Relato erotico 5 golpes

relato erotico de una orgia

Por fin había llegado el fin de curso. La tensión de los exámenes finales y presentación de trabajos había causado en mí una gran acumulación de estrés. Claro, todos los años me pasaba lo mismo por estas fechas así que por más que me preocupara siempre tenía la esperanza de terminar en paz el año. Pero este curso adicionó un punto al estrés. Primero déjenme presentarme.

Mi nombre es Rodrigo y mis amigos me llaman Tony. Diría que soy un tipo estándar. De mediana talla, ni gordo ni flaco aunque de buen porte, cabello marrón y tez trigueña. A mis 26 años he vivido la vida como la mayoría de gente, me emociono al pensar en hacer locuras pero al final me arrepiento y no las hago.

El punto de estrés adicional al que me refería fue el reciente rompimiento con mi novia Lorena. Sus argumentos fueron que conmigo se sentía muy atada y ella quería disfrutar su juventud. Para ser sincero no me afectó mucho que digamos, pues más que una relación era una excusa para tener con quien coger. No imagino que hizo que se fijara en mí. Era bonita de rostro, de contextura delgada, de cabello negro lacio, senos de tamaño normal aunque bien paraditos.

Lo que más resaltaba de ella eran sus piernas, tenía unos muslos un poco más gruesos en comparación del resto de su cuerpo. Aunque no tenía un trasero espectacular sus nalgas lucían muy apetecibles. Como dije era más una relación sexual que otra cosa. Lo que realmente me producía estrés era tener que verle la cara todos los días ya que cuando nos cruzábamos me veía como si me hubiese partido el corazón y como si yo estuviera al borde del suicidio. Me irritaba mucho su actitud.

Desde que empezó el curso habíamos planeado con los amigos un viaje a las playas del sur donde habrían 3 días seguidos de fiestas en la playa. Como Lorena me había dejado casi al final de curso no pude echarme ya para atrás así que tuve que aceptar ir como el soltero del grupo, ya que mis amigos iban con sus respectivas novias. Salimos una tarde de viernes. Alquilamos una minivan blanca y partimos hacia las playas. Primer golpe del viaje: me tocó ir de chofer mientras mis amigos iban besándose con sus novias, me sentí terriblemente solo pero me convencí de que las cosas iban a mejorar en la playa.

Cuando llegamos nos esperaba una fila de bungalós a lo largo de toda la playa. Eran casi las 7 así que ya estaba oscureciendo. Nuestros bungalós estaban uno al lado de otro, 4 en total. Segundo golpe del viaje: me tocaba dormir solo. Todos entraron a instalarse, quedamos en encontrarnos pronto afuera para ir a la fiesta. Entre a mi habitación, el calor era fuerte así que decidí encender el aire acondicionado, y para mi pesadez estaba fuera de uso. Aún tenía las llaves de la minivan así que estuve a punto de regresarme a la ciudad ya que las cosas solo iban empeorando. Pero no!! Había acumulado mucho estrés y necesitaba pasarla a full, así que me di un baño de agua fría y salí a esperar a mis amigos.

Estuve esperando cerca de una hora pues no conté con que los muy putos iban a echarse “el polvo de apertura” de las vacaciones. Aproveché para recrear la vista con todas las muchachas que pasaban por ahí en bikini, el cual aún usaban a pesar de que era de noche, además a la fiesta de la playa había que ir en ropa de baño. Yo solo estaba con un short playero color azul y una camiseta blanca pegada con cuello en “V”. Al fin los putos de mis amigos salieron con sus novias, tenían en la cara la expresión de “me la acaban de chupar y estoy feliz” que todos los hombres ponemos cuando pasa.

– Bueno no vamos o que pendejos?! Les pregunté algo irritado por la larga espera.
– Tranquilo Rodri, parece que no coger te hace daño

Todos en el grupo incluidas sus novias soltaron una carcajada. Para no desentonar esbocé una sonrisa, pero por dentro solo podía pensar: “malditos hijos de puta”. De camino a la playa que estaba a unos 100 metros de los bungalows pasamos por un bar, donde vimos un grupo de personas de unos 35 a 40 años bebiendo, todos hombres. Al parecer se iban a quedar ahí para no mezclarse con nosotros la gente más joven. Ya en la playa encontramos un escenario con buena iluminación donde se ubica un dj, frente a él, ocupando un gran espacio ya habían alrededor de 200 personas ya bailando y un poco ebrias, parecía que la fiesta había empezado desde temprano. En los bordes de la fiesta había grandes barriles de cerveza y fue este al lugar donde nos acercamos primero. Luego fuimos a bailar todos en grupo. La música estaba muy buena, sudábamos a mares por el calor nocturno sumado a la transpiración de todas las personas que allí estaban. La estaba pasando de lo mejor cuando alguien se nos acercó y nos habló en voz alta para que podamos escucharla:

– Hola chicos, pensé que no los iba a encontrar por aquí.

Giramos todos al mismo tiempo y pude sentir como me apagaban la música cuando vi la cara de Lorena. Estaba con una amiga, una pelirroja de trenza que no conocía, a pesar de que estaba asombrado no pude dejar de notar los redondos senos que tenía. Como en un partido de ping pong las caras del grupo voltearon hacia mí para ver mi reacción. Nadie contestó el saludo así que ella solo atinó a decir:

– Bueno espero que la pasen bien, que bueno haberlos visto.

Antes de retirarse me miró a los ojos con una cara de como “pobrecito”. En ese momento solo deseé tirarla al mar para que se la coman los tiburones. Después de 10 minutos me dio igual así que seguí bailando y bebiendo con mi grupo. Cada vez mis amigos se pegaban a sus parejas y en un momento me quede bailando yo solo, tercer golpe de la noche. Sentí el cansancio por haber manejado desde la ciudad y decidí irme a dormir. Conforme iba avanzado hacia los bungalows la bulla de la fiesta llegaba con menos intensidad a mis oídos. Podía ver a parejas besándose y otras más atrevidos metiéndose mano sin importar que los miraran, posiblemente efecto del alcohol.

Cuando pasaba por el bar decidí darme un último trago de alcohol para poder dormir anestesiado como se dice. Estaban tocando un tema de los Black Eyed Peace que me gustaba así que eso me animó más aun a entrar. Conforme me acercaba veía a través de la puerta de madera, tipo bar del viejo oeste, a varias personas como formando a un circulo de espaldas hacia la puerta. En vez de ir directo a la barra me acerque al círculo por pura curiosidad para ver que era lo que llamaba la atención. Me quede de piedra cuando vi a una tipa en 4 patas, chupándosela a un tipo mientras otro se la cogía por detrás. Cuarto golpe: Era Lorena. Me quedé más estupefacto todavía, no lograba pensar bien, solo veía a Lorena meciéndose de atrás hacia adelante al ritmo de las embestidas del tipo de atrás, totalmente sudada y con el cabello mojado en parte por el sudor.

Cuando volví en mí, mi instinto me indicó que debía detener aquella escena, pero mi instinto también me indicó que estaba teniendo una terrible erección. No podía creer lo que estaba viendo. La que hasta hace unos meses fue mi novia estaba tragando verga por la boca y la vagina. Poco a poco iba saliendo del asombro, así que pude apreciar más el entorno, escuchaba los gemidos de Lorena a pesar de que tenía una verga en la boca. Ella estaba con un bikini azul y un pareo blanco. De la parte de arriba del bikini asomaban sus senos, los cuales manoseaba con dureza el tipo al que se la chupaba. El tipo de atrás le había levantado el pareo hasta la cintura y solo le había arrimado la tanga hacia la izquierda para penetrarla. La erección que tenía no me cabía en el pantalón, sentía que se me iba a reventar el pene.

Ya más excitado que asombrado pude ver que a un lado de Lorena, en un sillón, la pelirroja estaba cabalgándose a un moreno, el moreno estaba recostado en el sillón y la pelirroja encima del subía y bajaba sobre su verga. Estaba toda sudada también, pero a diferencia de Lorena, ella estaba totalmente desnuda. Delante de mí en el círculo de personas, había varios tipos masturbándose y bebiendo cerveza con una tranquilidad tremenda, como si estuviesen viendo lo más normal del mundo. Quizás por su mayoría de edad ya habían experimentado más cosas que nosotros a nuestros veintitantos años.

El moreno cogió fuerte de la cintura a la pelirroja y empezó unas embestidas fortísimas que hacían bambolear los redondos senos de la pelirroja. Ella solo tiraba la cabeza hacia atrás y dejaba escamar gemidos de placer. En ese momento uno de los tipos que se estaba masturbando avanzó hacia donde estaba Lorena con los dos tipos. La cogió de la cabeza y la jalo hacia él, al parecer los otros dos eran sus amigos pues ninguno se molestó. Cogió a Lorena como un maniquí y la levanto en peso. La acostó boca arriba sobre una mesa y con fuerza y determinación el despojo de sus ropas.

-Te gusta cómo te están cogiendo mis amigos pequeña zorrita? Pregunto a Lorena con una voz grave.
Lorena no respondió, de lo excitadísima que estaba solo pudo mover la cabeza en tono afirmativo mientras se mordía el labio inferior y se agarraba los senos. El círculo de personas se acercó un poco más. Dudé en avanzar pues temía que Lorena me reconociera, pero la vi tan concentrada que decidí hacerlo. Al fin Lorena pudo articular unas palabras:

-Por favor no paren de cogerme, quiero sus vergas dentro de mí.
– No te preocupes zorrita, que aún queda mucha verga para ti y tu amiga. Ahora me parece que estas sudando mucho y necesitas refrescarte.

Acto seguido levanto su cerveza y empezó a rociarla sobre el cuerpo de Lorena. Primero lo hizo sobre sus senos a donde fueron a los dos primeros tipos para chupárselos. Uno a cada lado de la mesa se agacharon para chupárselos y mordérselos fuertemente mientras el otro tipo seguía rociando cerveza. Cogió otra botella y empezó a rociarla en el pubis, la cerveza por gravedad corría hacia su vagina, donde Lorena se había introducido dos dedos que se metía y sacaba frenéticamente. El chasquido que producía por la presencia de la cerveza era muy excitante. Al ver la escena sentí que ya no podía más y saque mi verga para masturbarme también. Fueron solo unos segundo pues la escena me tenía terriblemente excitado y descargue una gran cantidad de semen. Al contrario de otras veces me quedó totalmente dura después de eyacular y me sentía ansioso por ver más de lo que pasaba.

El tipo que le estaba rociando cerveza cogió la mano que Lorena estaba usando para masturbarse y se la quitó para luego agacharse y empezar a comerle la vagina. Más bien a succionar toda la cerveza que se había acumulado ahí. De pronto el moreno que estaba cogiendo a la pelirroja se incorporó con la pelirroja en brazos, y así en esa posición empezó a cogérsela. La pelirroja, fuertemente agarrada del cuello del moreno hacia entrar y salir su verga con movimientos pélvicos. En ese momento otro tipo del círculo se acercó, se desnudó completamente y se agacho para lamerle el ano a la pelirroja mientras el moreno la penetraba. La pelirroja quito una mano del cuello del moreno para agarrar al tipo q le estaba comiendo el ano de la cabeza, para pegarlo más hacía sus nalgas.

Así estuvo un buen rato hasta que el tipo se levantó, Se colocó detrás de ella y se la metió por detrás. Fuer tan rápido que la pelirroja al parecer no estaba preparada para esto pues empezó un terrible orgasmo, agarrándose fuerte del cuello del moreno y contrayendo cada musculo de su cuerpo. Por un momento se quedó quieta con la cara sobre los hombros del moreno, pero pronto empezó a moverse lentamente otra vez para seguir recibiendo verga.

Mientras tanto a Lorena se la seguían comiendo de cuerpo entero. Con las piernas rodeaba la cabeza del tipo que le estaba chupando la vagina, y con sus manos abiertas cogía las cabezas de los tipos que le chupaban los senos. El que estaba abajo se incorporó y se quitó el short que aún conservaba, al verlo levantarse Lorena se mordió el labio inferior pues sabía que iba a metérsela. Para ayudarlo arqueo un poco las piernas para darle mejor acceso a su vagina. El tipo solo atino a dibujar en su cara una sonrisa retorcida al ver esto. En vez de mantener a Lorena así, la cogió de las piernas y las empujó totalmente hacia su abdomen. En ese momento todos supimos lo que iba a pasar.

A Lorena se la iban a meter por el ano. Antes de eso el tipo dio unas rápidas lamidas al ano de Lorena, mientras los dos tipos que le comían los senos se incorporaron y le ofrecieron sus vergas. Lorena volteo la cara hacia la derecha y empezó a tragárselo a uno de ellos mientras con una mano masturbaba al del lado opuesto. El tipo de abajo se volvió a levantar, busco con su glande el ano de Lorena y se la enterró de una fuerte embestida. Me sorprendió la facilidad con que se la había metido. Quinto golpe: a mí nunca me lo ofreció.

Los testículos del tipo estaban totalmente pegados a su ano. Poco a poco la fue sacando y la volvió a meter. Aumentaba en intensidad y fuerza sus embestidas, mientras le chupaba los dedos de los pies. Uno de los tipos a los que Lorena se la estaba chupando empezó a contraer las nalgas, agarró fuerte de la cabeza a Lorena y empezó a respirar profundamente. Pronto pude ver como de las comisuras de Lorena escapaban hilos de semen los que ella misma recogió con un movimiento de lengua. El que estaba al lado opuesto también se corrió y le embarro la cara. Los dos tipos se retiraron hacia atrás. Con sus manos libres Lorena se acariciaba un seno y con la otra mano empezó a frotarse el clítoris, hasta que volvió a introducir nuevamente dos dedos dentro de su vagina.

No pasó mucho tiempo hasta que tuve un fuerte orgasmo. Al notar como los músculos del ano de Lorena le apretaban la verga, el tipo que la estaba cogiendo empezó a correrse también, dando fuertes gemidos. Se retiró y saco su verga empapada en semen, se acercó a Lorena y la obligo a que se la limpiara. Obligo es un decir porque estoy seguro que Lorena lo estaba haciendo de puro gusto. De su ano aun escapaba semen. El moreno que tenía a la pelirroja en sus brazos la bajo y la puso de cara contra el ano de Lorena haciendo que esta le succionara el ano, para dejarlo limpio de todo rastro de semen. Todos los que estaban en el círculo se pusieron alrededor de Lorena y empezaron a venirse en su abdomen, en sus senos, en su cara. Donde cayese semen ahí estaba presta la pelirroja a lamer. Por último el moreno se acercó a Lorena, cerca de su rostro y le derramo una gran cantidad de semen sobre los labios. La pelirroja se acercó y dándole un beso con mucha lengua recogió todo el semen, beso al que Lorena respondió dándole su lengua también. Allí quedaron acostadas una sobre otra, totalmente bañadas en sudor y extenuadas.

Me levante cansado por la mañana. Al llegar a mi cuarto me había masturbado dos veces más, recordando lo que había visto. De pronto sentí el impulso de regresar al bar, quizá por curiosidad. Cuando llegue, tras la barra vi al moreno sirviéndole a unas cervezas a dos de los tipos que estaban anoche ahí también e intercambiaban risas. Por la ventana del comedor pude ver al tipo que se la metió por el ano a Lorena. A las demás personas no las reconocí. El de la barra me vio y al parecer me reconoció pues me llamo. Me acerque un poco asustado, y me dijo:

-Que putas las de anoche eh? Me dijo casi en un susurro. Hoy por la noche van a regresar cuando todos estén en la otra fiesta, estás invitado si quieres, mientras más vergas esas putas se ponen más calientes.
Sus palabras me dejaron entre sorprendido y excitado. Obviamente regresé….

Publicado en: Relatoseroticos

MIS 16 GAYS (El semen que lubrica la ciudad) parte 2

Comenzó un negro con verga enorme y testículos colgándole, que se puso a mi cabecera al borde de la piscina y asechándome con su verga por lo alto de mi cabeza, la sacudió hasta que se vino con tremendo chorro encima de mi cara y mi boca, al otro costado uno de piel blanca y verga delgada comenzó a manotearse hasta que un chorro de semen blanco vino a dar sobre mi cuello y luego unas gotas espesas cayeron sobre mi labio superior y su olor fuerte entro por mi nariz hasta casi dejarme ahogado.
Leer más ›

Publicado en: Relatoseroticos

Mis 16 gays (El semen que lubrica la ciudad)

relatos eroticos gays

Y estaba ahí, con mis 16 centímetros de erección, 16 igual que mis años de vida, emocionado y al mismo tiempo asustado, parado frente a la puerta del salón donde iba a iniciar mi vida gay, curioseando más que mirando tras su puerta de vidrio y su letrero luminoso que decía “El atracaxxxte”, no tarde mucho en ingresar, había un enano tras la recepción, al que le pregunté que debía de hacer para poder pasar, inmediatamente me dijo cuanto debería de pagar para ocupar “el piscinazo” que así se llama su salón principal, y no podía creer que debía de pagar para lo que me esperaba dentro de ese salón, pero en fin, lo hice. Leer más ›

Publicado en: Relatos porno

El semen que lubrica la ciudad (PAREJITA PAJERITA)

relato erotico

Salgo a la calle, agarro el paso.

Delante de mí va una pareja de amantes cual Adán y Eva. Yo por detrás les sigo el paso observándoles nada más que por mirar. Indeciso y distraído por lo que pienso hacer más tarde.

Al meneo de las caderas de ambos al caminar, me parecen más jugosos los glúteos de él que de ella. Leer más ›

Publicado en: Relatoseroticos

Mi primera aventura con Rosa, mi vecina madura

juegos de niños

Bueno me llamo Adolfo tengo 16 años y esta historia sucedió hace un año, soy flaco y de condición física normal; todo lo que un adolescente es. Practico baloncesto, me gusta leer, fumar……..a y sobre todo me encantan las MADURAS y rosa me llevo a descubrir el mundo del sexo.

Por las tardes llegando del colegio ayudo a mi madre en atender y despachar un pequeño negocio de abarrotes donde llegan los vecinos a comprar. Un día normal por la tarde estaba solo en la tienda, había poca clientela; pero llego Rosa una de las vecinas de la calle de enfrente ella es (madura de muy buen cuerpo, tiene como 35 años es de estatura mediana pelo negro pechos normales pero unas nalgas que hacen no pase desapercibida, llevaba un pantalón ajustado y una blusa normal pero si dejaba ver un poco sus pechos). Leer más ›

Publicado en: Relatoseroticos

Mi madre y yo en la iglesia

lesbico en el baño

Hasta los 17 años, yo pensaba que mi madre era cristiana, como yo. Íbamos todos los domingos a la iglesia durante un par de horas, bendecíamos la mesa… todas esas chorradas.

Yo soy bastante agraciada y no tengo problema en decirlo. Tengo un buen cuerpo, con todo en su sitio y soy rubia, con el pelo largo. Mi madre es como yo, sólo que tiene unos 45 años. Aún así se conserva perfectamente, parece que sea mucho más joven, y es muy guapa. Leer más ›

Publicado en: Relatoseroticos

Relato erotico La escuela del placer

relato erotico lesbico

Todo empezó como una historia cual quiera, yo era una chica de 19 años que necesitaba un cambio de aires, una llama que encendiera esas brasas ya casi convertidas en cenizas…Así que decidí dar un pequeño cambio e irme a estudiar hostelería a una escuela. Cual fue mi sorpresa que al llegar me encontré allí con un amigo, que lo primero que me dijo fue: Leer más ›

Publicado en: Relatos Lesbicos

El club de las bragas rosa

el club de la bragas rosa

Esa mañana, ella salía de casa; con el pelo sujetado en una cola de caballo, su blusa escotada en V, el bolso colgado al hombro, su minifalda apretadita y su tanga rosa dentro. Ese hilo dental que tanto le emocionaba usar los martes, cuando sabía que otras chicas harían exactamente lo mismo en otras partes del mundo, cerca o lejos, no importaba, pero al igual que ella, muchas otras estarían trayendo puesta su tanguita rosa, con ese nombre que tanto les emocionaba a todas, bordado precisamente en su zona íntima, de tal modo que lo sentirían: al ir camino a la universidad, al colegio, al trabajo, en fin a cumplir sus quehaceres del día. Leer más ›

Publicado en: Relatos Lesbicos

ESA, LA QUE TANTO BESABAN

muy cachonda

Esa, de piel tan fina y a la vez tan blanda, como un pétalo algodonado en donde los dedos se sienten complacidos de llegar por el sólo hecho de hacerse tan suave al tacto. Y basta solamente con recibir esa suavidad, esa delicadeza de la piel tan fina, para que los dedos puedan deslizarse hasta donde se arquea en un circular declive que va a dar hasta la gloria. Leer más ›

Publicado en: Relatoseroticos