Iniciando a mis primitas, haciendolas mujercitas

Soy Ruben, tengo 36 años y quiero compartir con uds remebranzas de mi juventud, y relatarles como hice mujercitas a 2 primas cuando yo tenía 18 años.

Como uds comprenderan he cambiado el nombre de ellas, ya que ahora son mujeres casadas y con hijos, y lo que menos deseo es tener problemas con sus familias.

Somos una familia numerosa y varias de ellas vivíamos en el mismo barrio. Yo a los 18 años era un joven atractivo, era delgado y alto, mi cabello era castaño y crespo, yo estaba en mi época cachonda, mis hormonas estaban locas y mi primer recurso eran mis primas.

La primera de ellas fue Sheyla de 14 añitos, ella había desarrollado unos pechitos lindos, de mayor tamaño que cualquier prima en ese momento, yo llegaba a su casa con tal de verle sus lindas tetitas, ya que Sheyla, como toda linda adolescente, le gustaba la ropa donde pudiera enseñar su atractivo. Cuando sus padres no estaban me gustaba hacer luchitas con ella en su cama y le tocaba sus duritas tetitas. También me gustaba platicar con ella porque ella era mi informante, es decir a la primita le gustaba el chisme y me contaba de lo que hablaban mis otras primas de mi y lo que pensaban, eso me ayudó a estar con las otras.

Una tarde sus padres salieron al super, saldrían por una hora, no era mucho, pero para mi era una eternidad con mi primita Sheyla. Yo llevaba un dulce que aqui le llaman algodon de dulce, y yo le daba en su boquita, aveces ella me chupaba los dedos y eso me calentó, luego jugamos de luchitas y colocándola abajo de mi, le puse de ese dulce en la parte de sus senos que no tapaba su blusa de tirantes, le comí alli y a ella le gustó, le fui bajando los tirantes y dejando descubiertas sus tetitas y le echaba algodon para comerselas, los dos estabamos cachondos al instante. Ella cerró sus ojitos, lo cual me dió oportunidad de bajar su blusita y su sosten y por pirmera vez tener sus pezones a mi disposición, sus pezones eran morenitos como ella, le eché algodón en ellos y los comencé a mamar suavemente, ella daba de gemidos, yo seguí echándole el dulce y luego se las mamaba, sus tetitas eran bonitas carnes bien duritas.

Casi inmediatamente después de estar mamando sus senos, deslicé una de mis manos debajo de su falda que era una mini tipo jeans y le acaricié su cuquita sobre su calzoncito que era fino y delgado, por ello pude sentir la forma de sus labios vaginales en mis dedos. Seguimos asi varios minutos, de pronto oi que ella comenzó como a respirar con problemas, yo no era tan experto, pero presentí que ella estaba teniendo un orgasmo, metí mi mano dentro de su calzoncito y su rajita me llenó los dedos de sus liquidos vagnales. En eso ella como que despertó, abrió sus ojos y me empujó hacia atras y me djo -que haces, somos primos!!- y se compuso la ropa, a los cinco minutos sus padres estaban de regreso y le dije que me había dejado llevar por su belleza y que luego platicabamos y me despedí.

Yo no llegué a su casa en los siguientes cinco días, de alguna forma me sentia culpable y además, si ella le decía a sus padres, yo la iba a pasar mal. Luego de ese temipo me llamó a mi casa por teléfono, y me dio que queía hablar conmigo, sus padres no estaban y tardarían. Yo llegué rápido y fui a su habitación, alli estaba ella, tenía una blusa sin tirantes y una mini que la hacía ver deliciosa, estaba tumbada en la cama. Me preguntó porque le había hecho todo lo que le hice la tarde pasada, yo le dije que ella era mi prima y que los primos se quieren, -yo sé que somos primos, pero me sienta atraído por ti-
Ella se acercó y no besamos, Sheyla sabía besar muy bien y rico. Al igual que la vez anterior, le fui bajando su blusita y luego su pequeño sosten, le mamé sus senos, ahora con más propiedad, ya que sus padres tardarían, la pequeña se fue excitando y comenzó a gemir de forma que me calentaba la sangre.

Ella misma se quitó la blusa y el sostén para tener mayor comodidad, yo le daba tremendos chupones y lamidas a sus pezones, ella me jalaba los cabellos y casi me quita algunos cuando tuvo un orgasmo. Nuevamente mi mano se fue dentro de su calzoncito y aaricié su rajita que ya segregaba sus ricos juguitos. A ella le estaba gustando todo. Asi que le quité su calzoncito, quedó solo con la faldita enrollada en su cintura, yo me metí entre sus piernas y me comencé a comer su rajita, Sheyla daba de gritos, luego me confesaría que era la primera vez que recibía sexo oral en su vida. De su rajita brotaba a cada momento sus juguitos vaginales y yo me los tomaba como si fuera lo más rico. Debo decir que yo a mis 18 años ya había tenido sexo y ya tenía cierta experiencia en sexo oral.

Hice llegar a Sheyla a otro orgasmo, ella se quejaba como desesperada, y se contorsionaba sobre la cama. Mi verga ya estaba más que parada, me quité de entre sus piernas y la puse de ladito y yo detras, levanté una de sus piernitas y puse mi verga en su rajita, fui empujando poco a poco, mientras ella gemía, cuando le metí mi glande, ella gritó desgarradoramente y me dijo -despacio Ruben, es mi primera vez!-, yo me quedé sorprendido, y por un momento detuve la inserción, pero ella se quédó esperando, asi que seguí empujando lentamente, hasta que la mitad de mi verga estuvo adentro de su cuquita, Sheyla se quejaba pero no decía nada, Empece a meter y a sacar mi verga de su rajita, muy lentamente, mientras ella arqueó su cabeza y nos empezamos a besar de lenguita, en ocasiones me soltaba la boca y me decía -me duele un poquito!-, y yo le contestaba, -si Sheylita es normal, ya te pasará-, y seguí pistoneando mi verga suavemente dentro de su rajita.

Seguimos cogiendo por varios minutos de la misma forma. Cuando vi que ya élla se sentía más cómoda, comencé a pistonearle más rapido mi verga en su rajita, ella comenzó nuevamente a quejarse y a gemir, de pronto -Ruben !, Ruben!- ella gritaba mi nombre, estaba teniendo su primer orgasmo a través de una verga en su rajita. Cómo yo no tenía puesto condon, estaba teniendo mucho cuidado, y cuando sentí que estaba por llegar, se la saqué y la coloqué al estilo misionero, pero primero le volví a besar la boca y luego me comí sus tetitas y sus pezones. Ella misma me jaló, quería que me la cogiera de nuevo, me fui acomodando entre sus piernas, y la fui penetrando de nuevo lento, aunque su rajita estaba empapada de sus juguitos. La empecé a coger ahora más fuerte y nuevamente comenzó a gritar de gusto, no aguanté mucho, pero lo suficiente para verla correrse de nuevo, saqué mi verga y acabé sobre su vientre, una gran cantidad de semen dejé sobre su vulva.

Luego de eso, semanalmente me cogía a Sheyla cuando sus padres salían. Habíamos hablado y puesto de acuerdo que no seríamos novios, porque eramos primos, pero que podíamos coger siempre y cuando yo usara condon. Fue un buen trato para mi.

Sheyla era mi informante como mencioné antes. Yo le llevaba ganas a mi prima Elena de 15 años, se había mudado hace unos 3 años atras al barrio, ella era un chica angelical, era la más bella de mis primas, tez blanca, cabello casi rubio, ojos verdes y un cuerpecito fino y delgado. Sheyla me estaba haciendo el conecte con ella, le llevaba recados y Sheyla me contaba que yo le gustaba a Elena, asi que ella me consiguió una cita con ella. Yo la pasaría llevando de la casa de una su amiga, Elena se había quedado a dormir esa noche con ella. Conseguí el auto de un mi amigo, y la pasé llevando como quedamos, me metí a camino alterno donde no pasaban muchos autos, luego de platicar unos minutos y decirnos que nos gustabamos, comenzamos a besarnos, le besé en cuello y luego le fui besando sus senos, eran pequeñitos, no como los de Sheyla, pronto nos pusimos cachondos y nos pasamos al sillón de atras del auto.

Le quité la blusa, el sostén y su falda, se quedó solo en bragas, en mi caso me quité el pantalón y la camisa y me quedé en calzoncillos. Nos besamos mucho, y le mamaba rico sus pequeños senos puntiagudos. Fue ella quien me besó las tetillas, a pesar de ser virgen Elena tenía mejor tecnica y conocimiento que Sheyla, eso me puso como loca, luego bajó a mi vientre y yo me bajé los calzoncillos asi ella tomó con su mano mi verga y se la llevó a la boca, ella me dió una rica mamada, no era la primera verga en su boca, eso se dejaba ver. Al rato la puse con sentada con las piernas abiertas y casi de rodillas, le mamé su rajita, los vidrios estaban completamente empañados de vapor, la calentura subía alli dentro, yo le comí su rajita que se mojaba bastante. En eso yo me senté y ella se sentó arriba, no hubo penetración solo nuestros sexos se frotaban uno con otro. Yo le chupaba sus pezones o nos besabamos bastante con lengua, era una locura alli dentro, en eso fue ella quien fue colocándo mi verga parada y con dirección a su cuquita, se fue sentando lentamente, yo la tenía sujetada por la cintura y también la guíaba hacia mi verga.

Sentí lo caliente de su cuquita, luego lo apretado, Elena mordió su labio inferior e hizo una mueca de dolor cuando el tronco de mi verga fue entrando en su vagina. Yo intenté ayudar subiendo mi vientre para meterla más profundo, pero ella me dijo -despacio, despacio!!-, asi que mejor dejé que ella lo hiciera, se fue sentando lentamente hasta que casi toda mi verga estuvo adentro, luego fue ella quien subía y bajaba de mi verga, gimiendo y quejándose de un poco de dolor. Sin que me dijera me estaba entregando su virgnidad esa noche. Luego noté que ella se estaba cansando de moverse arriba y abajo de mi verga, asi que la volví a tomar de la cintura y ahora fui yo quien movía mi cintura y comencé a meter y sacar mi verga de su rajita. Al rato Elena esta teniendo un tremendo orgasmo, se sentó sobre mi verga totalmente y comenzó a moverse como desesperada, hasta que pasó su climax. Le saqué otro orgasmo antes de que yo acabara en el condon que llevaba.

Asi me cogí a mis dos primas preferidas. Aun tenían sexo con ellas cuando ellas tuvieron sus novios oficiales, Sheyla con 16 años y Elena con 17. La relación terminó como dos años después de habermelas cogido por primera vez. En cuanto a Sheyla tuvimos un encuentor sexual cuando ella estaba casada, pero eso será otro relato..

Publicado en: Relatoseroticos

MI HERMANO, ME ELIGIO COMO SEMENTAL

Maika, es mi cuñada, y jamas nadie de la familia, hubiera imaginado, que le gustaba tanto a mi hermano como a ella, ante todos son una pareja ideal, 36 años ella 38 mi hermano, y con hijos, vivimos, en una ciudad, no muy grande, de la costa mediterranea, y a finales del verano del año pasado, por la noche, estaba yo en la playa, tomando una copa en vaso de plastico, cuando decidi caminar por ella, al poco que me alejaba se iba oscureciendo todo pero no tanto como para reconecerse uno a cierta distancia, y ete que reconoci, bajando a la playa a mi hermano y su mujer, mi primer impulso, fue llamarlos, pero calle observe y fueron alejandose entre las deserticas hamacas, y yo fui siguiendolos, e imaginandome que tendrian ganas de follar en la playa.
Se pararon, cerca de unas hamacas, y yo me fui escondiendo, tenia morbo por verlos follar, finalment, consegui acercarme donde veia ya bastante ben aunque algo alejado y me sente en la arena entre hamacas, al ver que no se movian ellos de alli, pero ambos de pie, asin estuvieron unos minutos conversando, observados por mi, pero al poco aparecio otro hombre, sinceramente desde mi posicion unicamente recon que era otro hombre ni edad ni nada mas, y se paro ante ellos, se dieron la mano, y de nuevo conversaron ahora los tres, pero muy poco, pues el pronto, comenzo a besar a mi cuñada y esta a dejarse besar, mi corazon latia a velocidad de vertigo no podia creer lo que mis ojos veian, pude, observar como mi cuñada le comia la polla de rodillas, aunque, por supuesto no viera, bien, y pronto mi hermano, se acomodo en otra hamaca, alejado de ellos, un par de metros, el hombre se tumbo en otra y mi cuñada se sento encima de el, la estaba follando ante mi hermano, la cosa no duro mucho, poco despues, tal como vino el hombre se fue elloa, tambien y yo quede alli, me habia masturbado viendo aquello, pero cuando todo termino, quede totalmente en estado de shock,

Hasta unos dias despues no fui capaz de confesarle a mi hermano a solas que sabia el secreto de ellos, y mi hermano comenzo a llorar, a la vez que me confesaba su problema, desde hacia, unos meses, se habian decidido a tener ella relaciones con otros hombres, pues el era incapaz de tener una ereccion con ella desde hacia años, le gustaba verla con otro, o si pudiera con otros u otras, solo le iba el morbo, despues, se masturbaba mi hermano, no en el momento sino durante dias reviviendo las imagenes, grabadas, en su cerebro, de su mujer practicando sexo, eso era lo que le excitaba, no el follar con mujeres, fuera o no su mujer,

Mi hermano, mismo me ofrecio a su mujer, no tuve que hacer ni decir nada mas, solo, tener discreccion, y todo lo que le faltaba a mi hermano me sobraba a mi, me encanta las mujeres, pero aun mas el sexo morboso, acababa en esa epoca de romper, con una chica, que sali durante algunos meses, y soy el menor de mis hermanos,
La primera vez que estuve con mi cuñada fue ese fin de semana, mi hermano monto la historia, fuimos a otra ciudad, ese sabado tarde, teniamos habitacion, para, esa noche, y mi hermano, me dijo que cuando me recogieran en casa de nuestra madre, una vez salieramos, a la autopista, yo actuaria como si ella fuera mi esposa, durante, los dias anteiores, mi hermano, preparo la primera de sus historias morbosas, donde las hacia realidad, con el y nosotros de actores, y nada mas salir como digo, en la autopista mi cuñada, se coloco en el asiento de atras junto ami, y mi hermano paso a ser nuestro chofer y mayordomo, era de dia, cuando ibamos por la autopista asn que guardamos la compostura, hasta que comenzamos a entrar en la gran ciudad, alli entre semaforos, yo ya besaba a mi cuñada y ella a mi con ansias, de verdad, me susurraba al oido hoy si estoy agusto, aparcamos, finalmente, ocupamos la habitacion pero, no hicimos nada solo ducharnos, mi cuñada se adaptaba bien al guion sabia que queria mi hermano, y por fn podia montar sus hstorias nada de polvos rapidos, nos duchamos primero ella despues yo, mi hermano ordenaba todo, y salimos los tres a cenar

En el restaurante hice bien mi papel de marido postizo, y cuando llegamos, a la habitacion, mi hermano tambien entro en la que teniamos nuestra, y ali bese a mi cuñada ya con verdadera pasion, pronto la desnude, al verla desnuda, impresionate, su coño, casi afeitado totalmente, la sente en el sillon junto a la cama y le comi sus tetas, hasta bajar a su coño, nunca hasta ese dia supe lo que era un verdadero orgasmo de una mujer, como tampoco la vi aquella noche en la playa a ella, mi cuñada, nada mas, bajar mi cbeza a su coño, y senti mi boca parecio sentir, todo el placer del mundo, y yo enloqueci con aquello, sus gritos, sus ansias, su coño pringoso, me bebia sus jugos, mientras mi hermano, grababa todo en video, por fin me alce, y saque de mi slip mi verga durisima algo curva, gorda, y venosa, ella la trago como una posesa, y la chupo, con maestria, cuando me iba a correr mi hermano, me dijo sacatela y correte en su cara y boca que se vea, aquello fue el pistoletazo de salida me la saque sin que ella dejara de agarrarla con su mano, y ella abrio su boca y pego su cara mis chorros salieron con impetu y la cara de mi cuñada, fue, llenada de ellos, y su boca, hacia mucho no echaba aquella cantidad de leche ya de por si echo ucho pero eche, mucho mas, llene su cara hasta gotearle de la barbilla a sus tetas mi hermano no dejaba de grabar y moverse mientras ella se excibia a la camara y exhibia mi polla, ya ordeñada.

Me hizo besarla con mi leche en su cara, mi hermano lo grabo todo, y nos duchamos, ya sali con la polla dura, tras ella mamarmela, y mi hermano grabar nuestra ducha, y la puse a 4 patas, la folle como un loco, y pronto ella comenzo a dar gritos hasta correrse se paro y yo tambien pero sin dejarla de aguantar, al poco comence de nuevo a bombear y ella volvio a exhitarse y gritar esta vez me corri y ella siguio culeando, yhasta correrse, despues que yo, me la saco de su coño con la mano se volvio sin soltarme la polla y la limpio con su boca, mi cuñada estaba totalmente, entregada, la limpio con su boca como digo y al ver que yo gemia y no hacia nada por impedirlo, siguio y pronto volvi a tenerla dura, esta vez ella me tumbo bocaarriba, y se coloco a cabalgar, como una fiera, mis manos agarrada a su culo, la movia como una loca, la folle y ella volvio a correrse, esta vez si paro, me dejo con la polla dura, pero necesitaba ella descansar, mi hermano habia grabado todo desde atras, y aprovecho para cambiar la bateria, y ner la otra en carga, se metio en el baño con mi cuñada, y pude escucharlos no se cortaron, como mi cuñada, le decia que vaya un macho tu hermano, mientras el lo reafirmaba, y le decia que veia lo pasaba bien ella, seguia hablandole, y yo escuchaba a pesar de la ducha perfecamente a los dos, estaba deseando volverla a follar, ella salio junto a mi cuado, y se colo en la cama, entonces yo sali mee eche una ducha rapida y volvi, durante un grandisimo rato estuvimos dandonos besos, escuchando sus palabras en mi oido, no eran las palabras de una noche, de sexo eran de algo mas, pronto estuimos en un 69 y finalice follandola de varias posturas hasta correrse ella y despues yo,

Mi cuñada quedo dormida, pero mi hermano ni yo lo hicimos, el me llevo a su habitacion, nos sentamos en su cama, con una cerveza,y me dijo como lo habia pasado, no le menti, ni el a mi, nunca habia visto a su esposa con nadie como lo habia estado conmigo, y me dijo no te va a dejar escapar ermano ni yo, pero me gustaria verla con otra mujer, y eso va a ser un obstaculo, depend le dije, depende de que, de lo que se busque le dije, si buscas otro matrimonio como ustedes, yo puedo satisfacer a las dos, y ambos vivir vuestras fantasias, y conseguir que ambas esten tambien juntas.

Durante tres meses, me dedique a mi cuñada, totalmente, no habia otra mujer para mi, ni ella queria otro hombre para ella, pero mi hermano, se dedicaba a buscar una pareja donde el no actuara por el motivo que fuera, y buscarla, para una amistad duradera.
Eso fue otra historia que pronto contare.

Publicado en: Relatos porno

Doña Carmen María, una obsesión

Hola compañeros y compañeras, soy Omar, cuento con 26 , pero esta historia empezó cuando yo tenía tan solo 12 años,

En el colegio donde yo estudiaba conocí a Gustavito con quien hice amistad y cierto día me invitó a su casa, alli comenzó todo, cuando conocí a su madre hubo una química increible, nunca he tenido otra en mi vida de ese tipo, su mamá debía estar en los 32 años aproximadamente, fue una atracción instantanea, yo sé que algunos me entienden. Ella era linda, de tez muy blanca, senos pequeños, un rostro de diosa, piernas largas pero hermosas, y un trasero moderado pero curvilineo, aunque en ese momento el trasero era lo que menos me acuerdo. Su sonrisa conmigo, yo se que no hubo interés de ella por mi, pero cada vez que me hablaba me sentía en las nubes.

Todo el año, por mi edad, me empezaba a tocar el pene y pensaba en Doña Carmen María, como se llamaba. Cumplí los trece enamorado de ella. Me inventaba cualqueir cosa con tal de ir a la casa de Gustavo, una vez jugando con mi amigo me fui a esconder a la lavandería, que era un cuarto pequeño, sin querer vi unas bragas en la ropa que parecía ser la de ropa sucia, la tomé y me temblaban las manos, era una tanguita muy sexy, me la llevé a la nariz y pude sentir por vez primera el olor de la vagina de Doña Carmen María, el olor era tan intenso que ahora creo que ella la tuvo que haber usado cuando alguna noche tuvo sexo con su esposo. La prenda me la metí en la bolsa (me la robé) y la guardé en mi habitación y en las noches la usaba para masturbarme.

Pero no quedó la cosa alli, en una ocasión me metí en la habitación de ella y su esposo, vi donde me podía esconder y encontre que una de las puertas de los closets no tenía donde se pone la llave, solo estaba el espacio redondo, lo estuve planeando por mucho tiempo, por fin un día me animé, entré por la puerta de atrás, era un sabado, no iba al colegio, era temprano, tal vez las 8:00 am, y entre por la un arbusto a la casa, ellos dormían en el segundo nivel de la casa, entré y casi muero de nervios, porque la señora estaba duchándose, me escondí entre ropa, artículos deportivos y otros, me quedé esperando, pero me estaba arrepintiendo, por las repercusiones en caso de ser descubierto.

En eso sale la señora, Camen María, enrollada en su toalla, cierra la puerta, le coloca pasador, luego con la toalla se empieza a secar el cuerpo desnudo, yo lo veo claramente, unos senos pequeños pero redonditos con pezones pequeños, toda ella es preciosa, le veo el sexo, un pequeño parche negro en forma de triangulo, yo estoy teniendo una erección como nunca a mis 13 años, luego se empieza a untar crema en todo su cuerpo desnudo, empieza en sus pies, alli comenzó mi fetiche por esta parte del cuerpo femenino, tiene unos pies blancos, con el tobillo rosado y sus uñas con una leve linea blanca en la orilla superior, bellas. Yo estaba de pie y me tenía que agachar un poco, sentí una extraña sensación en mi entrepierna, algo liquido caliente, era mi propio semen, que ya me corría del calzoncillo a mis muslos.

En eso se coloca el sostén, de encaje blanco casi transparente, luego la braguita que es del mismo conjunto, en eso se acerca a donde yo estoy, mi corazón se detiene, creo que voy a tener un infarto, pero para mi suerte abre el que está a mi lado, saca algo de color negro, no entiendo que es, luego también saca algo de un cajón, es un frasco grueso. Luego corre y deja sin pasador la puerta, se sube a la cama y se colocá la cosa negra en sus muñecas de las manos, y se coloca en el frente de la cama, ahora entiendo son como esposas de tela, ella se pone en cuatro, en eso oigo que alguien entra y ella grita -feliz cumpleaños mi amor!!-, quien entra es su esposo.

-Toma lo que simepre haz querido mi amor es tu regalo de cumpleaños!- le dice ella y se coloca con el trasero levantado, el esposo rie y cerrando de nuevo la puerta se sube a la cama, y comienza a chupar el culo de la señora. El esposo mete su cara entre las dos nalgas de ella y puedo ver y escuchar los chupones y lamidas que él le da en la raja y en el ano, la señora empieza gemir y a gritar, y es que no hay nadie en la casa más que ellos y yo.
-Asi papi, te gusta mi culito, hoy lo puedes coger como haz querido-

El esposo sigue mamando extasiado, se va quitando la ropa poco a poco sin dejar de comerse ese divino trasero de la señora, yo trago saliva a cada rato alli escondido, nunca pensé que lo que vería era todo esto, bien vale el riesgo, mi pequeño pene no deja de babear mecos a cada instante.

El esposo detiene las chupadas, abre el bote y se unta una crema o vaselina en la verga erguida y también se lo pone a ella, luego la toma por las caderas y la comienza a penetrar, ella lanza un gemido y baja la cabeza a la superficie de la cama, mientras su esposo la sigue clavando por el culo, -ayy que rico lo tienes, esto era lo que yo quería!- y sigue penetrándola lentamente, cuando le tiene como la mitad dentro de su ano, comienza moverse adelante y atras, entrando y saliendo de su orto, ella sigue gimiendo y gritando. Yo me tomó mi pene y en dos estiradas me corro de nuevo, mis calzoncillos estan llenos de mecos.

El esposo, luego que se la tiene casi toda adentro, le da duras embestidas y ella sigue gritando pidiendo más, ella se desploma en la cama boca abajo y el se monta para penetrarla sin piedad de esa forma. Eso continúa por unos diez minutos hasta que oigo al esposo y a doña Carmen Maria gritar, ambos se estan corriendo en forma tremenda, el esposo no saca su verga del culo de ella sino, que terminó adentro, al sacarla pude ver como un pequeño chorrito de semen salió del trasero de la señora. El se vistió y salió de la habitación no sin antes darle un sonoro beso a una de las nalgas de ella. La señora se quedó descansando un rato, rato que se volvió eterno para mi, en algún momento pénsé que abriría la puerta en donde yo estaba, pero no sucedió, cuando ella se fue yo salí y casi tropezando bajé por donde había subido. Mi pantalón tenía varios parches húmedos de las dos corridas que yo había tenido.

Ese acontecimiento marcó mi vida, las imagenes se repetían en mis sueños húmedos, yo adoraba visitar a doña Carmen María solo con el hecho de verla.

Pero antes de cumplir los 14 años, mis padres por cuestiones de oportunidad, se mudaron a otra ciudad no tan cercana, un dolor en el corazón sentí en ese momento, pero asi pasó el tiempo, yo sabía que mi mamá mantenía cierta comunicación con ella porque eran amigas. Pero pasó el tiempo y ya casi tenía olvidada a doña Carmen María, excepto el cuadro que vi con su esposo, cuando ella le regaló la desfloración de su culo.

Cuando cumplí 23 años, nueve años después, por estudios universitarios ya, me trasladé a mi antigua ciudad, rapido me vino al pensamiento la señora Carmen María. Llegué al antiguo barrio, al parecer ellos se habían mudado. Al parecer una antigua vecina me indicó que ellos se habían separado. La busqué en una dirección que me habían dado, que era la casa de los padres de ella. También supe que había tenido otro hijo.

En el tiempo libre, que era escaso, después de la universidad traté de buscarla, mas por obsesión que por algo, que podía yo decirle al encontrarla?.
No tuve suerte. Hasta que el destino me ´jugó una nueva pasada.

Era un sabado, con unos amigos de la universidad, luego de tomarnos unos cuantos tragos, no estabamos ebrios, sino solo alegres, fuimos a una discoteca, luego de instalarnos, sorpresa, en la pista de baile estaba Carmen María, ya debía tener más de 40 años, estaba más gruesa, pero seguía siendo atractiva para mi. Esperé que el tipo con quien bailaba la devolviera a su mesa, compuesta solo de señoras de su edad. Fui y la saqué a bailar, ella dijo que si, yo antes de platicar la gocé bailando con ella, tomándola de las manos, de la cintura, yo estaba en el cielo, tenia a mi amor plátonico en mis brazos, creo que fui demasiado efusivo, porque por momentos la hacía sentir incomoda al abrzarla como si fueras viejos amigos. Ella me pidió que la fuera a sentar, fue entonces cuando me identifique, le dije quien era, que había sido vecino y amigo de su primer hijo, ella cambió radicalmente, me dio un beso en la mejilla. -mira como estas, te volvisto un lindo muchacho!-, me fue a presentar a su mesa y yo me quedé el resto de la noche platicando con ella y bailando, un día perfecto.

Me dejó su número de teléfono movil. Cuando tuve la menor oportunidad que eran unos conciertos de música en la universidad la invité, ella dudó, pero aceptó. La fui a traer, estuve con ella durante el evento, luego la invité a cenar, ella estaba un poco incomoda, me dijo de su divorcio, de sus hijos. Cada semana la invité y ella aceptaba y la pasaba bien conmigo, hasta que en una cena le dije que ella era mi amor platónico. Ella se puso seria y se río, creyó que era una broma, pero le volví a decir, la tomé de las manos y la besé, ella se apartó a los dos segundos, -qué haces, que crees que haces?- -tu eres solo un joven y yo una mujer ya vieja!-

La volví a jalar de las manos y la volví a besar, esta vez ella ya no se apartó, nuestras lenguas se frotaban como serpientes en celo, como estabamos en mi auto le toqué sus piernas, aún eran duritas y bellas.
-Llévame a algun lado!- me dijo

Sin perder tiempo me la llevé al primer motel, entramos a la habitación yo la besé, pero fue ella quien me llevó a la cama y me acostó, -tengo varios meses de no tener sexo!- me dijo.
No besamos sobre la cama y poco a poco nos fuimos sacando la ropa, yo le dejé libre primer los senos, aún tenían la lozanía de sus mejores años, los besé y los chúpé como si hubiera sido mi novia. Ella se excitó mucho y me jalaba los cabellos, sus pezones se erectaron yo los probé con mis labios y los mamé como infante. Carmen María me apretó la cabeza contra su pecho.

Luego ella para pagarme el favor, me sacó la verga de los calzoncillos y comenzó a darme un exquisita mamada de verga, la mejor de toda mi vida, me chupó y lamio cada parte de mi verga, me comió los huevos enteros, me dijo que quería que me corriera en su boca, no me costó trabajo, pues ya estaba cerca de mi climax, sentí unos espamos como si eyacular fuera a disminuir mi ansiedad; no se cuanto eyaculé, pero fueron varios latigazos de semen y ella se tragó los primeros y se pasó por los labios los demás.

La señora Carmen María estaba tomando la iniciativa, después de sacarme los mecos, yo aún reponiendome, ella se quitó su braga y subiendose a horcajadas encima de mi, me puso su raja casi depilada en la boca y se sentó encima con delicadeza sin tocar mis labios sino, se quedó a uno o dos centimetros, yo entonces me puse a chuparle toda su chuchita, le lamía, atrapaba sus labios vaginales con mis labios bucales y se los jalaba, nunca había hecho esto, pero por los gemidos y quejidos de ella, yo sabía que lo estaba haciendo muy bien. Debo decir que todo esto era un sueño para mi, tener al amor de adolescente comiendole su raja a placer encima de mi, no estaba ni en mis mejores sueños húmedos.

A los pocos minutos sentí en mi boca un sabor entre amargo y acido, era su eyaculación femenina, la señora se estaba corriendo sobre mi boca, lo cual me puso como loco y comencé a lamerle hasta el ojete del culo, ella quiso quitarse de encima, pero yo la detuve y la sujete por los muslos con brazos y manos, y seguí comiendole su redondo ano con todas mis fuerzas, usando la punta de mi lengua intente penetrarle el recto y la raja, no pude pero la señora ya no gemía sino gritaba de placer. Ella super excitadisima comenzó a frotar su raja sobre mis labios y creo que logró otro orgasmo asi.

Ya llevabamos casi 45 minutos en el motel y aún no fornicabamos (no penetración por ahora), ella se viró sobre mi boca y quedamos inmediatamente en una 69, ella tomó mi verga que estaba semidura y comenzó a mamar mientras yo no dejaba de lamer ese culo de ella que vi desvirgar hace casi diez años. La señora se puso a tragar mi verga una y otra vez como si boca fuera una vagina artificial. En pocos minutos nuestros gemidos acompasados llenaban de ruido la habitación.

Ella nuevamente fue quien descompuso el 69, y virándose de nuevo se subió al estilo vaquero sobre mi vientre y tomando mi verga se la fue acomodando en su raja, su vagina estaba mojada y dilatada, no fue dificil metersela toda hasta lo más profundo, luego que ella pujó, comenzó a moverse como la mejor jinete, hacia adelante y hacia atras, y también arriba y abajo, yo sentía que tal cabalgada apretaba mi verga contra sus nalgas blancas. Yo estire mis manos para abrazar sus bellas nalgas y con mis dedos divisé su agujero anal, y mientras me cogía inserté un dedo dentro de su culo, ella no dijo nada, pero sus gemidos fueron más fuertes, diciendome que le gustaba que yo tuviera mi dedo en su ano.

No se cuanto duramos asi, ella jineteandome y yo apretando sus nalgas y penetrando su culo con los dedos, pero ella me llevó a un orgasmo intenso, nuevamente descargué una tremenda cantidad de semen, esta vez dentro de su utero. La señora siguió cabalgándome porque quería provocarse ella misma su orgasmo propio y un minuto después lo logro frotándo su raja y su clitoris contra mi vientre, fue un palo delicioso.

Nos quedamos en la cama charlando, reponiendo fuerzas, pero ni ella ni yo teníamos intenciones aún de colocarnos la ropa, asi que desnudos y abrazados, me preguntaba de mi madre y de mis hermanos. También nos dabamos ciertos besitos ricos en la boca. De pronto la imagen de hace diez años vino a mi memoria, ella abriendo su culo para su esposo, asi que luego de un rato en que nos normalizamos, comencé a besarle de nuevo sus senos, apretando con mis labios sus pezones, luego baje a su vientra, ya no era el vientre plano de antes, pero aún tenía firmeza y lozanía, fui bajando más y llegué a su raja, le dije que se volteara, lo hizo y tuve sus nalgas a tiro, me metí entre sus piernas y con mis manos abrí sus nalgas para divisar su parte más erótica para mi por tantos años, su ojete del culo.

Lo empecé a lamer como si se tratara de la fruta más rica, llenándolo de saliva. Luego le dije, -señora, tengo un secreto que quiero compartirle- le iba diciendo si dejar de lamer sus nalgas y la redondez de su ano. -Cual mi cielo?- me dijo con un tono casi maternal.

-Yo estuve en tu habitación cuando tu esposo te desvirgó este culito rico!- le dije y le pasé la lengua por alli.
-Y como es posible?- me dijo tensando su cuerpo.
-Me escondí en el closet y vi todo, todo!- le dije…hubo un silencio.
continué, -Desde entonces he soñado cogerte por ese lugar, y quiero hacerlo ahora si tu me permites- le agregué.

-Si, quiero que cojas por el culo, te lo pido mi cielo- me dijo la señora.
Me fui colocando encima, tomando mi verga con la mano la dirigí hacia su ano, mi glande fue abriendo su abertura lentamente hasta que se fue deslizando, ella pujó varias veces, pero observé que relajó sus musculos y la inserción fue rapida. Luego ella se levantó un poco, se notaba que ella ya tenía experiencia en ese tipo de penetración, y fue más fácil empezarla a culear, a pesar de sus años y relaciones, su ano estaba apretadito, rico, empecé a darle suave, pero poco a poco me embargó la pasión y la terminé por cojerla duro y con embestidas fuertes hasta que vi como ella llegaba a un orgasmo, luego me tocó a mi, la cantidad de semen que le eyaculé en el culo fue mucho menos que antes, ya era mi tercera corrida.

Aun nos quedamos abrazados en la cama algún tiempo. Luego yo le dije que quería ser su pretendiente, que no quería que se alejara de mi vida. Ella lloró y me confesó que su esposo la había abandonado por otra mujer, y que se sentía sola desde entonces. Asi que comencé una relación con la señora Carmen María. Ella me dice que no le importa que yo tenga novia, que ella entiende que una relación seria entre nosotros sería una tontería, mejor que sea una relación abierta. Pero aún asi el primer año que estuvimos juntos, yo no tenía novia, ella era la única para mi. La hice mia tal y como había soñado, de todas las formas posibles y yo la hacia sentir bien no solo en la cama.

Ahora tengo 26, ya no nos frecuentamos como antes, ya que ahora tiene nietos que cuidar y sus hijos se los llevan con mucha frecuencia. Pero creo que ambos hemos tenido momentos muy felices. En especial yo..

Publicado en: Relatoseroticos

Paseando con mi mujer,encontre una polla enorme y un culo maravilloso

Mi mujer y yo tenemos un pacto tacito, mientras sea solo sexo todo vale, nos gusta frecuentar una playa nudista, y buscamos algo que nos guste, tanto para hacer un trio o disfrutar uno solo una mientras el otro mira.

Aquel día nos habiamos bañado y tocado dentro del agua, como ibamos calientes decidimos darnos una vuelta por el bosque cercano, donde se encontraban las parejas para pegar un polvo, vimos una follada de un maduro y una chica, mi mujer al verlo no dudo en pararse y masturbarse, yo seguí buscando y vi a un maduro que se la estaba meneando mirando la escena, tenía una polla enorme a pesar de su edad, me acerque a el y TODO EMPEZO…

Su prepucio no paraba de subir y bajar mientras gemia sin recato, sus gruñidos me pusierón a cien y me empalme, el me miro y soriendo me invito a pajearme con el, yo empece a darme sin parar, mi mujer nos veía desde lejos y sonreia complacida de que hubiera encontrado a un compañero, me permiti dirigirme a el.

¿TE GUSTA MIRAR MIENTRAS TE DAS?

A TI QUE TE PARECE TONTITO O ES QUE TU LA TIENES DURA POR EL VIENTO.

LE ESTA PEGANDO UN BUEN POLVO EL VIEJO A LA MUCHACHA.

YA LO CREO, YA ME GUSTARIA QUE ME LO ESTUVIERA PEGANDO A MI.

¿TIENES GANAS QUE TE LLENEN?

MUCHO, LLEVO TODA LA MAÑANA CACHONDO Y NO ENCUENTRO A NINGUN TIO, ME HAN SALIDO DOS TIAS PERO A MI NO ME GUSTAN LOS CHOCHOS.

Yo al saber sus intenciones, me puse a su espalda y le mire las nalgas con atención, las tenía prietas y depiladas en fin tenia un culo maravilloso, el al sentirse admirado abrio un poquito las piernas y con una mano se ladeo una nalga dejando su culo a mi vista y a mi disposición.

Yo le meti la mano y le di vueltas a su ano arrugadito, saque la mano y chupe mi dedo indice mojandolo con saliva, me miro y me dio su aprobación por lo iba a hacer.

Le fué entrando lentamente, mientras el apretaba hacía atras para facilitar la penetración, abrió aun más las piernas y su culo se fué dilatando.

Se dió la vuelta y arrodillandose se amorro a mi polla empezando una mamada profunda, mientras me chupaba se pajeaba sin parar la suya, se le había puesto enorme, las venas parecia que le iban a explotar que pollón tenia el cabrón, seguimos así un buen rato, de pronto un grito me hizo mirar hacía la pareja, el viejo se había corrido y mi mujer vino hacia nosotros, se sento frente a nosotros dos dejando su coño a nuestra vista, se metia tres dedos en su coño peludo y mojado.

Mi pareja la miro con ausencia de deseo, y siguio chupando el trozo de musculo que la mirona se había metido por todos sus agujeros más de una vez , ella sonreia aprobando mi relación y yo me empalme aún más al sentirme observado.

Mi pareja lo noto y paso a lamerme los huevos y la entrepierna, JODER me estaba volviendo loco con tanta lamida obcena y maravillosa, de pronto lo detuve e hice que se pusiera a cuatro ofreciendome su culo hambriento, me amorre entre sus nalgas y me lo folle con mi lengua mientras el gemia como una guarra, cuando noté su dilatación le enfoque mi polla y se la metí lentamente consiguiendo que me suplicara la que se la metiera hasta romperselo.

Me entro toda y mis huevos chocaban con sus nalgas cada vez con más rapidez, que GUSTO me estaba dando aquel culo estrecho y engrasado, mi mujer ya no podía más de ver como me lo follaba y como me gustaba, no pude más y me quede rigido mientras me vaciaba dentro de el, el chorro de leche fué enorme y me quede en la gloria.

La saque y el se quedo tumbado en la arena, mientras mi leche le salia por la comisura de su ano, mi mujer se acerco a mi y me dijo al oido, ¿ HAS DISFRUTADO CARIÑO?

MUCHISIMO ¿NO LO HAS VISTO?

SI, Y ME HAS PUESTO SALIDA Y GUARRA.

¿QUE QUIERES HACER?

TE VOY A LAVAR Y NOS VAMOS CERCA DEL CAMINO, PARA QUE ME FOLLES A TOPE Y NOS VEAN TODOS LOS QUE PASEN.

Empezo a lavarme con agua y me la dejo perfecta, mi pareja nos dijo SI QUEREIS HACER UN TRENECITO YO TE DOY Y TU TE LA FOLLAS A GUSTO ¿TE PARECE BIEN?

SI, QUIERO PROBAR ESE POLLON DENTRO.

Nos colocamos, mi mujer se abrió de piernas y me ofrecio el chocho chorreante, yo me amorre y empece a lamer el flujo que soltaba, mi pareja lamia mi culo y cuando noto mi dilatación, corono con su capullo mi ano yo seguí comiendoselo sin parar, el me introdujo su polla hasta los huevos y el deseo fué total, el gruñia como un animal mientras me reventaba del todo, yo seguia comiendo y lamiendo los liquidos olorosos y espesos que soltaba mi mujer, ella me miraba y me incito a morrearla con mis labios impregnados de flujo, nuestras lenguas se juntarón en una danza erotica.

De pronto hice que mi follador se detuviera un momento, para que yo pudiera ensartar el coño de mi mujer con mi polla empalmada, se la metí de un solo golpe la muy puta estaba tan dilatada que lo que necesitaba era un buen polvo por el culo la levante y cambiando de agujero se la meti hasta los huevos en su culo.

Mi pareja al notarlo me volvio a follar sin piedad con su pollón goteante ya que se estaba corriendo, me lleno el culo de su leche espesa y caliente, mi mujer al verlo y oirlo no pudo mas y solto una meada sobre mi polla y mis huevos, yo al notar su liquido caliente sobre mi, ya no pude más y solte mi leche en su interior.

Mientras nos vinierón las corridas gritamos como enegumenos, quedamos los tres exsaustos sobre la arena, cuando volvimos en si, miramos a nuestro alrededor y habían, dos lesbianas tocandose una a la otra, una pareja follando y un tio dandose sin parar, nos miramos los tres y nos reimos como locos, habiamos puesto calientes a mucha gente, nos despedimos por la gran mañana que habiamos pasado juntos.

Sin quererlo fuimos felices y repartimos un deseo lujurioso entre la multitud.

Publicado en: Relatos porno

Unas bragas usadas me hicierón descubrir mi lado Lesbianico

Hasta aquel día solo me había satisfecho con vergas y cuanto más grandes mejor, pero no voy a negar que cuando veía una peli porno de chicas, me mojaba en silencio.

Descubrí esta faceta por culpa de una vecina, que yo sabía que era lesbiana ya que cuando me miraba me desnudaba con la vista, y a mi me gustaba ponerla caliente flirteando con ella.

Aquel día vino a mi casa a probarse un vestido mio para acudir a una fiesta, el morbo de que la iba a ver en ropa interior me tenía mojada todo el día y prepare un plan para seducirla.

Yo me llamo Lisa, tengo 41 años, un poco llenita y mi culete respingón dicen que es atractivo, y mi vecina tiene 37 años con un cuerpo seductor, cintura de avispa, unos pechos caiditos y un trasero deseable y se llama Maria.

Habiamos quedado a las doce de la mañana y aún faltaban unos minutos,baje las cortinas del salón para que fuera más intimo arregle el sofá, despues fuí al baño y me saque las bragas humedas, me seque con ellas mi chocho y mi culo dejandolas en el bidet, el sujetador lo deje encima de mi cama pero a la vista, me cepille el cabello y me ajuste la bata a mi cuerpo.

Sonó el timbre anunciando que la visita había llegado, abri la puerta y ahi estaba Maria “guapisima”, nos dimos un beso en la mejilla para saludarnos, la invite a pasar cerrando la puerta tras ella, llevaba unos vaqueros de licra ajustados a su cuerpo que me indicarón que no llevaba bragas, ya que se le metian dentro de su raja y se le marcaban sus labios vaginales.

* María te he preparado dos vestidos a ver cual te gusta más*

* Estupendo Lisa eres un amor*

* ¿Quieres tomas algo?

* Me tomaría un zumo?

* Ponte comoda que ahora mismo te lo traigo*

Mientras yo iba a la cocina en busca del zumo, ella se puso comoda y se sentó de una manera insinuante, con las piernas cruzadas y un poco de lado que resaltaban sus caderas y nalgas, yo al regresar de la cocina la mire de arriba a bajo y ella lo notó y le agrado ser admirada con deseo, me sente frente a ella y Maria me miró con lascivia, ya que debía notar que yo iba cachonda, pues las mujeres notamos esas cosas.

Ella se relamio los labios con el liquido espeso del zumo, y mi imaginación calenturienta me llevo a pensar que en lugar de zumo era el flujo espeso que mi coño estaba soltando, y que supongo que el de ella tambien, sonriendo le dije.

* Maria voy a buscar los vestidos*

Ella asintio con la cabeza ya que tenía la boca llena de zumo, ella al verme llegar con las indumentarias femeninas se puso en pie y estirando los brazos como si se despezase hizo que sus pechos destacaran aún más, se quito la blusa dejando que sus pechos salieran a mi vista, “caray” que pezones tenia, rosas y arrugaditos lo que indicaba que los tenía duros como garbanzos, yo la mire a arriba a bajo con deseo y aprobación, seguidamente me sonrio y se desabrocho los vaqueros y los dejo caer al suelo dejando que yo admirara su bien cuidado triangulo peludo, abrió ligeramente sus piernas comprobando que sus pelos más largos goteaban flujo.

* Joder. Maria eres preciosa*

* Y tu tambien Lisa por eso he venido*

* ¿No has venido por los vestidos?*

* Tambien, pero mi deseo primordial era el pasar una mañana contigo*

* Eres una picarona Maria, sabes que llevo mucho tiempo viviendo sola y ansiosa*

* Porque tu quieres cariño, puedo ir al lavabo*

* Por supuesto te acompaño*

La acompañe al baño y me ladee para que accediera al habitaculo, ella me sonrio y no cerro la puerta, colocó sus nalgas en el inodoro y apoñando sus codos sobre sus muslos empezo a mear sin recato alguno, cuando acabo se levantó sin secarse los pelos y de pronto vió las bragas que yo había dejado en el bidet, sonrio abiertamente y las cogio, las miró, las olió y las lamió con un deseo lujurioso, cogio el refuerzo manchado y se lo coloco entre su labios chupandolo con tanta ansia que su saliva lo mojo totalmente, yo ya no pude más y me acerque a ella, me cogio mi mano y se la colocó en su coño mojado de meados y flujo, incitandome a pajearla con mis dedos, cuando empece la danza sexual y masturbatoria, ella me buscó el mio y me penetro con tres dedos de golpe.

Gemí por el gusto y a su vez por el deseo que habia acumulado durante todo el día, nos abrazamos y nuestras lenguas se buscarón con lascivia, ella hizo que el refuerzo de mis bragas participara con nuestras lenguas, aquello me volvio loca del todo, nunca hubiera pensado que el fuerte olor de mi coño me gustara tanto y me pusiera tan cachonda.

En silencio nos fuimos abrazadas hasta mi cama, María me tumbo en ella y abriendome las piernas enterró su cabeza en mi chocho chorreante y empezo una lamida profunda, poco a poco hizo que levantara las piernas y su lengua fué en busca de mi aguejero intimo trasero, llego a mi ano peludo y me sodomizó con ella, gemia al sacarla y volvia a meterla.

Poco a poco y sin dejar de lamerme, se fué dando la vuelta hasta que colocó su meadero en mi boca, sus pelos estaban pringosos de flujo el cual olía muy fuerte, adelanto las piernas y me colocó su culo para que se lo follara con mis labios y mi lengua hasta dentro.

De pronto se paró, * Lisa ¿tienes un consalador?*

* No, cariño no tengo, cuando me toco lo hago con las manos o con algún frasco de colonia*

Maria se levantó y se fué al baño, y encontró un desodorante que su frasco tenia forma de verga, pero para mi era enorme pero ella me demostró que a las mujeres nos cabe todo cuando vamos cachondas como perras.

Se arrodillo en la cama muy cerca de mi cara y se lo fué metiendo poco a poco hasta dentro, el flujo espeso le salía por los lados y empapaba sus pelos que ya estaban guarros despues de tento sexo desenfrenado.

Chillando sin rubor me empezo a llamarme cosas obcenas, las cuales al contrario de molestarme hicierón que me corriera aún más, era la primera vez que una mujer me llamaba “Puta” “Cerda” “Guarra” “Zorra asquerosa” y eso me calento a tope y con un deseo de hacer con aquella mujer todo lo que me pidiera y pedirle todas las fantasias que había pensado mientras me masturbaba sola en mi cama.

De pronto eyaculó y se quedo rigida, se saco el tubo de su coño y empezo a mear una cantidad enorme de flujo, el olor en la habitación era embriagador por la calentura que nos invadía.

* Lisa ¿nos hacemos una tortilla?*

* Yo no lo he hecho nunca pero lo estoy deseando guarra*

Esa expresión encendio su deseo y abriendome las piernas pego su chocho peludo al mio, y empezamos la danza sexual y lesbianica, mientras nuestras bocas lamian nuestros pies, su dedo gordo me parecio una pequeña polla y lo chupe con deseo alocado.

Nos corriamos una contra la otra, gritabamos obcenidades muy,muy guarras , de pronto Maria se quedo quieta yo seguí no podia parar la tortilla me estaba viniendo toda, Maria dejó que su liquido intimo saliera con fuerza y me mojara mi coño peludo y hambriento, el liquido caliente invadio mis intimidades y su olor llego a pituitaria sublimando mi deseo lujurioso.

Yo seguí dandome o más fuerza si cabe, ya que tanto liquido me hacía correr como una perra en celo, de pronto opte por devolverle el gusto y solte una meada enorme eyaculando a la vez.

Nos quedamos agotadas despues de tanta gimnasia sexual, no se el tiempo que paso pero no dijimos ni una palabra, solo pensabamos con lo que habiamos vivido y experimentado, de pronto María me dijo:

* Lisa ¿te ha gustado?*

* Mucho nunca había hecho y sentido esto, a sido nuevo pero fantastico*

* ¿Te incomodaria que nos limpiaramos una a la otra?*

* No para nada, estoy deseando que me comas la entrepierna a fondo*

Nos pusimos en forma de un sesenta y nueve, y abriendo con los dedos las piernas una a la otra, empezamos a lamernos sin remilgos nuestros sitios, peludos,mojados,olorosos e intimos, hasta quedarnos totalmente satisfechas de nuestro encuentro buscado por las dos y que resultó ser fantastico e inolvidable.

Publicado en: Relatos Lesbicos

Sexo oral con mi primo

Este es mi primer relato. Mi primera vez contando mis experiencias, esta historia, paso hace muchos años.

Ubicado en la casa de mi primo, Carlos. Siempre fuimos muy amigos, su casa estaba a 10 minutos de la mía, lo cual me hacia fácil ir a visitarlo. Cuando teníamos aproximadamente 8 o 7 años, nos gustaba mostrarnos mutuamente el pene, pero solo lo tocábamos y decíamos cosas de sexo, nunca pasaba de eso. Un día, cuando teníamos 13 años, me quede a dormir en su casa, con mi hermano pequeño. Un día, tocamos el tema de sexo, masturbación y empezamos a hablar.

Eso, me calentó mucho, y quería repetir lo que paso hace años, asi que le dije: Y, te acuerdas lo que hacíamos hace años? Cuando eramos unos niños?
Lo cual me responde: Si, y creo que solo quieres ver mi pene. Cuando dice eso, se baja el pantalón, mostrando su miembro, que no estaba erecto. Me quede paralizado, no sabia que hacer, que decirle. Solo me quede tiezo. En este momento, mi tía estaba afuera y mi hermano viendo televisión en la planta baja. Lo cual teníamos la puerta del cuarto cerrada.

Me dijo que podía tocarla, y ese miembro si cambio. Poco pelo y muy, grande, aunque no estuviera erecta. Lo único que hice fue tocarle la verga, lo cual estaba poco a poco poniéndose muy dura. El me dijo que quería ver mi miembro, así que me baje muy poco el pantalón. Y me dice algo que me impacto: Quieres, quieres mamármela? Lo cual me dejo sumamente paralizado, no sabia que pensar, que decir, solo me quede sin expresiones a esperar que el hiciera algo. Se guardo su miembro, a lo que hice lo mismo y me dijo que en la noche resolveríamos eso. Jugamos un poco los videoconsola, vimos vídeos de todo tipo, fantasmas y gatos. Comimos y ya como a las 12:00 Am. Nos fuimos a dormir.

Mi hermano por su edad, se quedo dormido muy rápido, lo cual facilito toda la cosa. Mi primo y yo, nos dormimos en su cama, ya que es para dos personas, así que teníamos la oportunidad de hacer muchas cosas. Yo como no sabia que hacer, nunca le dije nada, he incluso me hice el dormido. Hasta que me susurro en el oído: Se que no estas dormido, si tienes miedo yo me encargo de esto. Diciendo eso, me tomo mi miembro por encima de la ropa, lo cual ya estaba bastante erecto y lo empezó a mover lentamente, masturbándome.

Como esto me excitaba mucho, lo único que hice fue ponerme en una posición cómoda, para que sea mas fácil el trabajo, continuo esto, hasta que estaba apunto de explotar, luego solo se metió bajo la cobija, y me bajo la pantalonera de algodón, muy delgada. Cuando sentí su mano en mi miembro, fue un placer muy grande, pero cuando metió la cabeza de mi miembro a su boca, me moría de placer. Nos paramos y nos fuimos al cuarto de mi tía, que seguía afuera.

Continuo metiendo mi miembro completo a su boca, lo único que podía hacer era aguantarme no gemir de placer. Cuando al fin, no me pude contener, eyacule en su boca. Con lo que después, me lo escupiría en el miembro, y lo chupo como una paleta para comérsela otra vez.
Al concluir eso, me dio un beso, muy apasionado, y después de esa vez, hemos hecho lo mismo en repetidas ocasiones. Fin.

Parte II viene pronto! :D

Publicado en: Relatos porno

Cogiendo en el baño de la secundaria

Me cogió en el baño de la escuela, con riesgo a que nos descubrieran

Yo tenía 14 años, y mi novio 16, íbamos en la secundaria, en plena época donde la calentura se tiene a flor de piel. El me había quitado la virginidad y éramos unos cachondos adictos al sexo. Soy bajita, mido 1.55, piel apiñonada claro, piernas bien formadas, culo paradito y tetas grandes, me encanta la verga

En esa ocasión habíamos estado fajando en un rincón del patio de la escuela, íbamos en el turno de tarde y ese día ya estaba oscureciendo. Me comenzó a besar, a agarrarme mi chochito por encima de mis pantis, manoseandome las tetas, las piernas, mis nalguitas y yo ya tenía mis bragas súper empapadas, yo comencé a sobar su verga por encima dell pantalón, estábamos súper calientes, las caricias se hicieron mas intensas, me comenzó a meter los dedos en mi conchita y yo gemía del placer, aunque no muy fuerte por que nos fueran a descubrir, creo que eso nos puso aun mas calientes, de repente se bajo el cierre y pude mas, me agache y le di unas mamadas, raídas pero deliciosas, que hicieron que casi se corra en mi boca. Le dije que ya no aguantaba mas, que necesitaba sentir esa verga dentro de mi coño. Me dijo que se le ocurría una idea pero que estaba riesgosa, eso me excito aun mas y me llevo hacia los baños mientras me iba explicando lo que tenía yo que hacer.

Llegamos a loa baño de mujeres, el se quedo afuera y yo mem metí para asegurar que no hubiera nadie, espere a que salieran dos chicas y después salí yo, haciéndole señas para que entrara. Se metió a uno de los sanitarios y se subió al wc para que no se le vieran los pies, se bajo el pantalón yo me quite las pantis, las cuales estaban muy mojadas y olorosas a mi coñito y a mi culo, comencé a chupar su verga, súper mojada y con un sabor a liquido con semen, estábamos súper calientes, me dijo que me voltease se perrito, de manera que si alguien entrara solo vería mis pies como si estuviera meando o cagando y así nadie sospecharía nada, de pronto se subió la falda dirigió su verga hacia mi pucha y sentí como entro esa rica verga, mientras me subía la blusa y el bra y jugaba con mi tetas, era algo muy caliente, saber que era algo prohibido y que si nos descubrían tendríamos serios problemas, eso aumento mucho mas nuestro morbo.

De pronto se escucho que alguien entro, eran tres muchachas que iban a mear, yo sentí mucho temor de ser descubierta, ellas me preguntaron que porque tardaba tanto que si todo estaba bien, yo conteste entre nerviosa y excitada, ya que seguía teniendo dentro la verga de mi novio, les dije medio bromeando que estaba mal l estomago y por eso tardaba ellas bromearon y me dijeron que si era eso o que me estaba masturbando, yo reí para que no sospecharan, después de un rato salieron y aprovechamos para seguir cogiendo, le pedí que lo hiciéramos rápido ya que no quiera ser descubierta, me dijo no pasa nada y me siguió bombeando su verga.

Era algo increíble sentía como esa gran verga me atravesaba y yo expuesta a ser sometida, ya no aguanto mas y me dijo que se iba a venir que me iba a sacar la verga, le dije que no, que se viniera dentro de mi, me encanta sentir los esperma cuando me llenan. De pronto sus bombeos se intensificaron y comencé a sentir como esa verga se inflaba dentro mío y me llenaba el coño de su leche, no aguante mas y explote en un orgasmo como nunca y solté un gemido fuerte. Saco su verga y sentí como su semen chorreo por mi coño hasta mis piernas, me limpie y voltee para mamarle la verga y limpiarle con mi lengua los restos de su leche, nos arreglamos la ropa y salí yo primero para asegurar que no hubiera nadie, después le hice señas y salió el

Fue la mejor cogida qu he tenido hasta hoy, espero les haya gustado

Publicado en: Relatos porno

pase de ser señora respetable a puta caliente

Soy señora casada de 35 años me llamo sofia, estoy todavia de buen ver, tengo nalgas firmes y paraditas, piernas torneadas, cara bonita pero mi gran orgullo son mis tetas grandes y redondas, me calienta mucho cuando voy caminando por la calle como todos voltean a ver mis grandes tetas como se bambolean al caminar

Resulta que ultimamente habia andado muy caliente, pues mi esposo esta enfermo de diabetes y eso a afectado nuestra sexualidad, pues ya no se le para la verga y ya no me atiende sexualmente, y pues yo todavia estoy joven y apetecible y no me hago a la idea de pasar el resto de mi vida en esa situacion, esos son mis pensamientos cada que mi esposo se va a trabajar y yo llevo a los niños a la escuela y me quedo sola en casa, doy rienda suelta a mi calentura y me pongo a fantasear que soy cojida por enormes vergas y me masturbo alcanzando orgasmos tan intensos, me masturbo muy seguido aveces diario hasta que mi rajita queda inchada, siempre me habia conformado con eso, habia fantaseado con otros hombres pero nadamas, nunca paso por mi mente el serle infiel a mi esposo, yo soy una señora muy respetable, en donde vivimos todos los vecinos me tienen en muy buen consepto de señora intachable, hasta que un dia los vecinos de a lado contrataron a dos jovencitos de 20 y 23 años para que pintaran su casa, y como su casa es de dos plantas ellos pintaban la planta alta por la parte exterior, que da al patio de mi casa

Ese dia yo desconocia la presencia de esos jovenes y despues de mi masturbada matutina, sali al patio totalmente desnuda, nadamas traia las bragas puestas, con mis grandes senos al aire, sali a quitar una ropa del tendedero, y no se me ocurrio voltear hacia arriba ya que la casa de a lado nadamas se ve la barda alta, no imaginaba que era observada por aquel par de muchachos que estaban subidos en una escalera haciendo su trabajo, de repente como que me senti observada y volteo y me encuentro con aquel par que no decian nada pero me veian con lujuria, no despegaban los ojos de mis grandes tetas, yo me puse roja de verguenza y corri al interior de la casa mientras corria mis tetas rebotaban y ellos no perdian detalle, entre y estaba muy apenada, pero el saber que esos chiquillos me miraron con tanto morbo me calento y me volvi a masturbar, mas tarde ya con la mente lujuriosa sali al patio nuevamente con el pretexto de lavar algo de ropa en el lavadero, pero lo que queria era que me admirarar de nuevo, me puse un short cortito y una blusa de tela delgadita sin sosten y sali algo nerviosa con mi cesto de ropa, al verme me saludaron y pidieron disculpas, yo les dije que no se preocuparan que fue mi culpa, siguieron en su trabajo y yo a lavar la ropa y al hacerlo quedaba de frente a ellos y yo sin sosten y con los movimientos de mi cuerpo al lavar sentia mis tetas como bailaban al compas de la lavada, yo hacia como que los ignoraba pero sentia su mirada penetrante, cuando enjuagaba la ropa me empinaba dandoles un panorama de mi mis nalgas, sentia mi raja escurriendo, estaba tan caliente al saber que estaba calentando a aquel par de chiquillos, los pezones se me pararon y se pusieron duritos y como “accidentalmente” se mojo mi blusa y se me pego al cuerpo se notaban mis pezones obscuros que hacian contraste con lo blanco de la blusa

Tarde mas de una hora dandoles espectaculo que de plano dejaron de trabajar para estarme admirando, de ninguna manera era mi intencion hacer nada con ellos masque calentarlos, cuando termine me arrime a la barda muy cerca de ellos y les dije que les estaba quedando muy bonito su trabajo, que iba a platicar con mi esposo a ver si se animaba a que nos pintaran nuestra casa tambien, que ya le hacia falta una manita de pintura, dijeron que si que estaban a mis ordenes para lo que quisiera, me meti a la casa bien caliente y me puse a espiarlos desde una ventana muy cerca de donde estaban sin que ellos me vieran y escuche los comentarios que hacian de mis tetas y que los habia dejado con la verga bien parada, escuche que uno le decia al otro “esta señora anda caliente y nos esta dando entrada” y el otro decia “si creo que si, te fijaste como se le movian sus tetotas?” “si se le movian bien rico, yo con gusto me la cojeria, siempre he deseado cojerme a una mujer con unas tetotas asi” “yo tambien, que señora tan mas buenota” escuche toda su conversacion y mientras lo hacia tenia los dedos enterrados en mi raja y me ensalive otro dedo y me lo meti en el culo, ese dia en la noche le dije a mi esposo que la casa de los vecinos estaba quedando muy bonita que deveriamos pintar la nuestra tambien, aprovechando que estaban esos pintores, lo analizo un poco y dijo que estaba bien, y el mismo fue a hablar con ellos para ponerse de acuerdo con el precio y preguntarles cuanto se iban a tardar en pintar toda la casa, dijeron que mas o menos en una semana la pintaban toda pero teniamos que esperar unos dias en lo que terminaban con los vecinos, cerraron el trato, y yo en esos dias que faltaban estaba muy caliente y nerviosa, pues pensaba que los dias que estuvieran trabajando en mi casa los iba a poner muy calientes, realmente nadamas tenia pensado hacer eso, llego la fecha y hay estaban en mi casa moviendo los muebles para poder trabajar y yo sola con ellos, premeditadamente habia escojido mi ropa para esos dias, ropa que dejaba poco a la imaginacion, que resaltaba todos mis atributos

Asi anduve toda la mañana exibiendome aparentando que todo era muy normal, pero ellos me veian ya descaradamente, y uno de ellos me dijo asi abiertamente que le gustaban mis tetotas y que sabian que andaba caliente y que por eso los provocaba y que estaban dispuestos a calmar mi calentura, sin que nadie se enterara que eran muy discretos, yo que creia tener el control de las cosas y no me esperaba una propocicion asi tan abierta no supe que decir pero senti como se mojaba mi vagina al escucharlo y pense” porque no, nadie tiene porque enterarse” yo tan desatendida y tan ganosa de verga, tenia enfrente de mi la ocacion perfecta para calmar mis ansias, pense en mi marido que estaba a punto de serle infiel, pero tambien pense”creo que me merezco echarme una canita al aire” siempre he sido buena esposa pero la calentura es cabrona y mas cabrona la que se la aguanta, y les dije “esta bien acepto pero con los dos juntos, vi como debajo de sus pantalones empezaba a crecer un bulto que se me hizo agua la boca, me desnude y ellos tambien, lo que mas les atraia eran mis tetotas, me las empezaron a chupar cada uno en cada teta, me hacian gemir de placer y yo en cada mano tenia una verga las cuales masturbaba suavemente, que duras estaban sus vergas mi raja chorreaba, los acoste juntos en la cama y les mame la verga a los dos, mamaba una y luego la otra, tambien los masturbe con mis tetas y les embarraba las tetas por todo el cuerpo, me puse de a perrito y uno de ellos me comenzo a cojer mientra mamaba la verga del otro

Luego cambiaban posiciones, no se cuantos orgasmos tuve, tanto tiempo anelando tener una vergota enterrada y ahora tenia dos, me sentia una puta caliente ansiosa de verga, recoste a uno y me ensarte en su verga poniendole las tetas en su boca y al otro le dije “anda que esperas, metemela en el culo” se acomodo apunto su verga en mi culo y me penetro, que delicia estar siendo penetrada por los dos lados, la pocicion era un poco incomoda pero nadamas se acoplaron bien, y me empezaron a dar la cojida de mi vida, sus vergas eran como pistones engrasados, que taladraban brutalmente mi raja y culo a la vez, hasta llore del placer que me estaban dando y termine en un orgasmo que casi hace que me desmaye, y ellos me llenaron de leche en mis dos calientes agujeros, quedamos los tres rendidos, me meti a bañar y les dije a ellos que tambien se bañaran, yo apenas me iba a vestir cuando ya estaban otravez con la verga bien parada y me volvieron a cojer nuevamente, y yo muy complaciente pues sabia que talvez no iba a tener otra oportunidad asi que quise aprovechar al maximo su estadia en mi casa y asi me estuvieron cojiendo diario, el trabajo que iba a durar una semana se extendio a dos semanas, las cuales fueron las mas maravillosas de mi vida

Cuando terminaron le dije a mi esposo que habian echo muy buen trabajo que se merecian una buena propina y asi lo hizo, yo quede de acuerdo con ellos para que me visitaran de vez en cuando con mucho cuidado que no los fueran a ver los vecinos y asi lo hacen, de vez en cuando van a mi casa y me dejan bien cojida, el haberle sido infiel a mi esposo desperto a la puta que llevo dentro ya que desde entonces cuando hay alguien que me gusta me lo cojo, ya me he cojido al maestro de la escuela de mis hijos, al de la carniceria y hasta al jefe del trabajo de mi esposo y a infinidad de hombres mas, claro sin que el cornudo de mi esposo lo sepa y pase de ser una señora respetable a ser una puta caliente, espero que les agrade mi relato el cual es real, si les gusto voy a seguir escribiendo mas relatos

Publicado en: Relatos porno

MI PRIMERA VEZ A LOS 9 AÑOS

Quisiera contaros mi primera experiencia sexual con un hombre desconocido, todo sucedió teniendo yo 9 años.

Para los que habéis leído mis anteriores relatos, quisiera contaros donde esta el principio de mi afición al sexo, a cualquier tipo de sexo.
Todo sucedió cuando tenía tan solo 9 años, por razones de trabajo de mi padre nos habíamos trasladado a vivir a Madrid, a una colonia de casitas que estaba a las afueras de la ciudad, era una zona muy tranquila y en la que se podía jugar en la calle sin miedos ni problemas.

En verano, todas las tardes mis amigos y yo quedábamos para jugar y aunque nuestros padres no nos dejaban en ocasiones lo hacíamos fuera de la colonia, en un arroyo que había cerca, donde nos bañábamos desnudos o en ropa interior y pasábamos la tarde jugando y divirtiéndonos.
En alguna ocasiones habíamos visto alguna persona pasear por el entorno pero solo me llamó la atención un hombre al que había visto más de una vez, tenía unos 40 años, alto y de aspecto muy cuidado, alguna vez se había sentado a mirarnos mientras nos bañábamos.

Un día que había quedado con mis amigos en el arroyo llegue un rato antes de la hora a la que habíamos quedado y encontré a ese hombre allí sentado, al verme me saludó y me preguntó mi nombre, se lo dije y comenzamos a hablar, era muy agradable en su conversación, al llegar mis amigos me despedí y me fui con ellos a jugar, él después de un rato también se marchó.
Pasados unos días mas tarde, volvimos a quedar los niños para bañarnos en el arroyo y yo me fui media hora antes, por si estaba ese hombre y volver a conversar con él, al llegar al lugar no lo vi de algún modo me sentí desilusionado, pero mi sorpresa fue oír que me llamaba, al girarme hacía donde procedía la voz, observé que estaba sentado en una piedra detrás de unos matorrales.
Lo salude y me pidió que me acercara, cosa que hice inmediatamente a los pocos minutos de estar hablando me dijo.

EL- Tengo ganas de orinar, te importa si lo hago aquí?
YO- No, no me importa.
EL- Si te da vergüenza o te resulta incomodo me alejo para hacerlo.
En el fondo sentía curiosidad por ver como era el pene de un hombre, ya que en mi casa se cuidaba mucho eso de la intimidad.
YO- No me siento incomodo, pero si quiere me vuelvo de espaldas.
EL- No me importa que me veas, me gusta que me miren.
Se abrió el pantalón saco su miembro y comenzó a orinar, yo me quedé sorprendido por el tamaño de aquel pene, nunca había visto antes el pene de un adulto y no me lo imaginaba tan grande.
El hombre debió darse cuenta de mi asombro y me dijo:
EL- No te preocupes, cuando crezcas la tuya también crecerá y cuando tengas mi edad la tendrás igual que yo.
YO- No había visto nada mas que las de mis amigos y me ha parecido muy grande.
EL- Yo también os he mirado algunas veces mientras os bañáis y la tuya tampoco es tan pequeña, la tienes más grande que tus amigos.
YO- Pero la tuya es muy grande.
EL- Quieres verla mejor?
Sin saber por que, respondí inmediatamente que sí, se giró hacia mi y me la mostró más de cerca, realmente me atraía ver aquello.
EL- Me voy a bajar el pantalón para que puedas verla mejor.
YO- Vale

Se bajó el pantalón y pude ver en todo su esplendor aquel miembro que me parecía maravilloso.
Yo no sentía ningún tipo de atracción hacía los hombres, es más, ya a esa edad me asomaba por los muros de las casas de la colonia, en las que sabía que vivían chicas guapas, con la esperanza de verlas desnudarse en sus dormitorios y alguna vez había tenido suerte, incluso en una ocasión pude ver como la madre de un amigo se duchaba y me gustó verlo, pero nunca había pensado en ver a los padres, pero esto era distinto, sentía curiosidad y a la vez atracción por ese miembro.

EL- La ves mejor así?
YO- Si, bastante mejor.
EL- Te gusta?
YO- Si, solo fui capaz de decir eso y creo que lo hice sin pensar en lo que iba a decir.
EL- Quieres tocarla?
Sin pensarlo y creo que con dificultad acepte la invitación, acerqué mi mano y coque su miembro con la punta de los dedos.
EL- Así no la vas a apreciar bien, tócala con la mano entera y si quieres agárrala.
En ese momento oí la voz de mis amigos que se acercaban y despidiéndome me marché para que no me vieran salir de los matorrales, pasamos la tarde jugando y sin ver a ese hombre, pero yo me había quedado con las ganas de tocársela.

Al día siguiente volví a ir antes de la hora y allí estaba aquel hombre, nada más verme se introdujo en los matorrales y yo le seguí, aun no se por que lo hice, sin mediar palabra se bajo los pantalones y se saco el pene, entonces fue cuando pronunció las primeras palabras, “sigamos donde lo dejamos ayer” me cogió la mano y la puso sobre su polla yo no dije nada solo la toque y siguiendo sus indicaciones comencé a acariciársela.
Aquel miembro crecía y se endurecía a gran velocidad y eso me producía más y mas curiosidad.
Pasados unos minutos de masajes dijo algo que en un principio no entendí.
EL- Te gustaría besarla?
YO- No se que quiere decir.
EL- Dale un beso a mi polla, veras como te gusta.
YO- De acuerdo, lo haré
Me acercó la polla a la boca y le di un beso, entonces me dijo.
EL_ Dame un dedo.
YO- Para que?
EL- Te enseñaré a hacer algo que nos gusta a los hombres, quieres?
YO- Vale

Me agarró el dedo y se lo introdujo en la boca, chapándolo mientras se lo metía y sacaba, después de hacerlo varias veces me pidió que se lo hiciera yo a él y cuando le pedí el dedo me dijo que no se refería al dedo y se señaló la polla yo dude unos segundos pero sin pensarlo me lo introduje en la boca y comencé a chapársela, al principio me resultaba extraño pero en seguida le tome el gusto y creo que fui mejorando en mi ejecución, lo supe por sus gemidos y por que pasados unos instantes se corrió en mi boca llenándomela de su leche, no pude tragármela y la escupí, me pidió que no se lo contara a nadie y se marchó.
En los días siguientes no volví a verlo, pesé que ya no vendría más, pero yo seguí yendo diariamente a la misma hora hasta que un día volvió a ir, al verle me sentí muy contento y por su reacción él también.

Como de costumbre me pidió que lo acompañase a los matorrales, pero en esta ocasión nos adentramos mas en el bosquecito, hasta una zona que estaba totalmente oculta a las miradas de los que pudieran pasar.
Había un tronco de un árbol costado y se sentó en él, mirándome con una mirada nueva para mi me dijo que me acercara.
YO- Por que hemos venido hasta aquí?
EL- Porque hoy quiero enseñarte una cosa nueva y no quiero que nos vea nadie.
YO- Que me vas a enseñar?
EL- Ahora lo veras, acércate un poco más.

Me acerqué a él y si decir nada me bajo los pantalones y los calzoncillos, yo me deje hacer, la curiosidad era mayor que el miedo que sentía, comenzó a acariciarme los testículos y el pene, en ese momento tuve una erección, creo que fue la primera, me cogió a pulso y me subió al tronco, mi pequeño pene erecto quedaba a la altura de su boca y sin que me diese cuenta la empezó a chupar, yo creí que era aquello lo que me quería enseñar, aunque ya se lo había hecho yo a él el último día, aquello me gustaba y no quería que terminara, pero entonces dejo de mamármela, me dio la vuelta, comenzó a acariciarme el culito y abriendo mis nalgas tote como comenzaba a lamerme el ano, sentir su lengua en mi culo me encantaba.
Pero aquello tampoco era lo que quería que hiciéramos, se bajo el pantalón, sacó su pene que ya estaba totalmente dura, de un bolsillo saco una latita la abrió y con los dedos tomo un poco de su contenido y me lo aplicó en el ano.

Comenzó a frotarme la entrada de mi culo con el dedo impregnado en esa pasta que luego supe que era lubricante, tras jugar durante unos minutos con sus dedos en mi ano, empezó a introducir muy despacio uno de ellos, no me dolió sino todo lo contrario, me gustaba.
Metía y sacaba el dedo con suavidad y aumentando el ritmo progresivamente y cada vez me gustaba más, hasta que introdujo un segundo dedo, esto si dolió al principio pero enseguida ese dolor se trasformo en gusto, pasados unos minutos los dedos entraban y salían sin problema.
Paró su penetración de dedos, me miró de nuevo con esa mirada especial y me dijo, EL- Ya ha llegado el momento, estas preparado?
YO- Si, creo que si. Dije aunque no sabía de que hablaba.
EL- Ven siéntate aquí en mis piernas .

Me senté en ellas y note que seguía con aquello duro, tomó un poco mas de lubricante se frotó la punta de la polla con el y el resto me lo puso en la entrada de mi culito.
Me acomodó encima de él de forma que su polla quedaba debajo de mi culo y acercó la punta a la entrada del ano.
Noté la presión en mi agujerito y como este cedía poco a poco al empuje que ejercía sobre él, comenzó a entrar la punta de su pene y me dolía un poco pero no dije nada, no quería que se asustara y dejara de hacer aquello, quería sentirlo, saciar mi curiosidad.
Al instante sentí como entraba la cabeza de aquella enorme polla, por lo menos así me lo parecía al compararla con la mía, se detuvo un instante para preguntarme si me dolía y solo pude contestarle que no con un movimiento de cabeza, reinició su empuje y aquello fue entrando poco a poco, con mucha delicadeza, mientras me decía que si me dolía se lo hiciera saber.
Continuó así hasta meterla casi por completo, volviendo a parar otra vez, imagino que para dejar que mi culo se acostumbrara a tenerla dentro y al instante empezó a sacarla casi del todo para volverla a meter.

El dolor que había sentido al principio fue desapareciendo dando paso a una sensación que nunca olvidaré, el ritmo de entrada y salida iba en aumento y a cada embestida introducía un poco más de su polla, hasta que note tenerla entera dentro por que sentía sus vellos en mis nalgas.
En ese momento oí como se le escapaba un suspiro y eso me excitó, repitió las embestidas una y otra vez, al tiempo que empezó a susurrarme cosas al oído.
EL- Que ganas tenía de hacerte esto, pero no imaginé que estuviera tan rico, que culito más bueno tienes, cuanto estoy gozando contigo, hoy vas a ser mi putito.
EL- Te esta gustando?
YO- Si, creo que si.
EL- A mi me encanta, me vuelves loco.
Después de varios minutos así note como su respiración se aceleraba y lo mismo sucedía con las embestidas que cada vez eran mas rápidas y mas fuertes hasta que en un momento noté como su polla engordaba e instantes después soltó un pequeño grito y note como un líquido caliente me inundaba por dentro.

En ese momento un escalofrío recorrió todo mi cuerpo y sentí como ese macho se detenía en sus movimientos e tenía varias convulsiones, luego sin sacarla me abrazó y comenzó a besarme el cuello.
EL- Me has hecho gozar como nunca nadie lo había hecho hasta ahora.
EL- Es la primera vez que lo hago con alguien de tu edad y nunca imaginé que fuese tan especial.
EL- Te ha gustado?
YO- Si me ha gustado
Me sacó la polla aún dura y me pidió que se la chupara y sin dudarlo ni un segundo se la chupe hasta que se volvió a correr, esta vez dentro de mi boca, pero a diferencia de la vez anterior, en esta ocasión me trague hasta la ultima gota de su leche.

Cuando terminé tomó un pañuelo y me limpió el esperma que salía de mi culo, se vistió y me dijo que yo también lo hiciera.
Una vez los dos vestidos me cogió la cara con sus dos manos y dándome un tierno beso en la boca se despidió, pidiéndome que no se lo contase a nadie, que sería nuestro secreto.
Se adentro en el bosquecito y nunca más volví a verlo, aunque durante muchos días iba con la esperanza de encontrarlo y repetir la experiencia.
Desde ese momento no volví a tener ningún tipo de relación sexual con ningún hombre hasta que a los 14 años tuve una con mi profesor de geografía y entrenador de fútbol.

Publicado en: Relatos eroticos gays