llevaba a mis labios lamiendo mis propios jugos, me ponía de espaldas me abria las nalgas y pasaba la punta del consolador por mi hoyito, me daba vuelta y mostraba como lamia el consolador y me sente en la tasa me ubique de tal forma que quedara de frente a lo que se suponía que era el lente de la cámara y comencé a meterme bien despacito el consolador, segui con el consolador metiéndolo y sacándolo, lo sacaba completamente y lo lamia, me lo volvia a meter bien profundo, me arrimaba al aplique y gemia, me puse de espalda y me meti el consolador por mi culito, cuando lo saque estaba sucio, lo lave en lavamanos, lo volvi a lubricar y me lo meti nuevamente en la concha, que rico se sentía, le di hasta que tuve el orgasmo, puse mi mano para coger los jugos y mostrárselos al de la cámara los lamí todos mis dedos uno por uno y le mande un beso.

Me limpie, me vestí y escudriñe a todos mis compañeros a ver cual tenia cara de excitación pero ninguno. Entonces supuse que era el jefe, cogí el teléfono interno y lo llame y le pregunte que si me necesitaba, el muy desgraciado me dijo que si, entre en su oficina me mando a sentar, cuando estaba sentada se para, estaba sin pantalones con una erección de los mil demonios, fue cerro la puerta, le dije que era peligroso, me contesto que la oficina era insonora que no preocupara, me hizo y me deje hacer de todo, fue fantástico lo que hicimos.

Le recomendé que quitara la cámara porque lo podían demandar si alguien como yo se daba cuenta.

Publicado en: Relatos porno

Los pies de la hermana de mi novia

Este relato es una experiencia muy placentera y gratificante sobre todo para mi un muy buen fetichista de pies.

Todo comenzo cuano yo apenas tenia alrededor de 8 años cursaba la primaria y siempre me ha atraido esa parte tan hermosa de las mujeres sus pies!! la primaria fue para mi una cuna de mi adiccion por los pies femeninos porque ni las maestras se salvaban de mis ojos fetichistas.

En una ocasion se interpreto una obra de teatro en la escuela para eso yo iva en el quinto grado de primaria y desde tercero el delirio de nosotros habia sido una niña muy hermosa yamada Yadira. haaaaaa Yadira como olvidar su nombre a ella le toco hacerla de angel en la obra y vaya que se tenia bien merecido el papel. Yo tube la suerte de no participar en ningun papel de la obra y veran porqué cuando todos los demas estaban actuando io me separe sigilosamente de mi demas grupo para consumar mi plan premeditado que se me vino a la cabeza mas rapido que la luz luz que desprendieron los pies de yadira al quitarse los zapatos y posteriormente las calcetitas que llevaba en mi prescencia, mmmmmmmm esa ecena fue un manjar para mis ojos tomando en cuenta que nunca habia visto los pies de Yadira solo su cara angelical eso lo volvió aún mas exitante ver como su calceta se despegaba celosamente de una planta blanca suave y tersa mostrando unos dedos color rosa mmmmmm…

Eso era en verdad delicioso!!! y pense -no me voy a quedar solo mirando tengo que saber a que huelen sus hermosos y blancos pies-asi es que despues de separame de mi grupo mientras se ejecutaba la obra de teatro en el foro de la escuela me fui rapidamente al salon de clases en donde se encontraban los zapatos de Yadira y el mejor regalo de ese dia ….. sus calcetas!! no lo podia creer no lo asimilaba el solo hecho de pensar que oleria una escencia tan rica tan deliciosa… me abalanze sobra sus zapatos y con un suspiro saque todo el aire de mis pulmones para inundarlos con el suave y ulce aroma de sus pies mmmmm…. un aroma tan rico mas rico de lo que me lo imaginé despues de estar oliendo par de veces metí mi lengua en sus zapatos y eso fue aun mas rico un suave sabor salado mmmmm posteriormente tome sua calcetas y las comenze a oler de la parte de los deditos mmmmm que rico aroma despues de un rato de estar probando el rico olor abandone el salon de clases para regresar a ver como terminaba la pequeña representación.

Despues de este pequeña introduccion en la que quise compartir con ustedes los origenes y mis primeros actos fetichistas viene la historia del Titulo

La historia comienza cuando me hize novio de mi novia ella se llama A……. y su hermana Susan. En ocasiones anteriores ya habia tenido contacto visual con los pies de mi novia ella es de tez blanca porsupuesto sus pies son hermosos y la verdad es que disfruto mucho de ellos pero mi maldita inquietud de siempre fue despertada de nuevo al ver los pies de Susan en accion dentro de unas sandalias colo blanco ella tambien es de tez blanca lo cual le da unos pies de diez!! la piel tersa y color rojiza con rosa de sus talones que cambiaba de tono de color debidoa la presion de su peso al caminar aunado a un cuerpo esbelto si bien no com mucho volumen en sus nalguitas pero las tenia bien definidas unas tetas pequeñas… pero respetables su edad 19 y la de mi novia 21.

Para mi desgracia siempre que llegaba a ala casa de mi novia ella estaba dezcalsa en la sala viendo la tv o haciendo tarea en su laptop pero de un tiempo aca mi sorpresa fue progresiva al notar que ella es muy vanidosa con sus pies aunado a que hacia bromas diciendo -besame el pie-y vomo dicen que entre broma y broma la verdad se asoma me fui adentrando y fraguando un plan que me permitiera disfrutar de sus pies de su olor y para no meterme en broncas pense que solo me podia limitar a oler sus zapatillas o sus sandalias de perdido pero al paso del tiempo se fueron susi-tando las cosas jijijiji fue en una tarde de diciembre mi llege a la casa de mi novia y ella no estaba afuera hacia mucho frio y para mi desgracia no llevaba mi coche porque estaba en reparacion por lo cual llegué un poco mojado de mi chaqueta.

En la casa solo se encontraba Susan haciendo tarea en el ordenador personal un trabajo de la universidad, yo me quede viendo la tv. que tienen ahi por ordenenes de ella porque me dijo con una voz encantadora-ahi esta el control de la tv si quieres enciendela- a lo que yo accedí porque si por mi fuera me hubiera quedando viendo como idiota sus plantas que relucian al meter los pies por debajo de la silla en donde estaba y su sandalia se desprendia de sus hermosas y tersas plantas se podian ver las arruguitas que se le hacian en las plantas lo que me diecia que debian tener la suavidad de las nubes aquellos hermosos pies siempre me han llamado la atencion

Haaa Susan tan solo me limitaba hacerme unas pajas en la noche imaginando el sabor y el olor de sus pies imaginando que los meto em mi boca y los masajeo con la lengua mmmmmmm…..

pero aquella tarde una tarde fria de diciembre con niebla y pequeña brisa fue la respuesta a todos mis deceos a mis clamores mientras veia la tv ella me pregunto que si hacia mucho frio afuera y yo le respondi-si- ella me sonrio y me dijo en broma -te hubieras congelado- despues me dijo que su hermana tenia 10 min. que se habia ido con sus tios a comprar unas cosas para hacer un ponche de frutas (debido a la temporada)y unas luces navideñas al centro, con lo cual me estaba confirmando que estaria solo con ella por al menos 3 horas porque cuando mi novia va al centro revisa todas las tiendas y que mejor que va con sus tios porque ellos hacen lo mismo jujujuju!!!! despues de estar charlando sobre unas cosas de su tarea por unos 20 min, por fin termino y se fue a sentar al sofa que forma una escuadra con el sofa en el que yo estaba sentado y nos pusimos a ver la tv, ella no paraba de jugar con sus pies se los tomaba con sus manos se los frotaba pasaba llos dedos de sus manos entre los dedos de sus pies mientras veia la tv no se daba cuenta de que le estaba viendo sus pies como un niño ve un jugete deseado!!!

Comenze a preguntarle que si no tenia frio en los pies que porque estaba dezcalsa y ella me contesto que tenia un poco pero que por eso se los estaba frotando despues de estar bromeando un poco sobre sus pies io le decia oie con razon me quiero desmallar si estas dezcalsa a lo que ella me decia -tonto ya quisieras tener mis pies si quieres me los puedes oler para que veas que no es verdad- es mas puedes beber de mis zapatos porque estan muuuy limpios-………. despues de escuchar eso fue como un golpe al estomago saber que talves a ella le gusta que le besen los pies que le excita esa idea me dio 6869057338747 vueltas en la cabeza a lo que en mi segunda broma de sus pies parecida que se acerca a mi pero en so sofa y yo en el mio

que levanta su pie y que me dice con un tono molesto en broma huele!!!!

no lo podia creer no sabia que hacer aceptar y destaparme me avergonsaria y mas porque es mi cuñada o negar la oportunidad y esperar hasta el siglo 56 para una nueva oportunidad de ese tipo!!! es cuando me decidi y di el todo por el todo!!!

en tono de broma le dije haber quiero oler con una risa invadida por los nervios!!! tome su pie con mi mano sudorosa y temblando un temblor que queria contener porque si no ella sospecharia algo puse su pie en mi cara sus dedos quedaron a la altura de mi nariz y aspire profundamente ooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!! my good!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

el solo hecho de sentir sus talones tan suaves y blandos su planta tan tersa y blanca y unos dedos rosa me pusieron la pinga al 100% no lo podia creer en verdad pense que estaba soñando se los juro!!!! que por fin tenia contacto con sus pies que no tendria que imaginarme nunca mas como se sentirian sus pequemos pies en mi cara no ella debio notar de inmediato lo exitado que estaba porque mantuvo su pie en mi cara y yo seguia oliento elle me miro a los ojos y con una risa pequeña bajo sus dedos a mi boca, de inmediato les di refugio entre mis labios me saque un poco de onda porque ella se estaba calentando entendi que le gustaba esa sensacion en sus pies estube chupando los desos de su ppie derecho para eso ella ya los habia recostado en la codera de su sofa y yo estaba de rodillas en el mío sus unñitas pintadas de azul aguamarina hacian un contraste perfecto el blanco dorso de sus pies y sus blancos dedos mmmmmmm!!!! despues me segui con sus plantas para eso ella estaba cerrando los ojos y disimuladamente la mire y como es güerita pude ver como se estaba ruborizando por lo cahondo del momento mi lengua moldeandose a sus plantas absovia la miel salada de las mismas unas plantas blancas ligeramente saladas estaban el lugar mas rico fue cuando llegue entre sus dedos mmmmmmmmmmmmmm!!! atrapo mi lengua con los mismos y eso le exico aun mas mi pinga estaba a punto de reventar!!!!

como estube rechinando mis dientes al morder sus talones suaves y rosados mmmmmmm llenos de mi saliva brillaban como estrellas escarlatas sus plantas inundadas tambien con mi saliba ya no eran saladas mmmmmmmmm!!!!!

como ella tenia un pants comenze a frotar sus espinillas suaves despues sus pantorrilllas ela no decia nada y arriesgandome meti la mano por debajo del pants sabia que no debia pero los que han pasado por algo similar me entenderan sobe con pasion sus nalguitas duras y descubri que tenia una tanguita muuuuuy chica mmmmmm!!! ella al no decir nada segui con sus tetitas hasta que me dijo –mira los dos sabemos que no debemos hacer esto que esta mal– a lo que io me detube y por un momento la prudencia se apodero de mi al contenerme pero después me dijo–pero me da gusto saber que eres un fetichista y saber tambien que no ha sido en vano todo mi esfuerzo por mantener mis pies hermosos ya que mi novio nunca me los ha besado ni por mas que he tratado de persuadirlo!!!

Acto seguido desabrocho mi cinturon y yo me encargue de lo demas mientras ella bajaba el pants y me dejaba ver su tanguita color guinda oscuro eso me calento mas y en mi mente pense que talves seria igual cojiendo que mi novia al ser su hermana algo deberian compartir al ver sus delgadas piernas blancas sus nalguitas boluditas y sus tetas pequeñas pero con unos pezones color rosa claro la pinga me estaba apunto de hacer erupción io me encarge de bajar aquella mojada prenda de entre sus piernas y me fui a saborear los liquidos que emanaba esa cosita tan rica y con poco bello de mi cuñada mmmmmmmmmm!!! despues ella se puso en cuatro y io se la deje ir hasta el fondo mientras veia las plantas de sus pies arrugarse a la hora de hacerse hacia delante en la posicion del perrito debidoa los embates de mi pinga!! antes de terminar se la saque porque no aguante ni 5 min. y me corri en sus pies blancos lindos hermosos deliciosos…… los dos ia nos trimaos ganas a decir verdad solo que nosotros mismos nos resistiamos por moral a desahogarnos desde ese dia hasta la ctualidad la relacion con mi cuñana es …… buena bromeamos platicamos y si paso algo antes delante de los demas lo olvidamos… ella sigue con su novio actualmente y estoy dispuesto a satisfacerla de nuevo aunque ahora solo en sus pies porque el tener sexo con mi cuñana fortalecio mi relacion con A…….

Publicado en: Relatos porno

Como me partio el culo mi hermano

Mi nombre es Issabela,Soy del Estado de Hidalgo en Mèxico y esto sucedio hace muchos muchos años.. mi hermano 3 años mayor que yo siempre me espiaba y yo lo sabia hasta que…

Desde que tenìa 12 años mi hermano Luis me espiaba cuando me bañaba y para mi era un juego, me dejaba ver y me parecia exitante pero nada mas, un noche estando dormida sentì humeda mi vagina y el me estaba tocando me sobresalte y salio corriendo pero eso me dejo caliente.

En otra ocasiòn me quede dormida viendo la tele y estaba recostada con la cabeza en sus piernas, el se saco el pene y se masturbo con mi mano, me di cuenta pero me hice la dormida de alli no paso pero ya estaban empezando a cambiar las cosas.

Ya tenia 15 años y entre tocamientos y espiadas paso el tiempo ya nos quedabamos regularmente viendo la tele y me hacia la dormida, el se masturbaba y mi mano se acomodaba perfectamente a su pene cuando se venia me salpicaba toda, yo a veces tocaba mas de la cuenta y el se espantaba y se iba no podia pasar como dormida me movia un poco y lo asustaba.

Mi hermano fue chambelan en Pachuca y era un viaje de 1 hora para llegar a la fiesta y como hacia frio nos llevamos cobijas para el regreso ese dia mi hermano tomo algo pues era de los principales de la fiesta y todos y todas querian brindar con el al regreso nos fuimos juntos y como era noche me quede dormida, me quito el grasier y chupaba mis tetas que eran grandes me las masajaba y yo las tenìa hirviendo me calento mucho y lo deje hacer.

El sigueinte fin de semana se fue a una fiesta y llego hasta la madrugada algo tomado, yo deje entreabierta la puerta de mi recamara y me desnude toda y lo deje que me viera el se desnudo y se metio bajo las sabanas, por primera vez nuestras pieles se juntaban, yo estaba de espaldas y el intentaba penetrarme por el culo

No podia fingir que estaba dormida queria que me penetrara y me desvirgara pero el queria hacerlo por el culo se puso mucha saliva y tambien se puso en los dedos y me penetro 2 en el ano me deje hacer y tomaba mis grandes tetas que nuevamente hervian sudaba copiosamente parecia como si tuviera jugos seminales en mis tetas

Se escupio las manos y su verga babeaba nuevamente intento penetrarme por el culo y yo lo apretaba, lo saque y con mis manos lo puse a la entrada de mi vagina y empuje hacia el pero el no cedio otra vez por el culo de un solo empujon me la clavo no se si era grande o chica yo apretaba para sacarlo pero creo que entrab amas y mas

estabamos de lado en ese momento me puso boca abajo y se encimo en mi todo su peso en mi cuerpo y empezo a joderme como locosu verga estaba caliente hirviendo y en un santiamen me inundo de leche mucha leche mucha parecia lava hirviendo despues me la saco se la limpio con las sabanas y se fue

Nunca mas me toco y tratamos de evitar el tema lo quiero mucho y recuerdo aquella culiada que me dio hace 36 años pues ahora tengo 51 y recuerdoi aquello como si fuera ayer

Me gustaria que personas que han pasado por esto me escribieran y me dijeran si les gustò y qure compartieramos experioencias pues es algo que siempre he callado

issabelio@yahoo.com.mx

Publicado en: Relatoseroticos

Siguenos en Twitter